Solapas principales

Charlotte Hornets, sin Kemba no hay paraíso

  • Tras la salida de su máxima estrella están condenados al fracaso
  • Rozier pasa de ser un jugador secundario a ser la estrella de un proyecto
  • El español Willy Hernángomez deberá ganarse un hueco y su futuro contrato

La franquicia de Michael Jordan ha sido siempre, desde su llegada a la liga, una de las grandes incógnitas de la liga. Nunca se ha sabido bien el porqué de sus decisiones, lo que se ha traducido en temporadas desastrosas a las espaldas; algo que parece no va a cambiar esta temporada.

 temporada pasada

Los Hornets se las prometían muy felices a medida que pasaba la temporada debido al excelso nivel que su estrella, Kemba Walker, estaba mostrando. El base de Charlotte estaba jugando el mejor baloncesto de su carrera, lo que le llevó al equipo titular del All-Star y posteriormente, al tercer mejor quinteto de la NBA como reconocimiento final. A pesar de todo ello, no fue suficiente. El bueno de Kemba se encontró muy solo y sin ayudas una temporada más, lo que terminaría con el equipo fuera de playoffs con un balance de 39-43.   

Llegó el verano y con él la despedida tras 8 años juntos del mejor jugador de la historia de la franquicia. Los Hornets decidieron no ofrecerle a Kemba el contrato “súper máximo”, presentándole en cambio, una renovación 61 millones más baja de lo que jugador y afición esperaban. Charlotte buscaba esquivar el impuesto de lujo convenciendo a su jugador estrella de aceptar un contrato más “amigable”. Walker encajó la oferta con madurez, pero ya que no iba a ganar el dinero esperado, decidió cambiar de aires y unirse a una franquicia con aspiraciones ganadoras, en este caso, los Boston Celtics.

Vía sign & trade, llegó Terry Rozier en la dirección contraria a Walker. Rozier, cansado de adoptar un papel secundario en Boston, pidió su traspaso y este llegó después de renovar. Ahora en Charlotte, tendrá la oportunidad que anhelaba y será la cabeza visible de un proyecto.

 estrella

Recién llegado desde Massachusetts y con una presión tremenda sobre sus hombros, Terry Rozier llega a los Hornets con la oglibación de demostrar que la oportunidad que reclamaba era merecida. No es muy común denominar estrella a un jugador con unos pobres números de 9 puntos, 3.9 rebotes y 2.9 asistencias, promediando un escaso 38% de acierto en tiros de campo. Bien es cierto que en los Hornets jugará más de 20 minutos por partido como hacía en Boston y que estos números es muy probable que suban de manera sencilla.

terry_rozier.jpg

Terry Rozier

Rozier es un jugador eléctrico en ataque e insufrible en defensa. Tiene un cambio de ritmo que sorprende que le hace superar a defensores, pudiendo generarse así sus propios tiros. Estas cualidades le hacen asemejarse, salvando las distancias, a Kemba Walker. Rozier es un gran jugador, pero ha demostrado poco de momento. Unos buenos playoffs en 2018 ante la ausencia de Kyrie Irving es su única carta de presentación; ya que el resto son actuaciones irregulares. Aun así es un jugador de 24 años y quizás tenga un nivel mucho mayor aún por demostrar.

rookie más destacado

Con el pick número 12, los Charlotte Hornets seleccionaron este verano al ala-pívot P.J. Washington, proveniente de la universidad de Kentucky. Allí promedió durante las dos temporadas que jugó 12.9 puntos, 6.6 rebotes, 1.7 asistencias y 1 tapón por partido. A pesar de medir 2,03 m, posee una envergadura de 2.20 m, algo que le viene como anillo al dedo a los Hornets. Podrá aportar rebotes y defensa de manera inmediata al equipo. Por el momento no es un mal lanzador de tres (42% de acierto en su último año universitario), aunque tiene mucho que mejorar en cuanto a mecánica de tiro.

pj_washington.jpg

P.J. Washington

coach (y estilo de juego)

James Borrego afronta su segunda temporada al frente de los Hornets con muchas dudas. Tiene bajo sus órdenes a un equipo muy escaso de talento.. Él será el encargado de hacer que este equipo no sea el peor de la NBA. Un aspecto clave a mejorar es la defensa, ya que Charlotte encajó 112 PPP (23º puesto DEF RTG), siendo de los peores equipos defendiendo el triple

james_borrego.jpg

James Borrego

Juegan lento y de manera previsible (99 posesiones, 21º puesto en ritmo), explotando situaciones de pick&roll, en especial con Cody Zeller. Ahora con Rozier en sus filas, Borrego debería intentar darle un poco más de ritmo a sus ataques. Esta idea sería más fácil de llevar a cabo si se mejora la faceta reboteadora del equipo, ya que así podrían iniciar muchos más contraataques y finalizar de manera más rápida. También es primordial que los lanzadores mejoren su acierto, algo que escasea en Charlotte durante años, siendo Walker la única excepción. Tras su salida, en la plantilla actual únicamente hay dos jugadores que superan los 10 puntos por partido, y de milagro. Marvin Williams (10.1) y Cody Zeller (10.1) son los jugadores más destacados en ataque, y eso es un verdadero problema.

Borrego intentará hacer que los jóvenes mejoren y se desarrollen, a pesar de ser todos ellos, jugadores con un techo no muy alto. Miles Bridges y Dwayne Bacon especialmente, deberán dar un paso al frente en cuanto a confianza y prestaciones.

plantilla

plantel_hornets.jpg

Roster Honets (@espn)

situación salarial

No es todo oscuridad en el futuro a corto/medio plazo. Error o no, los Hornets no retuvieron a Kemba con el objetivo de no comprometerse, más de lo que ya lo están, a largo plazo. Actualmente tienen comprometidos unos 122 millones para la presente temporada. Los Hornets tienen razones para sonreír el verano que viene, ya que Biyombo, Marvin Williams y Kidd-Gilchrist son expiring y dejarán un espacio libre de unos 75 millones. Por fin jugadores “sobrepagados” terminan unos contratos muy tóxicos para cualquier franquicia. Nico Batum podría tambíen dejar un gran espacio, pero todo hace indicar que ejercerá su player option de 27 millones y permanecerá un año más en Charlotte.

En cuanto a los salarios de los recién llegados destaca el de Terry Rozier, que cobrará esta campaña unos 20 millones, y 58 durante la totalidad de sus tres años de contrato.

Top 3 salarios: Nicolás Batum (52 millones x 2 años*), Terry Rozier (58 millones x 3 años), Bismack Biyombo (17 millones x 1 año).

*Segundo año opción de jugador

predicción y objetivos

Los pronósticos son los peores para un equipo que ha perdido a su máxima estrella y que no ha podido reforzarse en consecuencia debido a problemas salariales. Lo único que pueden hacer los Hornets es intentar deshacerse de los contratos tóxicos de sus jugadores de "nivel medio" (traspasando o esperando a que expiren sus firmas), desarrollando a los jóvenes y afianzando una forma de juego clara y efectiva. 

Borrego es un gran entrenador y puede ser el encargado de revertir una situación muy complicada, pero sin prisas. Rozier, Bridges y Bacon como líderes del proyecto. Un proyecto que esta temporada terminará en los puestos más bajos de la conferencia este. Se avecinan tiempos difíciles para jugadores, entrenador y afición en Charlotte.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
34
Total lecturas: 
64,456

Comentarios