Solapas principales

¿Cómo llegan los Philadelphia 76ers a Orlando?

  • ¿Qué versión de los Sixers se verá en Orlando?
  • Simmons recuperado, Embiid como líder, y esperanzas renovadas

22 equipos irán a Orlando, y sólo uno quedará como campeón. Tras muchos meses con el freno de mano echado, el motor de la NBA arrancará, y la carrera a contrarreloj que comenzará a finales de julio tendrá diferentes velocidades de tracción. Unos equipos llegan con más opciones para hacerse con el título, y otros no entrarán siquiera en la pelea por el Larry O'Brien, el más preciado tesoro para un jugador de baloncesto.

Nosotros, preparándonos para lo que está a punto de llegar, hemos decidido preparar una serie de artículos sobre las 10 franquicias que más pueden llegar a dar en la vuelta a la competición. Y es el momento de los Philadelphia 76ers, un equipo del que se esperaba mucho... y que está pendiente de ver si es una decepción de la temporada o no.

CÓMO HA SIDO SU REGULAR SEASON

Sextos en el Este, con un récord de 39 victorias y 26 derrotas, los Sixers, al más puro estilo de Jekyll y Mr. Hyde, mostraron dos modos de jugar a lo largo de la temporada: un equipo espectacularmente sólido en ataque y defensa en casa, capaz de machacar con facilidad a cualquier rival… y un desastre al nivel de los peores equipos cuando se alejaban de su feudo.

Los Sixers se las ingeniaron para acabar con un récord de 29-2 en su estadio, logrando más de un 90% de victorias, y colándose entre los mejores registros históricos. No obstante, la historia fue muy diferente lejos de Philadelphia, y un 10-24 los situaba entre los peores equipos de toda la competición. Todos los equipos de Playoffs tienen actualmente mejor récord que ellos cuando se trata de competir lejos de sus fans, y es que es una circunstancia muy particular.

Al inicio de la temporada había dudas respecto al posible encaje de las nuevas piezas de los Sixers… que se confirmaron con el paso de los partidos. Al Horford bajó sus prestaciones (fruto de no estar bien encajado en los sistemas, y también por diferentes problemas físicos), Richardson no aportó de la manera regular que se esperaba, y Harris, renovado con casi un máximo, es sólido como tercera opción, pero se espera un poco más de él.

horford_foto_ap.jpg

Horford no ha rendido como se esperaba [Foto: AP]

Pero por encima de todo, si algo echan de menos los 76ers es el espacio que un tirador como JJ Redick concedía. Ben Simmons volvió a ilusionar para no lanzar, Embiid sigue sin ser demasiado regular en esta faceta, con la que no se siente cómodo (34.8% en casi 4 intentos desde el perimetro por noche), y el resto de la plantilla no destaca por ser especialistas de 3. Como resultado, son el décimo equipo que menos triples tira, y aunque el porcentaje no es excesivamente malo (casi un 37%) lo cierto es que sufren para encontrar los espacios. Fuera de casa estos números se reducen aún más.

Para remediar la situación, Burks y Robinson III llegaron en febrero a cambio de segundas rondas, y algo han hecho. Pensando ya en la burbuja, Ryan Broekhoff fue firmado por su más que correcto 40% de acierto desde la línea de 3, y se espera que otros jugadores como Mike Scott, Thybulle, y Korkmaz eleven su porcentaje tras el descanso forzado de la cuarentena.

No todo son malas noticias, por suerte. Aunque los resultados no han sido los mejores, Ben Simmons se ha erigido como uno de los mejores defensores de toda la NBA a base de trabajo y esfuerzo. Thybulle ha resultado ser una gran elección del draft, también implicado a un altísimo nivel en la parcela defensiva. Y justo antes del parón, Milton apareció como el posible segundo generador con tiro para hacer la vida más fácil al equipo, y especialmente a Simmons.

CUÁL ES SU JUGADOR MÁS DESTACADO

Joel Embiid sigue siendo el jugador franquicia de los 76ers, y por el que pasan las opciones de hacer algo grande. No se ha sabido mucho de él durante la cuarentena, más allá de que ha estado entrenando duro, y sus compañeros están impresionados con su estado. Eso sí: no se ha visto ninguna foto. Conociendo los precedentes del jugador (amante de todo tipo de comida, pero especialmente, la deliciosa comida basura) no sería tampoco una gran sorpresa si no está tan en forma como promete.

Esta temporada, por desgracia, ha experimentado una regresión que debe ser tenida en cuenta. El año pasado quedó segundo en la carrera por el defensor del año, y parecía que este daría el salto definitivo para alcanzar el premio, y, como él mismo apuntaba al iniciar la temporada “Soñar con el MVP también”. Nada más lejos de la realidad, ya que sus números y su aportación se ha visto reducida. El problema además, está en el por qué: se aprecia una falta de motivación, y es que parece haber olvidado lo que sucedió en las semifinales de conferencia frente a Toronto.

Joel Embiid celebrates career-high 49 points with Milly Rock vs. Hawks | 2019-20 NBA Highlights

¿Cómo volverá a la burbuja entonces? Es un absoluto misterio, porque sólo apareció en público hace unos pocos días, dejando un titular muy fuerte: no está convencido del plan de la burbuja, y no se fía demasiado de otros jugadores y la aceptación de las normas. Como muchos, esta preocupado por su salud y la de los suyos, y aunque nunca se planteó dejar tirados a sus compañeros, ilusión no le hace el plan, pese a querer jugar al baloncesto ya.

No puede despistarse tampoco, porque Ben Simmons está al acecho. Con el australiano, los Sixers tienen a dos de All-Stars jóvenes más prometedores atados contractualmente a la franquicia, al menos, hasta 2023. No habrá traspaso, por mucho que otras franquicias sueñen con ello, salvo que la situación llegue a un punto de no retorno del que la franquicia parece que todavía se encuentra muy lejos.

QUÉ BAJAS TENDRÁN EN ORLANDO

No hay mucho que destacar en este punto, ya que los Sixers llegan muy sanos a Orlando. Algo que sorprende si una vez más se investiga en su historial reciente. Ben Simmons se ha recuperado totalmente de una lesión de espalda que era mucho más grave de lo que se dijo en un principio, y la única baja ya confirmada es la de Zhaire Smith, jugador que por ahora no estaba en los planes de Brett Brown.

El equipo llega descansado, habiendo creado química durante estos meses, y con las pilas renovadas. Salvo desgracia, para el primer partido de la mini-pretemporada (24 de julio) toda la plantilla estará disponible para saltar a pista, que ya es más de lo que pueden decir varios candidatos a ganar todo. La salud se ha portado bien con la franquicia de Pennsylvania tras años de largas lesiones y misteriosos partes médicos.

PREVISIÓN PERSONAL DEL REDACTOR

Es complicado hacer una previsión con Philadelphia. Sobre todo, porque… ¿La burbuja juega como partidos fuera de casa? ¿Es territorio neutro? ¿Eran los espectadores rivales los que hacían que los Sixers perdiesen toda la motivación al jugar lejos de su hogar? ¿Cómo van a rendir allí?

Son una incógnita mayor aun a otros equipos, porque, al haber mostrado dos versiones totalmente opuestas, no se sabe cuál es la que ha llegado a Orlando. Si es la versión local, que acierta desde el perímetro con más de un 40% de acierto y deja a sus rivales por debajo de 103 puntos (segunda mejor defensa de la NBA) entonces pueden aspirar al campeonato. Si llega el otro equipo… mal asunto.

ben_simmons_foto_nba.jpg

Simmons se ha colado en la élite de los defensores [Foto: NBA]

Están en un punto en el que son capaces de lo mejor o lo peor, y ninguna de las dos cosas sería una sorpresa mayúscula. Por nombres, potencial, y capacidades, tienen opciones de llegar a las finales de conferencia y dar mucha batalla a los Bucks, o hasta vencerlos. Los mismos jugadores saben que son un equipo construido para crecer desde la defensa, y ahogar al rival en Playoffs. El tamaño, la versatilidad, y el ritmo lento es algo que, en series de 7 partidos, muy diferentes a la temporada regular, se agradece para competir al máximo.

Sin embargo, verlos caer en semifinales de conferencia, o incluso en primera ronda si el rival no es especialmente agradable, tampoco sería una locura. Este año hay muchísimos equipos buenos en el rango del 1-6 en la Conferencia Este, y alguien tiene que caer en primera ronda sí o sí. Boston es a priori un rival mucho más asequible que Miami, pero no se puede dar nada por seguro.

Y menos aún en 2020, con la NBA jugando sus Playoffs en Disney.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 meses 3 semanas
#contenidos: 
17
#Comentarios: 
40
Total lecturas: 
26,933