Solapas principales

Cómo los Raptors cambiaron su historia

La postemporada de los Raptors está siendo objeto de estudio -y de disfrute- para el aficionado. Después de una apacible primera ronda ante Orlando llegó la batalla contra los 76ers, solventada con un triple de Kawhi Leonard que ya es una de las canastas más icónicas de la historia de los PlayOffs. En las Finales de Conferencia se presentó el escenario más adverso posible: un 0-2 en contra ante Milwaukee, el mejor equipo de la temporada regular. Toronto, una franquicia que ha tenido poca fortuna en sus dos décadas de existencia, se ha lamido las heridas y se ha recuperado con una celeridad admirable.

 

El tercer partido fue el punto de inflexión en la eliminatoria. De haber ganado los Bucks, la remontada de los canadienses sería prácticamente una quimera. Pero después de dos prórrogas, y con un Kawhi medio cojo de por medio, el encuentro cayó del lado de los Raptors. Milwaukee no ha conseguido imponer su ritmo desde entonces y los ajustes de Nick Nurse y los suyos han decantado la balanza a su favor. El resultado es que los Raptors disputarán las primeras Finales de la NBA de su historia, y así es como lo han conseguido:

 

cortocircuitando el sistema rival

 

En los dos primeros partidos vimos a unos Bucks que manejaron el tempo, calcando el estilo que desplegaron en temporada regular y encontrando la ayuda de jugadores secundarios. Desde el tercer encuentro no hemos visto nada de eso. La defensa de Toronto, que nombre por nombre puede ser la que más potencial tiene de toda la competición, ha subido varios puntos la intensidad, llevando los partidos a un ritmo más adecuado para sus intereses. El ataque en estático de Milwaukee está basado en fundamentos básicos: cuatro hombres abiertos, espacios para Giannis y muchos cortes a canasta e intercambios de posiciones.

 

Los canadienses han limitado al máximo esos fundamentos siendo agresivos en todas las líneas, empezando por un Lowry que se ha sacrificado en cada posesión y terminando por Marc Gasol como última línea interior. El español no ha estado acertado en ataque exceptuando los Game 4 y 5, pero atrás ha defendido con solvencia tanto el pick and roll (Brook Lopez ha hecho daño en la zona, pero no ha lanzado ningún triple abierto en los últimos dos partidos) como las penetraciones de los exteriores. Aquí tenemos un ejemplo conteniendo a Bledsoe en su incursión a la pintura e impidiendo el pase al jugador bajo canasta:

 

Cerrando entrada de Bledsoe

La defensa de Toronto ha sido una maraña de brazos interminables, manos cerrando líneas de pase y rotaciones que impedían cualquier ventaja para el atacante. En este video se aprecia ese mar de defensores:

Rotaciones defensivas

Por otra parte, la mejor arma de los de Wisconsin, el lanzamiento exterior, también ha sido neutralizada. Milwaukee ha registrado un 31% de acierto en triples en la eliminatoria por un 37.5% de los Raptors, lanzando ambos equipos la misma cantidad (38 tiros de tres por encuentro). Las rotaciones de los Raptors, además de cerrar pasillos interiores, han regalado muy pocos lanzamientos abiertos; y el desatino de jugadores como Middleton o -especialmente- Bledsoe ha hecho el resto.

 

parar los pies a giannis

Los Bucks no se han quedado atrás en rendimiento defensivo. Esta ha sido una eliminatoria que se ha decidido atrás, en los pequeños detalles, y Milwaukee también ha frenado en gran medida el ataque de su rival. Han lanzado dos o tres hombres sobre Kawhi prácticamente en cada posesión, de manera similar a lo que han hecho los Raptors con Antetokoumpo, pero la diferencia es que Leonard es más solvente rompiendo los 2vs1. Las capacidades técnicas del ex de San Antonio son muy superiores a las del griego, al que le ha costado mucho descifrar la mejor manera de resolver el rompecabezas con el que se ha encontrado.

 

Desde el tercer partido los Raptors han centrado su esquema defensivo alrededor de Giannis, invitándole a lanzar desde fuera y a resolver desde la cabeza de la zona. En esa posición el griego es muy hábil entrando hacia el aro para luego sacar el balón al tirador en la esquina, pero con un equipo que hace tan bien las rotaciones como Toronto esa táctica no ha dado resultado. El griego se ha visto obligado a atacar el aro con tres, cuatro, y hasta cinco defensores pendientes de sus movimientos:

 

Defensa sobre Giannis

 

Los Bucks no han conseguido involucrar a Giannis en situaciones de pick and roll ni alimentarlo en el poste bajo. El griego ha sido tan demoledor al contraataque como siempre, pero sus oportunidades de correr se han visto reducidas al mínimo; y cuando ha encontrado vías hacia el aro las faltas han sido la única manera de pararle, pero su desacierto en los tiros libres (58% de acierto en la eliminatoria) le ha restado efectividad. Esta serie ha mostrado las debilidades del principal aspirante al MVP: es un portento físico y sabe aprovechar los espacios como nadie, pero tiene mucho margen de mejora por delante. Aún no tiene los fundamentos técnicos para resolver defensas tan cerradas y la labor de los Raptors nos lo ha recordado.

 

 

el despertar de fred van vleet

 

El base suplente de la franquicia canadiense estaba completando unos PlayOffs desastrosos hasta que en el cuarto partido ante los Bucks algo cambió. En los tres últimos encuentros de la serie VanVleet ha promediado 16 puntos en 32 minutos con un increíble acierto del 82.4% desde la línea de tres. Especialmente importante fue su actuación en el Game 5, donde logró conectar siete triples que mantuvieron a los Raptors cuando el partido estaba en la cuerda floja.

 

En estos tres encuentros el equipo ha registrado un offensive rating de 128.2 con VanVleet en pista, mejor dato de la plantilla. Su net rating ha sido del 36.6, una cifra salvaje y muy lejos de la segunda mejor del equipo (Serge Ibaka con 26.7). El paupérrimo acierto de Danny Green en el tiro -solo ha anotado cuatro triples en toda la eliminatoria- ha hecho que Nurse opte por colocar a Lowry junto a VanVleet durante muchos tramos de los partidos. Y gracias al excelente rendimiento del base, el ajuste no ha podido salir mejor.

 

un robot llamado kawhi

Cualquier línea que se escriba sobre el alero de los Raptors es una reiteración alrededor de la misma idea: Leonard es actualmente el mejor jugador del planeta. Ha promediado 29.8 puntos y 9.5 rebotes, pero lo más esencial es que ha aparecido en todos y cada uno de los momentos decisivos. También hemos visto otra faceta en la que no se suele prodigar mucho: la distribución de juego. Kawhi ha repartido 18 asistencias entre los dos últimos partidos y ha resuelto cada trampa tendida por la defensa de los Bucks no solo mirando al aro, sino también a la posición de sus compañeros.

 

Esta postemporada ha encumbrado al alero como el jugador más determinante en la historia de los Raptors. Cuando Masai Ujiri arriesgó en verano para incorporarlo a la franquicia pensaba en momentos como estos; momentos que DeRozan, la estrella del anterior proyecto, no te puede dar. Y Kawhi no solo ha sido absolutamente diferencial en ataque, sino que en el otro costado se ha encargado de hacer frente a Giannis en numerosas ocasiones: ha defendido al griego en 26.7 posesiones por encuentro dejándolo en un 35.3% en tiros de campo. Imparable en ataque y demoledor atrás.

 

Estas cuatro claves son solo cuatro apuntes, pues hay muchos motivos más por los que los Raptors han dado la vuelta al 0-2 inicial: el paso adelante de Lowry tanto anotando como en la dirección; la frescura de Ibaka en momentos puntuales usando el pick and pop; la pizarra de Nurse en momentos puntuales del sexto partido; la agresividad de Norman Powell de cara al aro… Si para los Bucks esta serie ha sido un primer acercamiento a la élite y un objeto de reflexión durante las próximas semanas, para Toronto ha supuesto el momento más álgido de su historia. Ahora disputarán unas Finales que con la baja de Kevin Durant pueden ser más igualadas de lo que parece. Del resultado pueden depender muchas cosas este verano, empezando por el futuro de Kawhi. Lo único seguro es que hay que reconocerle una cosa a los Raptors: han demostrado saber cómo dar la vuelta a una eliminatoria.

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 1 mes
#contenidos: 
38
#Comentarios: 
87
Total lecturas: 
80,105

Comentarios

Obra de arte del GM Masai Ujiri, los Raptors ya han ganado hagan lo que hagan, cargarse al entrenador tras la mejor temporada de la historia de la franquicia, traspaso de jugador franquicia y de Marc. En cuanto a la eliminatoria, mucha igualdad, cada triple de VanVleet y cada mate de Ibaka ha sido una puñalada en el corazón de los Bucks. Me han encantado las faltas de Marc jajaja menudos mandobles para mandar a Anteto a la línea y evitar el 2+1.

Bueno, también hay que recordar que eliminan a Philly con una churrocanasta en el último suspiro.
Tal como pasan hubieran no pasado y además con Embiid mas tocado que un boxeador borracho.
Si caen ante los Sixers que por pasar hubiera sido muy factible todo esta historia no se hubiera escrito ni hubiera sido nada genialidad ni nada.
A veces ponemos por las nubes a entrenadores y managers cuando lo cierto que en el deporte - especialmente donde hay balones - el churro, mediamanga y mangotero domina.

La diferencia entre la genialidad y la locura es corta, la suerte es uno de los factores que marca la diferencia, sin Leonard ni Marc no llegas al 7º contra Philly, otro equipo en el que su GM ha apostado fuerte, prefiero estas apuestas que a Magic en los Lakers haciendo el ridículo.

En el tercer vídeo se ve en lo que se ha convertido la NBA, 4 jugadores abiertos sin moverse, esperando que Antetokuompo haga algo...
Cero movimiento sin balón, ni un bloqueo indirecto...Hay equipos mini con las ideas más claras en los jugadores sin pelota.
Una pena tácticamente...bolas a Juanqui se le decía por aquí...

No estoy de acuerdo al 100, bien es cierto que en un esquema de juego como el de Bucks este modelo de jugada es muy necesario, porque tienes un jugador que de cara al aro desequilibra la balanza y si no tiene jugadores coartando su potencial en la zona, es más resolutivo.
El déficit de táctica de equipo está en que esa jugada que seguramente los bucks hacen entre 10 y 15 veces por partido, ningún equipo se ha molestado siquiera en intentar analizarla y defenderla correctamente en 82 partidos de RS, ese es el déficit, la RS se compite al 30-40% y cada vez tiene menos interés, más allá de ver quien mete más puntos.
Las finales prometen ser una batalla bonita, dos estilos diferentes, en muchos casos contrapuestos. Evidentemente GSW tiene más potencial anotador, pero esa defensa de Toronto que hemos visto en los tres últimos partidos es aplicable frente a Warriors, salvo quizás el papel de Marc si Cousins no se recupera para las finales.