Solapas principales

¿Cómo puede afectar una fractura en la mano a un jugador de la NBA?

  • ¿Podrá Stephen Curry volver al nivel que tenía antes de su lesión?
  • ¿Hasta qué punto puede influir una fractura ósea en la principal herramienta de trabajo de un deportista?
  • Carlos Boozer, Paul Pierce, Kevin Love o Russell Westbrook entre otros ya pasaron por algo similar

Las lesiones son la mayor de las desgracias en el mundo del deporte. Más aún si cabe, si esta se produce en tu principal arma de trabajo. Numerosos han sido los jugadores de la NBA que han sufrido una fractura ósea en las manos, dejándoles así un periodo de tiempo en el dique seco. En ocasiones breve, en ocasiones largo, pero en todos los casos dejando una duda; ¿volverán al mismo nivel que antes?

Es un buen momento para analizar esta pregunta aprovechando el retorno de Stephen Curry a las canchas tras su lesión en el segundo metacarpiano. La estrella de los Golden State Warriors se lesionó a finales de octubre tras caerle sobre la mano izquierda Aron Baynes; o lo que es lo mismo, 117 kilogramos sobre unos minúsculos huesos de forma repentina. Han sido 4 meses de espera, 58 partidos ausente y 2 intervenciones quirúrgicas todo lo que ha tenido que vivir el 2 veces MVP. 

tipos de fracturas y evolución de curry

Existen diversas variaciones de fracturas en la mano dependiendo principalmente de la ubicación y de la complejidad. Si nos centramos únicamente en las ocurridas en los huesos metacarpianos (huesos alargados que unen los pequeños huesos de la base de la mano con los huesos de los dedos) estamos habituados a encontrar en la NBA fracturas sencillas que se solventan con inmovilizaciones y en algunos casos con placas y tornillos. El tiempo de recuperación de este tipo de lesiones es "corto" y puede resolverse en unas 3-6 semanas. 

La fractura que sufrió Stephen Curry para nada fue así, ya que fue una fractura que implicó a las articulaciones "vecinas" y partes blandas de alrededor (músculos, tendones y ligamentos). Era vital paciencia y observar como evolucionaba la mano al completo lo que derivó en un mayor tiempo de curación. Posteriormente, Curry pasó por una exhausta rehabilitación para conseguir todo el rango articular de movimiento y recuperar toda la fuerza que su mano necesita para la práctica deportiva.

ap20066174623129.jpg

Stephen Curry (nba@.com)

El consuelo que pueden tener los aficionados al baloncesto, es que la lesión de Curry no se produjo en su mano dominante o su mano de tiro. Debido a ello, el tiro de Curry está "salvado" y podremos seguir disfrutando del mejor triplista de la historia por el momento; aún así, es probable que pueda sufrir algún dolor o proceso inflamatorio puntual que pueda mermar su manejo de balón o pase con la mano izquierda. La "ambidestreza" hace en gran medida que Curry sea lo que es hoy en día, pero debemos ser positivos y esperar que no se convierta en un hándicap real en su carrera. No debemos alarmarnos por el 3/12 (25%) en triples que firmó en su vuelta frente a los Raptors, ya que no es un porcentaje debido a una limitación y sí debido a la inactividad.

estrellas que sufrieron lesión en su mano dominante

Algunos de los grandes jugadores que tiene y ha tenido la NBA han tenido peor suerte y si que se han lesionado su mano de tiro. Entrenamientos, accidentes domésticos, partidos... las manos son en la gran mayoría de ocasiones una diana para los accidentes o golpes. En orden cronológico reciente estos son algunos de los jugadores que pasaron por este tipo de lesión.
 
Carlos Boozer se lesióno en su mano derecha en 2010, justo antes de comenzar la temporada y tras haber fichado por los Chicago Bulls procedente de los Utah Jazz, lugar donde había explotado como jugador. La temporada 2010/2011 fue la temporada en la que menos partido disputó en toda su carrera debido a esta lesión (59) y sus números y porcentajes bajaron levemente. De 19.5 pts y 56% en TC pasó a 17.5 pts y 51% en TC. Bien es cierto que se trataba de un jugador interior que apenas lanzaba fuera de la pintura, ya que su trabajo era rebotear y finalizar cerca de canasta. 
 
 
Corría el año 2012 y Kevin Love enamoraba a la NBA con sus jóvenes Minnesota Timberwolves junto a Ricky Rubio. Antes de comenzar la temporada el Ala-Pívot se fracturo el tercer y cuarto metarcapiano de su mano derecha. Apenas un més después Love volvió a las canchas y lo haría únicamente por 18 partidos, ya que en enero volvería a recaer de la misma lesión tras un golpe en el dedo. Esa temporada ha sido hasta la fecha la más desgraciada para Kevin Love, ya que no disputó ni un solo encuentro más. Antes de la lesión Love promediaba 26 pts, 44.8% en TC y 37.2% en T3; números que bajarían en ese período de 18 partidos a 18.3 pts, 35.2% en TC y un alarmante 21.7% en T3. Sonaban las alarmas en Minnesota.
 
A pesar de esas dificultades, Kevin Love, se resarció la temporada siguiente despidiendose de los Wolves, disputando 77 encuentros y firmando 26.1 pts (carrer high) y 45.7% en TC y 37.6% en T3. Al parecer, los problemas de la estrella, ahora de Cleveland Cavaliers, serían algo pasajero que únicamente duraría una temporada.
 
 
El mítico Paul Pierce se fracturó el tercer metacarpiano de su mano derecha en diciembre de 2013, año en el que llegó a Brooklyn en el histórico traspaso entre Celtics y Nets. Con 36 años y con todo vivido en la NBA, el escolta veía como sus números iban disminuyendo año tras año como es normal. A pesar de este contratiempo, Pierce disputó 75 partidos esa temporada. Firmó 12.4 pts, 37% en T3 en los 15 partidos disputados antes de la lesión, pasando lo que restaba de temporada a 13.7 pts y un gran 47.9% en T3. En este caso, la lesión no afectó lo más mínimo al tiro ni a los números de Pierce.
 
 
 
El caso del ahora base de los Houston Rockets, y por aquel entonces, de los Oklahoma City Thunder Russell Westbrook fue de lo más curioso. En un partido frente a los Clippers en el año 2014, Westbrook se fracturaba el segundo metacarpiano de su mano derecha tras golpear el codo de su entonces compañero Kendrick Perkins. Tras un mes de ausencia y 14 partidos inactivo, Wesbrook volvió como nunca y terminó la temporada con 28.1 pts (carrer high en aquel entonces) y 42.6% en TC cuando en toda su carrera tenía unos promedios de 20.1 pts y 42.5% en TC.
 

usa-today-8267696.0.jpg

Russell Westbrook (@nba.com)
 
Tras analizar estos casos podemos afirmar que en la gran mayoría de casos, una lesión ósea en la mano dominante no es sinónimo de descenso de rendimiento estadístico de un jugador. Es claro que supone un hándicap, pero está demostrado que los jugadores de la NBA están hechos de otra pasta.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
42
#Comentarios: 
68
Total lecturas: 
107,290