Solapas principales

Dirk, has sido el mejor Robin Hood que pudimos imaginar

Se podría decir, Dirk, que mis primeros recuerdos con el baloncesto te han tenido como protagonista. Y no, no tienen que ver con un MVP ni levantando el preciado Larry O'Brien, del que ya hablaremos más adelante. Mis primeros recuerdos se trasladan hasta Alemania. Y es que para un emocionado, ingenuo, niño de Jena (Turingia, Este de Alemania) ver al máximo exponente del baloncesto nacional dominar con un movimiento al otro lado del charco no tiene precio alguno. Podría darte las gracias, tal y como haré a continuación, por una infinidad de razones, pero intentaré no extenderme en demasía porque tu espectro es demasiado amplio como para enfocarlo con un único prisma de luz.

Así que gracias. Gracias por demostrar que no hay que ser el más rápido, el más fuerte, el más carismático... para ser una leyenda. Por cumplir sueños de millones y millones de personas con una única mirada al cronómetro, y un tranquilo giro de muñeca. Por frenar el tiempo, y por educarnos y enseñarnos a hacerlo -aunque no lo planearas-, cada vez que tu codo se enfrentaba con el preocupado gesto de tu defensor. Y gracias por ser una supernova calurosa dentro de un mundo de estrellas y planetas fríos con su alrededor.

Desde Würzburg, hasta Boston y el final de trayecto en (tu querida) Dallas. Ha habido numerosas comparaciones que se han hecho contigo a lo largo de tu carrera. Larry Bird, "made in" Rick Pitino, es una de las más acertadas, por lo menos desde el aspecto técnico y formal. Pero no hay comparación ni equivalencia que haga justicia a lo que ha significado tu figura.

Para mí, que nunca supe muy bien qué hacer sobre una pista de baloncesto, que nunca supe adaptarme a la evolución del tiempo, ver como alguien que no debía hacerlo estaba lanzando desde muy lejos con la confianza del francotirador más entrenado del ejército era un brote de fe. Fuiste el primer paso para tantos y tantos que descubrimos el baloncesto porque tú, "German Jesus", "Dirk Diggler", o "Swish", abriste el camino y te labraste un nombre en un país en que la pelota únicamente servía para ser golpeada por los pies, y si tocaba un brazo estaba considerado una infracción. Hasta que llegaste tú, y el baile del poste medio-alto cambió el funcionar de millones y millones de personas.

Especialmente, recuerdo aquella serie ante los "villanos" de Miami. La infravaloración, el humor ante tus cualidades... y el momento decisivo del Game 4, el Game 5 y el Game 6. Y campeón de la NBA. Siempre a contra-corriente, sin seguir lo establecido ni las normas de lo que debe ocurrir.

Así fuiste MVP en el año 2007, imponiéndote a Kobe Bryant, a Carmelo Anthony, a Gilbert Arenas e, incluso, a LeBron James. Liderando a los mejor Dallas Mavericks de la historia. Así te disfrutó el mundo 14 veces en el fin de semana del All-Star de la NBA. Y así eres, o fuiste ya, el tercer jugador con más partidos en la historia de la NBA, el tercero en minutos disputados, el 6º en tiros libres anotados y el 8º en tiros totales... y el 6º máximo anotador en la historia de la competición, con 31560 puntos.

Además, solamente otro "grande", otra leyenda absoluta de la lucha por ser el mejor 4 de la historia, te supera en Win Shares entre los jugadores no-nacidos en Estados Unidos. Y ese es Tim Duncan. Que con 206.4 está 0.1 por encima, aunque no llega a alcanzar los tiros e intentos desde cualquier zona del campo, al igual que los minutos ni los partidos. De igual forma que las temporadas, aunque Carter te superará el próximo curso, al haber estado 21 años viviendo 82 partidos de temporada regular más noches especiales de post-temporada.

Una carrera perenne, eterna, siendo el valedor de los que no son tenidos en cuenta aún mereciéndolo. De los más "pequeños". De ir en contra de los gigantes y superarlos cuando nadie se lo espera. Siendo el mejor Robin Hood que podíamos esperar, e imaginar. Va a ser muy difícil continuar sin ti, pues eres el motivo de que hoy te escriba estas palabras.

Auf wiedersehen, Dirk. Bis immer. Hasta siempre. 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 semanas
#contenidos: 
68
#Comentarios: 
221
Total lecturas: 
145,878

Comentarios

Sin lugar a dudas el mejor jugador europeo que a jugado en la NBA, una verdadera superestrella, un jugador imparable en sus mejores años