El Chachismo, un estado de ánimo

  • Análisis del regreso de Sergio Rodríguez a la NBA, tras sus éxitos europeos

Un pase sin mirar. Entre las piernas. O por la espalda. O todos a la vez. Un cambio de dirección eléctrico para dejar atrás a su defensor y dejar una bonita bandeja, a aro pasado, para que se aprecie mejor. Un alley oop con sólo una mirada, como dice la canción. Dejar a un compañero solo para que anote fácilmente mientras él se la choca a los aficionados de las primeras filas de la grada. Eso es, a grandes rasgos, la descripción etimológica de lo que uno encuentra por la Ch de Chachismo, con la foto de un tipo barbudo al lado.

Sergio Rodríguez, el Chacho, concibe así el baloncesto. Desde chiquitito. Desde que asombrara en su debut con Estudiantes en aquel partido ante el Barça. Desde que ganara, junto a Sergio Llull y dirigido por Txus Vidorreta, el campeonato de Europa sub18 en Zaragoza, haciendo 20 puntos y 11 asistencias en la final.

Y así, como el Chachismo concibe el baloncesto de esta manera, a sus 20 años recién cumplidos se embarca en su primera experiencia en la NBA, desoyendo todas las voces que le decían que era muy joven, muy poco desarrollado para enfrentar aquel desafío. Posiblemente, tenían razón, pero es que Sergio Rodríguez entiende el baloncesto de esa manera. ¿Cómo no iba a jugar con los mejores si le llegaba la oportunidad? ¿Cómo no compartir vestuario y cancha con esos a los que idolatraba e imitaba desde antes de irse a Getxo para formarse en el desgraciadamente extinto Centro de Formación Siglo XXI? No le importaba tener que padecer al sargento McMillan. La experiencia compensaba con creces, si además tenías colegas como Rudy Fernández con los que patentar jugadas como estas:

Igual que ahora. Diez años más tarde, la versión 2.0 de Sergio Rodríguez recala nuevamente en la NBA después de haber ganado casi todo lo ganable en el baloncesto FIBA (sólo le falta la dichosa medalla de oro olímpica). Tras haber levantado Mundial, Eurobaskets, Euroliga, Copas y Ligas, el Chachismo necesitaba otros alicientes. También económicos, por supuesto. No nos engañemos. Pero esa presión convertida en la obligación blanca de ganar títulos no le permitía desarrollarse ya más al Chacho, tal y como sucedió en aquella primera temporada con Messina o incluso en aquel primer año de Pablo Laso y sus espectaculares play offs, que desterraron todos los rumores sobre su continuidad madridista.

Buscando nuevas sensaciones, trabajar cosas que en años pasados no podía, el Chachismo se muda a Filadelfia. Como él mismo reconocía allá por octubre, sabía que no iba a contar con muchos minutos, que no saldría desde el inicio. Sin embargo, la lesión de Jerryd Bayless y, en menor medida, la de Ben Simmons, otorgaron a la barba tinerfeña la opción del lucimiento en un equipo joven y en construcción. Durante los 10 primeros partidos de la temporada, Rodríguez fue titular en todos, promediando 8,5 puntos, 7,0 asistencias y 3,5 rebotes. Los meses de noviembre y, sobre todo, diciembre, fueron bastante buenos. Asentado en el cinco de inicio y jugando más de 26 minutos por partido, llegó a promediar en el último mes del año casi 12 puntos y 5 asistencias por partido. El Chacho era feliz y así lo demostraba su juego, haciendo cosas como estas:

Pero sobre todo, como estas...

Pero en ese momento sobrevinieron varios condicionantes que marcaron el devenir de las siguientes semanas, de los próximos meses. Por un lado, el poco cuidado del balón que ofrecía, registrando más de dos pérdidas por partido. A día de hoy y sin acabar la temporada ha generado más turnovers que en cualquiera de sus años anteriores en la competición estadounidense. Es el lado oscuro del Chachismo.

Por otro, un hecho que tiene que ver con las dos palabras más repetidas en Phila este año; The Process. Acuñado por la estrella ahora lesionada Joel Embiid, “El Proceso” ha dado protagonismo y minutos al sophomore T. J. McConnell en detrimento del español. Desde que empezara 2017, sus minutos en cancha y sus promedios han bajado considerablemente en favor del base de Arizona. Sus deficiencias físicas en defensa habrán tenido que ver también en la decisión de un Brett Brown que con la temporada perdida quiere desarrollar a los jóvenes jugadores de su equipo. Todo sea en nombre del Proceso.

 

No le ha venido bien tampoco al Chacho competir contra una de las mejores generaciones de bases que hayan coincidido en los equipos NBA de los últimos tiempos. El caso es que, por una u otra causa, sus minutos en cancha desde que se inició 2017 han bajado en casi 10 por partido, perdiendo su puesto en el quinteto titular. Inversamente proporcional, la importancia en el juego de McConnell ha crecido para llegar a sumar más asistencias y menos pérdidas de promedio que el base canario. Y se le nota. Mucho. Siempre se le ha notado. Su estado de ánimo influye, quizás demasiado en su juego. Y es que el Chachismo es también ¿sobre todo? un estado de ánimo. Su lenguaje gestual, ahí, apocado, en el banquillo, así lo demuestran. ¡Hasta en algo tan fiable como los tiros libres, está teniendo problemas este año, con un pobre 66,7%! El Chacho vuelve a estar triste, como con Messina o el sargento McMillan. ¿Qué tendrá el Chacho? 

Por todo y a día de hoy, Sergio Rodríguez vive una situación más complicada de lo que pareciera al albor de la temporada. Reducida su presencia en cancha, en uno de los peores equipos de la liga, nos preguntamos todas y todos qué será del Chachismo la próxima temporada, Eurobasket mediante. Como agente libre y con los chorros de dinero al calor de la subida salarial, no parece que tenga problemas en atinar con un contrato que le permita seguir sacando su chistera a pasear en las canchas de la NBA. Él por ahora, no pretende regresar. Quiere seguir compartiendo con los mejores, divertirse pasando sin mirar, entre las piernas o por la espalda, pero habrá que esperar. Es lo que tiene el talento, que siempre está bajo sospecha. Pero es que Sergio Rodríguez concibe así el baloncesto, como un estado de ánimo. Chachismo en estado puro.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 meses 4 días
#Contenidos: 
40
#Comentarios: 
235
Total lecturas: 
72,269

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar