Solapas principales

El Draft de 1998. Un año de magia, jugones y mucha historia

  • Michael Olowokandi, la maldición del número 1
  • Jason Williams – Mike Bybby, vidas entrelazadas
  • La hora de los jugones: Vince Carter, Paule Pierce, Antawn Jamison
  • Dirkt Nowitzki, el inicio de una era
  • Rashard Lewis - Cuttino Mobley, sorpresas de segunda ronda

TODOS LOS ARTÍCULOS DE LA SERIE #SOLOBASKET19AÑOS

Solobasket.com cumple 19 años y hemos querido compartir con vosotros un serial de artículos del año en que nació la web, 1998, para celebrar las casi dos décadas en las que compartimos con vosotros nuestras experiencias con el baloncesto. En esta ocasión nos centramos en el Draft 1998. Esta gran ceremonial tan anisada por los equipos menores de la liga, tuvo como cada año sus sorpresas y decepciones. Un Draft sumergido en una rumorología de lookout que más adelante se oficializó posponiendo el inicio de la temporada 1998/1999 hasta enero, comprimiendo la temporada regular en 50 partidos  y eliminando el All Star Weekend.

LA HISTORIA

24 de Junio de 1998, la mejor liga del mundo centraba sus ojos sobre la costa pacífica de Canadá: Vancouver. La lotería del Draft había concedido a los Ángeles Clippers el tan ansiado número uno. El equipo angelino, siempre a la sombra de las grandes estrellas de los vecinos Lakers, confiaba en conseguir al jugador determinante que llevara al equipo a la lucha por el Play Off. Entre los candidatos a número uno, muchos jugadores con nombre en NCAA y mucho que ofrecer: un prometedor base de Arizona con el título de campeón NCAA bajo el brazo, vistiendo la emblemática camiseta de North Carolina un joven “matador” llamado Vince y un portentoso alapivot anotador con Jaminson escrito en su camiseta, un alemán espigado de 20 años y 2,11 metros de estatura condecorado como mejor jugador de Alemania tras liderar al desconocido DJK Wurzburg en el ansiado ascenso a primera división, un base talentoso con problemas de drogas, y muchos más.

michael-olowokandi.jpg

Michael Olowokandi LA Clippers

El primer nombre en ser pronunciado por David Stern fue el de Michael Olowkandi. El interior nigeriano llegaba a la máxima competición desde la universidad del Pacífico con un gran cartel tras los números cosechados durante la temporada: 22,2 puntos, 11,2 rebotes y 3 tapones por partido. Con 23 años, el rocoso pivot desembarcaba en la NBA con un polémico número uno y muchas expectativas sobre sus hombros. Llamado a liderar una poderosa pareja interior junto al jugador de segundo año Maurice Taylor, Michael nunca estuvo a la altura de su elección, promediando 8,9 puntos, 7,9 rebotes y 1,2 tapones en su primera campaña. Cinco campañas en los Ángeles con un rendimiento bajo, dos en Minnesota y un traspaso en diciembre de 2006 a Boston, para una temporada más tarde poner fin a su carrera profesional.  Los Clippers aún recuerdan los fantasmas de ese número uno desperdiciado en uno de los mayores desastres de la historia del Draft de la NBA.

mike_bibby_jason_williams.jpg

Mike Bibby Jason Williams

El segundo nombre de la noche fue el de un campeón de la NCAA con la universidad de Arizona: Mike Bibby. Un base rápido, capaz de anotar con facilidad y grandes dotes de dirección. En su primera campaña, Bibby consiguió hacerse por completo con las riendas del equipo canadiense, liderando a los suyos con 13,2 puntos, 6,5 asistencias, 2,7 rebotes y 1,6 robos por partido. Unos números que fueron in crescendo en las siguientes campañas. En ese mismo Draft, en la séptima posición salía elegido un jugador con un don para el baloncesto pero un serio problema con las drogas: Jason Williams. “Chocolate blanco”, tras haber sido suspendido por la Universidad de Florida por el consumo reiterado de drogas, optó por presentarse al Draft de 1998. Sacramento apostó por el talentoso base como complemento de un equipo de primer nivel: Vlade Divac, Chris Webber, Peja Stojakovic,… mucho talento unido en un equipo con aspiraciones a todo. Jason no defraudó en su primera campaña: 12,8 puntos, 6 asistencias por partido y lo más importante, una capacidad para generar espectáculo pocas veces vista. El impacto de Williams en la liga fue abismal, convirtiéndose su camiseta con el dorsal 55 en una de las más vendidas en la NBA. En 2001, los caminos de Bibby y Williams se cruzaron intercambiando destinos. Ambos jugadores cosecharon éxitos durante  unas largas carreras marcadas por la ausencia de ambos en los All stars, y consagradas en la figura de Chocolate Blanco y su anillo con los Miami Heat en 2006.

vince_carter_antawn_jamison.jpg

Vince Carter Antwan Jamison Draft 1998

En la cuarta y quinta posición del Draft, dos buenos amigos y compañeros de equipo en la prestigiosa universidad de North Caroline: Vince Carter y Antawn Jamison. Antawn Jamison era seleccionado en la cuarta posición por Toronto Raptors e inmediatamente traspasado a Golden State a cambio de su gran amigo Vince Carter (número 5 del Draft). Pese a una primera temporada regular, el interior de Luisiana sacó todo su repertorio en su segunda temporada con unos magistrales promedios: 19,6 puntos y 8,3 rebotes por partido. Durante su carrera, Jamison demostró ser uno de los grandes anotadores de la liga, ganándose la participación en el All Star Weekend por partida doble en 2005 y 2008 (vistiendo la elástica de los Washington Wizards).  En el país vecino, su gran amigo Vince Carter aterrizaba de forma espectacular en Toronto. 18.3 puntos, 5.7 rebotes y 3 asistencias para Vince en su primera campaña, y el premio al mejor debutante de la liga (ROI). Junto a Nowitzki, son los únicos jugadores que continúan en activo tras casi veinte años en la liga. Una liga en la que Carter ha dejado huella: 1 anillo de campeón con Dallas Mavericks, 8 participaciones en el All Star, premio ROI y galardón al mejor matador en uno de los concursos más emblemáticos de la historia frente a su primo y compañero de equipo Tracy MGrady.

dirk_nowitzki_steve_nash.jpg

Dirk Nowitzki Steve Nash Dallas Mavericks

En la novena posición del Draft se produjo un hecho histórico para el baloncesto europeo. Milwaukee Bucks empleaba su elección en un joven alemán espigado de 20 años y 2,11 metros procedente del desconocido DJK Wurzburg: Dirkt Nowitzki. Dirkt había llamado los ojos de los general managers de la NBA tras destaparse en el Nike Hoop Heroes Tour de 1997 ante jugadores NBA de la talla de Pippen o Barkley, y al año siguiente en el Nike Hoop Summit dándose a conocer al mundo liderando al combinado no estadounidense con una brillante actuación (33 puntos, 14 rebotes y 3 robos). Esa misma noche se produjo un traspaso a tres bandas donde Robert Traylor (número seis del Draft por Dallas) acababa en Milwaukee a cambio de Nowitzki y un Pat Garrity (número 19 del Draft) que era directamente traspasado desde Dallas a Phoenix en un intercambio de varios jugadores donde se encontraba otro viejo conocido: Steve Nash.  Veinte temporadas vistiendo la camiseta del equipo texano, con un anillo de campeón en su dedo y un título de MVP de las finales sobre sus hombros.

pierce_llego_a_boston_procedente_de_la_universidad_de_kansas.jpg

Pierce llegó a los Celtics procediente de la universidad de Kansas

Tras el alemán, cerrando el top 10 del Draft un alero de la universidad de Kansas iba a iniciar su idilio amoroso con los Celtics de Boston: Paul Pierce. The truth vistió la elástica verde durante quince años, convirtiéndose en parte de la historia verde: Campeón de la NBA en 2008 frente a los eternos rivales, MVP de las finales, 10 All Stars y 3 presencias en el mejor quinteto de la liga. Una carrera larga y exitosa defendiendo a los verdes con unos promedios de estrella: 21, 8 puntos, 5,6 rebotes y 1,3 asistencias en quince temporadas como Celtics.

rashard-lewis.jpg

Rashard Lewis Sonics 1998

Turno para la segunda ronda del Draft, jugadores de menor nombre buscando un hueco en los banquillos de los grandes equipos de la liga. Pero como todos los años, siempre hay sorpresas, y el Draft de 1998 no iba a ser menos. Llegado desde el instituto, en la trigésima segunda posición del Draft, los Seattle SuperSonics escogían a un desconocido Rashard Lewis. Dos temporadas con poca presencia (2,4 puntos por partido el primer año y 8,2 el segundo) y una repentina e increíble explosión en su tercer años. Lewis pasó de ser un jugador desconocido a todo un referente dentro del equipo de Washington. Un alapivot tirador con un protagonismo vital en los mejores años de Seattle Supersonics y Orlando Magic. Un segunda ronda que consiguió estar en el All Star por partida doble (2005 con Seattle SuperSonics y 2009 con Orlando Magic). De esa segunda ronda, hubo otro jugador con una historia no tan exitosa pero similar: Cuttino Mobley. Mobley era seleccionado en el puesto 41 por los Houston Rockets tras haber despuntado en la universidad de Rhode Island. Una primera temporada rindiendo a buen nivel desde el banco (9,9 puntos , 2,3 rebotes y 2,5 asistencias por partido), y una gran explosión en su tercer año: 19,5 puntos, 5 rebotes y 2,5 asistencias por partido. Cuttino se convirtió en un jugador clave en la rotación de Houston, ganándose la titularidad a base de trabajo y puntos. 12 temporadas en la NBA siendo un jugador vital para sus equipos (Houston Rockets, Los Ángeles Clippers, Sacramento Kings y Orlando Magic).

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
242
#Comentarios: 
598
Total lecturas: 
660,404

Comentarios

En este draft a parte de Olowakandi, hay que destacar la presencia de otro "robo" del draft, como Ralf Lafrenz, o el gran Brian Skinner y acabando la primera ronda Vlado Stepania, grandes todos ellos (de tamaño se entiende).
Y en la segunda ronda, otros crack de esto del basket com Andy Betts o Maceo Baston, acompañando al gran Jahidi White, que recuerdos.

Además de la brutal 1ª ronda (Larry Hughes, Bonzi Wells, Michael Dickerson, Matt Harpring, Ricky Davis u Al Harrington no tuvieron tampoco unas malas carreras NBA), podríamos completar un más que notable cuarteto de jugadores elegidos en 2ª ronda con Rafer "Skip To My Lou" Alston y Ruben Patterson, que estuvieron más de 10 temporadas en la liga, jugando casi 700 partidos por cabeza, rayando a buen nivel en equipos habitualmente de playoffs. Sin duda, uno de los grandes Drafts de la historia de la NBA, no muy lejos del nivel de los de 1984 (Olajuwon, Jordan, Barkley, Stockton, Perkins, Thorpe, Willis, Alvin Robertson,...), 1996 (Iverson, Kobe, Nash, Stojakovic, Ray Allen, Marbury, Antoine Walker, Jermaine O´Neal, Camby, Abdur-Rahim, Ilgauskas...) o el del 2003 (LeBron, Bosh, Carmelo Anthony, Wade, David West, Mo Williams, Hinrich, Josh Howard,...)