Solapas principales

El fenómeno Tanking

  • Hasta 8 equipos están perdiendo para subir puestos en el draft. Philadelphia Sixers, el éxito más reciente.

Últimamente en la NBA por fechas de marzo/abril observamos un movimiento que se ha puesto de moda en el aficionado, el tanking. Perder partidos para conseguir el mejor puesto posible en el draft es una tónica que va cogiendo más auge con el paso de los años, pero está temporada estamos viendo a 8 equipos que buscan descaradamente subir de posición en el draft mediante las derrotas. Si bien es cierto que el perder “adrede” para coger mejor posición en el draft ha existido siempre (que se lo digan a Popovich en la temporada 96-97), desde el fenómeno “The Process”de los Sixers varias franquicias han apostado por ello, esto ha hecho que el valor de los picks de draft suban tanto que se hayan conseguido estrellas por una ronda alta (Cousins o Butler por ejemplo) pero ¿es exitoso el tanking? Como toda opción para ser mejor en el futuro tiene sus riesgos.

Philadelphia Sixers, el éxito más reciente

tanking_philly.jpg

Los Sixers y su descarado tanking

Los Sixers son sin duda los que más han apostado con este movimiento. Sam Hinkie viendo el éxito que tuvieron los Thunder en sus elecciones de draft (Durant, Westbrook y Harden) decidió tirar el proyecto que tenía con Holiday como principal estrella y apostar por una reconstrucción lenta y descarada en vistas al draft. La clave, apostar por elecciones y rellenar lo que queda de plantilla por jugadores no drafteados, también conseguir un entrenador que sepa desarrollar bien a sus perlas y sea paciente con el proyecto. Aún así este proyecto carecía de otro apunte que los Colangelo si han sabido ver, y es la apuesta de veteranos. Traer este año a jugadores como Reddick, Amir Johnson o Trevor Booker ha ayudado a la madurez de la franquicia. Aparte de la explosión de Embiid, Simmons y Saric (falta ver como se desarrolla Fultz), también hay que comentar la aportación de los undrafted como Covington y McConell, el primero se ha convertido en un 3&D fiable y el segundo en una extensión de su entrenador Brett Brown en la pista. “The Process” funciona pero es de los pocos que con el tanking extremo ha funcionado.

Minnesota Timberwolves, hasta la llegada de una estrella no han ascendido

Otro caso es el de Minnesota, tras el traspaso de Love han contado en plantilla con tres números 1 de draft (si, Bennett llegó a jugar en los Wolves aunque nadie se acuerda), otros jugadores de lotería como Lavine y Dunn también estuvieron en Minnesota, donde además vimos la mejor versión de Ricky Rubio. Todo estos mimbres acompañado de Tom Thibodeau, un entrenador de sobra conocido por todos por ser un especialista defensivo. Con esto Minnesota tenía mimbres para luchar por entrar en PO pero ha sido hasta la llegada de una estrella consagrada como Jimmy Butler, más los veteranos Teague y Gibson donde los de Minneapolis han competido de verdad. Ahora con Butler lesionado se está viendo que los jóvenes jugadores de Wolves les falta crecer en un ámbito competitivo para madurar como jugadores. Sin el ex de Chicago los Wolves llevan un récord de 8-8, bajando de un cómodo tercer puesto a estar séptimo a victoria y media del noveno. Un proyecto que a pesar de las derrotas, depende de su consagrada estrella para mantenerse.

Varios equipos con años de tanking

suns_y_magic.jpg

Phoenix Suns y Orlando Magic equipos de tanking sin éxito

Si le hablas al aficionado común de la NBA sobre el tanking el primer equipo que le vendrá a la cabeza son los Philadelphia 76ers. Si bien es cierto que la franquicia de Pensilvania ha apostado por perder descaradamente para conseguir puestos altos en el draft, no es la única que ha seguido ese plan. Los Phoenix Suns, Orlando Magic y los Ángeles Lakers también entran en esta lista aunque con resultados diferentes. El equipo de Arizona lleva buscando formar un proyecto competitivo tras la salida de Steve Nash en 2012, y a pesar de que tuvo 2 temporadas en las que superaron las expectativas (13-14 y 14-15), la gerencia no ha remar por la dirección correcta, traspasando jugadores importantes y despidiendo a su entrenador, Jeff Hornacek, por ganar partidos .Orlando tras el traspaso de Howard no ha visto la luz, han acelerado el proyecto en varias ocasiones buscando entrar en Playoff pero se convirtió en fracaso. Caso similar es el de los Lakers, tras el fallido intento de conseguir el anillo con el “Big Four” los oro y púrpura han tenido una larga travesía en el desierto con contratos tóxicos y malas decisiones en la gerencia. Su único oasis era el draft donde han conseguido diamantes en bruto que se están puliendo poco a poco esta temporada.

Otros dos casos similares son los de Sacramento Kings y New York Knicks, dos proyectos con una gran estrella pero sin ninguna estabilidad a su alrededor. Los 2 equipos sin quererlo decidían perder en marzo viendo que no llegaban a competir en playoffs. Al final han preferido dar un paso atrás y comenzar de cero, lo que significa más años de derrotas y de tanque.

Equipos que han sabido reconstruir sin perder

También hay franquicias que han apostado por otro caso, reestructurar el equipo sin perder el ámbito competitivo, esto es gracias a la gran labor de los GMs en los despachos, consiguiendo entrenadores que sepan desarrollar el talento de su plantilla y moviéndose bien tanto en draft como en agencia libre. El primer ejemplo que se nos viene a la mente son los Boston Celtics, franquicia que tuvo que cambiar 100% su plantilla para volver a ser competitivos y en un lapso de 4 años volvieron a la lucha por el anillo, asentándose en postemporada 2 años antes, gracias a los movimientos de Ainge en el draft y a la llegada de Brad Stevens. Otro caso es el de Indiana Pacers, equipo que por cultura de franquicia no ha apostado por el tanking en la última década y este año a pesar de la marcha de Paul George han seguido ganando con un récord mejor que el del año pasado. La irrupción de Oladipo y Sabonis con un mayor rol en el equipo, las firmas de jugadores con gran talento y encaje pero no reconocidos en liga y la aportación de McMillan en banca, hacen que los Pacers tengan asegurados los playoffs en una temporada donde se esperaban cosas peores.

Ahora bien ¿Es exitosa la estrategia del tanking?

Como cualquier pregunta, no tiene una respuesta clara y en este caso está llena de matices. Para que pueda funcionar debes tener claro tu apuesta y no dar tumbos cuando hay opciones de conseguir una estrella. También confiar plenamente en el cuerpo técnico y mantener esa parcela a pesar de los malos resultados. Tener buen ojo tanto en draft, como agencia libre y jugadores no drafteados. Los jugadores ya no apuestan por el factor mercado como podía ser hace 10 años con las ciudades grandes como Nueva York o Los Ángeles. Ahora miran más por un proyecto competitivo, esto hace muy difícil que puedas atraer una estrella y se tenga que incidir más en el desarrollo de jugadores. Y como último apunte la llegada de veteranos que aporten experiencia al equipo y ayuden en el crecimiento de los jóvenes.

Soluciones contra el tanking

Para empezar aclarar que ni jugadores como cuerpo técnico quieren perder partidos, toda la decisión viene de los directivos. Con esto aclarado tenemos 8 equipos (no cuento a los Nets porque no tienen ronda) con dinámica perdedora solo para coger mejor posición en lotería. La NBA ya ha empezado a moverse y ha cambiado las probabilidades de elección de la lotería a partir de 2019, donde los tres peores equipos tendrá menos probabilidades de ser Nº1 pero a partir del cuarto suben los porcentaje comparado con los últimos años. Esto hace que no haya casos de derrotas descaradas como la de Sixers en la temporada 2015-2016 donde solo consiguieron 10 victorias pero a su vez bastantes equipos que se descuelguen en Playoffs en marzo, como podrían ser este año Charlotte o Detroit se dejen partidos ya que tendrían más posibilidades de conseguir el pick 1 al contrario de otros años. Por lo que es un arma de doble filo. Una apuesta que han comentado la comunidad NBA es que se hagan otros playoffs con los que no se han clasificado y la recompensa sea el pick nº1 del draft. Es una idea interesante, pero es muy probable que el que consiguiera ganar el torneo y por ende conseguir en nº1 sea el equipo que justo se quedo a un paso de entrar en postemporada, cosa que la NBA no quiere ya que habría mucha desigualdad en la competición (como pasa actualmente en el fútbol) y lo que siempre se ha buscado en la liga es que los 30 equipos si hacen bien las cosas tengan su momento, por eso el draft les da una oportunidad a los equipos que estén en horas bajas.

En definitiva, el draft es una oportunidad que da la NBA a los equipos con dinámica perdedora por lo que no pueden cambiar la lotería sin que den un premio al equipo con mal récord. El fenómeno “tanking” siempre ha existido, simplemente ahora varios equipos abogan por él algo que puede ser acierto o error depende de como se desarrolle. Y son esos equipos los que se castigan así mismos perdiendo ya que lo que más hace desarrollar a un jugador es crecer en un contexto ganador, cosa que no están haciendo

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 4 meses
#contenidos: 
61
#Comentarios: 
202
Total lecturas: 
172,178