Solapas principales

Españoles NBA, ¿qué se espera esta temporada?

  • Los Hernangómez y Garuba deben aprovechar el tirón del Eurobasket
  • Aldama buscará más minutos en Grizzlies
  • Ricky e Ibaka harán el papel de veterano

Sin tiempo de digerir el enorme éxito del Eurobasket, la pretemporada NBA ya está en marcha, el Media Day ya ha pasado y queda menos de un mes para que arranque la competición. El oro de Berlín ayudó a dejar un poco de lado la situación de los españoles en la NBA. Fuimos uno de los países de referencia en cuanto a la importancia de los extranjeros en la competición estadounidense, pero (y a pesar de nuestro desempeño internacional) la realidad no invita al optimismo. Tenemos un buen número de jugadores en la NBA, pero su relevancia en sus equipos, y por ende en la competición, es escasa.

Sin embargo, el inesperado oro berlinés puede hacer reflexionar a más de un entrenador sobre el rol que le tenía asignado a su pupilo ibérico. Los Hernangómez y Garuba demostraron de qué son capaces, pero deben trasladar esas virtudes al baloncesto NBA, en unos roles muy lejanos respecto a los que tuvieron bajo la batuta de Sergio Scariolo. Aun así, se ven brotes verdes y una tendencia alcista respecto a la importancia de nuestros representantes en la mejor liga de baloncesto del mundo.

RICKY RUBIO

La carrera de Ricky Rubio en la NBA ha dado muchos vaivenes, especialmente en los últimos años. Tras un buen año en Phoenix, la pandemia y la vuelta a Minnesota frenaron a un Ricky que no conseguía hacerse imprescindible para ningún entrenador. Con una reputación bajo mínimos, llegó a Cleveland a cambio de Taurean Prince, un jugador secundario, rol que parecía que el base catalán iba a adquirir en sus últimos años en Estados Unidos. Pero los distintos de la NBA son inescrutables y Ricky Rubio encontró en Ohio un lugar en el que sus características encajaron con las de un equipo al alza que necesitaba veteranía en una plantilla plagada de promesas.

La desafortunada lesión llegó en el peor momento (si es que alguna lesión llega en un buen momento) y Ricky comprobó cómo los Cavs, la sensación de la temporada, no pudieron aprovechar su gran inicio de temporada para culminarlo en los playoffs.

En un equipo aspirante a casi todo en el Este, tras la llegada de Donovan Mitchell, es posible que el papel de Ricky disminuya esta temporada. Con una vuelta programada para enero, tras una lesión que rondará el año de recuperación, los minutos del catalán descenderán, pero se le reserva un rol secundario, pero de minutos de importancia, como suplente de la gran pareja que deben formar Darius Garland y Donovan Mitchell. Además, existían dudas de la continuidad de Ricky en la NBA a largo plazo, pero ha firmado un contrato de tres años de duración. Hay Ricky para rato.

WILLY HERNANGÓMEZ

El MVP del Eurobasket puede ser el jugador cuyo rol sea más susceptible de cambio después del torneo internacional. Con una carrera caracterizada por su irregularidad, Willy ha alternado partidos muy productivos en escaso minutaje con semanas en las que ni ha saltado a la pista. Además, su exiguo contrato (5 millones en los siguientes dos años) no obliga a apostar por él. Todo ello sumado al aciago concepto defensivo que se tiene de él ha hecho que su carrera NBA no se haya correspondido al nivel de su talento.

Pero esta temporada puede ser la del definitivo despegue del madrileño. Willie Green, su entrenador, puede ver que su capacidad anotadora y presencia en la pintura es notable. Su principal dificultad es que comparte equipo con una de sus víctimas en el Eurobasket: Jonas Valanciunas. El lituano es un bastión defensivo, que puede mezclar bien con Zion Williamson gracias a su mejorado tiro exterior, algo que Willy no ofrece, por no hablar de que la evolución del propio Zion en la NBA tenderá a ocupar el puesto de pívot. Veremos si Willy logra, de una vez, ganarse la confianza de sus técnicos.

JUANCHO HERNANGÓMEZ

Al mejor jugador de la final del Eurobasket le costó un mundo encontrar equipo en este verano. Cortado por los Jazz (tenía un contrato parcialmente garantizado) y tras dos años de escaso protagonismo en los múltiples equipos por los que pasó, parecía que la carrera de Juancho podía incluso cruzar el charco, de vuelta hacia el Viejo Continente. Pero los Raptors le dieron una oportunidad, por solo un año, donde Juancho deberá demostrar que pertenece a la mejor liga del mundo.

El problema de Juancho no son sus cualidades. Tiene físico, buena mano y en defensa es capaz de intercambiar asignaciones, algo que se exige en la NBA actual. Su problema es que ese molde es el más repetido en la liga y, en su caso particular, en los Raptors. Juancho comparte equipo con varios jugadores con un perfil muy similar al suyo, como Pascal Siakam, OG Anunoby, Chris Boucher, Thaddeus Young, Otto Porter, Josh Jackson, Dalano Banton y Scottie Barnes, la gran apuesta de la franquicia. Aunque es un tipo de jugador muy del gusto del coach Nick Nurse, las oportunidades que rascar bola van a ser muy escasas. Todo dependerá del rendimiento de Juancho en esos minutos, ahí deberá demostrar su carácter peleón y tener acierto desde la larga distancia.

USMAN GARUBA

Tras una prometedora y juvenil etapa en el Real Madrid, Garuba embarcaba en los Houston Rockets, un equipo que parecía perfecto para él, pero tras una 23.ª elección del draft que fue un poco decepcionante para él. Sus características se ajustan mucho a lo que la NBA demanda hoy en día, pero no llegó a encontrar un hueco en la plantilla, en parte provocado por una serie de lesiones de las que no terminó de recuperarse totalmente. Solo jugó 24 partidos y jugó una media de 10 minutos. Muy poco para lo que se podía esperar.

Su buen Eurobasket puede ser positivo para su participación en el equipo. Garuba demostró lo que ya intuíamos, es un gran reboteador, se mueve bien sin balón y es capaz de intercambiar posiciones en defensa. Sin embargo, aún debe pulir una serie de carencias, especialmente en ataque. Aún no es fiable en el lanzamiento exterior, le cuesta continuar jugadas sin balón y no tiene un gran toque cerca del aro para resolver jugadas. También debería mejorar como pasador. Además, sus 2,03 se quedan un poco escasos para asumir el rol de protector del aro, tan demandado en la NBA actual, con lo que la posición de 4 sigue siendo la adecuada para él.

Por otro lado, la competencia que tendrá el de Azuqueca de Henares será feroz. La gran apuesta de los Rockets en el último draft, Jabari Smith, comparte posición con él. Sin presión por obtener resultados, Smith contará con una gran cantidad de minutos. Si Garuba consigue demostrar que es un protector de aro fiable, podrá rascar minutos de 5, donde Alperen Sengun será el titular, pero tras él no hay un suplente de garantías.

SANTI ALDAMA

Aldama decidió no acudir al Eurobasket para poder centrarse en mejorar ciertos aspectos de su juego que le permitieran tener más minutos esta temporada en los Grizzlies. A toro pasado, parece que esta decisión no le ha venido muy bien, pero a nivel individual no sabemos si el rol de Aldama bajo las órdenes de Scariolo no habría pasado de ser marginal.

La temporada pasada de Aldama, tras una sorpresiva elección en primera ronda (puesto 30) no pasó de ser residual en un equipo con una rotación muy consolidada. Ese será su principal problema de cara a este curso. Los Grizzlies van muy bien armados por dentro, aunque sus principales armas vengan desde el perímetro, como lo son Ja Morant y Desmond Bane. Aldama tendrá la competencia de Steven Adams, Jaren Jackson Jr., Xavier Tillman, Brandon Clarke o una de las sensaciones de las ligas de verano por su físico, Kenny Lofton. A pesar de todos estos nombres, ha tenido la “suerte” de que la principal baza interior de los de Tennessee, Jaren Jackson, estará lesionado durante gran parte de la temporada. Ahí debe aprovechar Aldama los minutos de más que seguro dispondrá para poder mantenerse en la rotación una vez vuelva Jackson.

SERGE IBAKA

La exitosa carrera de Ibaka en Oklahoma y Toronto se truncó en los Clippers. Bastión defensivo de un equipo campeón, el de Brazzaville salió de los Raptors para volver a intentar el asalto al anillo en los Clippers. Pero las lesiones han lastrado en las dos últimas temporadas a un jugador que basaba parte de su juego en su exuberante físico.

Titular durante toda su carrera, Ibaka no pasó el curso pasado de los 18 minutos por partido en Clippers y Bucks. Además, en playoffs estuvo completamente fuera de la rotación (3,7 minutos en 6 partidos), lo que no le había sucedido antes. Recordemos que Ibaka no es tan mayor (33 años) y hace dos veranos fue objeto de deseo de muchos equipos en la agencia libre.

Desconocemos el papel que puede tener Ibaka en los años que le queden en la NBA. Inesperadamente, renovó por un año y el mínimo de veterano por los Bucks, que siguen teniendo los mismos nombres en su superpoblado juego interior: Giannis, Thanassis, Jordan Nwora, Brook López, Bobby Portis y Sandro Mamukelashvili. Mucha competencia, pero si Ibaka puede mantener un buen tono físico es todavía un jugador capaz de dar muchos minutos de calidad. De su rendimiento dependerá que en playoffs pueda ser parte de una acortada rotación en uno de los favoritos al anillo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 años 6 meses
#contenidos: 
281
#Comentarios: 
698
Total lecturas: 
946,133