Solapas principales

Grandes equipos sin anillo: los Indiana Pacers de Paul George

  • Sus enfrentamientos contra los Miami Heat del Big Three han pasado a la historia
  • Durante dos temporadas estuvieron cerca de llegar a lo más alto

En una nueva edición de grandes equipos que se quedaron sin el anillo de campeones, traemos una de las franquicias que más recordaremos en los Playoffs de esta última década: los Pacers liderados por Paul George. En Indiana se vivieron grandes años de baloncesto, aunque se quedaron a las puertas de llegar a lo más alto. Sus verdugos fueron los Miami Heat del Big Three: Lebron, Wade, Bosh y compañía acabaron con sus sueños en tres temporadas consecutivas (2012, 2013 y 2014).

PLAYOFFS 2012: EL PRIMER ASALTO

La temporada 2011/12 estuvo claramente marcada por el Lockout. Danny Granger (18’7 puntos y 5 rebotes), en su último gran año antes que su carrera se fuera al traste por las lesiones, era el líder indiscutible de los de Indiana. Secundado por otros jugadores como David West, Roy Hibbert, Darren Collison, George Hill, Leandro Barbosa o un joven Paul George que disputaba su segunda temporada en la NBA, los Pacers fueron capaces de acabar la fase regular en tercera posición de la Conferencia Este (42-24), solo por detrás de los Bulls y los Heat.

Pacers 2011-12.jpg

Quinteto Indiana Pacers 2011-12, NBA.com

En Playoffs, los Pacers acabaron fácilmente con los Orlando Magic en Primera Ronda (4-1), pero Miami Heat ya fue demasiado para ellos en la siguiente. Y eso que los Pacers llegaron a liderar las series 1-2, recuperando el factor cancha. Pero fue entonces, una vez más, cuando apareció la mejor versión de Lebron James para que Miami venciera en los tres últimos. Una temporada más que notable para unos Pacers, que caían en Semifinales de Conferencia (4-2) con la cabeza bien alta. Aunque no lo sabíamos, solo era el inicio de unas series para a historia entre los de Indiana y el equipo de Florida.  

2012/13: LA EXPLOSIÓN DE PAUL GEORGE

Aquella temporada (2012/13), Paul George empezó a demostrar que tenía madera de superestrella. No solo por talento, sino también por carácter y liderazgo -algo que no es fácil encontrar en un jugador-. Porque con tan solo 23 años fue capaz de ponerse el equipo a su espalda y, por bien poco, que no llegaron a tocar la gloria. George pasó de promediar 12’1 puntos, 5’6 rebotes y 2’4 asistencias en la 2011/12 a 17’4 puntos, 7’6 rebotes y 4’1 asistencias una temporada después. Unos números que le valieron para ser All-Star por primera vez en su carrera y para llevarse el Jugador Más Mejorado de la NBA. Una lástima que su explosión coincidiera con la lesión de Danny Granger, que suponía el final de su carrera -aunque volvería a jugar, pero lejos de su mejor nivel- para el que había sido el jugador franquicia durante varios años.

Paul George's Top 10 Plays of 2013

Por segundo curso consecutivo acabaron la Temporada Regular terceros en el Este (49-32), por detrás de los mencionados Heat, que solo perdieron 16 partidos y unos Knicks que se fueron hasta las 54 victorias. Daba la sensación de que los Pacers llegaban a los Playoffs como un equipo mucho más hecho, y así lo demostraron. Vencieron a Atlanta Hawks en Primera Ronda (4-2) e hicieron lo mismo con los New York Knicks de Carmelo Anthony en Semifinales de Conferencia (4-2). Pero los Pacers volvieron a tropezarse con la misma piedra: los Miami Heat. Aunque, esta vez, la historia fue distinta.

La temporada anterior nadie habría dado nada para los de Indiana, pero estos Pacers tenían un carácter que podía con cualquiera y, encima, ya habían vencido a los Heat en 2 de los 3 enfrentamientos de la fase regular. Eran un equipo temible en defensa: Roy Hibbert era un literalmente un muro, Lance Stephenson fue una auténtica pesadilla para Lebron James -todos recordamos perfectamente sus duelos- y el sistema defensivo de Frank Vogel funcionaba a las mil maravillas.

NBA Playoffs Minimovie - Week #6 - Eastern Conference

La sed de venganza que tenían los Pacers le convertían en un equipo aún más ambicioso. Estuvieron contra las cuerdas cuando los Heat se adelantaron 3-2 en la serie, pero en Indiana siguieron luchando y, en el sexto partido, fueron capaces de imponerse dejando a Miami en solo 77 puntos. Pero en el séptimo y último partido de las Finales de Conferencia los Heat no dieron ninguna opción (76-99).

Una derrota muy dolorosa para los Pacers, que dejaría una herida cuya cicatriz es de esas que dura toda una vida. La decepción era evidente, ya que los de Indiana se habían quedado a un paso de la gran final. Pero lo cierto es que los Pacers podían estar orgullosos de lo que habían hecho -no era fácil hacer sudar tanto a un equipo que parecía casi invencible como esos Miami Heat-. Fue una de las mejores series de la última década y hasta me atrevería a decir de la historia.

LA ÚLTIMA BALA PERDIDA Y LA LESIÓN DE PAUL GOERGE

Las Finales de la Conferencia Este se repetían un año después, donde Miami volvía a cruzarse en su camino. Unas series que fueron toda una montaña rusa para el equipo de Paul George.

Los Pacers acabaron la Temporada Regular en primera posición (56-26), pero daba la sensación de que, a los de Indiana, se les había acabado la gasolina en los Playoffs. Sufrieron para vencer a Atlanta Hawks en Primera Ronda (4-3) y acabaron con los Washington Wizards en Semifinales de Conferencia (4-2). Pero en Indianápolis estaban obsesionados con los Heat, todo el mundo soñaba en acabar con ellos. 

La victoria de los Pacers en el primer partido de las Finales hacía pensar que, esta vez, las cosas podían ser distintas. Fue un gran brote de esperanza para los de Indiana, aunque se esfumó enseguida. Los Heat ganaron los tres siguientes y la serie se decantó, finalmente, a favor de los de Florida (4-2). Los Pacers tuvieron una última bala en sus manos, pero fueron incapaces de disparar.

pacers_george.jpg

Paul George contra Miami Heat, Zimbio.com

Un verano para olvidar en Indiana. La tercera derrota consecutiva contra Miami había hecho que la herida ya fuera demasiado grande, irreparable. Y como si eso fuera poco, Paul George sufrió una lesión escalofriante mientras se preparaba para el Mundial con su selección. La estrella del equipo se fracturó la tibia y el peroné, lo que lo tendría prácticamente un año en el dique seco. 

Dos puñetazos seguidos que derrumbaron al equipo en el suelo, que ya no volvería a levantarse. A partir de aquí, todo fue a peor: Lance Stephenson decidió abandonar el barco rumbo a los Hornets, Roy Hibbert no volvió a ser nunca el mismo y David West era un buen jugador…aunque ya tenía una edad. Larry Bird lo intentó des de los despachos, pero Paul George se quedó demasiado solo en el equipo. Fue el final de unos Pacers para el recuerdo.   

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 5 meses
#contenidos: 
41
#Comentarios: 
63
Total lecturas: 
67,274

Comentarios