Solapas principales

Kobe Bryant critica el modelo ‘Lebron’ o ‘Durant’ para conseguir anillos

  • No echa de menos jugar, siente que es más dueño de su vida.

Kobe Bryant (1.98/1978 Filadelfia) ha conseguido algo sin precedente en la NBA. No hablamos de máximas anotaciones (81 puntos en su momento) u otro tipo de heroicas gestas en una pista de baloncesto. A Kobe le retiraron dos números (nº8 y nº24) en los Lakers. Paréntesis, ya tardan en los Bulls en hacer lo propio con Jordan y su nº45 por mucho que ‘Air’ diera sus últimos coletazos en Washington.

Es siempre curioso ver cómo se expresan las estrellas que tanto admiramos del cine, arte o deporte en nuestra propia lengua. Kobe, además del español,  Aunque hablo inglés, personalmente es como que me acerca más a esas personas. 'The Black Mamba' también habla el italiano, pues su padre, Joe 'Jellybean' Bryant, fue profesional varios años en aquella potente LEGA de los 80. El caso es que Mundo NBA entrevistó al astro y se expresa en un decente español indicando, inicialmente, que lo aprendió viendo telenovelas como “La madrastra” o “Sábado gigante” con su mujer Vanessa. Y es que hasta en eso Kobe destaca por su especial perfeccionismo. Cuando le da por algo, en este caso las lenguas, lo da todo hasta que consigue su objetivo. Bien estaría que el bueno de Brad Oleson tomara nota tras doce años en España y dar aún ruedas de prensa y entrevistas en inglés. Y no tiene excusa ser de Alaska.

Me viene a la mente mientras escribo estas líneas que hace ya más de dos décadas Rolando Blackman  concedió una entrevista a Jordi Robirosa (TV3) y una de las respuestas acabó siendo en español. Pero lo del entonces escolta de los Knicks era diferente, era heredado por sus padres y abuelos panameños.

También recuerdo que en una ocasión, Hernán Olaguibe, buen amigo y ex canterano del Divinas Joventut de Badalona, me comentaba que había tenido una conversación con Marcelinho Huertas cuando el brasileño jugaba en los Lakers. El playmaker estaba en el avión aunque aún no había despegado. Evidentemente estaba rodeado de todos sus compañeros. Unos aislados con cascos, otros intentando dormir y una minoría charlando. ‘Marce’ y Hernán iniciaron la conversación hablando de cosas ajenas al baloncesto pero claro, en aquel momento los Lakers estaban en un mal momento y entre la lejanía y el bajón de la ocasión, Huertas se relajó y empezó a analizar el mal juego de su equipo y alguno de sus compañeros. Tras unos minutos, notó una mirada fija, punzante. Era Kobe que le hacía un gesto cargado de significado: “man, te estoy entendiendo. Afloja”. Entiendo que Huertas se quedó blanco y cambió al instante de tema no sin que Hernán, al otro lado del teléfono, percibiera el extraño del momento por el requerido acto reflejo de aquel que ejecuta una notable metedura de pata. 

Dice que no extraña la NBA “20 años fueron un sueño para mí, ahora quiero hacer una cosa nueva. Quiero hacer algo más. Cuando juego ahora es sólo con mis hijas. Después de 20 años mi cuerpo no lo echa de menos”. Sobre su día a día indica que “me despierto, hago el desayuno para mis hijas, las llevo en el carro a la escuela y luego vengo aquí a mi oficina y trabajo”. Siente que es más dueño de su vida porque cuando jugaba sufría unos calendarios absorbentes comprometido siempre “en Navidades pero ahora no, ahora tengo el control” y añade que así “está en paz”.

Y el modelo que ha creado y que difunde con charlas se basa en lo que ya ha licenciado como el ‘Mamba Mentality’. Cuando jugaba “soñaba con ganar campeonatos, cuando despertaba trabajaba”. Simple, difícil, efectivo ¿no creen? De todo lo que ha conseguido lo que más destaca es toda su carrera jugando “en los Lakers” y puyita, como hizo en su momento Larry Bird ante movimientos de estrellas por forzar e irte al mejor equipo que pueda suministrarte un campeonato como hiciera Lebron o el más reciente caso de Durant. “No puede ser que le des la espalda a tu equipo cuando hay momentos difíciles”.

¿Se hubieran imaginado a Billy Laimbeer jugando en los Lakers, el propio Bird en los Chicago, Michael Jordan en los San Antonio o... antes, al Doctor J en los Celtics para hacerse con un campeonato? Tal vez, con Kobe Bryant no sólo se ha ido uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, también marcha la última old school star de la NBA, con la excepción del aún en activo astro germano Dirk Nowitzki.

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
21 años 7 meses
#Contenidos: 
2,051
#Comentarios: 
6,093
Total lecturas: 
11,713,263

Comentarios

Perdón, he creído leer que con Kobe Bryant se marcha "la última Old School star de la NBA".
¿Qué se supone que es entonces Dirk Nowitzki? Si es en relación a la fidelidad y amor a un equipo, durante toda su carrera, no se me ocurre mejor ejemplo que Dirk. De hecho diría que tiene mucho más mérito que Kobe, pues los Lakers resultaron siempre tremendamente atractivos para las estrellas de la NBA, y por tanto era más sencillo reforzar su equipo de cara a conseguir anillos. Todo lo contrario que lo que siempre sucedió en Dallas, donde los fichajes eran siempre de un rango "medio" dentro de la constelación de estrellas de la liga.

Kobe estuvo a punto de largarse de los Lakers en 2007, eso también hay que recordarlo. Sólo se quedó en LA, tenía derecho de veto, porque no aceptaba que Deng fuera incluido en el mismo traspaso.

Muchos de esos movimientos que anotas son al final de sus carreras y me parecen más entendibles, Karl Malone también fue otro ejemplo. Lo que creo que no ayuda a la competición NBA es que jugadores como Lebron den saltos al poco, a proyectos que únicamente tengan enormes opciones de anillo. Pero es una opinión personal.

Por cierto, diría que Kareem salió de Milwakee por su 'falta de feeling' con Oscar Robertson, además se marchó en el 75 y hasta el 80 no consiguió ningún anillo con los Lakers por lo que su gesto no fue formar parte de un equipo que le diera un anillo a muy corto plazo.

Los casos de Payton y Malone, los de Ewing o Drexler, o el caso reciente de Wade, fueron al final de sus carreras buscando un anillo, pero hay otros casos, como el de Jabbar, que sale de los Bucks siendo MVP, y va a un equipo en transición post Chamberlain, otro que llega a Lakers para ganar, después de aburrirse de perder contra Celtics.
Jabbar llega con West en la plantilla, tambien Goodrich, como máximo anotador del equipo, no era un equipo campeón, pero con él podían aspirar a serlo. No es el mismo caso el de Shaq cuando llegó a Lakers, que estaban atravesando el desierto post Magic.
La diferencia de estos movimientos, es que estaban motivados por ganar, pero solo exclusivamente por ganar, los de ahora se motivan por ir a una franquicia ganadora, y además un mejor mercado para la marca de los jugadores. A día de hoy en la NBA los grandes cracks buscan dinero de sus clubes pero sobre todo dinero por derechos de imagen, y no es lo mismo la marca Thunder y el mercado de Oklahoma que la marca Warriors y el mercado de California / San Francisco; como tampoco es lo mismo Cleveland / Ohio que Miami o California / Los Angeles.

Jabbar se fue de Milwaukee mas temas personales que deportivos. En aquel tiempo de mucha tensión política el hecho de convertirse al Islam, de ser casi un pro "black panther", etc, le llevó a no estar a gusto en una sociedad conservadora blanca como la de Wiscosin.
Y pidió traspaso siempre que fuese bien a Los Angeles o bien a Nueva York, de donde era originario.
Tocaron los Lakers pero ni equipo campeón ni competitivo, de hecho en la temporada previa - 74-75 - a la llegada de Kareem su marca fue de 30-52 siendo uno de los equipos mas flojos de la temporada.
Si no me equivoco ya no estaba Jerry West - retirado la temporada 73/74 - y el único jugador de nivel era el citado Gail Goodrich rodeado de muchos segundones que además ya empezaba a decaer como anotador.
Incluso la siguiente temporada - 75/76 - con Jabbar de líder el panorama no mejoró mucho para los angelinos porque el traspaso dejó al equipo bastante desmantelado aunque un Jabbar en su mejor momento físico ayudó a maquillar la temporada.
Pero siguieron fuera de playoff - aunque con un aceptable 40/42 - al estar en una Pacific Divison muy competitiva, creo que fueron el 12º o 13º equipo de la temporada sobre 18 equipos...

Así que no se fue a los Lakers a ganar - como tampoco los Knicks eran una opción ganadora en aquel tiempo - sino que su caso es diferente a los que estamos comentando.

En mi opinión, la critica de Kobe viene por los movimientos de Durant y Lebron, los mejores jugadores de la liga, y como en anteriores épocas eran otros jugadores los que se hubieran movido a sus equipos, y ahora son ellos los que se mueven en busca de anillos, notoriedad y por lo tanto, mercado para su propia marca.
No, en sus Lakers jugaba un trotamundos como Horace Grant, que ya había ganado algún que otro anillo, y sumó alguno más, también Robert Horry, otro que ya sabía lo que era ponerse anillos, dos jugadores de equipo, pero más que comparsas.
En el alero también estaba un tal Rick Fox, que había pasado por Boston sin pena ni gloria, y un trotamundos como Brian Shaw, curtido en mil batallas en no se cuantos equipos.
Y para acabar un tal Ron Harper, "albañilería y fontanería a su servicio", eso, un excepcional jugador de rol, lo que hoy día sería imposible ver en ningún equipo, porque un base si no anota no es nadie.
No hablamos de una cuadrilla de mataos como dices tú, pero ninguno de ellos salvo Shaquille O'Neal estaba en el mejor momento de su carrera, y tampoco eran jugadores de primera línea.
El quinteto titular de esos Lakers era: Harper, Bryant, Rick Fox, Grant y Shaq, y la rotación normal era Fisher, Shaw, George, Horry, y lo poco que no jugaba Shaq se lo repartían entre Madsen, Foster y el propio Horace Grant.
No es que fueran mancos, pero Bryant se encontró a Shaq en el equipo, cuando él no era más que una promesa, y luego un buen plantel de jugadores de equipo atraidos por los focos púrpura y oro unos y por el maestro Zen otros.

El problema de esa old school es que los mercados mediáticos son demasiado influyentes ahora para determinadas estrellas.
A día de hoy, no solo importa ganar el anillo, sino donde lo ganas.
A parte, casos como los de Oklahoma o Minesotta recientemente son inusuales, las estrellas no van a equipos pequeños, suele y solía ser al reves.
El modelo Lebron, que parece que se ha descubierto américa ahora, se ha dado siempre, desde Chamberlain y Jabbar a Parish, Dennis Johnson, Bill Walton; o Rodman, Barkley, Drexler, Terry Porter, Ray Allen, Kevin Garnett, Gary Payton.
Muchas grandes estrellas no cayeron en la noche del draft en el equipo que les podía dar un anillo y la mayoría de las que hablamos lo ha intentado con su primer equipo, lo hizo Barkley, Durant, Ewing, Payton, Malone, Drexler, Chamberlain o Jabbar, la mayoría de ellos jugando finales y perdiéndolas.

Dennis Johnson ya había sido campeón en Seattle, además no era un jugador que por "caché" pudiera permitirse esos lujos. Llegó a Boston por interés de los Celtics y vía trade.
Bill Walton - también campeón antes de Boston - fue un poco un refuerzo tipo "Spurs" - veterano barato en las últimas - experimental por parte de los Celtics y última bala por parte del "hippie". No tanto una maniobra desesperada paa buscar el anillo.

En cambio Barkley - sin suerte - y Drexler - con suerte, aunque en su descargo hay que anotar que era un Houstoniano de pro - si que se movieron como Karl Malone, Allen o Garnett en busca del anillo.

Pero importante recordar que por dinámicas de la NBA antes los jugadores tenían menos margen de maniobra en el tema de traspasos, teniendo la sartén por el mango los equipos.
Por ejemplo pienso en el caso de Moses Malone que pilló anillo en los Sixers después de mucho tiempo intentándolo en los Rockets. Ese trade no lo pidió Malone, la necesidad económica por parte de Houston y la sensación de los Sixers de que un pivot sólido - en lugar de un irregular Dawkins - sería la guinda de la plantilla llevó a Moses a Philly.
Sin barbacoas de por medio, no hay noticias de meriendas entre Dr. J y Malone para forzar el trade.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar