Solapas principales

Kobe, el villano que todos querríamos ser

  • Kobe Bryant fue una inspiración para muchos, y una piedra en el zapato para otros muchos.

Es complicado valorar lo hecho por Kobe Bryant, aún hoy su retirada queda demasiado cerca. Una generación entera, la mía, crecimos admirando al único jugador que ha soportado con decencia la comparativa con His Airness. No es moco de pavo.

Hablar de Kobe es hacerlo de un jugador especial, no por su descomunal talento (como es habitual), sino por su desmesurada capacidad para explotarlo y exprimirlo hasta la última gota. A través de su trabajo, lejos de los focos y allí donde nadie podía valorar su lucha, Kobe trasladó un amor por nuestro deporte como pocos se han visto nunca. Un amor que, sin embargo, no todos supieron apreciar.

Su carácter extremadamente competitivo, sus problemas lejos del parquet y su dura e impertérrita personalidad hicieron el resto. Con Kobe no existían medias tintas, o lo amabas o lo aborrecías.

Esa capacidad de producir un efecto dual, convirtió a Bryant en un auténtico villano. Provocó en el escolta la creación de un personaje incomprendido, y que únicamente era capaz de romper su cascarón con un balón en la mano. Un villano a quien ahora, a la postre, todos empezamos a apreciar; un villano al que todos reconocemos querernos parecer.

Sus detractores no tardarán en negarme la mayor, en apuntar cada día a su desmesurado ego, a su falta de compañerismo en ocasiones, todo aquello que su último contrato parecía dispuesto a revalidar. Su gira, durante toda la pasada temporada, despidiéndose en cada campo que visitaba, era la enésima manera de demostrarnos su poder. De hacernos entender que él había sido capaz de ser vuestro villano favorito. ¡Maldito engreído!

Pero sus simpatizantes no tardarán en apuntar a sus numerosos logros, a su capacidad de ganar aún no teniendo un buen equipo y a su evidente superioridad en el juego. El de Philadelphia había cuidado cada movimiento de su juego, perfeccionando hasta el más mínimo detalle, para conseguir brillar con luz propia cada noche. ¡Bendito genio!

Con Kobe no hay dudas; solo cabe odiarlo o amarlo.

Quien os escribe es un ferviente e incondicional adepto de la figura del “24” Laker, me quedé prendado de aquel “8” exuberante y terminé de enamorarme de aquel obseso del trabajo cuando llevaba el “24” en la espalda. Llegué demasiado tarde a mi pasión por la pelota naranja como para disfrutar del reinado de Jordan, pero habiendo visto lo suficiente como para considerarlo el mejor jugador de la historia de este deporte; lo suficiente como para, años después, establecer la famosa comparación entre Jordan y Kobe.

Nadie, ha sido capaz de acercarse con tanta fidelidad a la maestría de Michael Jordan. Su obsesión era calcarle, aprender de él, el resultado cada uno debe valorarlo bajo su prisma. Yo no creo que alcanzase a MJ23, pero sí creo que fue capaz de acercarse tanto a su figura como para soportar su comparación; algo que de lo que no creo capaz a nadie más.

Un día para recordar

Pero si pretendemos recordar a Kobe, merece la pena rememorar la última gesta de uno de los mayores villanos de nuestro deporte. Su enésima demostración de estar en otra dimensión.

El pasado 14 de abril de 2016 será recordado como el día que Kobe Bean Bryant se retiró del baloncesto profesional, tras 20 años al más alto nivel, y anotando 60 puntos. Su última temporada, además de estar cargada de emotividad, estuvo marcada por ser una de las peores a nivel individual de la estrella angelina. Las lesiones, especialmente aquella rotura del Aquiles en 2013, habían lastrado el físico del escolta de Philadelphia.

Kobe, obstinado como pocos en la historia del baloncesto, trató de evolucionar una vez más, de transformar su juego una última vez. Sin embargo, el cuerpo ya no le respondía.

Pero siempre había reservado fuerzas para un último baile, para una última noche de trance emocional con el amor de su vida: el baloncesto. Ese fue su regalo para todos, ese fue su último coletazo para demostrar que seguía siendo la Mamba Negra: 60 puntos,  22/50 en tiros de campo, 4 rebotes, 4 asistencias y 1 tapón.

Una noche para la historia, "El final perfecto hubiese sido un campeonato", decía Bryant con una sonrisa. "Pero hoy intenté salir, trabajar duro y dar tanto espectáculo como pude. Se siente bien poder hacerlo una última vez".

Sus compañeros, su técnico e incluso el equipo rival, Utah Jazz, aplaudieron la última gesta del genio. Kobe sonreía, pícaro una última vez:

"Toda mi carrera queriendo que pase el balón y esta noche no querían que lo soltase"

¿Héroe o villano?

La Mamba Negra se fue, y con él se marchó un jugador que siempre será ejemplo de esfuerzo y sacrificio. Con Kobe no existían grises, solo amor u odio. Pero, al final, ¿qué distingue al héroe del villano más allá del bando?

Kobe fue mi héroe, mi inspiración en la infancia y uno de mis mayores ejemplos de superación y trabajo. Pero tras su retirada, ha pasado al siguiente nivel.

Como bien dijo él una vez: “Los héroes van y vienen, pero las leyendas son para siempre.”

Héroe o villano, eso ya quedó atrás…

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 3 meses
#contenidos: 
311
#Comentarios: 
2,774
Total lecturas: 
1,423,254

Comentarios

Mis datos son estadisticas oficiales y lo puede consultar todo el mundo, y eres tu el que empezaste a compararlo con otros jugadores,con los que te convenia claro. Pero independientemente de los numeros, tu tienes un concepto de Kobe mas superior al mio. Considero que esta en la superelite historica pero a partir del puesto 10 al 14, nada mas, eso si demasiado chupon...pero como otros.

Ya que dices informacion vs realidad...pues vamos a ver...estas comparando a Kobe con iverson, McCrady, gilber " pistolas" arenas???, pierce, carmelo y allen...por supuesto todos con peor porcentaje...pero no son la megaelite historica, sin contar los jugadores interiores te digo...
george gervin...51,3%9
oscar robertson...48,5%
julius erving.....50,9%
lebron james....53,9%
larry bird.....50,9%
Magic jhonson....53,3%
michael jordan....50,9%
KOBE.......47,9%
Es decir que con los mas grandes " ya no es tan ganador",:Es mas se queda el ultimo, que kobe fue un jugador historico, te lo compro, pero en mi opinion no estaria ni de lejos en un top-5...quizas siendo generoso en un puesto 9-10-11-12 solo es mi opinion esto ultimo.
Informacion vs realidad

Si ponemos el % de tiros en contexto con respecto a las medias de la liga temporada por temporada las cosas cambian. Yo no he dado por válido tus argumentos, sólo los he puntualizado. Atender al % de tiro para definir la calidad de un jugador es un error de bulto. Si en la misma temporada dos jugadores con el mísmo índice de uso y rangos de lanzamiento similares tienen % muy diferentes, OK.
Ejemplo (y vuelvo como la mula al trigo, pero en fin...). Jordan lanzó en su carrera 1778 triples. Kobe anotó 1827. Su % era el mismo. Los tiempos eran diferentes. Si le echas un vistazoa los triples que se anotan esta temporada, verás que los pívots (muchos) han empezado a anotarlos, ¿quiere decir esto que este verano han entrenado todos a conciencia esta característica de juego? Pues supongo que no, pero el caso es que la liga al completo sigue corrientes de juego. Todos los equipos lanzan y anotan más, lo que llama la atención es como los % no sólo no se resienten, sino que van en aumento, de nuevo se debe esto al tipo de defensas/ataques que se implanta de manera general en la liga. ¿Ya no hay diferencias entre equipos? Si, las sigue habiendo, pero el clima ha cambiado para todos de similar manera.
En los 80 los % eran más altos, pese a que las leyendas de esa época se esfuercen en insistir en que las defensas eran más duras. Reggie Miller superó el 50% en tiros de campo entre 1989 y 1992. DRexler promedia un 49% entre el 83 y el 88. Entre el 92 y el 98 un 43,8%. ¿Era más viejo? Vale como argumento si a todos no les pasase lo mismo. Jordan hasta el 93 51,6% y después (tres anillos, casi nada) 47,7 si quitamos los años de Washington (46,3% con ellos). Por cierto, en sus 4 primeras temporadas, Jordan anota 0,1 triples por encuentro.
No puedo volcar aquí todos esos datos en bruto su comerme un "didn´t read lol" bien merecido. Sólo he querido decir que el argumento era inválido, y que en la comparación con los mejores jugadores que ocuparon la posición de escolta en el núcleo temporal de la carrera de Kobe, este suele salir ganando también en % de TC.

Kobe basicamente era un chupon elevado a la maxima potencia, no dudo que fue un grandisimo jugador, una leyenda pero sus porcentajes son de lo peor.....bueno en tiro libres 83,7% pero en triples un 32,9% y tiros de dos un 41%....se tiraba todo, pero repito esta entre las megaestrellas de toda la historia....casi iguala al aeroplano de concha espina....L.S. jr..........salto acreditado en carrera de 1 m, no olvidarse.

Tu % de TC es incorrecto. 44,7 (47,9% de 2) y si descartamos sus 3 temporadas post lesiones 45,4% (48,3% de 2).
Iverson 42,5%.
McGrady 43,5%.
Vince Carter 43,8%.
Gilbert Arenas 42,1%.
Paul Pierce 44,5%.
Carmelo y Ray Allen 45,2%.
...información Vs realidad.

Hasta cierto punto puedo entender el camino que sigue el artículo, pero sólo hasta cierto punto. Y respeto el trabajo de todos los que escriben en esta web. Sin embargo se me atraganta cual bola de carne guisada la manidísima "puta manía" de recurrir al tópico en determinados temas.
Vale, recurrente es de por sí el hecho de hacerle un artículo a Kobe. Como lo fuera con otros (por dios, si aún hay quien cree que tiene algo que decir sobre el cansino MJ).
No hace falta comparar a Kobe con ningún otro jugador para repasar su carrera. Salió victorioso de cada comparación a base de títulos y partidazos, de todos, tal vez excepto de LeBron (no soy precisamente un fan de James, como nunca lo fui de Jordan, pero me voy a sentar con un cubo de 30 kilos de palomitas cuando Nike decida que el mejor de la historia sea James, como anteriormente hizo con Jordan, y un par de generaciones completas de amantes de la NBA y no tan amantes, traguéis sobreexposición mediática hasta al ahogamiento) a quien no consiguió medirse "Buss´s children" mediante.
El otro trozo demasiado grande de carne es el del odio. Soy el primero que ha metido la cuña en un artículo, pero después de, sobre todo, esta última gira, y viendo que ahora la camiseta por excelencia entre los "noobs" es la de Kobe, por encima de James, Jordan, Curry o quien sea; está claro que quienes odian han quedado relegados a la minoría. Escuela de odio.
Sin embargo, seguimos educando. Yo también soy fan de Kobe, pero jamás se me ocurriría despreciar la carrera de los otros jugadores para enaltecer la suya. No está cerrado el debate de quien fue el mejor de la historia, tan sólo para quienes pueden esgrimir el argumento palmario de que Jordan (u otro en menor medida) es el mejor que hay y HABRÁ (lo cual inmediatamente desacredita sus opiniones como dignas de tomar en serio).
Ya está bien.

Gracias por tu opinión Alván, eso lo primero. Me lo apunto para mejorar. En segundo lugar, el argumento del odio es el que Kobe quiso explotar, el que a todos nos vendieron y el que creo que merece; Kobe tenía tantos detractores como seguidores, y ahora es cuando todos llegan al punto de considerarle una leyenda. Por ahí van los tiros del artículo. Y en tercer lugar, le comparo con Jordan porque es la comparación que él mismo quiso establecer, porque son suyos los movimientos que calcó, y porque personalmente lo considero la cumbre de la historia del baloncesto. Por juego, por carisma y por impacto. Pero nunca he dicho que es el mejor que habrá, ni se me ocurre. Un saludo amigo, y gracias por la lectura. ;-)