Solapas principales

Amar'e Stoudemire posando ante la cámara (Foto: NBA)

La hora de Amar'e Stoudemire

  • El ala pívot de los Suns está poniéndose a punto con la esperanza de tener, en su último año de contrato, una temporada libre de lesiones. Las esperanzas de Phoenix están puestas en él

Por fin un rayo de esperanza en el horizonte de unos Phoenix Suns necesitados de buenas noticias. El pasado martes el equipo de Arizona derrotó con facilidad al Partizán de Belgrado (111-80) en el que era su primer partido de pretemporada. Pero más allá del resultado del encuentro, lo más importante fue sin duda el regreso de Amar'e Stoudemire después de pasar más de siete meses y medio en el dique seco. El power forward de los Suns brilló en los pocos minutos que estuvo en cancha (12 puntos y 5 rebotes), y sobretodo dio muestras de estar en una condición física envidiable y de mantener la explosividad  que siempre le ha caracterizado, y que constituye su mayor virtud.

Recordemos que Stoudemire disputó su último partido con Phoenix el pasado 18 de febrero, en una victoria del equipo contra Los Angeles Clippers. En ese encuentro, un golpe fortuito de Al Thornton le provocó un desprendimiento parcial de la retina de su ojo derecho, el mismo ojo en cuyo iris había tenido problemas al inicio de la campaña. Amar'e tenía que pasar por el quirófano y estar de baja al menos ocho semanas, por lo que la temporada se le acababa antes de tiempo. Sin su principal referencia ofensiva, los Suns fueron incapaces de alcanzar los Playoffs por primera vez desde 2004.

A punto de cumplir 27 años, Stoudemire quiere quitarse esta temporada la peligrosa etiqueta de jugador perseguido por las lesiones y ser de nuevo una referencia en la NBA. Rookie del Año en 2003 por delante de Yao Ming (primer jugador procedente del instituto en recibir este galardón), All-Star en 2005 y líder en anotación del frenético run & gun de Mike D'Antoni, su meteórica progresión se truncó en la pretemporada de la 2005-06, en la que tuvo que someterse a una operación para reparar un cartílago de su rodilla izquierda. El jugador quiso forzar su reaparición a mediados de febrero de 2006, pero después de tres encuentros llenos de dolores asumió que su vuelta había sido precipitada y necesitaba descansar el resto de la temporada. El verano siguiente trabajó duro para recuperarse totalmente, y desde luego que lo consiguió. En las dos siguientes temporadas sólo se perdió tres encuentros, volvió a ser All-Star y fue incluido en los mejores quintetos de la NBA. Sin embargo, en 2008 Mike D'Antoni dejó el equipo y fue sustituido por Terry Porter, que impuso un sistema de juego más lento que no favorecía tanto a Stoudemire. Los rumores de traspaso empezaron a aflorar, pero aún así el jugador se mantuvo a un buen nivel y participó en el All-Star Game por cuarta vez en su carrera. Pero pocos días después de este partido sufrió la lesión en el ojo que le impidió seguir jugando y que puso la puntilla a una decepcionante temporada de los Suns.

Hace unos meses se volvió a especular con un posible traspaso de Stoudemire a los Golden State Warriors, pero finalmente la operación no cuajó y el jugador sigue en Phoenix. El entrenador Alvin Gentry ya demostró el año pasado que es partidario de funcionar con el tipo de juego rápido que impuso D'Antoni, y en ese sistema Amar'e se mueve como pez en el agua. Se ha puesto a punto esta pretemporada (ha bajado de 120 kilos a 113, sólo dos por encima de su peso ideal), de cara a un curso en el que tendrá que multiplicarse dadas las carencias de los Suns en la pintura, con sólo dos centers natos en la plantilla después del traspaso de Shaquille O'Neal a Cleveland Cavaliers. Uno de ellos, el recién llegado Channing Frye, tiene calidad pero le falta físico para pelearse con grandes pívots, mientras que el joven Robin Lopez se lesionó recientemente y estará algunas semanas de baja. Por eso Stoudemire tendrá que jugar muchos minutos de cinco, aunque en una Conferencia Oeste huérfana de centers dominantes.

La gran esperanza de los aficionados de los Suns es que el equipo recupere la identidad que les hizo ser grandes y pelear por lo máximo hace no tantos años. Si Steve Nash sigue siendo capaz de dirigir las operaciones con la electricidad y el virtuosismo que sólo el tiene, entonces Amar'e Stoudemire será el gran beneficiado. No olvidemos que el jugador tiene la opción de convertirse en agente libre el próximo verano, y su continuidad en los Suns y el último gran contrato de su vida dependerán en gran medida de los resultados de esta temporada. De momento, las cosas parecen ir por buen camino.

Sobre el autor

Antiguedad: 
11 años 9 meses
#contenidos: 
18
#Comentarios: 
163
Total lecturas: 
116,362

Comentarios

Otra novedad es que este año, Amare los partidos de pretemporada los ha jugado con gafas, en la actualidad no hay muchos jugadores en NBA con gafas, me sorprendió muchísimo, igual que también me sorprendió lo mal que de momento está Amare físicamente, le falta esa agresividad y potencia atacando el aro que tanto le ha dado