Solapas principales

Lonzo Ball, atronando a las puertas de la mejor liga del planeta

Mientras su padre acapara portadas, llama la atención por su habilidad de abrir la boca y sembrar el caos, o simplemente se dispone a criticar a jugadores mejores que lo que él nunca ha sido, Lonzo Ball calla.

Y ya saben, el que calla otorga. A Lonzo no le interesan las palabras, él se limita a observar el circo que le rodea, impávido ante todos los focos que le apuntan. Él lo tiene claro, su manera de hablar está con un balón en la mano y pisando el parquet; no habla él, habla su baloncesto.

Si nos abstraemos de su entorno, y simplemente nos limitamos a observar a Lonzo Ball, nos encontraremos con un jugador especial, con unas habilidades fascinantes y con un altísimo conocimiento del juego, que le envuelven en esa aura particular que desprenden los jugones.

Lonzo es un jugador diferente, que se ha plantado en las puertas de la NBA y las ha empezado a aporrear. Su baloncesto destila genialidad, su visión de juego nos hace sonreír y verle en acción en esta Summer League de las Vegas ha sido realmente impresionante. Su facilidad para controlar los partidos, para leer las ventajas y ejecutar en beneficio de los suyos, han conseguido el efecto deseado: dominio.

El mayor de los Ball es un talento especial,  que llama la atención por su capacidad de pase, una habilidad de la que demuestra tener miles de recursos y en la que pone en virtud su magia. Magic Johnson, el día de su presentación, decía de Lonzo que “viendo vídeos de él, te ves a ti mismo. Ves a Jason Kidd.” Y destacaba su liderazgo” y su “increíble IQ, explicando que “es el jugador sobre el que queremos construir un equipo de éxito. Volver a ganar. La nueva cara de los Lakers, el jugador que nos llevará a donde queremos estar.

La presión sobre él es enorme, las expectativas infinitas, sin embargo, su última temporada en UCLA fue así, y su respuesta no pudo ser mejor. Pese a estar rodeado por uno de los entornos más contaminantes posibles, Lonzo demuestra una madurez impropia; es imposible encontrar declaraciones salidas de tono de su boca, mientras que su juego no deja de brillar. En UCLA firmó unos excelentes 14.6 puntos, 7.6 asistencias y 6 rebotes de media, pero ni los excelentes números son capaces de reflejar todo lo que emana su baloncesto. Hay que ir más allá.

Ball cumple con todos los requisitos para tener un impacto real en la NBA de hoy en día, posee un buen físico, marca diferencias gracias a su lectura de partido y es capaz de anotar con solvencia desde más allá del arco. Además, como bien apunta Magic, es capaz de liderar y comandar a sus equipos gracias a su juego.

Lonzo Ball Is Your 2017 NBA Summer League MVP | 16.3 points, 7.7 rebounds, and 9.3 assists

Quizás, la faceta que más asombra del baloncesto de Lonzo Ball se su capacidad de pase, su visión de juego y su gusto por los altos ritmos de juego, le permiten encontrar con facilidad a sus compañeros en campo abierto. Una virtud que, a buen seguro, Luke Walton no tardará en explotar, en su intento por buscar un equipo coral que mejore las prestaciones de los Lakers.

Además, pese a lo poco estético de su tiro, Ball tiene un rango enorme y ejecuta con facilidad. Su 41.2% en triples con UCLA le avala, y tiene la capacidad de saber escoger su momento para anotar cuando más lo necesita el equipo.

Ha asombrado a propios y extraños en la Summer League de Las Vegas, pese a que comenzó con mal pie, su dominio ha sido aplastante y aunque no disputó la final fue nombrado MVP de la competición gracias a sus 16.3 puntos, 7.7 rebotes y 9.3 asistencias.

Ball es un jugador especial, marcado por el aura de los jugones, rodeado por el más tóxico de los entornos, pero dispuesto a dejar que sea el baloncesto que corre por sus venas el que hable por él. Lonzo se ha plantado en las puertas de la NBA, y las está atronando a mamporros.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 3 meses
#contenidos: 
311
#Comentarios: 
2,774
Total lecturas: 
1,591,291

Comentarios

Veremos cómo se adapta Lonzo a la NBA. De momento tiene buena pinta el chaval. Si cumple las expectativas, estamos ante uno de los próximos dominadores de la próxima década en el baloncesto NBA.

Bueno, a lo mejor este año si han acertado los Lakers con el draft, a ver como evoluciona todo, pero parece que hay ingredientes para un buen cocido.
Ball, Ingram, Kuzma, Randle, Lopez; y suplentes Caruso, Clarkson, Deng, Nance, Zubac.
Muchos melones por abrir, pero tienen buena pinta.

Es verdad, se me había olvidado el mejor fichaje del año...
Habrá que ver qué hace Deng este año, yo ya dije que es uno de los mejores 3 de la liga, en calidad cara al aro, en físico, puede serlo, otra cosa es que tenga ganas de demostrarlo.
Ball, Caldwell-Pope, Ingram, Randle, Lopez; y Caruso, Clarkson, Deng, Nance, Zubac.
Kuzma yo creo que entrará a poco que pierdan los Lakers, a poco que Deng no de el nivel, o en el momento que alguno de los 3 y 4 tenga la más mínima lesión. A Lakers le da igual el valor de Lopez el próximo verano, como el de Deng o incluso Caldwell-Pope si lo que se traen entre manos es un fichaje de campanillas.
Habrá que ver como se mueve Kentavius, y si se gana una renovación por encima de traer a una estrella, un año de prueba tiene.

Teneis razón, todavía no se sabe hasta dónde llegará este chaval, o los Lakers, en los próximos años, pero lo que no se puede negar es la buena sensación que da.

Esa sensación al verle jugar de que cualquier cosa puede pasar, de seguridad, de espectáculo, de gran jugador y gran líder, no la producen muchos jugadores. Lonzo tiene algo especial, que esperemos consiga desarrollar y convertirse en el jugador que parece que puede llegar a ser.

Muchas ganas de ver a estos nuevos Lakers.

PD: Mucho ojo a Kyle Kuzma, posible robo del draft. Me ha encantado su forma de jugar, su facilidad de tiro y su entendimiento con Lonzo.

Parece y esperamos que el Staples, recupere las alegrias del ultimo titulo de 2010, con su nuevo Magic,sobre el parque angelino y la recuperacion- reconstruccion, en competitiva de una franquicia en decadencia total.

Mientras su padre la lia mediaticamente hablando, el chaval va a lo suyo. Desde la distancia parece que el padre no los ha formado deportivamente mal, ademas de tecnicamento Lonzo parece tener la cabeza bien amueblada. Es un gusto para los seguidores del Showtime de los 80 volver a ver en L. A a un pasador así, que siga que esto ni siquiera ha empezado, pero algo es algo, día a día.