Solapas principales

Luchando por ser alternativa

  • ¡Ojo, han mejorado mucho! Son de los mejores equipos que mejor rinden contra los mejores de la liga.

Los Thunder, pese a ser la franquicia que se marchó de una ciudad con tanta solera para la NBA como Seattle, se han acomodado de manera irrazonable en mi mente con un estatus de ‘pupas’ que irremediablemente ha hecho que sienta simpatía por ellos. Una simpatía bien lejos de lo que creó en mí la formación de otros ‘Big Threes’ anteriores y después de varios años de dominio, no poco espectacular, de Warriors y Cavaliers, que un tercer, cuarto o quinto equipo quiera aparecer a escena y tener la oportunidad de competirles el trono, a éste que escribe le gusta especialmente.

No parece fácil que estos Thunder puedan hacerlo, de momento. Por otro lado, no se sabe qué rumbo tomará la franquicia el próximo verano, a expensas de lo que pueda hacer Paul George, pero sí se nota que esa mezcla de jugadores no muy bien tratados por la opinión pública, a veces, ayudado seguramente por ellos mismos, ni por la suerte o por los dioses del baloncesto, les hace ser un equipo especial.

Especial porque juntar a tres jugadores de calibre All-Star en un mercado pequeño como Oklahoma tiene un toque romántico, lejos de las luces y flashes que tendrían si lo mismo ocurriera en grandes ciudades como Nueva York o Los Ángeles. Especial porque cuentan, además de con estos tres, con uno de los pivots más carismáticos de la NBA como es Steven Adams. Y no es solo eso, sino que cada jugador lleva tras de sí una historia que le obliga a seguir luchando desde su llegada al propio equipo de Oklahoma City por el bien más preciado de todo jugador de la NBA, un anillo de campeón.

un líder natural

Russell Westbrook All-Star Reserve | Best Highlights 2017-2018

Por circunstancias, Russell Westbrook ha asociado su lema vital ‘Why not?’ a toda la ciudad de Oklahoma y la franquicia de los Thunder. Será complejo de conseguir un anillo, pero después de haber estado ocho temporadas a la sombra de Kevin Durant, no siempre conforme a buen seguro, la temporada pasada dio un puñetazo encima de la mesa para ser de verdad quien intente llevar al equipo a la gloria.

Conseguir el MVP de la temporada en la NBA es muy complicado, ‘Brodie’ lo hizo la pasada campaña promediando Triple-doble por noche. Es por eso que en septiembre de 2017 tanto el propio Westbrook como la franquicia, con Sam Presti a la cabeza de las decisiones deportivas, llegaron a un acuerdo para estar vinculados hasta la temporada 2022-2023 en los que ganará un total de $233 millones.

Pero para Westbrook esto va más allá de los ceros en la cuenta corriente, y desde la salida de Durant juega con un fuego interior y un hambre de venganza que hace imposible no querer verle. Se lo deja todo, no tiene amigos enfrente, es potencia y liderazgo al servicio de los Thunder, de su mejor amigo fallecido en la época en UCLA en quién se acuerda siempre tras cada logro y de Oklahoma entera. Todo, por y para ganar.

el menor de 18 hermanos

Steven Adams Scores a CAREER-HIGH 27 Pts (11/11 FG) | December 1, 2017

Y de los más veteranos pese a los 24 años que tiene es un coloso de la pintura como Steven Adams. Un jugador con capacidad para rebotear, bregar en la pintura, abrir espacios al propio Westbrook, y a los exteriores que pretendan penetrar por su gran capacidad para poner bloqueos. Espacios que abre en ataque, espacios que tapa en defensa siendo, sin lugar a dudas, uno de los jugadores interiores que mejor se mueve en las ayudas y lateralmente sin dejar de prestar atención a los hombres grandes del contrario.

Estas aptitudes le hacen estar en su mejor temporada desde que llegó a la NBA, hace 5 campañas, promediando 13.9 puntos, 9 rebotes, 1 asistencia, 1.2 tapones y 1.2 robos en 32.4 minutos por partido. Unos números, unidos a esa imagen tan peculiar de barba y tatuajes que le hacen poseer una personalidad inigualable para la ruidosa grada de OKC.

Y al igual que ha destacado en su casa en Nueva Zelanda, aún siendo el menor de 18 hermanos, también lo hace en Oklahoma detrás de grandes estrellas como lo hizo con Kevin Durant o lo hace ahora. Cuenta con toda la confianza del entrenador Billy Donovan y le hace irremplazable para el esquema del ex entrenador de los Florida Gators.

ganar o irse a casa

Y para historias, la de Paul George. Con aspiraciones a conseguir el MVP, en el verano de 2014 se lesionó de gravedad destrozándose la pierna derecha en un partido preparatorio del Team USA para el Mundial de España. Todo se le vino abajo. Venía de promediar la temporada anterior 21.7 puntos, 6.8 rebotes y 3.5 asistencias en 80 partidos y clasificar a los Pacers hasta las Finales de Conferencia, donde cayeron ante unos Miami Heat que fueron campeones posteriormente.

Una superestrella como él ya ha superado ese traumático momento y ha aprendido, de nuevo, a jugar sin miedo promediando en las dos últimas campañas algo más de 20 puntos y 6.5 rebotes por partido, pero el momento de los Indiana Pacers ya pasó. Debido a su lesión, además de la desintegración del compacto grupo que formaron con Frank Vogel como entrenador, se le fue la oportunidad.

Es por eso que tuvo que salir a buscarse la vida a otra franquicia. Aparecieron los Thunder y fue adquirido a cambio de Victor Oladipo y Domantas Sabonis. Con el riesgo e incertidumbre de no saber qué hará el próximo verano cuando saldrá a la agencia libre le hace ser una apuesta muy importante. No obstante, se trata de un movimiento para demostrarle a Russell Westbrook que no está solo en Oklahoma City. Piensan en rodearle bien y Sam Presti lo hace.

Ya se lleva asociando el nombre de George con los Lakers hace varios años y, conforme se va acercando el próximo verano, cada vez con más intensidad, pero en los últimos días el número 13 de los Thunder agradeció el apoyo de Westbrook al tildar de “indignante” la inicial ausencia del alero en el próximo All-Star Game 2018. Poco después acabó entrando por ausencia de DeMarcus Cousins.

Paul George sits down for exclusive interview with Rachel Nichols | The Jump | ESPN

“Obviamente me hubiera encantado irme a casa (a Los Ángeles). Eso hubiera sido lo ideal en ese momento. Pero ahora, estando aquí y jugando junto a Russ y Melo, he forjado una verdadera hermandad con estos tipos. Si estamos aquí ahora mismo, ¿entonces donde podemos estar el próximo año? ¿Dónde estaremos después de eso?”, se pregunta en una entrevista a ESPN el propio George.

Y es que George lidera la liga en robos de balón con 2.16 por partido que bien le podría meter en la terna de posible Jugador Defensivo de la Temporada, es el cuarto alero con mejor porcentaje de acierto en triples llegando al 42% y el tercer máximo anotador entre esos aleros de toda la NBA promediando 21.7 puntos. Números que bien le podrían valer para recibir el interés no solo de los Lakers el próximo verano, sino de muchos más equipos, y convertir en unos verdaderos aspirantes ahora a los Thunder y próximamente a la hipotética franquicia a la que llegue.

¿Carmelo?

Uno de los jugadores peor tratados por la opinión pública en la reciente historia de la NBA es Carmelo Anthony. El ex de Knicks salió en el verano de 2017 con los aficionados knickerbockers algo hastiados con Melo  por su relación en los últimos tiempos con Phil Jackson y, sobre todo, por lo que no pudieron hacer entorno al 10 veces All-Star.

Dejó el equipo de la Gran Manzana, tras un paso anterior por Denver Nuggets, siendo el séptimo máximo anotador histórico de la franquicia, tercero en triples anotados y décimo que más tiros de campo ha anotado. Además, es el máximo anotador en un partido en la historia de los Knicks y el máximo anotador en un partido en el Madison Square Garden con los 62 puntos que anotó en 2014 ante Charlotte Bobcats.

Pero estos récords no han servido de nada, dicen sus detractores, si no tiene un anillo de brillantes preciosos con los colores knickerbocker en uno de sus dedos. Detractores que siempre los ha tenido y nunca le perdonarán cada tiro precipitado, pese a sus 33 años y 25.000 puntos recién conseguidos. Con el riesgo de convertirse en el Charles Barkley, John Stockton o Karl Malone de los 2.000 y retirarse sin un anillo, llegó a los Thunder para juntarse con ‘Russ y PG’ bajo el mando de un Billy Donovan con quién no empezó congeniando de la mejor manera.

A finales de noviembre, los Thunder habían perdido 12 los primeros 20 partidos de su temporada y la relación entre ambos se resentía tanto que se informó a través de ESPN que en alguna ocasión incluso se negó a ir al banquillo cuando el entrenador ordenó un cambio. Desde entonces, limaron asperezas e hicieron un récord de 22-12 llegando a encadenar dos rachas de 6  y 8 victorias consecutivas, con el rol de Carmelo  mucho más centrado en recibir y tirar en transición, poner bloqueos ciegos, y   aprovechando los espacios que crea el propio Westbrook ha llegado a promediar menos puntos que al inicio de temporada, pero dando unas prestaciones mucho mejores para los compañeros.

La última mala noticia

Y si por algún lado encontraba Donovan equilibrio en el quinteto, a pesar que en puntos desde el banquillo siguen teniendo una importante rémora al ser el cuarto peor equipo esta temporada en puntos de los suplentes, era con Andre Roberson. El escolta conseguía defender a los escoltas-aleros  rivales, por su gran presencia y apoyaba con energía la defensa de Paul George y Russell Westbrook, algo que les ha hecho instalarse como la sexta mejor defensa de la temporada encajando 102.8 puntos por partido.

Pero eso, con la lesión que le tendrá apartado de las canchas lo que resta de temporada, se acabó. En un partido ante Detroit Pistons se rompió el tendón rotuliano y aunque los Thunder acabaron ganando dicho partido, sumando 8 victorias consecutivas, los cuatro partidos siguientes se contaron por derrotas evidenciando que su presencia era capital para el combinado de Oklahoma City.

Para sustituirle, están tratando de moverse en los últimos días de mercado con la posibilidad de que llegue un defensor para esa posición y se rumorea la probable llegada de un enorme jugador en ese aspecto como Tony Allen. Jugador en Chicago Bulls después de ser traspasado desde New Orleans Pelicans en el mismo canje que ha mandado a Nikola Mirotic a jugar junto a Anthony Davis, que cumpliría a la perfección con el perfil marcado por Roberson.

Allí se podría juntar con los jugadores ya mencionados y con el español Álex Abrines tratando de conseguir minutos mucho más regulares, aunque en un rol mucho más de especialista tirador que solo le permitirá tener protagonismo contra unos sistemas determinados. Además de jugadores como Patrick Patterson, Kyle Singler, Jerami Grant, Raymond Felton o el rookie Terrance Ferguson que salen desde el banquillo para aportar una producción algo menos vistosa que los titulares, pero conforme se va llegando a final de temporada –y Playoffs- mucho necesitados de que vaya en aumento.

De lo mejor contra los mejores

Si por algo se caracterizan los jugadores que conforman el ‘Big Three’ mencionados anteriormente, es por personalidad. Los puedes querer, o los puedes odiar, pero ellos son como son y no son de regalarle el oído a nadie para ganar mejor fama en los grandes medios; por todos es sabido la relación de Russell Westbrook con los medios de comunicación, más tras el mítico “no me gustas” en pleno vestuario a un periodista. De hecho, agradeciendo el premio de MVP de la temporada pidió disculpas a los medios de comunicación, que son quienes votan dicho galardón, por sus tira y aflojas a lo largo de los años.

Y esa personalidad que atesoran les hace crecerse y venirse arriba cuando tienen enfrente a rivales de una gran entidad, al menos a lo que balance se refiere en esta temporada. Están con 5 victorias y 0 derrotas contra equipos con los que tienen un margen de victorias de 16.6 como pueden ser los Cavaliers, Warriors, Raptors y Rockets. Además en esos partidos Paul George promedia 30.2 puntos con 53.7% de acierto en tiros de campo y un 53% de acierto en triples.

Asimismo, iniciando febrero, tiene el cuarto mejor récord (7 victorias y 5 derrotas) en partidos ante los 7 mejores equipos de la NBA (Rockets, Celtics, Cavaliers, Warriors, Spurs, Raptors y Timberwolves), sin contarles a ellos.

Por lo que tenerles en cuenta para llegar lejos en Playoffs y, viendo cómo han ido sucediéndose los acontecimientos en la franquicia de los Thunder, con un nivel claramente ascendente desde que comenzaron la temporada, no sería mala apuesta. Con el desafío de desbancar a los Warriors en la Conferencia Oeste están los Rockets, Spurs y se suman los Timberwolves, y quien nos ocupa, los Thunder que han sido capaces de ganar ante los de la Bahía los dos partidos disputados durante la temporada; ¿razón contundente para creer en ellos?

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 11 meses
#contenidos: 
5
#Comentarios: 
12
Total lecturas: 
13,232

Comentarios

Carmelo si recibe criticas no es por no tener un anillo, sino por su horroroso clutch, incapaz de anotar una canasta ganadora.

Una pena la lesión de Roberson porque tenían un quinteto perfecto para competir con quien sea, un equipo con falta de muchas cosas desde el banquillo, ahora más con la baja de un titular pero que espero que el destino nos depare una eliminatoria en playoffs contra Warriorrs, sólo pido eso.