Solapas principales

Playoffs NBA: los octavos clasificados dan la sorpresa

  • Orlando Magic vuelve a romper los brackets al llevarse el primer partido ante los Bucks
  • Jimmy Butler no da tregua a los Pacers y se anotan el primer partido
  • Los Rockets golpean primero en el morboso duelo ante los Thunder
  • Damian Lillard mantuvo su versión MVP y dinamitó el duelo ante los Lakers
  • Primera vez, desde 2003, que los octavos clasificados ganan el primer partido

Si la primera jornada de Playoffs nos dejó una serie de récords históricos batidos, donde los de casa mandaron en los marcadores, la segunda jornada arrancó con sorpresa por parte de los anfitriones de la Burbuja. Los Orlando Magic volvieron a romper la mayoría de los brackets, al igual que hizo la temporada pasada, ganando el primer partido de la serie a los líderes de la NBA, los Milwaukee Bucks. Tras ellos, llegó el morbo a nuestros televisores: Jimmy Butler impuso su ley ante los Indiana Pacers, apareciendo donde se esperan a los héroes, al final del partido cuando se les necesita. Sin Russell Westbrook, se esperaba un choque entre OKC y Houston Rockets muy parejo, aunque lejos de la realidad. Una victoria con autoridad de la franquicia texana, quien llegó a tener ventajas por más de 20 puntos tuvo el ritmo de partido en sus manos. Por acabar con el broche de oro en uno de los duelos más estelares de la primera ronda, entre los Blazers del MVP de la burbuja, Damian Lillard, y el regreso de LeBron James y sus Lakers que no dejó indiferente a nadie.

ORLANDO MAGIC 122 — 110 milwaukee bucks

Si hay una franquicia que se va a catalogar como la "anti-brackets", esos serán los Magic. Los anfitriones se llevaron el primer punto ante todo pronóstico ante los líderes Milwaukee Bucks. Más sorprendente aún es el dominio que mostraron los de Steve Clifford de principio a fin, dejando a los Bucks remando a cotracorriente durante todo el choque. La lectura del juego por parte de los de Florida es impecable, y vimos una de sus mejores defensas durante gran parte del partido, y dejando a su All Star Nikola Vucevic que sujete la batuta ofensiva. El montenegrino sustentó a los suyos con 35 puntos y 14 rebotes, mostrando una dominación inusual ante el juego interior de los de Wisconsin. El pívot tuvo su mejor noche de Playoff en el mejor momento posible, tomando como premisa que anotó 56 puntos en toda la serie contra Toronto Raptors el pasado año, casi los mismos que hoy, y viendo el aro como una piscina: 15 de 24 en tiros de campo, incluyendo un sobresaliente 6 de 8 en triples. Su aportación en ambos lados de la cancha marcó el ritmo de partido, que llegaron a mandar por casi 20 puntos de diferencia. Vucevic estuvo bien secundado, especialmente desde el triple, por sus compañeros Evan Fournier, quien apareció en el momento clave del último cuarto, donde anotó 3 triples. Markelle Fultz y Gary Clark produjeron puntos y dinamismo al ataque Magic, con 15 puntos cada uno.

Como hemos comentado, los Bucks fueron a contracorriente todo el partido. El aspirante a MVP, Giannis Antetokounmpo, sostuvo una noche más a los suyos, con 31 puntos, capturando 17 rebotes y repartiendo 7 asistencias. No se ajustaron al juego de su rival, y tuvieron una noche aciaga desde el triple: 13 de 42, algo que dificulta la tarea de jugar un partido de elevadas anotaciones. 

El último precedente en el que el octavo clasificado gana el primer encuentro al líder lo encontramos en 2017, donde los Chicago Bulls tomaron ventaja sobre los Boston Celtics, pese a que terminasen eliminados. Si queremos tomar buenas premoniciones en experiencias pasadas donde el octavo termina eliminando al líder tras hacerse con el primer punto de la serie, debemos recordar a los Memphis Grizzlies en 2011 ante los San Antonio Spurs, o los Warriors en 2007 ante los Mavericks. ¿Podrán hacer la machada los anfitriones, o veremos una vez más que se han llevado un punto para dejarnos a todos sin brackets?

 

miami heat 113 — 101 indiana pacers

Si ya contabamos con que iba a ser una de las eliminatorias más disputadas de la primera ronda, el primer baile entre Miami Heat e Indiana Pacers lo certificó. Nate McMillan y Erik Spoelstra libraron una batalla de ajedrez donde cada movimiento, cada posesión, vale oro. 

Desde un principio los Pacers demostraron por qué se encuentran luchando entre los pesos pesados de la conferencia Este. Con bajas sensibles como las de Victor Oladipo, o cualquier contratiempo que impida a McMillan contar con todos sus efectivos, no importa. El ADN de los de Indiana demuestra que son capaces de competir contra cualquier equipo. Esa motivación extra reflejando que quieren romper el techo, y están muy cerca de conseguirlo, al menos que te encuentres con un rival con mejores bazas y mismas aspiraciones que las tuyas. Fue el caso de los Heat, que dieron un golpe sobre la mesa para mostrar superioridad, y ganar la batalla mental que se libra sobre la cancha.

Si hablamos de seguridad sobre el juego, confianza y presencia en grandes escenarios, se nos puede venir a la mente Jimmy Butler. El jugador franquicia de los de Florida marcó el ritmo para los suyos en ataque, siendo a su vez el ancla defensiva sobre el perímetro. Ese instinto que caracteriza a Butler, su intensidad y liderazgo lo plasmó en el último cuarto:/ 10 de los últimos 12 puntos de los Heat llevan su  firma, incluidos dos triples muy importantes. El escolta finalizó el duelo con 28 puntos (8/15 TC), 3 rebotes, 4 asistencias y robos, además de dos tapones.

Butler no estuvo solo, para nada. Necesita un timón que distribuya el juego de los suyos, y que mejor ayuda que Goran Dragic. En el último cuarto le apoyó con 12 puntos, finalizando un choque que empezó como titular con 24 puntos ( 9/19 TC, incluyendo 4/9 en triples), 5 rebotes y 6 asistencias. Sin duda, determinante prácticamente de la misma manera que Butler. Bam Adebayo puso el impacto defensivo que tanto le caracteriza, y dominó los tableros de principio a fin. Con 17 puntos, 10 rebotes, 6 asistencias y 3 tapones, fue uno de los jugadores con mayor impacto sobre la cancha, progresando a cada partido. Debutó a su vez Tyler Herro, quien tomó el papel de sexto hombre que le dejó Dragic, aprovechándolo con 15 puntos y 4 asistencias. 

Si algo limita a los Indiana Pacers es su falta de dinamismo y movimiento de balón en ataque. Al añadirle que Victor Oladipo apenas disputó 10 minutos, al recibir un golpe en su ojo izquierdo, agravó en mayor medida el problema. La lesión fue muy importante, y su ausencia se notó en la producción anotadora, donde TJ Warren (22 puntos y 8 rebotes) y Malcolm Brogdon (22 puntos y 10 asistencias), no tuvieron mayores ayudas. La segunda unidad entró con mucha intensidad y trató de aportar ese grado de energía que ansiaban los Pacers. Pese a ello, dicha ayuda fue insuficiente para aguantar la embestida de los Heat de Jimmy Butler.

houston rockets 123 — 108 oklahoma city thunder

Además de la sorpresa en la victoria de los Orlando Magic sobre los Milwaukee Bucks, nos llevamos otra sorpresa en el duelo entre los Rockets y los Thunder. Ante la ausencia de Westbrook, vaticinamos un partido más igualado, pero nada más allá de la realidad. 

El partido planteado por los Rockets fue impecable desde el comienzo del mismo. Ganaron el partido desde atrás, anulando todas las vías ofensivas de los Thunder. Shai Gilgeous-AlexanderDennis Schroder se apagaron durante gran parte del partido, Steven Adams sufrió el small-ball en su máximo esplendor, y Chris Paul no pudo marcar su ritmo de juego en ataque y transición. 

Una buena defensa es un buen ataque, y así lo mostraron unos eficientes Rockets. De la mano de James Harden, quien acabó con 37 puntos y 11 rebotes, hay dos factores determinantes a tener en cuenta: la efectividad (20/52 en triples) y la aportación de la segunda unidad (42 puntos, frente a los 27 que aportaron el banquillo Thunder). Green. McLemore y Rivers ayudaron a que Harden no se cargue de minutos, dando descanso a su estrella y aprovechar la oportunidad para mostrar una de sus cartas más importantes. 

¿Quién se encargó de "hacer de Westbrook"? Eric Gordon. El alero secundó a Harden en la aportación anotadora, yéndose a los 21 puntos, además de repartir 3 asistencias y capturar 4 rebotes, viendo de nuevo esa versión agresiva del jugador de los Rockets.

Por parte de los Thunder, las estadísticas no hablan del impacto en el juego que tuvieron sus piezas más importantes. El que salva los muebles es Danilo Gallinari, quien finalizó con 29 puntos. Ante la solidez defensiva de los Rockets, en el mano a mano únicamente fue el italiano quien pudo meter mano. CP3 rozó el triple-doble (20+10+9), pese a que no pudimos disfrutar de su versión con tanta soltura. Sus compañeros Shai Gilgeous-Alexander (9 puntos), Dennis Schroder (6 puntos) y Steven Adams (17+12). Los hombres de perímetro anotaron 1 triple de 8 intentos. Sin impacto ni agresividad en el juego, los de Donovan buscaron a Adams ante la inferioridad de centímetros con respecto a los interiores de Houston. Precisamente la trampa que pretendían que buscasen. El pívot neozelandés abusó más de lo habitual de los tiros (13), y trató de sacar ventajas en el poste, sin demasiado éxito, y se desentendieron del resto de recursos con los que cuentan.

LA LAKERS 93 — 100 PORTLAND TRAIL BLAZERS

Moraleja del primer partido de la serie: no dejes a Damian Lillard en un final ajustado. En un partido apretado, de idas y venidas, donde el base de los Blazers se fue hasta los 23 puntos en el primer tiempo del duelo, las espadas llegaron por todo lo alto al último y definitivo cuarto, el llamado Dame Time.

Si bien el base de Oakland dominó los dos primeros cuartos, Frank Vogel propuso una defensa intensa de la mano de Alex Caruso, y basado en las ayudas de Dwight Howard para limitar su espacio y movimiento de balón, lo cual consiguieron con bastante éxito. Hasta que no llevaron alrededor de tres minutos del último cuarto, Lillard no estrenó su casillero de anotación en la segunda parte, pero nunca faltará a su fiesta: tres triples en cuatro minutos y remontar seis puntos de desventaja para tomar el mando del marcador en los minutos finales, y fue la pizca de confianza necesaria para que sus Blazers crean sinceramente en que no podían dejar escapar el primer partido de la serie. Los Lakers parecían rendidos, desconcentrados, y muy erráticos en el momento de la verdad, y el final nos llevó a un dato no visto desde 2003, en el cual los octavos clasificados de cada conferencia se llevan el primer partido ante los líderes de las mismas en Playoffs.

Lillard volvió a dar un clínic de confianza, de determinación en los momentos finales, para contagiar así a sus compañeros. Con 34 puntos, además de 5 rebotes y asistencias, tuvo unos buenos porcentajes en el tiro, con 6 triples de 13 intentos, y un perfecto 10 de 10 en tiros libres. CJ McCollum fue más irregular durante gran parte del partido, dando diversos destellos que terminaron de alumbrar en el último cuarto, terminando con 21 puntos. El ancla interior de éstos Blazers da el do de pecho ante el poderío de los Lakers bajo aros: Jusuf Nurkic anotó 16 puntos y atrapó 15 rebotes, secundado por un Whiteside que le suplió de maravillas con 7 puntos, 8 rebotes y 5 tapones. Carmelo Anthony y Gary Trent no estuvieron tan acertados de cara al aro, pero ocurrió lo mismo, la tormenta perfecta en el último tramo del final del cuarto decisivo.

Damian Lillard Fuels Trail Blazers To Game 1 Victory With 34 PTS!

Todos pensamos que veríamos una versión más rauda de los Lakers, que demuestren por qué son los líderes de la conferencia Oeste y aspirantes directos al anillo de campeón. Sin embargo, nos encontramos con una versión similar a los partidos previos en la Burbuja. 35.1% en tiros de campo, incluyendo un nefasto 5/32 en triples, ante una de las peores defensas de la liga, habla mucho y mal del nivel al que llegan los Lakers a la fase determinante de la temporada. LeBron James se echó el equipo a la espalda, anotando 23 puntos, capturando 17 rebotes y repartiendo 16 asistencias (récord personal en Playoffs), secundado por los 28 puntos y 11 rebotes de Anthony Davis. Del segundo especialmente se le debe remarcar los 2 puntos, con un unico tiro anotado de tres intentos en el último cuarto, englobando a un 8/24 final. Se nutrió de tiros libres (12/17), sacando ventaja física sobre el rookie Wenyen Gabriel, quien tuvo que bailar con la más fea ante la ausencia de Zach Collins.

Los tiradores de los Lakers tuvieron una noche aciaga, y es el principal foco sobre el que trabajar de cara al resto de la serie. Los de Terry Stotts supieron cerrar bien la zona, principal fuente de anotación de su rival. LeBron y Davis lo tuvieron muy complicado para anotar desde dentro, y los espacios creados para los tiradores no fueron aprovechados en ningún momento del partido. A los Blazers les ha funcionado la estrategia, que veremos probablemente en los siguientes choques, donde deberán cerrar mejor el aro para evitar segundas oportunidades.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 5 meses
#contenidos: 
127
#Comentarios: 
270
Total lecturas: 
217,610

Comentarios

MIL, indicios de fin de ciclo
OKC muy decepcionante.
IND tuvo mucho más orgullo y empeño.
LAL muy límitado, y si LBJ pierde balones recreandose en imitar a Magic, y selecciona tiros de tres como un rookie, apaga y vamonós