Solapas principales

¿Qué esperar de los nuevos Bulls?

Los Chicago Bulls son un equipo en pleno proceso de reconstrucción. Ya quedaron atrás los años en que Derrick Rose o Jimmy Butler llevaban la bandera de los de Illinois. El conjunto de Chicago debe buscar un nuevo rumbo y un nuevo líder. Tras haber quedado fuera de los playoffs la temporada pasada, se han hecho con Wendell Carter Jr. en el Draft, jugador que, a priori, parece cuajar a la perfección con las necesidades del equipo.

El inicio del nuevo proyecto

Desde la salida de Butler hacia Minnesota, los Bulls han buscado nuevos talentos para su plantilla. Tanto Kris Dunn como Zach LaVine, ambos adquiridos a cambio de Butler, son dos jugadores jóvenes y con mucho potencial. En el caso de LaVine, siempre que las lesiones lo respetaron, ya demostró su calidad en sus años en los Wolves. Un escolta que llego a la liga como un matador pero que ha desarrollado otras facetas de su juego que lo convierten en un jugador completo, a pesar de que la defensa sea su talón de Aquiles. Dunn, en cambio, comenzó a explotar desde su llegada a Chicago. El base nacido en Connecticut llegó a los Bulls la temporada pasada y dejó buenas sensaciones, demostrando que puede convertirse en el base titular del equipo. Similar es el caso de Lauri Markkanen. El finlandés, pick 7 del Draft de 2017, fue parte del trade en que LaVine y Dunn se mudaron a Chicago. Markkanen, debido al bajo nivel de competitividad el curso anterior, pudo contar con muchos minutos en pista. Los aprovechó a la perfección dejando ver que es un jugador más que interesante, llegando a despertar comparaciones con el mismísimo Dirk Nowitzki. Lauri se convirtió en el jugador que menos partidos necesitó -41- para llegar a los 100 triples convertidos, por delante de Curry, Allen o el propio Dirk. Un jugador muy ágil para su estatura y con buena mano desde larga distancia. Al igual que LaVine, debe mejorar su defensa.

markkanen_lavine_y_dunn_-_chicago_tribune.jpg

El tridente de los Bulls. Imagen: Chicago Tribune

Las caras nuevas

Mirando a la temporada 2018-2019, los Bulls se hicieron con Wendell Carter Jr con el pick 7 del Draft. Un pívot atlético e imponente en defensa –acabó su periplo universitario con 2,1 tapones de promedio- y con buen tiro exterior. Destaca por su agilidad y su lectura del juego sin balón, ocupando muy bien los espacios –muy notorio al atacar las defensas zonales tan habituales en NCAA-. Intimida dentro de la pintura y sabe atacar de espaldas a canasta, utilizando ambas manos. El juego con balón es su deuda pendiente si quiere asentarse entre los grandes de esta liga. Junto a él, la otra cara destacada es Jabari Parker. El ex de los Bucks llegó a Bulls como agente libre y firmó por dos años. El oriundo de Chicago parece ser quien completará el quinteto titular si logra recuperarse de forma definitiva de sus lesiones de rodilla. Parker es un jugador versátil que puede desempeñarse de alero o ala-pívot. Sus largas piernas, que tantos problemas le han traído, también le permiten disfrutar de mucha potencia. A pesar de no destacar por su velocidad, es un jugador muy atlético y con gran capacidad de salto. El otro nuevo en el conjunto de Illinois es Antonius Cleveland, un escolta con un interesante paso por la universidad pero que aún no ha logrado asentarse en la NBA. Cleveland no fue drafteado en el 2017 y tras jugar la Summer League con los Blazers ese año, pasó por Warriors, Mavericks y Hawks la última temporada. En su última campaña en la Universidad de Missouri promedió 16.6 puntos y 5.1 rebotes por encuentro. Encontrarse en un equipo sin presión por ganar de forma inmediata puede beneficiar su desarrollo en la liga.

carter_jr-_web_bulls.jpg

Wendel Carter Jr. Imagen: Chicago Bulls

 

¿Los nuevos Bulls son los Big Bulls?

Actualmente en la NBA están de moda los quintetos bajos. Con los Warriors como máximo exponente de esta tendencia, muchos equipos han seguido sus pasos. Se ha cambiado la fuerza, por la agilidad. El jugador especialista por el todoterreno. El pívot dominante por el intimidador que se dedica a coger rebotes y culminar Alley oops. En este contexto, los Bulls parecen antagónicos a este estilo. Un equipo que proyecta un quinteto titular con tres jugadores por encima de los dos metros –Parker, Markkanen y Carter Jr.- y que se sienten más cómodos con un baloncesto posicional que con uno de transiciones rápidas. A pesar de contar con jugadores ágiles, como es el caso de Dunn, LaVine, Denzel Valentine o Cameron Payne, abundan jugadores pesados como Omer Asik, Bobby Portis, Robin Lopez, Felicio, Parker, Markkanen o Carter Jr. Si bien es cierto que copiar el modelo del baloncesto moderno es aventurado si no se tienen los jugadores adecuados, la propuesta de Fred Hoiberg parece algo arriesgada. Si se ven los equipos destacados de las última campaña, todos utilizan en algunos tramos el “small ball”: Celtics, Cavaliers, Blazers, Bucks, Pacers, Rockets, Thunder, Spurs y, por supuesto, los propios Warriors. No se puede negar que la apuesta de los Bulls sea valiente, hay quien decide combatir fuego con fuego, aunque algunos prefieren hacerlo con agua.

Expectativas de crecimiento

Lo que se espera este año de los Bulls es similar a lo que se esperaba de los Lakers la última campaña. Que los jóvenes ganen minutos y den un paso al frente. Con un núcleo más que ilusionante, deberá demostrarse ahora si estos jugadores son compatibles entre ellos y si su entrenador logra llevar a cabo su idea de juego. El roce con equipos candidatos al título les permitirá medirse a jugadores ya consagrados en la liga y así mejorar. El binomio Markkanen-Carter Jr. es uno de los más prometedores de los últimos años. Jabari Parker tendrá dos años para demostrar que puede jugar a alto nivel y ganarse un contrato mejor. Por el lado de Dunn y LaVine, ambos deberán asentarse como armadores del equipo. El punto de inflexión estará en el banquillo. El conjunto de Illinois cuenta con jugadores de poca experiencia y que aún no han demostrado que pueden ganarse un puesto en la rotación. Portis, aquejado por sus problemas de disciplina, ha alternado buenas y malas. Valentine ha sido una cuarta parte de lo que aparentaba al llegar a la NBA y Payne, a pesar de haber mejorado en el último curso, ha visto coartados sus minutos al ser la sombra de Westbrook durante sus dos primeros años en la liga. Justin Holiday, el mayor de los tres hermanos, es el suplente más destacado del equipo. El año pasado llegó a promediar más de 12 puntos por encuentro. Sea como sea, los jóvenes marcarán el camino de estos Bulls que quieren volver a la élite de la NBA.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 11 meses
#contenidos: 
127
#Comentarios: 
245
Total lecturas: 
248,905

Comentarios

Es como si tuvieran necesidad permanente de retorno del hijo prodigo. Veremos si Jabari logra completar la temporada. Interesante combinación de interiores alerizados. LaVine y Bobby "púgil sonado" a su bola. Dunn, como elemento a arrojar sobre la creación rival. Holiday como sixth man, Denzel Valentine y poco más. Y la sensación de que llegar a las 30 victorias es una proeza solo a la altura de "su majestad The Air".

Derrotas, muchas derrotas...Y quizás bastante espectáculo con la electricidad de Dunn, los mates y los triples de LaVine, las ganas de demostrar muchas cosas de Jabari Parker, la clase y sutileza de Markkanen, y la solvencia y madurez de un "rookie" llamado a tener una gran carrera NBA como es Wendell Carter Jr. (comparado con Al Horford en los "mocks" previos al Draft). Quizás no ganen mucho más de 25-30, aunque si la salud respeta a Jabari y a LaVine, quizás los playoffs en el Este no les queden demasiado lejos...

Estos Bulls tienen el problema, como tantos otros equipos, en la defensa, y lo que tienen nuevo, no mejora nada lo que ya tenían el año pasado. Dunn no defiende nada, Lavine aun pudiendo, tampoco lo hace, Markannen no puede aunque quiera, y Parker, que pienso que tendrá que jugar a tiempo completo de 3, va a sufrir lo indecible para dar un nivel mínimamente aceptable.
Ya veremos cuales son los quintetos, si Parker no rinde al 3, tendrán que buscar acomodo a Portis o a él, salvo que Portis se haga sitio en el equipo como el año pasado.

Que se revisen algunos videos de las defensas del segundo trhee-peat de Jordan y asunto arreglado, jejeje.
Nostalgia del estopa-mix, sniff...