Solapas principales

Ben Wallace, elegido mejor defensor (Foto: NBA)

¿Qué fue de Ben Wallace?

A principios del siglo XXI apareció una versión 2.0 de los Bad Boys en Detroit, que hicieron saltar la banca con la consecución del título en el año 2004 por 4-1 ante los máximos favoritos, los Ángeles Lakers. Entre los jugadores que formaron ese equipo se encontraba un pívot diferente, un jugador de 2,06 (aunque posteriormente admitía estar más cerca de los 2,01) muy luchador y que no tuvo el mejor inicio posible.

Benjamin Cameron Wallace nacía el 10 de septiembre de 1974 en White Hall, Alabama. Precisamente sería en el instituto de su estado natal, Central in Hayneville, donde daría sus primeros pasos en el baloncesto. Sus comienzos en la universidad fueron durante dos años en Cleveland en Cuyahoga Community College. En esta etapa el jugador ya dejaba unas primeras pinceladas de como sería su carrera promediando 6,9 tapones y 17 rebotes. Tras esto el jugador ponía rumbo a una universidad de la División II de la NCAA, Virginia Union. En su nueva universidad llegó a disputar una Final Four de la división y su gran rendimiento le otorgó el privilegio de formar parte del primer equipo Division II All-American – NABC.

Ben Wallace se presentaría al Draft de 1996, donde se llevaría un duro golpe, no ser seleccionado por ninguna franquicia. Tras esta decisión el jugador se marcharía a Italia para realizar una prueba en el Viola Reggio Calabria, allí jugaría algún partido pero, finalmente, sería descartado y sustituido por Mike Brown, un jugador muy experimentado, antes de que empezara la liga. Abajo podéis ver un vídeo de los pocos partidos que Wallace jugó en Italia, como fueron los dieciseisavos de final de la Copa de Italia ante el Faber Fabriano Basket de Michael Young, Eric Anderson y Ario Costa.

¿Wallace puede jugar como profesional?

A pesar de sus primeras malas experiencias, a fuerza de mucho trabajo, acabaría fichando por los Washington Bullets, donde jugaría durante 3 temporadas. Durante los dos primeros cursos su papel era residual y no disputaba un gran número de minutos, siendo su tercer curso en el que más destacaría. En esta última campaña en la capital del país llegó a ser titular en 16 ocasiones y promediar 8,2 rebotes y 1,9 tapones. En el verano de 1999 formaba parte de un traspaso junto a otros jugadores poniendo rumbo a los Orlando Magic a cambio de Isaac Austin.

Esta nueva etapa sería únicamente de una temporada, pero le permitiría al de Alabama tener una mayor relevancia y ser titular. Sus registros fueron de nuevo destacados en la faceta reboteadora (8,2) y taponadora (1,6), aunque no le servían para conseguir una estabilidad y al verano siguiente volvía a cambiar de equipo. Tras un único curso en la tierra de Disney, el pívot era traspasado a los Detroit Pistons junto con Chucky Atkins en la marcha de Grant Hill de Michigan. De esta forma comenzaba un amor idílico y perfecto entre la franquicia y el jugador. Durante sus primeros cursos Wallace mejoró sus registros hasta llegar a conseguir su primer premio de mejor defensor del curso, y formar parte del mejor quinteto defensivo y el tercer mejor quinteto de la NBA en el curso 2001-2002. Cabe destacar que el jugador tuvo su primera experiencia en la postemporada realizando una gran actuación en su primer choque con 19 puntos y 20 rebotes ante los Toronto Raptors.

El rendimiento del jugador iba creciendo conforme pasaban las temporadas y formaba parte del primer equipo defensivo y el segundo de la NBA en el curso 2003-2004. El banquillo de Michigan tenía un nuevo inquilino que le daría un salto al equipo, Larry Brown. Junto al nuevo entrenador también se incorporaba en febrero de 2004 un jugador que sería esencial en los nuevos Bad Boys, Rasheed Wallace, quien formaría una gran dupla junto a “Big Ben” (mote con el que se conocía comúnmente a Ben Wallace). En los playoffs los Pistons tuvieron una dura final de conferencia ante unos contundente Indiana Pacers liderados por Ron Artest y Jermaine O’Neal.Tras seis partidos los de Detroit llegaban a una final de nuevo tras realizar su última aparición en 1990. El pívot de Alabama tuvo un papel muy importante para el pase de ronda con su defensa a la estrella interior rival (Jermaine O’Neal).

El rival eran unos Angeles Lakers a los que todo el mundo daba como máximos favoritos desde el comienzo de la temporada tras incorporar a dos veteranos de gran nivel, Gary Payton y Karl Malone. Sin embargo, unos Detroit Pistons más unidos, y teniendo como pilar básico la defensa, lograron ganar el anillo en 5 encuentros destrozando todas las quinielas. Al igual que hiciera en la fase anterior, el pívot fue el encargado de frenar a la “bestia interior” rival (Shaquille O'Neal), lográndolo de nuevo una vez más.

Una de las curiosidades vinculadas al jugador era que cada vez que anotaba o taponaba un balón hacían sonar un timbre profundo en el Palacio de Auburn Hills, haciendo referencia al Big Ben por el apodo del jugador. En la temporada siguiente se produjo la famosa pelea entre varios jugadores de los Indiana Pacers y los Detroit Pistons, desembocando en una suspensión de 6 partidos para Wallace. Pese a no poder disputar estos encuentros el jugador logró de nuevo el galardón al mejor defensor y formo parte de varios quintetos de gran nivel (1º quinteto defensivo, 3º mejor quinteto).

Ben Wallace’s Ultimate Mixtape with the Detroit Pistons

En la postemporada lograban unas nuevas finales eliminando por el camino a los Miami Heat de Dwyane Wade y Shaquille O'Neal, quien acababa de llegar procedente de Los Ángeles Lakers. En esta ocasión su rival serían los San Antonio Spurs, quienes se alzarían con el título teniendo como pilar básico a Tim Duncan.

La temporada siguiente sería la última de Wallace en la franquicia de Michigan, logrando de nuevo el galardón que más identifica al jugador (mejor defensor de la temporada) y su inclusión en los mejores quintetos (1º defensivo, 3º mejor quinteto). En los playoffs el equipo sufrió una “venganza” de los Miami Heat. Tras esto, el jugador probaría suerte en la agencia libre uniéndose al joven proyecto de los Chicago Bulls y abandonando “su hogar” tras seis temporadas.

En su nueva franquicia Ben Wallace redujo su aportación ofensiva ya que no era necesario que tuviera un gran papel. Por ello acrecentó su faceta defensiva, aunque reducía sus promedios de rebotes y tapones. En su primera temporada fue eliminado por sus antiguos compañeros de Detroit y el segundo curso fue traspasado a Cleveland debido a un mal arranque de la temporada. Su paso por la franquicia de Illinois estuvo marcado por varias lesiones que redujeron su nivel.

En su nueva etapa en Ohio tuvo que cambiar su posición a ala-pívot ya que el equipo contaba con Zydrunas Ilgauskas en el puesto de pívot. Una vez más el jugador tuvo un impacto positivo en la defensa de su nueva franquicia pese a bajar otra temporada más sus prestaciones. Tras caer en dos playoffs consecutivos ante los Boston Celtics, el jugador era traspasado en junio de 2009 a los Phoenix Suns, equipo en el que nunca llegaría a jugar al ser cortado por la franquicia de Arizona. 

Ante esto, Wallace volvía a reencontrarse con el “amor de su vida”, los Detroit Pistons, con los que firmaría por una temporada. Finalmente serían 3 las temporadas que vestiría la camiseta azul de los de Michigan hasta que finalmente se retiraría, siendo un final idílico en el equipo donde fue feliz. El jugador finalizaba su carrera con un currículum en el que destacan sus 4 premios de defensor del año, máximo reboteador de la liga en 2 ocasiones, máximo taponador en el curso 2001-2002, 4 veces All Star y en 11 ocasiones componente de los mejores quintetos (6 mejores quintetos defensivos y 5 veces All NBA).

¿Qué es de Ben Wallace en la actualidad?

wallace.jpeg

Ben Wallace en la actualidad.
Tras su retirada, los Detroit Pistons retirarían su número 3 el 16 de enero de 2016. En el año 2018, el jugador interior confesaría en el medio The Undefeated que sufrió una depresión durante los dos primeros años tras abandonar las canchas. Estos problemas no fueron económicos sino causados por su desvinculación del baloncesto que le provocaba un vacío. Para resolver esta situación fue fundamental el papel de su exentrenador Rick Carlisle, quien le recomendó volver a introducir el baloncesto en su vida. Desde entonces el pívot es el copropietario y presidente de los Grand Rapid Drive de la G-league. De esta forma el jugador ha vuelto a vincular su vida al estado donde paso sus mejores años como profesional, Michigan. Además, el jugador fue incluido en el Hall Of Fame al formar parte de la clase de 2021, siendo de esta forma el primer jugador no drafteado en ser incluido en este selecto grupo. Recientemente se la ha podido ver en el sorteo del draft como representante de los Detroit Pistons.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 meses 4 semanas
#contenidos: 
3
#Comentarios: 
3
Total lecturas: 
8,335