Solapas principales

Rendidos ante Damian Lillard: análisis del Game 5 de PlayOffs

  • 50 puntos de Lillard tumban a OKC
  • Philadelphia y Toronto cierran sus series con comodidad
  • Nueva sorpresa de los Clippers, que fuerzan el sexto partido

Los PlayOffs no paran. En los Game 5 de la postemporada hemos asistido, por encima de todo lo demás, al mejor partido de la carrera de Damian Lillard, el que convencerá a sus más acérrimos detractores (si aún queda alguno). Los Nuggets han tomado la delantera frente a San Antonio en una eliminatoria que volverá al feudo tejano y los Clippers siguen sin querer despertar de su sueño: exhibición de Lou Williams y victoria para fantasear con un séptimo partido frente a los campeones.

 

Por su parte, los Houston Rockets ya esperan rival en semifinales tras deshacerse de unos Jazz que han ofrecido menos resistencia de la esperada mientras que en la Conferencia Este ya han pasado de ronda las cuatro potencias. Si en el Game 4 Boston y Milwaukee completaron sendas barridas, Toronto y Philadelphia han tardado un partido más en cerrar sus respectivas series. Orlando y Brooklyn se desinflaron en el quinto encuentro, pero han planteado muchos problemas y terminan su postemporada con un relativo buen sabor de boca.

 

CONFERENCIA OESTE.

  • LOS ANGELES CLIPPERS 129-121 GOLDEN STATE WARRIORS (2-3)

¿Alguien esperaba ver un sexto partido entre estos dos equipos? La eliminatoria parecía una de las más desigualadas sobre el papel, y en ocasiones así ha sido, pero la garra de los angelinos está convirtiendo un mero trámite en una molestia. El contexto era ideal para un pase cómodo de los Warriors ante su afición y la celebración, si es que ocurre, deberá esperar algo más. En este quinto partido ha salido a relucir una de las principales carencias de los campeones: la profundidad de banquillo. Solo Thompson (22 puntos), Curry (24, intentando solo 15 lanzamientos) y un Kevin Durant que logró su mejor marca histórica en PlayOffs con 45 tantos estuvieron a la altura. Ningún otro jugador de Golden State pasó de siete puntos.

 

La actuación de los Clippers fue bien distinta: hasta cinco jugadores angelinos superaron la quincena en anotación, destacando Gallinari y Harrell con 26 y 24 tantos respectivamente. Tras un frenético primer cuarto, tanto en ritmo como en marcador, el escuadrón dirigido por Doc Rivers fue construyendo una ventaja que los Warriors dinamitaron en los últimos minutos. A pesar de llegar a ir diez abajo en el cuarto decisivo, un mate de Durant ponía a los de Oakland por delante a falta de dos minutos y medio. Y entonces apareció el de siempre: Lou Williams. Ocho puntos consecutivos del candidato perenne a Mejor Sexto Hombre del Año (acabó con 33 en total), seis de ellos delante de Durant, sentenciaron el partido. Ahora la serie viaja de vuelta a Los Angeles; la razón nos dice que ganarán los Warriors, pero ha quedado demostrado que dudar de los Clippers no es una opción. Y un séptimo partido sería el colofón imprevisto a una temporada para recordar.

 

 

Lou Williams Full Highlights 2019 WCR1 Game 5 Warriors vs Clippers - 33 Pts, 10 Asts, CLUTCH!


 

  • SAN ANTONIO SPURS 90-108 DENVER NUGGETS (2-3)

La victoria más clara de toda la eliminatoria pone a Denver a un paso de alcanzar la segunda ronda, cosa que no sucede desde 2009. En un enfrentamiento más parejo de lo que sugiere la clasificación en regular season, San Antonio ha ganado dos encuentros manejando el ritmo de juego y echando mano de la experiencia con la que no cuenta su rival. En el quinto partido no fue así: los Spurs solo aguantaron hasta el descanso. A mediados del tercer cuarto la ventaja de los Nuggets superó los dobles dígitos y la posible reacción de los de Popovich no llegó a producirse.

 

Nikola Jokic, que fue el máximo anotador del encuentro anterior con 29 puntos, estuvo menos incisivo de cara al aro en esta ocasión, pero rozó con los dedos el triple doble (16 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias). El testigo anotador lo recogió Jamal Murray con 23 tantos en su casillero, pero en el otro costado fue fundamental la labor de un Gary Harris que, especialmente en la primera parte, minimizó en gran medida a los exteriores de los Spurs. Por parte de San Antonio, tanto Aldridge como DeRozan estuvieron desacertados con 17 puntos cada uno; lo más destacable fue el trabajo en la pintura de Jakob Pöltl, graduado en intangibles y que tan pocos titulares clave. Una de las claves del partido estuvo en el tiro de tres: los Spurs no llegaron al 30% de acierto (7-24), mientras que Denver llegó al 42.5% (14-33), dominando el lanzamiento exterior al igual que hicieron en el cuarto encuentro. Ahora tienen la oportunidad de cerrar la serie en San Antonio; si no lo hacen, se verían las caras en un séptimo partido que cualquier aficionado recibiría con los brazos abiertos.


 

  • OKLAHOMA CITY THUNDER 115-118 PORTLAND TRAIL BLAZERS (1-4)

Damian Lillard. La eliminatoria duró hasta que él quiso que durara. Un primer cuarto en el que fue prácticamente la única baza ofensiva de los suyos sugería que algo grande podía pasar, pero la magnitud de lo ocurrido supera cualquier expectativa. Después de seguir manteniendo a flote a Portland durante todo el partido ante las embestidas de los Thunder, coronó su noche con uno de los game winners más increíbles de la historia de los PlayOffs. Oklahoma soñaba con la prórroga, con vencer en ella y con alargar la serie para volver a su cancha; Lillard cogió la pelota, se levantó desde 11 metros y suscitó el delirio local con un triple que Paul George no pudo defender. Resultado: 50 puntos con 10 triples anotados y pasaporte a la siguiente ronda.

 

Precisamente George fue el más acertado de unos Thunder que no pudieron sobreponerse a la exhibición de Lillard. El alero acabó con 36 puntos y 9 rebotes, mientras que Russell Westbrook, que no ha salido de esta eliminatoria en el mejor lugar posible, consiguió 29 puntos, 12 rebotes y 14 asistencias, pero con un pobre 11-31 en tiros de campo. Solo Jerami Grant y Dennis Schroder estuvieron también a buen nivel en ataque en un equipo que ha tenido muchos problemas para encontrar soluciones más allá de su pareja estrella. En Portland, aunque la barbaridad de Lillard eclipsa todo lo demás, McCollum también tuvo gran parte de culpa en la victoria, pues después de una primera parte muy discreta anotó 10 puntos en el último cuarto para acabar con 17 en total; y Maurice Harkless supo aprovechar constantemente los huecos que la defensa de Oklahoma -centrada en Lillard- dejaba. Los Thunder encaran ahora un verano en el que deberán responder muchas de las dudas que plantea la franquicia; Portland ya espera rival, que saldrá del duelo entre Denver y San Antonio. Lo único seguro que sabemos es a qué jugador deberán temer.

 

Damian Lillard Drops 50 and the Series-Winner! | April 23, 2019

 

  • UTAH JAZZ 93-100 HOUSTON ROCKETS (1-4)

Esta eliminatoria, que a primera vista parecía relativamente complicada para Houston, se convirtió en un festival tejano en los dos primeros partidos; pero Utah ha pasado de ser noticia por defender a Harden por detrás a plantar verdadera cara en los últimos encuentros. Tras encontrar la garra necesaria para vencer en el Game 4, el equipo de Quin Snyder tuvo opciones de llevar la serie de vuelta a Salt Lake City hasta el final. En un partido “discreto” de James Harden (26 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias, pero 3-12 en triples), los habituales Paul, Gordon y Capela -todos por encima de 15 puntos- han llevado el peso del ataque.

 

Pero el propio Harden lo dijo tras el partido: no han ganado por hacer prevalecer su juego de ataque, sino por elevar el nivel defensivo. Tienen el cuarto mejor defensive rating de los 16 equipos de PlayOffs y la culpa de ese dato se la reparten a partes iguales entre el mérito de los Rockets y el desatino en ataque de Utah. Donovan Mitchell, que venía de firmar más de 30 puntos en los últimos dos partidos, no ha podido pasar de 12 tantos en este quinto encuentro con unos porcentajes paupérrimos (4-22 en tiros de campo y 0-9 en triples). Ante el poco acierto de otro puntal como Joe Ingles, que ha promediado 6.4 puntos en la eliminatoria, jugadores como Jae Crowder o Royce O’Neale han tenido que dar un necesario paso adelante. Aun así, no ha sido suficiente: los Rockets ya esperan rival en semifinales. Y si ese rival es Golden State podemos estar ante una eliminatoria para recordar.

 

CONFERENCIA ESTE.

  • ORLANDO MAGIC 96-115 TORONTO RAPTORS (1-4)

El primer partido fue un golpe sobre la mesa de los Magic, pero su papel en los siguientes cuatro encuentros ha estado marcado por la impotencia. Los fantasmas pasados de los Raptors revolotearon sobre el Air Canada Center para después desaparecer constatando una realidad: estos Raptors ofrecen muchas más garantías que los de años anteriores. Pascal Siakam volvió a erigirse como protagonista con 24 puntos -ha promediado más de 22 en el global de la serie-, aunque el máximo anotador del partido fue Kawhi Leonard con 27 tantos y la eficiencia como bandera (8-11 en tiros de campo y 5-5 en triples). La defensa de Orlando, que en algunos tramos de partidos anteriores pareció ahogar a los canadienses, fue incapaz de contener la conjunción de poderío físico y capacidad técnica que tenía delante (Toronto anotó 50 puntos en la pintura).

 

Pero los Raptors, en cambio, sí hicieron lo propio con el ataque de los de Florida. Con Aaron Gordon contenido y un Nikola Vucevic que ha completado una eliminatoria decepcionante, la mejor respuesta vino desde el banco con Iwundu y Ross anotando 12 puntos por cabeza, además de los 15 de D.J. Augustin, el héroe del primer partido. El lanzamiento de tres también fue fundamental -41.7% de los Raptors por 26-5% de Orlando- y Toronto consiguió orientar las posesiones de su rival hacia el aclarado y el escaso movimiento de balón, especialmente en el primer cuarto. Marc Gasol, por su parte, siguió conteniendo a Vucevic como ha hecho durante toda la serie. El próximo rival de la franquicia serán los 76ers, que no plantearán una simple eliminatoria: con la continuidad de Kawhi Leonard en el aire, la presión es muy alta y no llegar como mínimo a las semifinales de Conferencia sería considerado un fracaso.

 

Pascal Siakam Full Highlights 2019 ECR1 Game 5 Raptors vs Magic - 24-6-4! FreeDawkins


 
  • BROOKLYN NETS 100-122 PHILADELPHIA SIXERS  (1-4)

El cuarto partido pudo haber cambiado el rumbo de la eliminatoria, poner a los 76ers contra las cuerdas y encumbrar a Brooklyn por encima incluso de sus posibilidades. En cambio, la serie siguió su rumbo natural, los Nets perdieron y se entregaron sin oponer resistencia en el quinto y definitivo encuentro. El primer cuarto se saldó con 17 de ventaja para Philadelphia, cortando de raíz el interés que podía generar un partido más en la ciudad neoyorquina. Brett Brown pudo aprovechar para hacer descansar a su quinteto titular y dar más minutos a sus hombres de banquillo, algo a agradecer dada la poca profundidad con la que cuenta la plantilla.

 

Aun así, Joel Embiid se las apañó para firmar 23 puntos y 13 rebotes en una noche en la que miró constantemente al aro (tiró 18 veces en 20 minutos). El banquillo de los 76ers aportó 54 puntos en total, destacando James Ennis y Jonathon Simmons con 11 y 10 tantos respectivamente. Los Nets sacaron algo de orgullo en el último cuarto para recortar ligeramente una ventaja que por momentos fue sonrojante, pero la reacción llegó de los jugadores de segunda línea, como Rodions Kurucs -que apenas ha tenido minutos en esta serie- o Rondae Hollis-Jefferson. D’Angelo Russell, que no ha tenido una eliminatoria sencilla, no pudo superar los 8 puntos tirando por debajo del 20%. Además, Brooklyn volvió a sufrir por dentro cuando Jarrett Allen, único pívot puro de la rotación, no estaba sobre la pista: perdieron la batalla del rebote por 41 a 56. En el camino de los 76ers se planta ahora Toronto, un rival de mayor altura que requerirá la mejor versión de Simmons, Butler y compañía.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 meses 5 días
#contenidos: 
28
#Comentarios: 
49
Total lecturas: 
48,660

Comentarios

Totalmente de acuerdo, hay que invertir en ese rol al 4.
Ricky debe renovar, aunque sea por salario similar o algo menor. Es un base perfecto para el desarrolo total de Donovan Mitchell