Solapas principales

Russell Westbrook y la tempestad en Oklahoma

  • El base podría abandonar la franquicia después de 11 años
  • Tras la salida de George cobra sentido una reconstrucción en los Thunder

Russell Westbrook. James Harden. Kevin Durant. Paul George. Incluso Carmelo Anthony, aunque ahora parezca un chiste. Esa ristra de nombres ilustres ha pasado por los Thunder durante los últimos años, pero solo el primero de ellos se ha encariñado con las extensas llanuras del estado de Oklahoma. La historia de la franquicia desde que abandonara Seattle ha estado marcada por proyectos ilusionantes y constantes fracasos, algunos labrados por méritos propios y otros forzados por la mala suerte de las lesiones. 

 

Aquel equipo liderado por Westbrook, Durant y Harden (una foto de los tres vistiendo la misma camiseta puede inducir a los más novatos en el mundillo NBA a pensar que está hecha con photoshop) cayó por su propio peso. Tras alcanzar y perder las Finales de 2012 ante los Miami Heat de LeBron James, la lógica que dicta que al baloncesto solo se puede jugar con un balón provocó la salida de James Harden, que había ganado el premio al mejor sexto hombre de la liga esa temporada, con dirección Houston. Comenzó la época de la icónica pareja Durant-Westbrook, que no siempre pudo carburar a pleno rendimiento por las lesiones de ambos y que se topó con un abrupto final -la marcha de Kevin Durant- tras quedarse a las puertas de alcanzar nuevamente las Finales. 

 

Los tres últimos años de la franquicia han sido un constante campo de pruebas. Primero con un Oladipo que no terminó de encajar, después con la llegada de Carmelo y esta última temporada con la pareja Westbrook-George al mando. El traspaso de Paul George, además de poner la NBA patas arriba, ha finalizado una etapa en una franquicia que lleva tres años seguidos cayendo en primera ronda de postemporada. Toca observar, analizar y preguntarse qué es lo mejor para los Thunder. ¿Tiene sentido volver a construir sobre Westbrook en solitario? ¿Puede el base ayudar a desarrollar a los jugadores jóvenes? ¿Es mejor traspasarlo antes de que empiece su declive?

 

perder a paul george

La pareja que han hecho Paul George y Russell Westbrook durante los últimos dos años ha funcionado bastante bien a grandes rasgos. A pesar de que esta temporada el base haya hecho sus peores números en anotación y porcentajes en los últimos cinco cursos, ha lanzado algo menos que el año pasado y no se le ha visto del todo incómodo siendo segunda espada de George. Éste último ha completado la mejor temporada regular de su carrera, siendo finalista tanto para el MVP como para el premio al Mejor Defensor del Año, registrando por el camino sus mejores datos históricos en casi todas las categorías estadísticas.

 

Aún así, Westbrook ha seguido siendo el jugador con más usage del equipo con 30.1% por el 28.5% de George, subiendo el alero casi cuatro puntos porcentuales con respecto al año pasado. Entre ambos han decidido casi el 60% de las posesiones del equipo, dato increíblemente alto que muestra hasta qué punto ha dependido la franquicia de estos dos jugadores. La habilidad del ex de Indiana en el tiro de tres -casi la mitad de sus lanzamientos intentados este año han sido triples- ha ofrecido un respiro en un ataque que frecuentemente sufre de falta de spacing y escasez de especialistas (en el top-10 de equipos con peor porcentaje en triples en la regular season).

 

56.jpg

George, Westbrook y Adams han sido la base de los Thunder este año / NBA.com

 

La marcha de George supone perder al mejor jugador de la plantilla, diferencial en ambos costados de la cancha y que viene de completar una temporada de ensueño asumiendo al mismo tiempo el papel de líder. De no hacer más movimientos en el mercado, los Thunder se podrían encontrar en una situación similar a la del curso 2016/17, en la que la marcha de Durant dejó a Russell Westbrook solo ante el peligro y sin opciones de luchar por nada en PlayOffs. El problema es que ahora el base va a cumplir 31 años, va a cobrar 170 millones de dólares en los próximos cuatro cursos y las rondas de Draft obtenidas con el traspaso de Paul George aconsejan cambiar el rumbo del proyecto.

 

un traspaso para westbrook

Al igual que cuesta encontrar sentido a la permanencia de Russell en Oklahoma City es complicado pensar en un destino adecuado para hacerse con él a largo plazo. Se ha hablado de franquicias como Houston Rockets o Miami Heat (cogiendo esta última mucha fuerza en los últimos días), por lo que vamos a considerar ambas opciones:

 

  • Miami Heat. Hacerse con Jimmy Butler ha supuesto un salto de calidad para el equipo, pero puede que ese salto tenga un límite aproximadamente en la 6ª plaza del Este. Según las últimas informaciones Pat Riley quiere dar otra vuelta de tuerca a la plantilla y la opción de Westbrook está cogiendo muchos enteros. Juntar a estos dos jugadores no parece un fit ideal, tanto por el carácter de ambos como por su estilo de juego; además, Butler no acabó de estar cómodo con su rol en Philadelphia y salió buscando ser la primera opción ofensiva en otro lugar, algo difícil si su nuevo compañero es el aún jugador de los Thunder.

 

Cuadrar un traspaso tampoco es sencillo. Una opción sería un paquete con Justise Winslow, Tyler Herro, la primera ronda de los Heat para el año que viene y alguien como James Johnson para cuadrar salarios. Pero Miami necesita deshacerse de Goran Dragic y requiere que participe un tercer equipo -puede que Dallas- para absorber su contrato. Los Thunder pueden intentar traspasar también a Steven Adams para liberar salario (cobrará casi 26 millones la próxima temporada), haciendo que los Heat, de querer incorporar al neozelandés, deban incluir a Bam Adebayo y algún otro jugador en el paquete. 

 

¿Ganarían ambos equipos con esta operación? Probablemente no, pero hay que entender la tesitura en la que se encuentra Miami. El proyecto estaba empezando a estancarse y se necesitaba algún cambio, pero juntar a Westbrook con Butler no es, primero, garantía de nada; y segundo, los de Florida se quedarían con una plantilla muy corta y con un banquillo realmente limitado, pagando por el camino un precio muy alto para un formar un equipo que aún así no sería ni candidato al título. Por su parte, los Thunder se librarían de dos contratos muy elevados recibiendo más rondas de Draft y varios jugadores jóvenes con proyección. El mercado para Westbrook es escaso y podría no llegar una opción mejor que la de los Heat. 

 
 
  • Houston Rockets. Daryl Morey parece empeñado en anteponer la adquisición de otra estrella a hacerse con un buen fondo de armario que solucione las carencias del equipo. Lo intentó con Butler y parece que lo va a intentar con Westbrook: según el periodista Sam Amick, varios ejecutivos de la liga han señalado a la franquicia texana como una de las mejor posicionadas para hacerse con el base. Pero para eso Houston debería librarse de Chris Paul -que tiene un contrato similar al de Russell- mandándolo a Oklahoma.

 

¿Para quién cobra sentido este posible traspaso? A priori, para ninguno de los dos. De aterrizar Paul en los Thunder, éstos se quedarían con un jugador mayor que Westbrook, con un contrato desorbitado -cobrará 44 millones con 36 años- y sin lugar en una futura reconstrucción. Por otro lado, una pareja Westbrook-Harden no es, precisamente, ideal para los Rockets. Sería muy complicado hacer encajar a dos jugadores que necesitan tanto el balón y la llegada del base obligaría a D’Antoni a modificar el estilo que tanto se ha esforzado en construir.

 

Hay mercado para Westbrook más allá de estas dos franquicias, pero es tan limitado como repleto de inconvenientes: Minnesota Timberwolves, New York Knicks o Detroit Pistons. Para los primeros sería preferible intentar hacerse con D’Angelo Russell, que podría desarrollar una buena sintonía con Karl-Anthony Towns en el futuro; para los segundos sería un chiste traspasar a sus jugadores jóvenes después de no haber estado seguros de apostar por Kevin Durant; y para los terceros podría tener algo más de sentido, pero perderían gran parte de sus rondas de Draft para los próximos años al no tener activos que traspasar. 

 

59.jpg

Russell Westbrook en un partido / NBA.com

 

¿hay más opciones para los thunder?

En Oklahoma están de baja por liquidación y todos los jugadores importantes, como Steven Adams y Dennis Schroder (incluso Jerami Grant ha hecho las maletas a Denver), han sido puestos en el mercado para descargar espacio salarial y acelerar una posible reconstrucción. Remodelar la franquicia y construir en base a las rondas de Draft, a ese espacio salarial y a jugadores prometedores como Shai Gilgeous-Alexander parece el camino más lógico, pero hay una segunda vía por la que ya optaron cuando sufrieron la baja de Kevin Durant. 

 

Esa vía sería mantener a Westbrook en el equipo, ya sea para intentar volver a competir el año que viene o para usarlo como mentor de los jóvenes y como parte activa en la reconstrucción. Pero hay dos problemas: primero, que el base no tiene ni 28 años como por aquel entonces ni margen de mejora para seguir creciendo; y segundo, que con sus características es complicado que ayude a un jugador como Gilgeous-Alexander a desarrollarse compartiendo pista con él. 

 

La opción más sensata para ambas partes parece el traspaso y Adrian Wojnarowski ya ha adelantado que el jugador no lo ve con malos ojos, especialmente si el destino es Miami. Un trade supondría el fin del matrimonio entre la ciudad de Oklahoma y Russell Westbrook, que ha durado 11 años y ha encumbrado al base como el jugador más icónico de la franquicia desde que abandonó Seattle. La marcha de Paul George, además de volver a sacudir la NBA, puede dar una nueva vuelta de tuerca a esta Agencia Libre y provocar que otra estrella de la liga, por si lo vivido estos días hubiera sido poco, cambie de equipo.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 3 semanas
#contenidos: 
38
#Comentarios: 
87
Total lecturas: 
79,082

Comentarios

Vaya, ahora resulta que "cabraloca" puede ser el factor clave para el anillo... lo que no pudieron hacer como "tempranero" ahora lo intentarán como "rangers".. me da que les haría falta a Chuck Norris y su patada voladora.

Los haters de RW - infinitos - apuntando sus miras telescópicas a Houston mientras que Chris Paul parece que se despide de sus escasas posibilidades de trincar un anillo.

Edito y pongo la sintonía de "Walker Texas Ranger". Aunque creo que está ambientada en Dallas o Fort Worth pienso que encaja mejor con los Houston Rockets que no con los blanquitos y gaseosos jugadores de Dallas.

https://www.youtube.com/watch?v=NIYZVSElmj4

Buena jugada de los Rockets, jugador por jugador 3 años más joven, el equipo que más ha competido a los Warriors en su dinastía siempre ha dependido en los duelos directos de la anotación de Paul, que ya sólo promedia 15 puntos por partido, Harden seguirá teniendo sus tiros, Westbrook anotará y asistirá más que Paul, misma defensa y carácter, y seguirán explotando el pick and roll con Capela, ya tenemos otro aspirante al título, sólo falta que Paul llegue a Miami.

Lo primero acordarme de Steve Adams ante la debacle del proyecto, y dedicarle una bonita canción para su consuelo https://www.youtube.com/watch?v=OPTjfKTnuCc

Luego pensando en positivo, CP3 podría salir hacia Miami para seguir con el plan renove en OKC, a cambio de Dragic, Waiters y/o Olynyk, o "tatoos" Johnson...Thunder seguiría en la pomada.

Un ratito de ver divertiría, un partido entero indigestión, jjjj. A ver como se las arreglan para subir la bola: downtempo=Harden... speedmetal=Russ

Tiene que ser Miami, de que sirve firmarle esa pasta a Butler para no entrar en playoffs o caer en primera ronda, juntas dos all-star y en el este todo es posible. A ver si de rebote Doncic puede jugar con Dragic...