ADN anotador, capítulo III

Solapas principales

 

Tras las entregas de ADN anotador I y ADN anotador II continuamos con la serie.
Pues con la llegada del killer que es nuestro siguiente invitado en el post  fue que, por fin, las franquicias permitieron al hombre “
negro” desarrollar su juego.  Y vaya de qué manera:

 Elgin Baylor (6-5 y 225lb) Posición: SF.

 Hasta la llegada de Elgin es que vimos por primera vez a un player de “color” dentro de los 5 primeros mejores anotadores de la liga (y no quedó primero pues aún muchos compañeros y directivos,  se resistían al dominio del afrodescendiente).

 Por lo que os pregunto:

 ¿Siguen creyendo que Earl Lloyd fue verdaderamente quien  derrumbó la barrera racial para el hombre “negro” en el baloncesto americano?

 Es válido si  así lo siguen creyendo. Pero os digo algo:

Quien verdaderamente los obligó a mirar al hombre negro como el mejor de los recursos dentro del duelo fue Baylor.

Y luego de allí nunca más hubo vuelta atrás.

 Pero antes de hablarles de la contribución de Baylor a la mentalidad y ADN de un Scorer (y al basketball). Creo necesario antes postearles a dos auténticos anotadores. Dos tíos  que por primera vez nos brindaban la oportunidad de ver en directo un duelo anotador en plena duela. Pues Mikan nunca tuvo a Bob Kurland en la liga, Fulks nunca tuvo un par anotador, y Wilt,  tuvo su par en Bill; quien dejó todos sus puntos en la NCAA y en la NBA decidió optar por transformar el concepto defensivo.

 Así que para entender aún más el legado ofensivo de Baylor, debo comenzar por estos tíos que se enfrentaron 87 veces en temporada regular. Donde el primero dejó promedio de casi 28 ppg,  (siempre redondeo) y el segundo endosó 29 ppg, en aquellas batallas anotadoras. Sus nombres: Oscar Robertson y Jerry West.

 

 Oscar Robertson (6-5 y 205lb) Posición: PG.

 Cuando se habla de Oscar noto que  siempre únicamente se habla de triple dobles. Si les digo la verdad. Es el más claro ejemplo de lo que le pasa a cualquier buen cantante o a una  buena banda que hayan sido muy pero muy buenos. Pero que a raíz que, tuvo o tuvieron un gran superéxito en  algún momento -entre muchas de sus otras buenas canciones- este último (el superéxito) opaca cualquier otro buen logro. Y lamentablemente sólo lo recuerdan por ello.

 Os digo que les vengo hablando acerca de que si Elvis fuera optado por el basketball. Pero si Oscar, fuera optado por el canto, sin duda alguna, y como hemos visto a muchos cantantes. Nos dijera –como muchos alguna vez han declarado- que realmente en algún punto de su carrera,  llegó a odiar haber realizado o tenido,  aquel superéxito.

 

 ¿Por qué? En principio aclaremos que (aunque no es el tema en cuestión) Oscar no tuvo una sola temporada donde promedió un triple doble.  Os digo que Fueron cuatro (4) las temporadas en que Oscar promedió un valor (=) “igual a” o  (>)  “mayor que” 9,50 en sus habituales asistencias,  puntos y rebotes. ¿Y no es el baloncesto del siglo 21  un juego de medidas, números y analítica (a veces al extremo)? Esa es la realidad.

 Y todos alguna vez desde casi que el kínder-garden, recordamos a aquel teacher que en clase de matemáticas nos dijo: “9,50 es 10, debéis  hacer el redondeo hacia arriba”.

 Y tal vez más de uno aquí aplazó algún examen por olvidar el fulano redondeo (me incluyo).  Y entonces:

¿Qué diferencia hay en la NBA?, ¿Manejan ellos otros principios matemáticos?

 Pues no. La matemáticas y sus principios son universales. Así que si se van a referir a Oscar sólo por sus triples dobles, por favor ir a revisar que usando el principio del redondeo; fueron 4 las temporadas donde Robertson grabó un triple doble.

 Aclarado aquel punto. Os digo; y  óiganme bien:

 La primera discusión en que debe aparecer Oscar no es en una con referencia a triple dobles. Debe aparecer por los siglos de los siglos en discusiones de… Anotadores.

 Este tío promedió nada más y nada menos que seis temporadas alcanzando un promedio de 30 o más puntos. Y ¡Ojo! Que aquí,  si no hubo redondeo.

 Os digo qué,  fuera de Michael Jordan y Wilt Chamberlain,  no existe otro tío con más temporadas de 30 o más  puntos que Oscar.

 Para ponerle más contexto. Ni Kareem estuvo por allí. Quien solo tuvo cuatro (4) de esas  con 30 o más puntos. Al Igual que Jerry West, Rick Barry, Allen Iverson  y, Adrián Dantley (quien por cierto alcanza 5 temporadas con  30 o más ppg; si le aplicamos el principio de redondeo a su aporte de  la 85-86, donde como os comenté anteriormente, dejó promedio de 29,80. Lamentable que  aun así; Dantley fue excluido de los 50 mejores en el año 96).

Así que bien tanto para Oscar y Dantley, nos repetiría Elvis:

“La verdad es como el Sol. La puedes callar por un tiempo, pero no se va a ir”.

 Creo que el olvido,  o la exclusión, de Oscar de cualquier mesa de debate sobre anotadores,  es el poco y muy escaso éxito que tuvo campeonando. Y muchos han tenido mayor número de  campeonatos que él. Pero es que no todos debieron enfrentar años tras años a Wilt Chamberlain o a  Bill Russell y sus Boston Celtics.

 Porque siempre hemos escuchado de las veces que Bill eliminó a Wilt. Pero os descubro que anteriormente, y si mal no recuerdo,  solo los dos primeros años de Oscar los jugó con Los Cincinnati  Royals perteneciendo a la Conferencia del Oeste. Del resto. Fueron ocho temporadas de su carrera con los Royals donde perteneció a la, Este. Y en donde en 5 de ellas cayó eliminado; o por Bill y sus Celtics… O por el jugador más dominante de la historia del basketball... Wilt Chamberlain.

 Imaginen si para Wilt era difícil superar a Boston. Ahora imaginen para Oscar tener que superar tanto al compacto equipo de Boston (vayan y revisen cuantos de aquellos tíos terminaron siendo Hall Of Fame y luego compárenlos con los compañeros que jugaron al lado de Wilt y, de Oscar). Y luego, “superado” Bill,  y con el pase de factura del debido desgaste. Te recibía en la otra etapa del Play-Off  Wilt. O viceversa.

 Como siempre digo,  son los entre líneas que nadie os trae.

 Recuerdo que Jack Twyman dijo alguna vez algo como (siempre parafraseando):

-Ya tengo 40 años y con tanto basketball en mi cabeza,  a veces se me hace difícil recordar cada palabra.

 Y Carlos nuestro director siempre os pide que os coloque la referencia al final. ¡Imaginaos!

 Carlos son 32 años de gusto por el basketball. Muchas de esas historias y citas se quedaron en aquella transmisión (que eran muy pocas), en aquellos primeros videotapes de la liga para Betamax y VHS,   o en el cesto de mi cuarto junto a muchos magazines que mi madre os tiraba cuando limpiaba.

 O algunas quedaron pegadas en la pared por detrás de algún buen posters de MJ23, o en mis cuadernos y libros del High school.

 No sé si era una moda local. Pero por acá,  forrábamos nuestros cuadernos y libros de la escuela con cromos y recortes de la NBA.-

 Pero en fin, ahora con la era moderna  siempre me aseguro de hacer el ejercicio de constatarlas (todo es Google, YouTube y Wikipedia ahora). Un muy buen pasatiempo (que os recomiendo). Porque la búsqueda de X historia te lleva a otra. Así que no dejar de ir a hacerlo.-

Whatever… Entonces parafraseando a Twyman:

“Ya teníamos la plantilla idónea para batir  a Boston, pero la pérdida de Maurice Stokes lo cambió todo”.

 -Aprovecho para decir que Twyman  bien pudiese estar aquí en este post para anotadores. Pues pocos saben que Junto a Wilt (sí una vez más Wilt) fueron los primeros en sobre-pasar la barrera de la treintena de puntos. Todo ocurrió en la season 59-60.

 Pero dejaré a Jack Twyman para un post que os guardo por allí,  de todos los entre líneas de aquel fatídico día en que los Cincinnatis Royals pierden los servicios de Maurice Stokes. Como siempre algo diferente, no la historia vendida. La real... ¡Sorry por Ver Mikkelsen y sus Lakers! Pero os contaré todo.

 

 Bueno, en resumen.  Oscar Robertson es el primer  gran anotador consecuente que hizo vida fuera de la pintura. Es decir, sin ser  un tío del frontcourt.

 Y sus seis temporadas  con 30 o más puntos así lo demuestran. Sólo,  que nunca dejó a la posteridad un encuentro de esos épicos,  donde le llegó a doler la mano de tanto tirar la bola, pues como bien saben debía cubrir su cuota de asistencias y rebotes.

 Si mal no recuerdo; una sola vez Oscar pasó de 50 puntitos.

 -Sí,  en la 64-65 dejó 56 puntos. ¡Ya saben ahora todo es Google! A veces  os dejaré que vosotros busquen la cita o constaten lo que os guindo. Para que se empapen de cada historia.-

 En fin Oscar nunca dejó un juego épico en puntos y como dice Elvis:

“Haz algo que merezca la pena recordar”.

 Y por ello es que sólo lo recuerdan a Oscar como el Rey del triple doble. Pero era un anotador nato. No olvidar ello de Oscar.

 -Pero es que Kareem jamás supo que fue anotar más de 55 puntos. Y de seguro, muchos ya debatirán que lo he excluido de éste post. – ¿Ven la diferencia?

 Otra de las razones por la que tal vez “nos olvidemos” de los dotes de Oscar como anotador,  es un tío que fue para él lo que fue Bird para Magic Johnson, Bill para Wilt y ahora (de alguna manera inusual), lo es Lebron para Jordan… Su Nombre:

 

 Jerry West (6-2 y 175lb) Posición: Más Base que Escolta. No olvidáis eso.

 Hace algún  tiempo el buen Jerry dijo algo como:

“Nadie podía pararme en el uno a uno”.

 Si eso no es una frase digna del ADN de un scorer,  no encuentro otra mejor.

 Pero vean como todos recuerdan a Jerry aun cuando perdió 8 Finales. Pues no tener en el camino a Wilt y a Bill como lo tuvo Oscar (en el Este) te garantizaba un acceso al espectáculo Final.

 Por ello no entiendo el asombro de muchos cuando veían año tras años asistir a Lebron,  al espectáculo final de la liga… Las Finales.

 Algo que estando en el Oeste, muy pero muy probablemente,  fuera estado más discutido.

 Pero sea como sea, siempre el Rey (Elvis) nos recuerda que había que estar preparado para ello y dejar lo mejor para el final. Para el espectáculo en vivo:

“Un concierto en directo para mi es excitante por toda la electricidad que se genera en el público y en el escenario. Es mi parte favorita del negocio, los conciertos en directo”… Elvis Presley.

 Y recordar que en aquellos días muy poco se televisaba a nivel nacional la regular season. Pero luego de la llegada de tíos como Elgin, Bill, Wilt, Oscar y Jerry… De Las Finales, ya todos comenzaban a hablar.

 Como os dije anteriormente,  West nos dejó 4 temporadas sobre los 30 puntos. Y su máximo de puntos en un game fue de 63.

 Pero más allá de esos números y de recordarles que antes que Michael Jordan nos dejara el más alto promedio de puntos en aquellas Finales vs. Los Suns. El record  lo poseía West con 40,6 ppg.

 Es decir, el tío guardaba todo para el espectáculo Final. Al estilo de Elvis.

 Bien es conocido que West era un gran tirador que no disfrutó de los placeres,  que hoy un Stephen Curry posee. La hoy apreciada línea de tres puntos.

 Sin ir muy lejos, y como ejemplo, vayamos a aquella épica jugada de las Finales de 1970,  en que desde más allá de mitad de la duela, Jerry envía el juego a overtime vs Los Knicks. Recuerdo que luego,  ya estando West retirado e instaurado los tres puntos desde el arco. Le preguntaron acerca de su opinión sobre,  que de haber existido la línea de tres en aquel tiro de 1970, fuera ganado aquel juego con ese lanzamiento. Escuetamente respondió:

“Fue una bonita jugada que no sirvió de nada”

 Y “todos” nos fijamos en ese lanzamiento. Pero os pido que vayan y vean el video donde centésimas de segundos antes,  Dave DeBusschere clava casi desde el tiro libre un lanzamiento que fue una  daga en el corazón de Los Angeles.

 Y la reacción de West  es digna para ejemplificar lo que más define a un anotador.

 Conservar la calma y dejar que el  rival se relaje y comience a celebrar,  creyendo que ya el encuentro es suyo.

Para unos pocos segundos después,  recordarles que cometieron un error al dejarle unas pocas décimas en reloj. Pues la última palabra siempre será suya.

 

 Así que si van y revisan aquella jugada. Observarán como West hizo lo propio aquel día. Su papel de héroe.

-Aprovecho para plasmar que siempre escucho a West en conversaciones y foros acerca de ser el Mejor tercer Escota de todos los tiempos. Por detrás de MJ23 y Kobe.  Y aclaro que todo ello se debe a que con la selección de USA de 1960; Oscar hizo de PG y Jerry de SG.

 Os digo algo. Jerry NO  es ni el 3ro ni el primero en la lista de escolta.

 West solo dos temporadas hizo de escolta.

 En los primeros años de Jerry en los Angeles,  hacían de escoltas Frank Selvy y Hot Rod Hundley. Luego llegó Dick Barnett hasta el conocido arribo de Gail Goodrich. Así que no os dejar vender que West fue escolta.-

 

 Son bien conocidas las historias de abuso físico que debió enfrentar Jerry de su padre. Y tal vez como cualquier niño que es golpeado por un padre abusivo. En su infante imaginación West  siempre soñó que algún día vendría un superhéroe a poner las cosas en su lugar.

 Incluso tal vez el rostro de aquel superhéroe que “pudo haber imaginado” Jerry, no era otro más  que el de su hermano mayor que regresaba de la guerra. Y quien nunca regresó.

 Nunca lo sabremos. Pues en apariencia nadie salvó a Jerry de aquel maltrato. Pero de lo que sí estoy seguro,  es que en la duela, Jerry se aseguró de que esta vez no dependería de nadie a la hora de hablar de superhéroes.

 Él mismo se encargaría de tomar la justicia por sus manos y salvar a sus compañeros cuando el reloj iba en descenso.  Y ¡Ojo! En un equipo que estaba Elgin Baylor y luego Wilt Chamberlain.

 

 Como lo tenía pensado alguna vez Elvis:

“Cuando era un niño, siempre me veía como un héroe de cómics y películas. Crecí creyendo ese sueño”.

¿Tenía o no, el genio y ADN de un Anotador Elvis?

 Sin duda la NBA es un producto que perdurará por los siglos de los siglos. Y si bien West tiene asegurada su eternidad,  por ser su silueta el símbolo de la excelencia mundial en el basketball. No olvidar. Que por algo al buen Jerry, le prevalecen sus innumerables rescates en la duela;  para ser reconocido como:

“Mr. Clutch”.

 O como bien lo definió el mismísimo Jerry West:

“La confianza es una gran cantidad de este juego o cualquier otro juego. Si no crees que puedes, no lo harás”.

 Como os dije. West compartía escenario con otro de los anotadores más ilustres. Uno que sin duda se apegó perfectamente a lo dicho alguna vez por el Rey:

“Cuando las cosas vayan mal, no vayas con ellas”.

 Y es así como os doy la bienvenida al tío de quien os comenté  previamente. Quien fue verdaderamente el tío que rompió la barrera interracial del juego (no en la liga, sino donde cuenta… Dentro de la duela). En pocas palabras. El tío  que los obligó a que dibujaran pizarra para los de “color”…

 

Seguimos con Elgin Baylor.

 Preferí que Jerry West le hiciera el opening (tal vez por primera vez en sus vidas)  a Baylor, porque siempre se recuerda más a Elgin como perdedor que al mismo West (aun cuando West perdió una Final más que este).

 Pero la gracia anotadora de Baylor radica en que  siempre, pasara lo que pasara, se permitía mantener su cuota de anotación.

 

 -Os digo que literalmente hoy mismo, podían perder el game 7 de Las Finales ante Boston. Y si mañana comenzaba de nuevo la liga. Elgin podía llegar y ponerte 40, 50, 60 y hasta 70 puntos. Es decir, no entraba en aquella depresión o desdicha si había que anotar.-

 

 Sin importarle la llegada del ya mencionado West. Quien sin duda era más publicitado (cabe decirlo. Era muy bueno y era muy “blanco”. Pero os digo,  que era más certero y con más poder definitorio. Y aparte que la bola la llevaba siempre West por ser el base). Elgin siempre se las arregló perfectamente para  dejar sus grandes actuaciones.

 Y especulando. Como que Elgin se  dijo a él mismo: Bien. Este tío Jerry llevará la bola. Pero para ello hay que primero tomar el rebote. Así que deberá  esperar que yo se la entregue.

-¡Ojo!  Eso jamás lo dijo Baylor. Es lo que intuyo yo analizando aquello.-

 Y es que Elgin vio una oportunidad de sumar más puntos y  sin esperas; vía el rebote. E invadiendo la pintura por primera vez para un tío No Ala, No Pívot.

 Y aun así, si os digo la verdad. Elgin es el primer gran anotador; no  sólo que nunca llegara a tener un anillo de liga. Sino que nunca llegó a  ser el líder en ppg de la misma.

 Ello debido al “amén” de estar en la liga en los tiempos del pleno dominio anotador de Wilt (otra vez Wilt). Y aparte,  Jugar al lado de Jerry West. Lo cual lo privó de conseguir ese título anotador (aun cuando West alcanzó el liderato anotador en la season 69-70, previa lesión de Wilt Chamberlain –ya jugando con los Lakers- y un trastocado Baylor con 35 años).

 

-Ocho (8) fueron las veces  que Baylor estuvo entre los 5 primeros anotadores.  4 de ellas, o segundo o tercero.-

 

 Pero con ello, no  pensáis que Baylor sólo se sentó a ver como Wilt guardaba  sus mejores actuaciones para enfrentar a Los Angeles Lakers.  Buena guerra ofensiva logró en ocasiones darle Elgin al tío más dominante de la historia.

 Es memorable y los invito a ir a aquel 08/12/1961 en que Wilt os puso 78 puntitos y Baylor os respondió con 63.

 

Y cuando hablamos de anotación y anotadores es banal decirles ¿Quién o cuál? Ganó aquel encuentro.

 

 Os dejo que Baylor figura en ésta lista porque entre muchas cosas nos enseñó qué: Dos anotadores por acta de  nacimiento (él y Jerry), pueden convivir en un mismo equipo. Y que no es como en aquella serie famosa llamada Los inmortales, en que  sólo podía haber uno.

  Nos enseñó que vale madre quien tire la última bola, mientras te aseguren que llenarás la papeleta de puntos al final de cada encuentro. ¿O no fue el acuerdo tácito entre Shaq y Kobe décadas más tarde y  en el mismo equipo?

 Y más aún. Tal vez Baylor haya sido el eslabón de enlace entre los anotadores eficiente y los que tiran de más a canasta,  sin mayor éxito que los primeros.

 Es de transcendencia la figura de Baylor. Porque más allá de “enseñarnos” a amar y acompañar a un  tío y su equipo, que año tras años vienen a perder las Finales (pero sin duda debió ser una delicia ver intentarlo. ¿O no lo vimos con Lebron?).  Nos “enseñó” a amar a todos esos tíos que tenían el don de anotar, pero que no eran eficientes en su faena.

 ¿Cómo es eso?

 Fue Elgin quien  nos enseñó a amar a todos esos tíos que nunca dejaron % de acierto en la duela igual o superior al 50%.

Para ponérselos en contexto y seguir avanzando en nuestra lista... Sin la existencia de Baylor jamás hubiésemos “amado” a los dos siguientes Scorer que invitamos a pasar. El primero de ellos:


 

 Kobe Bryant (“6-6 y 212lb”) Posición: Escolta.

 Tal vez todos creamos que Kobe merece estar acá sólo por sus 81 puntos ante Los Toronto Raptors. Y bien puede ser por ello.  Pero la verdad es que os traigo a Kobe por el hecho de no permitir repetir los errores de Michael Jordan.

 ¿Cuáles errores?

 Retirarse y volver cuantas veces quiso. Lo cual como vimos afecta y afectará la posición de MJ23  durante muchos años (con la evolución del triple y la longevidad en las carreras) en su continuo descenso en la lista final de más puntos anotados de por vida. Por allí bien vienen Lebron, KD, James Harden, etc.

-Realmente no veo  muy debatible que Mike y Wilt (los tíos con más títulos anotadores) en algún momento de la historia,  salgan del top 10 en puntos de por vida.-

 Otro error que Kobe no se permitió,  fue aquello de que cuando estaba totalmente en fuego,  dejarse sentar en el último cuarto; aún si el juego ya estuviese decidido.  Pues aunque algunas veces sucedió no era la norma con él.

 No en vano Kobe cargó luego con el #24, en claro mensaje que era una evolución del mismísimo #23. Y lo fue. Su mentalidad evolucionó en lo que Michael no se permitió. Sólo que su pobre selección de tiró y un ego más endiosado, no le permitió superarlo en su legado. Pero vaya que estuvo cerca.

 -Por cierto que con más derecho Kobe ha podido llevar el jersey #23 que el mismo Lebron. No sólo por su juego parecido al Dios de Los Chicago Bulls. Sino por el día que figura en su fecha de nacimiento: 23/08/1978. Aunado a que su padre también “calzó” con más deseo el número 23 que cualquier otro jersey.-

 Kobe trajo algo diferente a la figura y ADN del anotador. Trajo espera. Paciencia de parte de los coach y  de parte de las franquicias.

 Regularmente un anotador llega desbordando a la liga. Tal cual como lo hicieron muchos de los presentes en este post. Pero con Kobe fue todo diferente. Sólo había que esperar su momento. Y eso nunca había ocurrido con un anotador.

 

-Como adelanté al principio. Sí existió un anotador pre-fabricado.-

 

 Cuatro (4) temporadas tuvimos que esperar que Bryant alcanzara su cenit  anotador.

 Primero fueron  aquellos casi 8 puntos, luego 15,  después 20 y luego de aquellos casi 23 ppg…. Nadie más lo pudo detener. Sólo  él mismo, nos privó de mejores registros, debido a su escasa paciencia en la selección de sus tiros. Mermando su  eficiencia.

 

 Pero os digo algo. Sin Kobe jamás fueran esperado  a por Tracy McGrady, luego por  James Harden, o ahora mismo; hasta por Kawhi Leonard y Giannis Antetokounmpo quienes rondan  los 27 puntos por juego en esta temporada.

 Todos ellos. Fueron adquiriendo habilidades progresivamente. –Cual fábrica de anotadores-

 

 Kobe además trajo  al rol del anotador algo de descaro. Pues tal vez sea de los primeros en declarar, luego de tener un juego para el olvido con su acierto, algo como:

“Un anotador debe seguir intentándolo”.

 Y es el mismo guion que vimos declarar luego a  tíos como: Carmelo Anthony, James Harden,  Russell Westbrook  y muchos etc. Cuando también dejaban  una mala noche en su acierto.

 Y es que Kobe nos ha dejado un gran legado como anotador. Aun cuando es de los pocos en comenzar muy lento en esa faceta durante sus primeros años.

 Porque Kobe como bien os dijo Phil.

“Sólo le interesaba batir al tío que tenía en frente”.

Y esa es la naturaleza de un Scorer.  Batir, manejar y recibir los focos publicitarios. Pero sobre- todo encargarse que el rival os siempre lo recuerde.

 Pues no solo nosotros  amamos a Kobe. Bien los medios se volcaron al de Los Angeles con todos sus higlights día tras días. Sin importar su efectividad.

 Y luego del adiós de MJ23,  y al ver aquel tío tan parecido, “todos” nos volcamos  únicamente ver cuántos puntos metía el chaval. Nunca nos interesó cuantas veces tiraba al aro. Sólo que vendía muchos Jersey, y las estrellas Hollywoodenses morían por un  asiento en primera fila para disfrutar de su espectáculo.

 Sólo hasta la llegada de Lebron James (con sus pocos aciertos en el Clutch de sus primeros años –incluso hasta en sus comienzos en Miami- Y junto al arribo de la analítica al juego) y sus continuas comparaciones con MJ23 - y en donde entra en alguna conversaciones Kobe por su “supuesto Clutch”-. Es que muchos os dan cuenta que realmente “nos vendieron” muchos buenos  higlights de Kobe y sus aciertos; pero nunca nos mostraron la otra cara de Dubái.

 

Y como resultado… Kobe luego de su retiro hoy encabeza la lista como el  jugador con más tiros fallados en la historia de la liga. Con 14.481 fallos.

 

 Particularmente pienso que Kobe era un anotador efectivo cuando le daba ganas, es decir. Seleccionaba el momento exacto en que debía ser eficiente.  El resto del tiempo le interesaba un bledo la eficiencia y la analítica. Y, prefería abusar de su defensor. Luego lo que escribirían de él al día siguiente en los diarios o en la web;  le valía madre. Siempre y cuando aquel tío de la noche anterior nunca más lo olvidara.

 Kobe sin duda alguna fue un adelantado a las redes sociales. Donde siempre habrá más like a todos los aciertos,  con que nos inundaron, en su carrera de 20 años. Y pocos nos hemos detenidos a evaluar el contexto de sus fallos. O quién discute que es más llamativo ver un video o una imagen con el reloj llegando a cero,  que leer algunas líneas de análisis.

 Con Kobe bien se puede decir que:

“Una imagen vale más que mil palabras”.

 Kobe pertenece a esta lista y a la posteridad entre los anotadores, más allá de sus más (valga) de 30.000 puntos. Por meterse a la oficina de Jerry West a preguntarle cómo demonios pudo él (Jerry) y Elgin Baylor en la 61-62,  promediar ambos sobre los 30 puntos en la misma temporada.

-Y aun a hoy hay quienes piensan que Kobe nunca quiso acomodar su juego con el de Shaq.-

 Kobe pertenece a este post,  por como muchos baloncestistas,  soñar con emular al 23 de los Bulls. Pero él sí pudo casi  rozar el juego de Mike. Donde muchos se quedaron bastante cortos.

-Preguntáis a vosotros mismos:

 ¿A cuántos basquetbolistas profesionales, en la misma NBA,  las ligas locales o en vuestro propio vecindario. No vimos desear o intentar  aquel famoso “Be like Mike”?

 Pues os digo algo: Kobe casi casi que lo logró.

  Y si Michael tiene 6 anillos. Bien Kobe tiene 5 y un Oscar bajo el brazo.-

  Kobe será un Scorer de por vida por no tener piedad de nadie, ni siquiera de  su propio ídolo. Y dejar su mejor actuación de aquella season 2002-2003, para despedir a un viejo  MJ23. Endosándole 55 puntos; como para que siempre lo recordara. Como diciéndole… Estuve bastante cerca.

 

 Y sin duda alguna. Kobe se quedará en nuestras memorias “amante de altas anotaciones”. Por contribuir a  declaraciones épicas, como las dejadas por Shaq referente a la actuación de este en su último juego:

 

“Le dije al maldito que metiera 50 puntos y puso 60”.

 Pues su actuación en su último juego como profesional,  llenará de tintas o caracteres digitales, miles de post, por los siglos de los siglos.

 Y es que nunca un  Scorer se despidió de la misma forma… ¡Anotando!

 

Pero Baylor no sólo nos dejó de herencia amar a Kobe, sea como fuese.

Casi que al mismo tiempo, y mientras esperábamos la explosión anotadora de Kobe,  basado en su fuerte disciplina que luchaba contra su ego. “Todos” nos volcamos a mejor amar de momento… La indisciplina.     Que era la carta de presentación de otro tío que nunca dejaría % de eficiencia igual o superior a 50, en ninguna de sus 14 temporadas:


 

 Allen Iverson (6-0 y 165lb)  Posición: Escolta. Para nada un PG.

  Siempre que me siento a escribir  y me llaman por teléfono o al móvil. Mi esposa  contesta y literalmente deja el recado: “Lo siento está escribiendo, y cuando se sienta allí en su teclado,  florece su grado de autismo”.

 Y si se fijan todos tenemos un grado de autismo para alguna actividad que nos encanta.  Incluso alguna que otra persona también no despierta ese grado a por ella.

 Por si acaso os dejo la definición de autismo:

“Trastorno psicológico que se caracteriza por la intensa concentración de una persona en su propio mundo interior y la progresiva pérdida de contacto con la realidad exterior”.

 Es un capítulo que muy pronto desarrollaré en algún post. Pero os adelanto que muchos autores no clasifican al autismo como una enfermedad, trastorno, dolencia etc. Incluso manifiestan que es la piedra angular de muchas respuestas.

 Pues bien.

Un anotador sin duda alguna sólo vive y vive solo  en una realidad. La suya. Y una vez que comienza con su faena no existe ningún universo alterno.

 

 Y ello fue lo que sucedió en aquel primer juego de Las Finales del 2000-2001.

 A Iverson le valió madre que enfrentaría a dos tíos candidatos al Hall Of Fame (ya para aquellos días) y  que los cuales promediaban sobre los 28 puntos cada uno, y en uno de los equipos con más laureles en la historia de la mejor liga del mundo.

 Así que con 48 puntos le arruinó a Los Lakers de Phil, terminar invicto en  aquellos Play-Off.

 Y esa es la naturaleza de un Scorer:

Arruinarles la vida y los planes a otros.

 Como alguna vez llegó a decir Mark Jackson jugando para Los Knicks.

“Cuando viene Mike, mejor es que dejes a la familia en casa”.

- Haciendo  Mark alusión,  a lo mal que le iba a New York cuando Michael Jordan los visitaba.-

 Como he dicho previamente. Para estar en esta lista no se trata de ganar un par de títulos de anotación. Tienes que haber agregado algo a tal Rol. Y Iverson,  más allá de ser de los pocos tíos con 4 títulos en puntos. Y 4 temporadas sobre los 30 o más puntos. Unió el asfalto con el estilo gansteril al Rol del Scorer.

 Nos demostró que somos tan fáciles; que  aún si eres un ex-convicto, un asesino, tienes  un gusto por las sustancias prohibidas, perteneces a alguna pandilla o simplemente tu imagen no es la que un padre esperaría del novio de su hija. Todo ello lo enviamos al mismísimo demonio;  si el chaval nació con el Ritmo… Si nació para anotar.

 Bien lo resumen el mismo Iverson en una de sus frases más celebre:

“Tú puedes poner a un asesino en un juego, y sigue siendo un asesino”.

O como alguna vez le dijo un chaval a quien  Iverson le dio un autógrafo:

“Tú te pareces a un narcotraficante que vive por mi barrio”.
 

 Y es que Iverson nos recordó donde se inició todo. O mejor, donde se revolucionó:

En las calles.

 -No en un gimnasio de cualquiera de las universidades que pertenecen al circuito de la NCAA.-

 Y miles son los que llegan a la NBA con una infancia callejera. Pero una vez que llega  el estrellato estos tíos que serán la cara de la franquicia y de la misma liga. Y llegan las  firmas de contratos con las diversas marcas. Sus habilidades diplomáticas frente a las cámaras y micrófonos “florecen” y van siendo pulidas y cinceladas por muchos asesores,  para decir y declarar lo que es correcto escuchar en los medios.

 -Buen post sería traerles uno de los pasados más gansteril de los tíos ligados a la NBA. Os adelanto que Iverson está en pañales comparado con uno  que os pido ir a revisar sobre Jack molinas. Un All-Stars que no tiene, ni tendrá parecido jamás en los anales de la historia de  la liga. Tanto así, que fue suspendido, enviado a la cárcel, luego se dedicó a producir películas para adultos en Hollywood y al final fue eliminado por la mismísima mafia. Vayan y busquen su historia. O sorprenderán.-

 Y a Iverson siempre se le recordará  por hacerlo a su modo. Desde aquel:

“Diablos tengo 22 y quieren que use trajes italianos  como Mike”.

 Pero la verdad es que en la realidad que vivía Iverson, no existía el dolor o el respeto dentro de una duela.

 Lo tenía todo muy claro si en la duela debía mostrar sus dotes callejeros asfalticos para llegar al aro y sumar dos puntos más.

“En una duela no respeto a nadie”... AI03

 Y así lo demostró aquel día que todos recordamos que rompió al mismísimo Michael Jordan.

Cumplió.

 Recuerdo que para aquella Final ante Los Lakers,  Allen arrastraba vestigio de 11 y hasta 13 lesiones.

 Pero aun así abrió aquellas Finales con sus 48 puntos.

 

 Y si bien Adrian Dantley nos enseñó que es imposible enviar al banquillo a un líder anotador. Iverson nos enseñó que un anotador tampoco se conformará con quedarse en la duela  a cambio de un rol diferente.

 Larry Brown en alguna oportunidad le sugirió a Iverson que se transformara en el base de su equipo. Y la respuesta (The Answer) de Allen fue:

 

“En todos los equipos que he estado, siempre  he sido el anotador de mi equipo”.

 Y si Kobe nos hizo esperar 4 temporadas para su explosión ofensiva. Iverson no dudó en mostrárnoslas desde el inicio con aquellos 30 puntos en su debut.

 Y todos conocemos que aquella misma temporada implantó el record para un novato de 5 juegos sobre los 40 puntos. Pero muy pocos recordamos que tal racha comenzó vs.  los mismísimos Bulls de Chicago, que en esa temporada 96-97, se quedaron a solo 1 victoria de poder repetir las 70 victorias por segunda vez en la historia de la liga.

 

 Iverson figurará en este post por ese legado aguerrido. Para aquellos que siempre pensaron que el liderazgo de la liga estaba destinado para los tíos de mayor estatura.

 

 - Hasta alguna vez recuerdo que Chuck Daly dijo de Isiah Thomas:

 

“Con 10 centímetros más de estatura, fuera el mejor jugador de la liga”.-

 Os cuento que una vez retirado Mike, Kobe en su larga etapa de desarrollo y opacado por el dominio de Shaq. Y  un Lebron James que aún hacia estrago en el High School. Fue Iverson quien estuvo muy cerca de ser el mejor jugador de la liga… Al menos fue la estrella más mediática.

 Particularmente a mí me mola Iverson por dejar en evidencia,  muchas veces, a tíos que se enorgullecían de su baloncesto callejero, de  ese baloncesto de asfalto. Y me refiero a tíos como Steve Francis y Stephon Marbury.

 Al primero (a Francis)  Allen llegó a ponerle 58 y 60 puntos, sin ninguna respuesta parecida de Steve. Y al segundo (a Marbury) le endosó hasta 5 juegos sobre los 40 puntos. Y  Marbury jamás logró poner 40 en aquellos duelos.

 

 Incluso  Kobe quien en sus inicios también mostraba ese acento de asfalto (y quien alguna vez manifestó estudiar a los tiburones para detener a Iverson).  Nunca pudo regresarle a Allen aquellos 51 puntos del 05/12/2007 (ya Iverson con Denver). Y que fueron un pago de Iverson a Kobe por los 48 puntos de este en fecha 06/01/2006.

 Os puedo decir que lo más parecido luego de aquellos duelos anotadores entre West – Robertson y Dominique Wilkins - Jordan. Nos lo regalaron los duelos  Iverson - Kobe.

 

 -29 juegos en que dejaron 24 y 25 puntos de promedio respectivamente (recuerden que ninguno superó 50% o más de eficiencia en ninguna temporada de  sus carreras). Pero era una delicia ver el tipo de jugadas o finalización que inventaban o intentaban cada uno en sus ataques, y en respuesta del uno y  del otro. Francamente la buena selección de tiro no arribaba nunca a aquellos duelos. Pero tenéis que ir y revisar vosotros en YouTube de la delicia que les hablo. -

 

 Y aunque siempre se habla de Iverson por aquel episodio de “Practice”, pocos saben que fue debido a una especial charla que tuvo con Gary Payton,  quien le aconsejó no practicar mucho para mantenerse sano.

 Pero la verdad es que Iverson al igual que Shaq (que pocos lo dicen)  tenían un talento natural. Y aquello de “practice” no les venía muy bien. Salían a la duela  hacían lo suyo y ya. Y tal vez en ello radica sólo alcanzar un único MVP. Pero ya ven que Kobe tenía gran disciplina en el gimnasio e igual mantienen el mismo número de MVP ganados… Uno.

 

 -Como digo la  batalla interna entre la disciplina y el ego de Kobe nos privó de una de las mejores carreras jamás vistas en el deporte (aun cuando nos dejó ya una para el recuerdo). Buen tema para un post.-

 

 En fin Iverson pertenece a la lista de anotadores de siempre por su estilo, por hacerlo a su manera. Por darle uno que otros tiros a sus compañeros a ver si estaban en sintonía, y si no estaban. Tomaba la justicia por sus manos. Como diciendo: Para fallarlas; las fallo yo mismo.

 Algo que también se vio reflejado en como os dije,  igual quedarse (como Baylor y Kobe) sin alguna temporada  con o sobre 50% en campo.

 

 Pero sobre todo Iverson pertenece a esta lista por quedar de pie ante todos los duelos (individuales) con los pares de su época.

 Tanto que alguna vez el mismo Payton al dejar a Allen  en una paupérrima actuación cuando se enfrentaron por primera vez. Dijo:

“él sabe que tiene que esperar su momento”.

 Y vaya que Iverson como que lo tomó muy personal. Endosándole de  por vida a Payton 28,4 ppg.

 Y si eso y todo lo demás, no es la descripción de un anotador no sé qué será.

-Y os digo que no está muy bien defino si es Walt Frazier o Payton el mejor base defensivo de la historia. –

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar