Solapas principales

Coviran Granada, revelación dorada

  • EQUIPO, ha sido la palabra CLAVE de la plantilla del Coviran Granada en la temporada debut en LEBORO

El Coviran Granada, sin duda, ha sido el equipo revelación de la temporada 2018-19 en LEB Oro. Ya lo dijimos al comienzo de la temporada allá por el mes de Septiembre, era un equipo candidato a todo.

Desde que se fundara la Fundación Club Baloncesto Granada, allá por 2012, tras la desaparición del Club Baloncesto Granada, el equipo nunca había militado en la máxima categoría de la FEB, y ha sido en este ejercicio, con una plantilla diseñada para la salvación, cuando ha debutado revolucionando la competición desde la primera jornada.

La directiva presidida por Óscar Fernández-Arenas ha tenido muy claro, desde el año 2012, que la forma de trabajar debe ser siempre con planificación a medio-largo plazo y con la paciencia como primer ingrediente. Esta forma de trabajar, sumada a la política de no gastar más de lo que se ingresa, deja al actual Coviran Granada como un equipo con un bloque muy consolidado y con las arcas saneadas, es un equipo sólido, con una estructura bien definida y en la que no se suele dar pasos en falso. Esa es la verdadera clave de su éxito.

El equipo además ha sabido aglutinar el esfuerzo empresarial de toda la provincia, apoyo empresarial que ha vuelto a creer en un proyecto deportivo serio, lo que arraiga aún más el sentimiento de sentir como propios los colores rojinegros dentro de Granada, desde la afición de base, el núcleo duro que siempre ha estado con la Fundación, hasta las fuerzas vivas de la ciudad. Por algo el Palacio Municipal de los Deportes de Granada ha tenido una asistencia media superior a los 4000 espectadores durante toda la Liga Regular.

duzuwkpx4auocvq.jpg

El Palacio de Deportes de Granada ha vivido noches mágicas en LEB Oro

Pero ¿qué tiene este equipo para que haya brillado a tan alto nivel?

Cuando confeccionas una plantilla a principio de una temporada lo haces con un objetivo claro, el del Coviran Granada era la permanencia en la temporada de debut en LEB Oro.
Para esto mantuvieron la columna vertebral del equipo que ascendió la temporada pasada desde LEB Plata, a saber, los bases Carlos Corts y Carlos de Cobos, los escoltas Alo Marín y Manu Rodríguez, el alero Eloy Almazán, los ala-pivots David Iriarte y Alejandro Bortolussi y el pívot Devin Wright.

El mercado de LEB Oro es complicado, y el cuerpo técnico tuvo siempre en mente hacer un bloque que siguiera la línea marcada en LEB Plata, ser una familia. Se apuntalaron los puestos de base con Josep Pérez que venía de hacer una buena temporada en CB Prat; el de alero con un superclase como Joan Pardina, procedente de Gipuzkoa Basket; y se echó el resto con la incorporación de dos piezas interiores de garantía como son Sergio Olmos, procedente del Leyma Coruña, y Guillem Rubio del Cafés Candelas Breogan. Todos eran jugadores con experiencia en la categoría, jugadores con un rol destacado en sus equipos de procedencia y que tenían ante sí la oportunidad de dar un paso adelante en un equipo de categoría algo inferior.

Un plantel 100% español, sin jugadores extranjeros, un equipo que hablaba el mismo idioma que lleva hablando Pablo Pin desde que cogiera al equipo en categorías inferiores, el mismo idioma que ha hecho a la Fundación CB Granada materializar 3 ascensos en tiempo récord, ese idioma no es otro que “trabajo y compromiso”.

gra_palm_006.jpg

Eloy Almazán, a hombros en su despedida del Palacio (Foto: Fundación CB Granada)

Pablo Pin, un tipo trabajador, disciplinado y que siempre está en continua formación, ha sabido sacar el máximo rendimiento a una plantilla en la que todos han sabido asumir el rol que el paso de las jornadas le ha ido otorgando. Otra de las claves de este equipo es que “todos los jugadores son igual de importantes sobre el parqué”. Esto lo ha inculcado el técnico granadino en el ADN de los rojinegros. El Coviran Granada ha ganado y ha perdido como un bloque. Se han hecho partidos brillantes, también se han hecho malos partidos, pero lo que nunca ha hecho el equipo ha sido rendirse.

A pesar de que individualmente ningún jugador ha “despuntado sobremanera” (Guille Rubio ha sido sexto máximo reboteador de la liga y noveno en valoración personal), y aunque se ha podido ver a varios jugadores nazaríes en el quinteto de la jornada, se puede apreciar una línea de regularidad en las aportaciones de todos y cada uno de los integrantes de la plantilla, fruto del trabajo colectivo siempre, esto da “estabilidad” al colectivo, algo que todo técnico desea y que Pablo Pin ha conseguido en esta temporada 2018-19.

Durante la temporada la plantilla se ha visto condicionada por lesiones de más o menos duración, incluso se tuvo que optar por la incorporación de Xabi Oroz debido a la lesión de larga duración de Alo Marín, pero Pablo Pin siempre ha tenido un “plan B” para que la dinámica de juego no se resintiera.

¿Cuáles han sido las características del equipo?

Lucha, garra, defensa, colectivo, un solo latir en una sola dirección y sobre todo, trabajo, mucho trabajo. A pesar de ser el “novato” de la competición, y sufrir los rigores de una liga tan dura en las primeras jornadas, además de baches de forma o motivación en algunos jugadores durante una temporada muy larga, el técnico granadino ha creído siempre en el bloque. No se han planteado cambios de piezas en las ventanas de mercado, se ha creído en el trabajo psicológico, físico y casi espiritual para que aquellos miembros de la plantilla que peor lo han pasado, sobre todo David Iriarte y Devin Wright en diferentes fases de la liga, recuperen la confianza y hayan sido piezas clave en la fase final de la liga.

El playoff, un sueño muy real

No era el objetivo ni mucho menos, pero desde que el equipo consiguió la salvación matemáticamente, muchas jornadas antes de que acabara la liga regular fue un “¿por qué no?”. Todo el equipo trabajó para conseguirlo… y lo consiguió.

El nivel, tanto de intensidad como de juego, mostrado ante un rival tan complicado como Iberojet Palma, a la postre finalista de la Final Four LEB Oro, al que llevó hasta la última jornada del quinto partido para poder doblegar a los andaluces, en lo que fue una de las series más apasionantes de cuartos de final.

Ha sido, es y será este Fundación CB Granada un CLUB (así con mayúsculas) a la antigua usanza que busca hacer cosas grandes, desde la humildad, y a fe que sus escasos 7 años de existencia, lo está consiguiendo.

coviran_granada_gana_segundo_partido.jpg

Coviran Granada iguala la eliminatoria de cuartos (Foto: @photographerssp)

Para la próxima temporada en LEB Oro se pone más de moda que nunca el hastag oficial del equipo en redes sociales: #FiebreDelOro
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 9 meses
#contenidos: 
652
#Comentarios: 
6,300
Total lecturas: 
3,803,381

Comentarios

Mérito enorme en una plaza histórica del baloncesto. Buena planificación y (parece) mejor estructura. Se ha quedado a las puertas de la F4, y si mantiene el bloque, el próximo año volverá a competir con los de más arriba.

Sólo queda felicitar a entrenador y jugadores por el trabajo realizado. Dos partidos perdidos de uno con Palma lo dice todo, en un 3-2 final ... el año que viene será. Este equipo tardará poco en subir a ACB.

Me ha gustado su juego valiente y duro y puede ser revelación pero yo les esperaba en playoffs. El único que no esperaba es Valladolid que le he visto por encima de lo esperado. Pequeña decepción de Huesca y Coruña que fué a veces una banda. Sinceramente digo que se hace raro dejar esta liga, que engancha, y eso que solo hemos estado un año. No os vayais muy lejos porque nunca se sabe y espero que hemos contribuido a hacer mas grande la LEB.

Merecido y justo artículo homenaje, han tenido mucho mérito, y recalcando, realizado con sólo jugadores españoles, eso en otro grado superior es ..hacer cantera.