Solapas principales

Alexander Volkov: El mito de la URRS que defiende Ucrania

  • La invasión de Rusia a Ucrania nos deja una paradoja de otro tiempo
  • El mítico jugador ucraniano no ha dudado en tomar las armas para defender su país

Fue Jordi Villacampa, expresidente y exjugador del Club Joventut Badalona, quien publicó el pasado 9 de Marzo una imagen en la que aparece Sasha Volkov armado y vestido de militar en un vehículo junto a una fotografía de ambos en 2006 recordando la final de la FIBA Eurocup en Kíev, en la que uno era presidente del Kiev-Basket y el otro, del club badalonés.

 

 

Este tweet corrió como la pólvora entre los aficionados al baloncesto, pero desde Solobasket os quiero hacer partícipes de esta paradoja que la vida nos ha dejado en un marco tan amargo e incomprensible como es la invasión que Rusia está haciendo de Ucrania.

Aleksandr Anatólievich Vólkov, nacido el 28 de marzo de 1964 en Omsk en la antigua URSS, fue un ala-pivot de 2,08, atlético, con un tiro poco ortodoxo pero desesperantemente efectivo, dotado de un gran talento táctico, técnico y un poderío físico propio de tiempos actuales. A pesar de nacer en Rusia se trasladó a Ucrania muy joven, adoptando posteriormente la nacionalidad.

Fue un jugador que vivió una época difícil, debido al yugo del martillo comunista no pudo luchar por su país, Ucrania, sino que se vio obligado a hacerlo bajo la bandera de la URSS junto a una generación de jugadores, de diferentes “nacionalidades” soviéticas, que revolucionaron el mundo del baloncesto. Con la selección de la extinta Unión Soviética consiguió algo imposible, arrebatarle la medalla de oro a EEUU en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, un hito que forma parte de las páginas más brillantes del baloncesto mundial y que por tuve la suerte de “vivir en directo” gracias a la televisión. Fue junto con Marciulonis el primer soviético en llegar a la NBA, junto al búlgaro Glouchkov y el añorado Fernando Martín, fueron pioneros.

Elegido por Atlanta Hawks en la sexta ronda del draft del 86, no llegó a debutar hasta 1989. Su estreno en la NBA se produjo el mismo día que Drazen Petrovic, Sarunas Marciulionis y Vlade Divac, y tan sólo seis días después de sus estrenos en la mejor liga del mundo cayó el Muro de Berlín, bella coincidencia que representaba la apertura que también vivía el baloncesto en una época inolvidable.

En Estados Unidos promedió 16,5 minutos por partido y 6,8 puntos en 149 encuentros disputados a lo largo de tres temporadas. Ocultó al club un dolor constante en las muñecas durante su primera temporada en Atlanta, se comprobó al finalizar la misma que las había tenido fracturadas todo el año lo que lo dejó en el dique seco toda la segunda temporada que pasó en las filas de los Hawks, en el viejo continente los jugadores estaban hechos “de otra pasta”.

Cuando volvió a su país fundó el BC Kiev, equipo en el que jugó un par de años entre 2000 y 2002 a modo de legado, ya que se retiró “oficialmente” de la alta competición en 1995. 34 años después, y tras haber sido Ministro de Deportes en Ucrania y Presidente de la Federación Ucraniana de Baloncesto, Volkov no ha dudado en alistarse, tomar las armas y defender a su amado país de la invasión perpetrada por el gobierno ruso, un gobierno que nada tiene que ver con aquél comunista de la URSS pero que ha demostrado ser aún más oscuro, controlador y cuestionable.

Curiosa paradoja, uno de los estandartes de aquella Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas es inspiración y ejemplo de compromiso para el pueblo de Ucrania.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
14 años 9 meses
#contenidos: 
857
#Comentarios: 
6,520
Total lecturas: 
5,488,802