Solapas principales

Anthony Randolph lidera al Real Madrid ante un Gran Canaria que tuvo dos caras (98-76)

  • Debutaron Trey Thompkins, lesionado durante los primeros meses, y Nikola Radicevic, repescado por los claretianos
  • El 9/13 en la primera mitad sustuvo a los amarillos, pero se hundieron con un 2/13 en la segunda.

Por primera vez en la historia, dos clásicos de nuestro baloncesto como Real Madrid y Herbalife Gran Canaria se enfrentaban bajo el himno de la Euroleague. Los blancos, líderes, invictos, encaraban el partido con las bajas de Gustavo Ayón y Sergio Llull, que descansará un tiempo por molestias en la rodilla, pero la inscripción por primera vez esta temporada de Trey Thompkins; mientras que, en el Granca, armado de moral tras lograr su segunda victoria la semana pasada ante Maccabi, volvía a vestirse de amarillo Nikola Radicevic, “repescado” tras no renovar con el equipo insular durante el verano.

Los de Maldonado salieron como más le gusta al entrenador catalán. Abriendo el campo y ejecutando desde el exterior. Primero fue Tillie, Strawberry por partida doble y Eriksson para asestar un 4-12 inicial que serviría de impulso para el resto de la primera mitad. El Madrid respondía con un 6-0 que no dejaba venirse demasiado arriba al Herbalife, pero, con la segunda personal de Tavares, los amarillos empezaron a encontrar, además, vía libre hacia el aro y las penetraciones (fueron cuatro consecutivas) de Eulis Báez y un Strawberry espectacular (13 puntos en el primer cuarto) ponían el 17-25.

Con Prepelic de base (grandes minutos en ataque, 9 puntos en le primera mitad) y el regreso de Thompkins a las pistas, debutando esta temporada, el Madrid volvía a rearmarse en poco tiempo, pero es que el terrorífico acierto exterior de los amarillos (6/8 tras el de Chris Evans) dejaba sin ninguna opción a los blancos tras el primer cuarto (22-28).

El Real Madrid trataba de sumarse a la fiesta de la mano de Prepelic y Rudy, que empataban en apenas unos minutos, pero Gran Canaria seguía con muchísima fuerza. Muy serios atrás y manteniendo unos porcentajes excelentes desde el exterior (9/13 inicial), los amarillos desplegaron algunos de sus mejores minutos esta temporada, premiados con un 37-41 en el minuto 15 tras dos lanzamientos de Hannah y Báez.

A partir de ahí, los amarillos se vinieron abajo. Laso apotó por un quinteto pequeño, con sus mejores defensores y un Anthony Randolph que abusó de Balvin en la posición de pívot. Siete puntos casi consecutivos del americano (para irse a los 12 en la primera mitad) comandaron un parcial de 10-2 con el que el Real Madrid conseguía irse por delante al descanso (47-43).

Empató el Granca en apenas unos minutos, pero el Real Madrid ya tenía las riendas y en menos tiempo todavía asestaba un 6-0 que volvía a despegarles. En un ritmo endemoniado, y con Tavares dejándole a Pasecnicks pesadillas para varias semanas, el Herbalife Gran Canaria no encontraba ningún argumento para seguir a los blancos, que forzaban el tiempo muerto de Maldonado (55-47). El parcial aumentaba hasta el 13-0 (23-6 desde el 37-41) y los insulares sin el más mínimo atisbo de reacción. Hasta que consiguieron sumar, por medio de un Eulis Báez, que, mediante canastas fáciles, parecía reenchufar a los suyos al partido. Y así fue. Cuando todos le daban por por muerto, el Granca pudo recomponerse, mejorando atrás y con Hannah dirigiendo el ataque, para llegar vivo al último cuarto (62-57).

Pero sin el acierto exterior de la primera mitad (ni parecido) y claramente superados en el juego interior, a los amarillos les costaba un mundo anotar. Llegó el primer triple de la primera mitad por medio de Báez para el 66-62 a falta de 7 minutos que hizo soñar con la victoria, pero el Real Madrid borró rápidamente las ilusiones con un 7-0 que dejaba el partido prácticamente sentenciado visto lo visto por parte de los dos equipos.

Pero todavía hubo tiempo para un último arreón por parte de Herbalife Gran Canaria. Un par de buenas defensar permitió sumar fácil al contraataque y amenazar con una última ofensiva (77-70, min. 37). Pero no fue más que un espejismo, porque el Real Madrid se dio el festín final en esos últimos minutos, con un Anthony Randolph que redondeó un partido bestial (20 puntos y 10 rebotes) y acabó llevándose la victoria de forma cómoda (89-76).

El Madrid da su mejor golpe desde la defensa. Una técnica a Carroll con 37-41 en el minuto 15 supuso el punto de inflexión en un Real Madrid incómodo al estar por debajo en el marcador. Laso puso en pista a los más aguerridos (Campazzo-Rudy-Taylor-Deck) para poner el cerrojo atrás y aprovechó la velocidad de Randolph como “5” para hacer daño a las torres grancanarias. El resultado fue un parcial de 9-0 que dio la vuelta al marcador y desajustó completamente los planes de los de Maldonado, que estuvieron casi 5 minutos minutos sin anotar (0/4 en T2, 0/3 en triples y 2 pérdidas) hasta la bomba de Eriksson para el 46-43.

 

Dr. Jeykill y Mr.Hyde desde el triple. Fueron las dos caras de Herbalife Gran Canaria desde el lanzamiento exterior y el motivo por el que estuvieron en el partido durante la primera mitad. Unos primeros 20 minutos en los que firmaron un estratosférico 9/13, con Strawberry como nunca antes (3/4). Pero a partir de ahí, los claretianos encadenaron una serie de 0/10 que les ahogó. Acabaron con un 11/27 (2/14 en la segunda parte).

 

Gran respuesta de Prepelic como segundo base. Tras jugar su mejor partido en semanas ante Delteco GBC con 14 puntos, el esloveno sigue ganándose la confianza de Laso – y la suya propia – con otro buen partido en el que tuvo que ejercer de segundo base con la lesión de Llull y la no convocatoria de un Pantzar que no termina de convencer. Sostuvo a los suyos cuando peor lo pasó su equipo, en la primera mitad, con 9 puntos, y acabó firmando sus mejores números en Euroleague esta temporada: 13 puntos, 2 rebotes y 3 asistencias para 15 de valoración. Poco a poco, demostrando que vale para tener un hueco en la rotación blanca.  

 

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 11 meses
#Contenidos: 
257
#Comentarios: 
1,719
Total lecturas: 
780,881

Comentarios

Diferentes variantes para un mismo resultado. En mi opinión, y dada la buena marcha del equipo en ambas competiciones, prefiero ir probando a Rudy, Prepelic, Casseur como alternativas en la dirección a traer un tercer base que cuando Llull vuelva tengamos en el banquillo agitando la toalla como Randle el año pasado.
Si las cosas no fueran bien, se podría valorar, tal y como van, la plantilla es lo suficientemente extensa y versatil para no tener que fichar a nadie, y además trabajamos muchos sistemas y situaciones que de otro modo no se hacen más que en momentos puntuales (acumulación de faltas de los bases).

Ya, pero te olvidas de una posible lesión de uno de los dos bases.Ya no es por la calidad de ambos, sino por que ésa posición no tendría un relevo de garantía.Los puntos,sobre todo de Llull, se pueden suplir sin problema por cualquier jugador, pero cubrir ésa posición ya sería otra cosa.
Personalmente creo que se impondrá en Europa la moda de jugar sin base, algo así como jugar con 4 jugadores "combo" como creo que se está imponiendo en la NBA.

Sobre lo de un tercer base agitando toallas que comentas,creo que con ése rol asumido no habría ningún problema.Sobre todo viendo que Laso hace convocatorias en cada encuentro.

Confieso que soy de los muchos que tendré que comerme mis palabras al criticar la renovación de Randolph. Algo bueno se ha debido de hacer para cambiar su actitud, que se intuye que es falta de confianza.Aunque la temporada es muy larga y acaba de empezar... jejeje.

No entiendo cómo aún con la baja temporal de Llull no deciden de incorporar a un 3er base de garantias.Lo de Prepelic como base... Prefiero a Rudy.

Desde Sabonis no recuerdo a un interior del Madrid tener el impacto que está teniendo Tavares ésta temporada.
Que se vaya al banquillo en un cambio y la gente le ovacione con 0 puntos en su casilla, dice mucho.

Recuerda que Randolph la pasada temporada tuvo tres meses igual que en la temporada actual, pero luego vinieron las lesiones y la falta de confianza que le llevaron a no jugar en muchos partidos.
Él quiere jugar en la NBA de nuevo, y sabe que jugar aquí es prácticamente el techo económico y deportivo al que se puede aspirar en Europa, si lo hace bien aquí, habrá oportunidades en USA, si no, dificilmente llegarán.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar