Solapas principales

Andrew Goudelock (Foto: euroleague.net)

Armani Milán descarrila el último tranvía blaugrana en Europa (81-83)

  • Goudelock apuntilla una pésima segunda parte local

C´est fini. Una triste alegoría en el idioma del último fichaje blaugrana. Siete victorias y catorce derrotas para comenzar febrero diciendo adiós a la competición más importante de la temporada. Tal cual. A cuatro victorias del corte, el ejercicio de fe que iniciara el equipo blaugrana en la figura de su entrenador explota con la quinta derrota en casa y con la evidencia de centrar los esfuerzos en el entorno doméstico ya que, como su propio capitán reconoce “en Europa estamos fuera”. Tal cual. 21 partidos y 1 proyecto nuevo después, el Barça Lassa dice adiós. Es la Euroliga, amigo.

En horario extraordinariamente temprano por mor de los delirios futboleros, comenzaba aquel camino de fe que se proponía este Barça Lassa para seguir aferrado a una competición que se le escapa por entre las manos. Un trayecto que tenía que hacer hoy en familia, casi entre amigos, arropado por los cuatro incondicionales que evitaban la lluvia y rebatían al rey de la sección para quedarse en el Palau.

Armani Olimpia Milán venía como la tercera escuadra más ofensiva de la competición, lo que describe un poco el carácter jugón del equipo y su pésima defensa, dada la posición que ocupa en el índice de méritos de la liga. Un parcial de 12-0 guiado por las asistencias de Navarro y los puntos de Tomic y Ribas empezaban a explicar aquellas estadísticas y a desmontar los tímidos sistemas defensivos italianos (14-6 min. 6). Laxo era uno de los adjetivos que se le venían a la cabeza a Pianigiani para describir a su defensa, lo que aprovechaban los locales para poner rápidos +10 en su ventaja. 25 puntos había hecho ya al final de la primera pausa este Barça Lassa, mientras el casillero de faltas milanés sólo contemplaba la flácida cifra de tres cometidas.

Los segundos diez minutos comenzaban con un concurso de mates (espectacular el de Sanders) para demostrar que las defensas se habían ido también al fútbol. Pascolo y Gudaitis recogían toda la basura que se dejaban los locales detrás para fijar el marcador en un 32-28 y provocar el ya mítico cabreo de Alonso.

Con Koponen metiendo todo lo que le llegaba a las manos, uno se pregunta las razones por las que se justifica el penúltimo fichaje blaugrana de la temporada. ¡Cómo estará el finés cuando tenga el hombro bien otra vez! Por ahora, siete puntos seguidos suyos marcaban doce de ventaja (46-34 min. 17) justo cuando redebutaba su recambio con la camiseta de azul y grana. El descanso marcaba un todavía abierto 48-42, pintado por la poca actividad defensiva y el peor bloqueo del rebote local.

Dos triples seguidos y tres rebotes ofensivos después, el Barça Lassa ponía de nuevo la diferencia más repetida de la noche para un 54-44 de salida de vestuarios, aunque la sangría del box out permitía a los estilosos italianos seguir de cerca la contienda con Goudelock sacando clase de jugón (12 puntos en este parcial) y Pascolo aprovechando aquello de la laxitud para empatar la cosa (58-58 min. 26). El rústico pívot del lustroso equipo italiano se permitía incluso marcar un 2+1 para poner a los suyos por delante y asomar una vez más los fantasmas del Palau (62-64 min. 30).

Un arreón de piernas y músculo local les permitía recuperar la ventaja con cinco puntos españoles de Claver y Oriola. Quedaban 7:29 para el final y Milán ya penaba la bandera de las cinco faltas en su contra, pero sin embargo eran los italianos los que iban a la línea. Ya volvía a jugar sin cincos este Barça Lassa made in Alonso para agrado de Tarczeweski y sólo el despertar de Heurtel mantenía el partido en una posesión.

Ya hacía tiempo que los ataques catalanes discurrían sin pases para la sonrisa de medio lado de Pianigiani. Los 2,18 de Tomic no esmachaban los pases de Navarro para permitir a Theodore poner un 75-79 a 1:52 del final. Hanga empataba ya en el último minuto para evitar la intrascendencia, mientras Tomic se reivindicaba con cuatro tiros libres seguidos sin fallo para mantener la esperanza. Quedaban 8 segundos para la campana y Bertans ejecutaba la pizarra de su entrenador sobre la defensa de ¿Jackson? para descarrilar caminos, desmoronar discursos y desatar los pitos. Es la Euroliga, amigo. O las malas decisiones. 

 

 

1 Una buena primera parte. Una pésima segunda. No lo había hecho mal el Barça Lassa en los primeros veinte minutos. No daba para tirar cohetes, pero sí para mantener discursos y ventajas. Pero es lo que pena a este equipo cada vez que se viste de corto. Un mal tercer cuarto y una dudosa gestión final de recursos igualaban en victorias con el colista de la liga, para cerrar itinerarios europeos. No conjuga este Barça con la consistencia de los cuarenta minutos, incapaz de mantener niveles por poco que hagan sus rivales. Hoy, la sangría del rebote de ataque y las prisas cuando apretaba el marcador sentenciaron una derrota que pone tempranas picas en la trayectoria europea blaugrana.

2 La estrella y el factor X. Goudelock hacía de Goudelock para sumar doce puntos en ese fatídico tercer cuarto para ejercer su papel de estrella y sacar puntos de sus bolsillos. Más difícil de predecir fueron los doce de Davide Pascolo, auténtico factor X de este traje italiano que de seguro no entraban en los planes del equipo técnico local. Entre él y el 7/7 de Gudaitis abusaban del inexistente juego interior blaugrana para ayudar al jugador franquicia a robar la victoria del Palau.

 

Highlights: FC Barcelona Lassa - AX Armani Exchange Olimpia Milan

3 Un evidente desorden. Muchas veces es difícil entender las decisiones que salen desde la banca y la pizarra azulgrana. La defensa de Edwin Jackson sobre Bertans en la penúltima jugada del partido después de veinte minutos sentado en su regreso al Palau se hace difícil de entender. Su vuelta al banquillo para la jugada decisiva, menos. Más allá de puntuales decisiones estratégicas, el caos en el que se vuelve el equipo cuando huele canguelo es tan evidente que lo que a las buenas son asistencias y canastas fáciles, a las malas son pérdidas, posesiones sin pases y malas decisiones. Un desequilibrio emocional que genera derrotas y falta de respeto de rivales que asaltan una y otra vez y sin impunidad el evidente desorden que es este Barça.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 11 meses
#Contenidos: 
143
Visitas: 
445,302
Comentarios: 
651

Comentarios

Parecía inempeorable lo de Bartzokas, pero no ... Con Sito se ha conseguido. Se ficha a Jackson para jugar 3 minutos y medio ... recién llegado, sí, sin conocer los sistemas, también ... pero tres minutos ... en fin.

Lo del Milan es digno de estudio. De 7 victorias, 6 son contra equipos Acb. Solo han conseguido ganar al Brose en Italia. Sigue la montaña rusa del Barcelona, aunque otra vez el vagón va hacia abajo, sin frenos y no sé si, esta vez, descarrilará. El domingo vuelven al Buesa. Allí fue donde, aunque perdieron, cogieron el poco aire, que ahora se va extinguiendo.¿ Le daremos la puntilla a Sito antes de volver a vernos en la Copa? Veremos, Saludos.

Bastante de acuerdo con este comentario, y creo que esta tónica seguirá creciendo a medio plazo y las diferencias se harán más grandes entre los 4-5 equipos más potentes de Europa y el resto, ACB's incluidos.

Respecto al caso del Barça...Buff... Como seguidor culé ya no sé que pensar, ni dónde incidir en las responsabilidades: directiva, Sito, jugadores, etc.. Ya no es solo a nivel deportivo: el otro día me fijaba en lo que supone un partido de Euroliga en el Palau. El modelo del Barça se está quedando muy atrás y muy obsoleto a todos los niveles: el propio Palau Balaugrana, el organigrama y estructura de la sección, marketing y acciones publicitarias, etc. Ves como funcionan la gran mayoría de clubs europeos (nivel Euroliga) y realmente el Barça no llega. Algo tan simple como la animación en los minutos previos y la presentación, se está llevando a niveles superlativos en la mayoría de canchas; el Barça sigue anclado en 2005.

El aficionado se ha cansado. También es cierto que el asistente medio del Palau (y del Barça en general) es bastante, como decimos en Catalunya, "perepunyetes", porque para mi gusto, en su momento no se fue del todo justo con los últimos coletazos de Xavi Pascual. Aunque, si bien es cierto, que tanto en la presente temporada como en la anterior, tienen motivos suficientes para el cabreo.

Y por último, la configuración de la plantilla. Por segundo año consecutivo, la directiva (especialmente encarnada en Albert Soler) sale del paso como puede, habla de proyectos inexistentes y el fracaso será mayúsculo de nuevo. Se sobreentiende que un club como el Barça no está pensado para experimentar y fichar "melones por abrir" (véase Pressey). Un equipo que quiere asaltar el título de Euroliga debe disponer de Heurtel, si, pero como base suplente y hacerse con un "primera espada". Jugadores como Tomic, pese a que parece que ahora vuelve a resurgir, no tienen sitio ya en este Barça (o por ejemplo Claver). Para mi el fichaje de Jackson es incomprensible. Disponiendo de jugadores como Marc Garcia y Kurucs, que precisamente lo que necesitan son MINUTOS, no que sean fichados o promocionados para estar en el más absoluto ostracismo con el primer equipo, pueden darte estos instantes de sangre jóven y revolución en pista. Luego nos extrañamos que los jugadores que salen del júnior, la mayoría de ellos opten por irse becados a Estados Unidos. Y bueno, luego tenemos ese gran agujero negro que es el Barça 'B'....

En fin... En general creo que no es un problema de fácil solución y, al menos a corto medio plazo, no le veo una salida a no ser que se opte por cortar por lo sano y, de verdad, plantear un proyecto novedoso y ganador a todos los niveles.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar