Solapas principales

'Carácter Baskonia' para remontar y seguir vivos (73-72)

  • Shengelia con 24 puntos y 28 de valoración fue el mejor una noche más, además de un tapón decisivo sobre la bocina
  • Matt Janning, con un 'triplazo' ganador fue el héroe de la noche
  • Duodécima victoria de Baskonia, que se mete de lleno en la pelea por los 'playoffs'

Tras una temporada complicadísima en todos los aspectos (lesiones, derrotas, cambio de entrenador, salidas y llegadas a mitad de temporada…) y tras haber visto prácticamente todo perdido en Liga ACB, donde Baskonia ni siquiera se clasificó para la Copa del Rey, y en Euroliga, una nueva vía se abría para Baskonia. El milagro era posible. En el caso de vencer al Alba de Berlín de un viejo conocido de nuestra liga como Aito, Baskonia se colocaría a tan solo una victoria de los puestos de ‘playoffs’, en el ‘pelotón’ de equipos con 12 victorias en su casillero.

En frente; el siempre comabtivo Alba de Berlín. El conjunto alemán, pese a tener tan solo 9 victorias, ha cuajado una gran Euroliga; siendo el cuarto equipo más anotador, uno de los que mejor juega y un equipo al que nadie ha conseguido ganar fácil. El baloncesto ha sido injusto con el conjunto germano, proporcionándoles seguramente menos victorias de las merecidas, y desde el principio han demostrado esas sensaciones en el Buesa Arena.

Una hora antes del partido, Baskonia se descolgaba el cartel de favorito, ya que las lesiones volvían a cebarse con el ‘roster’ de Dusko Ivanovic, dejando la convocatoria en cuadro. Pese a ello, todo quedó en un segundo plano y el espectáculo se concentró en la cancha. El duelo comenzó con precioso duelo entre Toko Shengelia y Luke Sigma, autores de los primeros puntos de sus equipos; nueve para el georgiano y siete para el americano. El primer cuarto fue de mucha igualdad, y el conjunto local consiguió frenar el arsenal ofensivo que el equipo de Aito muestra cada partido (15-15).

Tras los primeros 10 minutos el combinado de la capital alemana se quitó la presión de encima, y comenzó a materializar todo su potencial, sobre todo desde la larga distancia. Esta fue una de las razones por la cual Alba fue por encima en el marcador durante casi todo el partido, llegando a rozar los 20 puntos de diferencia. Tan solo cuatro triples ha convertido esta noche Baskonia, de quince intentos, por 13 aciertos de 28 para su rival. Un parcial de 14-24 en este segundo cuarto llevó el partido al descanso con un 29-39 a favor de Alba.

Tras el paso por vestuarios, el equipo alemán volvió a salir con una marcha más, y con una eficacia mayor. Los visitantes lograron la máxima del encuentro con un 39-56 que parecía detonar cualquier opción baskonista de victoria. Sin embargo, un parcial de 16-3 guiado por un gran Semaj Christon y por un Ilimane Diop capaz de contagiar su energía al resto del equipo volvieron a meter a Baskonia en el partido. El conjunto vitoriano, más experimentado que los alemanes en este tipo de finales apretados supo sobreponer su estilo, basado en una dura defensa que impidió a Alba de Berlín anotar con facilidad. Toko Shengelia con varias canastas de mérito, y Matt Janning con el triple ganador sellaron la agónica y épica victoria baskonista para seguir vivos.  

El fantasma de las lesiones, una vez más: Despertar con el píe izquierdo, que se te cruce un gato negro, pasar por debajo de una escalera… Baskonia no es que haya realizado alguna de estas, sino que este año las ha hecho todas a la vez. El banquillo de lesionados tenía esta noche más miembros que el banquillo de cancha. Algo paranormal, pero por desgracia cierto. A los ya habituales Vildoza, Granger, Garino… se les sumaban esta noche Zoran Dragic y Shavon Shields. Dos bajas muy sensibles de dos auténticos ‘guerrero de Dusko’. Dos hombres de máxima confianza del técnico montenegrino que verían desde la grada el partido, dejando las posiciones exteriores de Baskonia muy mermadas. Si a ello le sumamos que ni Henry, ni Miguel Gonzalez tuvieron su mejor noche nos queda como resultado que Baskonia fue únicamente liderado por Shengelia, una vez más, Semaj Christon y un decisivo Matt Janning en los instantes finales.

 

Matt Janning; “shooters gonna shoot”: Faltaban 3 segundos. Baskonia perdía por dos puntos de diferencia, en lo que sería una derrota que dejaría prácticamente sin opciones de luchar por nada a Baskonia. En labores defensivas Toko Shengelia cayó al suelo, y el conjunto de Dusko se quedaba sin su referente y líder para jugarse la última posesión. Pierria Henry subió el balón a campo contrario a un ritmo frénetico. El base estadounidense vio abierto a Matt Janning y no dudó ni un instante. Matt es el tirador; el ‘shooter’. Puede que este año la mira de su rifle no esté tan ajustada como en años anteriores, pero el talento sigue intacto. Janning lo se lo pensó, y pese a tener a su defensor encima lanzó el triple. Sonó ‘chof’. El Buesa enloqueció. Janning sacó toda su rabia de una temporada que no está siendo fácil para él.

El ‘carácter Baskonia’ está muy vivo: Bien entrados en el tercer cuarto, el marcador mostraba un 39-56 que bien podía indicar que el partido estaba sentenciado. Alba jugaba muy cómodo y Baskonia por su parte solo encontraba a Toko Shengelia. Sin embargo, la entrada al ultimo cuarto de Baskonia fue una salida en tromba que arrasó con todo. La formula de jugar sin pivot puro volvió a darle resultado a Ivanovic, y pronto Baskonia empató el partido. Desde ahí, minutos finales de infarto que terminaron con un ‘tapón’ espectacular de Shengelia para dejar la victoria en el Buesa. Lucha, garra y carácter para seguir soñando con la hazaña de los ‘playoffs’. Sí se puede.

Stats

Euroleague

Stats

Euroleague

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 1 mes
#contenidos: 
48
#Comentarios: 
139
Total lecturas: 
74,080