Solapas principales

Darussafaka forzó al Real Madrid a cometer sus peores errores y dio la campanada (80-84)

  • Tras anotar 30 puntos en el tercer cuarto, el Real Madrid se quedó en 12 en el periodo final. Las alternativas en defensa de David Blatt, impecables
  • Necesitarán, como mínimo, una victoria en Estambul, para seguir vivos en la Euroliga

Clyburn, uno de los hombres en el punto de mira, anotaba tras una buena transición, el primer lanzamiento exterior. La respuesta a los triples turcos la daban el tándem Ayón-Taylor, que con dos jugadas calcadas en puerta atrás mantenían al Madrid ante el gran inicio de Darussafaka (6-10, min. 3). Los exteriores del equipo turco eran un quebradero de cabeza, aunque la respuesta de los de Laso estaba en los pivots, que con sus puntos (y las 3 asistencias de Ayón) empataban el partido a 12 tras una transición de Randolph. El 6/6 en tiros de dos compensaba el desacierto desde el triple en el inicio (0/3). Maciulis estrenó la estadística con un lanzamiento que respondía al anotando previamente por Harangody y el partido seguía a un nivel altísimo tras 7 minutos de juego (19-19). Finalmente, el trabajo del equipo de Blatt dio sus frutos y con una marcha más en defensa en los últimos minutos lograron irse con ventaja al final del primer cuarto (19-22).

Tras dos minutos, Ante Zizic anotaba la primera canasta del periodo tras unos ataques horribles de ambos equipos. El pivot croata, mucho más centrado que en el primer partido, se convertía en el primer gran problema (imperial con 10 puntos y 8 rebotes en la primera parte) de los blancos, muy centrados en la defensa de los exteriores americanos. El Real Madrid vivía un “deja vu” del partido del miércoles, que veía como los turcos eran superiores en el inicio y no les permitían anotar con comodidad. Más de tres minutos tardó Thompkins en anotar desde media distancia para estrenar el marcador y poner el 16-21. El Madrid “despertaba” y una nueva canasta, esta vez de Hunter, provocaba el tiempo muerto de Blatt. El técnico volvía a meter a su equipo en el partido, que endosaba un tremendo parcial que ponía el 25-34 en un visto y no visto tras el 2+1 de Brad Wanamaker. Carroll rompía el parcial con el segundo triple de los blancos, pero Wilbekin daba la respuesta inmediatamente. El Madrid se encontraba cómodo en mitad de la locura y con un triple de Randolph aparecía la mejor cara de los de Laso. A pesar del bajo porcentaje desde la línea de personal (3/9), Hunter ponía a los suyos a tiro por primera vez tras muchos minutos (36-39). El Madrid volvía a caer en el ansia y poco movimiento de balón en ataque y Wilbekin pondría la puntilla sobre la bocina para poner el (38-44) tras un parcial calcado al del primer cuarto.

El Madrid salía con otra cara tras el descanso y con un 2+1 de Ayón, desaparecido tras su gran inicio, y una bandeja sencilla de Taylor se ponían a solo un punto tras un minuto de juego (43-44). Zizic seguía a nivel estelar, devolviendo la canasta y adicional con otra gran jugada individual. De nuevo la tendencia del primer partido se sentía en el Wizink Center y dos triples consecutivos de Llull resucitaban al base y ponían al Real Madrid por delante (49-47) por primera vez en todo el encuentro. Los papeles se invertían y ahora era Darussafaka quién no encontraba el camino al aro, y Llull anotaba el tercero en 4 minutos para elevar el parcial a 14-3 y provocar el tiempo muerto de Blatt. Pero no cambiarían las cosas, el menorquín estaba en trance y anotaba otros tres puntos que elevaban la diferencia del Madrid al 55-49. Los turcos se encomendaban a los tiros libres para tratar de frenar la sangría, pero el escenario del Madrid estaba puesto en la línea de 6,75 y esta vez era Thompkins quien anotaba desde la esquina. Brad Wanamaker se echaba a su equipo a la espalda con 10 puntos consecutivos para intercambiar golpes con un Llull que se apuntaba el quinto triple del cuarto. Quizás, uno de los pocos jugadores que ha sido capaz de dejar en “casi nada” un frenesí anotador del madridista (66-63). Un último arreón de los turcos les permitía prácticamente dejar el partido igualado a falta de 10 minutos (68-66).

Wanamaker seguía tirando de galones y empataba el partido en la reanudación. En el otro lado de la cancha, Llull era sometido a un inteligente 2x1 ordenado desde el banquillo que forzaba la posesión del Real Madrid. Wilbekin volvía al encuentro para devolver la ventaja a los suyos. El “llullsistema” no funcionaba esta vez y el Madrid tenía que reencontrarse tras recibir un parcial 0-6 de salida. Empezaba la reacción con un “pick&roll” entre Llull-Ayón y el menorquín, con otro gran slalon, empataba el partido a 72. Los dos equipos entraban en un momento de bloqueo en el que no lograban anotar y tras varios ataques fallados, Zizic ponía por delante a los suyos a 4 minutos para el final del partido. Ayón hacía valer su apodo de titán con 3 rebotes ofensivos que seguían dando vida a los blancos a pesar de seguir en un porcentaje de tiros libres nefasto (9/18). Zizic seguía haciendo estragos en la pintura y el rebote ofensivo lo propio en lado contrario, aunque la muñeca de Llull se había enfriado y Wanamaker aprovechaba el miedo para poner un inquietante 74-78 a 2:30 para el final.

La sangre fría de Carroll superaba a una nueva defensa zonal del magistral Blatt, intentando sorprender tras el tiempo muerto. El Madrid ponía una marcha más en defensa y forzaba los 5 segundos en el saque de banda, que Ayón aprovecharía para empatar el partido a 78 con un minuto por jugarse. Scottie Wilbekin tiraba de talento individual para, tras reverso, anotar un canastón que volvía a dejar a los de Laso contra las cuerdas (78-80) a 48 segundos. Falló Carroll el triple en una perfecta zona 1-3-1 (la enésima variación en este periodo) y la presión pasaba a Clyburn en la línea de tiros libres, que no fallaba. Demasiado tiempo tardó el Madrid en lograr anotar y lo hizo Randolph de dos para poner el 80-82 a 7 segundos para el final. Tampoco falló Wanamaker, que dejaba el encuentro prácticamente sentenciado a 6 segundos para el final. El fallo de Randolph lo confirmaba y Darussafaka Dogus, tras dar el susto el miércoles, logra la campanada robando el factor cancha al Real Madrid en el segundo partido de una serie que promete emoción hasta el final.

Tras el partido, David Blatt destacó “La defensa de los últimos periodos. Hemos sido muy duros al final del partido y logrado la diferencia que necesitábamos.”

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 2 meses
#Contenidos: 
257
#Comentarios: 
1,719
Total lecturas: 
968,351

Comentarios

En partidos entre los 8 mejores de Europa, alguien de verdad pensaba que iba a ser fácil? esto son playoffs, y aquí, cualquiera te puede ganar, incluso en tu casa.
Este equipo, se ha trabajado sobre una base, que es la de ajustar atrás, y no perder delante, con esa premisa, se pierden pocos balones, aunque haya pocas asistencias y se encajan pocos puntos, o no demasiados.
Así, el Real Madrid debe plantear el próximo partido tratando de imponerse, ¿como?, dando más opciones en ataque y sobre todo, ajustando más la defensa.
Ellos ponen alternativas en defensa para proteger a sus principales jugadores, tanto en faltas, como físicamente, y ahí es donde hay que atacar, no solo desde el base, sino desde las alas, Carroll encuentra espacios en cuanto pasa dentro de la línea de trés, y Rudy y Taylor también. Maciulis puede y debe jugar más al poste de lo que ha hecho hasta ahora, pero sobre todo, lo que falta a este RM es velocidad en el movimiento con y sin balón, algo que antes se hacía de memoria y ahora, al no hacerse a menudo, cuesta mucho.
Dicho esto, con un Llull más descansado, con Doncic al nivel habitual, y simplemente un poco más de actitud defensiva durante todo el partido se puede ganar el próximo y el siguiente, pero hay que poner más que lo ofrecido hasta ahora.

Esta bien lo que comentas, pero..."jugar al poste los aleros fuertes"?? con un "base" como LLull, que hace entre 12 y 20 intentos a canasta? si ya los 3 tienen pocas opciones fuera, como jugar dentro?

Con Maciulis se ha hecho antes, y juega bien al poste, y también dobla muy bien a penetraciones de exteriores, o dobla pase a los interiores, que si están Ayon y Randolph o Hunter en pista, tienen suficiente movilidad para hacerlo. Se trata de dar variantes al bloqueo y tiro o penetración de Llull, y sobre todo, no guardarse nada para la F4, porque igual no llegas.
En cualquier caso, vuelvo a insistir que el problema del RM está más en querer, que en poder.

No me parece tan sorprendente la derrota del Madrid. De hecho, ya en el primer partido el Dogus llevó la iniciativa muchos minutos. Me da la impresión de que Blatt va un paso por delante de Laso en esta serie. No porque Blatt sea mejor entrenador que Laso, sino porque sus armas le están funcionando mejor.
Lo llevo diciendo toda la temporada, el Madrid no anda bien. Como colectivo y a nivel individual en jugadores muy importantes para el proyecto. Y esto ha generado una dependencia de Llull excesiva y preocupante. 19 tiros de campo, 13 triples, no es bueno que un solo jugador asuma tanta responsabilidad en un equipo con 14 fichas y casi 30 millones de euros de presupuesto.
Se ha perdido parte de ese juego coral que nos hizo poderosos y nos hemos desequilibrado. Y todo ha empezado y generado en nuestra línea exterior. 2 de nuestros 3 pilares exteriores han desaparecido. El Chacho porque ya no está. Y Rudy porque está pero no aporta nada en ataque, sumido en una depresión de juego y confianza. Si miramos las estadísticas, Draper 0 puntos, Doncic 0 puntos (el chico está ahora de bajón, quizás algo parecido a lo que en la NBA llaman el rookie wall), Rudy 0 puntos, Carroll 5 puntos pero con un 1/6 en triples... y como Maciulis y Taylor están para la intendencia, tenemos un juego exterior con pocos puntos, poca capacidad de generar sus propias canastas y poca amenaza en el triple. Llegados al último cuarto y con el partido apretado, Blatt lo tuvo claro, presión sobre Llull para ahogarlo y balones en ataque a sus puntales Wanamaker y cía. Ahí estuvo el partido, pero la derrota se fue cocinando a fuego lento.
Ahora toca apretar los dientes e ir a Estambul a pelear la eliminatoria con todo. Hay que dar un plus físico y pelear cada defensa y cada ataque. Alguien más va a tener que acompañar a Llull por fuera y deberemos jugar más para nuestros pívots, donde creo que tenemos ventaja. Esta eliminatoria me recuerda a la de hace 2 temporadas contra Efes. Sufrimos, no fuimos muy superiores, pero pasamos a la Final Four y acabamos ganando la Euroliga. Ojalá se repita.

Un saludo.

Hombre, la derrota podía darse, pero de todas los cruces, a mí éste me parecía el más desequilibrado. Es cierto que los turcos están ganando por la táctica, pero también pienso que Laso sabrá leer el play-off y sacará, al menos, un partido en Turquía. Por eso, no me inquieta en exceso la derrota, pero le confieso que viendo al actual Fenerbache de Obradovic, cada vez tengo menos claro que otro equipo pueda llevarse el título. Ojalá me equivoque

Pues con esta son tres las victorias a domicilio esta jornada de equipos de Estambul. Se están poniendo serios de cara a "su" Final Four. Sería un bombazo ahora que se clasificasen los tres. Fenerbahce lo tiene en bandeja (OAKAzo por partida doble), Efes no lo tiene difícil (salvo nueva exhibición de las que, para su desgracia, nos tiene acostumbrados Olympiakos) y Dogus no lo tiene fácil pero no tan complicado como antes. Parece que los cuartos no pierden la emoción de la liga regular.

Sin desmerecer a Laso, que gran entrenador es Blatt, aunque a mi Bartzokas también me parece un gran entrenador y hay que ver en Barcelona. Si no fuera por que no cuajó con Lebron en mi opinión tendría un anillo,aunque este hecho demuestra su personalidad.
Yo creo que la euroliga de Baskonia esta siendo dignísima, lo que pasa que está teniendo un año irregular pero creo que es hasta lógico con todos los cambios respecto al año pasado y lesiones de este. Contando que la EL este año se ha endurecido mucho. Que bonito es el baloncesto.

No esperaba yo esta derrota, pero Blatt siempre lo pone difícil. Sin embargo, sigo pensando que el Madrid ganará porque es mejor equipo. Sería un palo muy gordo que no se clasificase este año tampoco, después de la liga regular que ha hecho y, probablemente, el fin de Pablo Laso en el Madrid. Igual las credenciales, si Blatt gana se las piden otros...

Cómo perder un partido valorando más que el rival y a pesar del buen partido de Ayón y Llull. El Darussafaka demuestra que es un equipo compacto y saldrá con el cuchillo entre los dientes en su cancha. Y David Blatt enseñando sus credenciales al que mande en el baloncesto blaugrana

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar