Solapas principales

Díaz y Brizuela dan la victoria a Unicaja ante Morabanc Andorra (88-92)

  • Alberto Diaz y Darío Brizuela protagonizan un último cuarto casi perfecto

Siempre por delante, pero nunca cerró el partido: Esta frase traduce lo que ha sido el partido del Morabanc Andorra. Los locales fueron la mayor parte del partido por delante, pero nunca llegaron a cerrar el partido. Clevin Hannah ,saliendo desde el banquillo, fue el mejor de los del Principado.

El que la sigue la consigue: El partido de Unicaja es digno de enseñar en las escuelas de baloncesto. Después de ir por detrás gran parte del partido, los jugadores nunca bajaron los brazos y finalmente lograron la victoria. Además, l aportación de los jugadores saliendo desde el banquillo fue crucial para conseguir el triunfo.

MVP tripartito: Si hablamos de estadísticas, Josh Adams ha sido el mejor jugador del partido, y sobre todo el Unicaja. Sin embargo, la anotación de la dupla Alberto Díaz-Darío Brizuela fue clave. También cabe destacar a Carlos Suárez, que sigue en estado gloria tanto en ataque como en defensa.

Con el balón ya en el aire, las primeras ideas de juego recaían sobre los locales, que con una de sus armas favoritas, como es el triple, ponían un primer parcial de 6-0. Los malagueños intentaban sacar provecho de sus jugadores exteriores, que eran las principales amenazas en un equipo debilitado en los puestos interiores. De la mano de Jaime Fernández y Axel Toupane los malagueños se metían de lleno en el partido (10-7).

Las primeras sustituciones en ambos conjuntos empezaron a relucir sobre la cancha. De esta batalla saldría vencedor el conjunto del Principado, que con la dirección de juego de Clevin Hannah y la intensidad de jugadores como David Jelinek o Ty Pérez ponían la máxima diferencia del partido (17-9) a falta de un minuto para finalizar el cuarto. Este no podría finalizar de mejor manera para los locales, y es que un triple de Jeremy Senglin sobre la bocina servía para poner el definitivo 22-11, y con él una cómoda ventaja.

Los primeros instantes del segundo cuarto nada tendrían que ver con lo que fue el primer cuarto. Unicaja salió más enchufado, teniendo más opciones en ataque gracias al juego interior, liderado por Volodymyr Gerun. El acierto exterior también llegaba con un abucheado Jaime Fernández, tras su pasado en Morabanc Andorra, y acercando así al Unicaja en el marcador (24-18).  Ese acercamiento en el marcador por parte de los locales sería rápidamente contragolpeado por Ty Pérez desde el tiro libre y por Dejan Todorovic desde el triple (29-18).

El partido entró en una fase de locura, donde ambos equipos aumentarían sus rendimientos en los últimos tres minutos y con un marcador de 31-28. Los últimos instantes tendrían dos claros protagonistas: Frantz Massenat por los locales y Carlos Suárez por los visitantes. Ambos serían los encargados de llevar a sus respectivos equipos al final de cuarto con un resultado de 40-37 a favor de Morabanc Andorra pero con todo sin decidir.

El partido seguía con la tónica de los primeros 20 minutos. Morabanc Andorra iba siempre por delante en el marcador, a pesar de que los visitantes se pusieran más de una vez a dos o tres puntos de desventaja. Josh Adams entraba por fin de manera arrolladora en el partido, poniendo a Unicaja dos puntos por detrás en el marcados (53-51).

De nuevo, y ante el acecho de los andaluces, Morabanc Andorra reaccionó de la mano de Clevin Hannah, quién buscaba compaginar la anotación con el juego de equipo, para favorecer el rendimiento de sus compañeros. Con el 67-60 en el marcador, el partido seguía con un ritmo de juego muy alto, dejándonos un partido muy igualado hasta el final. A falta de 10 minutos de juego, Morabanc Andorra llegaba al último cuarto con un resultado de 70-66.

El último cuarto sería el de la reacción malagueña. Alberto Díaz y Darío Brizuela comenzaban el cuarto sin estrenar su casillero individual, pero a lo largo de los últimos diez minutos, los dos jugadores exteriores serían de vital importancia para los andaluces. A falta de seis minutos para finalizar el encuentro, Unicaja se ponía por primera vez por delante en el marcador (72-74), creando el pánico entre el aficionado andorrano. 

El punto de inflexión en el partido llegaba con el 81-86 a favor del Unicaja. Josh Adams anotaba un tiro libre que provocaría un estado de nerviosismo y ansiedad en el aficionado local ante la posibilidad de perder el tercer partido consecutivo. Finalmente esta distancia de cinco puntos en el marcador no se vería reducida a lo largo del último minuto y Unicaja cerraría el partido con victoria (88-92), sumando la segunda victoria consecutiva del Top-16.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 meses 1 semana
#contenidos: 
29
#Comentarios: 
81
Total lecturas: 
51,233

Comentarios

Vi la segunda parte y qué partidazo, frenético. La Mamba vasca, que había estado desastroso hasta entonces, se echó el equipo a las espaldas para conseguir la victoria