Solapas principales

El Barça Lassa se queda a las puertas de la victoria ante el CSKA (76-84)

  • Los últimos minutos y la experiencia, claves en la victoria rusa

A un pasito de la élite. A un tranco apenas de los que parten la pana, de los que se juegan las cosas importantes y llegan al mes de mayo. Ahí está el Barça Lassa. Hoy venía gente importante a visitar el Palau. Tropa de esa acostumbrada a jugar la partida hasta el final, cuando ya apenas quedan un par de rivales. Hoy, ante esa cuadrilla de postín, era partido de refrendar aquellas sendas el año pasado iniciadas, de dejar atrás definitivamente los desiertos y caminar o de hacer camino. De andar. De postular a las cotas altas.

Pero rápido se desviaba el camino, con un encendido Kurbanov y un triple de ese cuatro que juega de escolta llamado Peters. Así comenzaba el CSKA a mostrar la vereda que le queda aún por recorrer a este nuevo Barça Lassa de Pesic (5-10 min. 4). Remendaban en cambio a ritmo de corneta los de casa esa primera embestida, con el ADN venido de Serbia; intensidad vestida de coraje y buenas rotaciones defensivas para evitar remar antes de tiempo. Lo empataba Heurtel, justo cuando salía el Chacho a la cancha y sonaba a mucho viento en el Palau. Nada más pisarla, asistencia para el segundo triple de Peters y ventaja visitante. Se enfangaba el camino y lo igualaba Kuric, para dejar el primer cuarto todos empatados a 20.

Diez minutos después, se sucedían vaivenes constantes en el dominio del marcador en los tiempos de las rotaciones, destacando el duelo de atletas entre Hanga y Clyburn. Abusaba del 2x2 central Pesic, abusando del abusón de Seraphin, ya máximo anotador de los suyos con ocho puntos vírgenes de fallo. Poquito a poquito, pasito a pasito, defensa a defensa, como desde que aquel viejo serbio llegara, sacaba cuatro puntos de ventaja el Barça, hasta que Kurbanov volviera a igualarlo todo, esta vez a 32. De Colo sacaba su muñeca a pasear y se sucedían las canastas, para unos bonitos minutos de intercambio y muchos puntos, para disgusto, seguro, de los dueños de los banquillos. Más enfado seguro del local, que permitía 44 puntos de pura clase rusa venida desde la Francia (41-44).

Al descanso, De Colo apuntaba a minutada y a saco de puntos en la butxaca, mientras el Chacho no veía aro, pero era el que más repartía las jugadas. Por los de casa, más prorrateada andaba la cosa. Coral, como se dice ahora, con los diez de Pesic aportando, en busca de andar, que es de lo que se trata.

Un triple desde Budapest de Hanga apretaba tuercas y marcaba los pasos, para la máxima ventaja de todos los tiempos (51-46 min. 23). Rugía como siempre lo hizo el vetusto Palau. Itoudis corría la banda, amargado por las decisiones de los de naranja y negro, mientras  Claver hacía de más factor X que nunca para estirar un poco más la ventaja (59-50 min. 25). Negado en el triple el Chacho, echaba de menos su equipo al lesionado Higgins. Además, acostumbrado este CSKA a no elaborar y a tirar de talento, sufría ante las piernas afiladas de los presas locales, innegociable en ellos su esfuerzo defensivo. Leía entonces Itoudis que no era este partido para farolitos y sacaba a toda su intendencia para igualar intensidades y el marcador. A todos, menos a De Colo, claro, que se marcaba un triplazo sobre la bocina para revertir desventajas y dejarlas todavía del lado de la bancada blanca (61-63).

Se ponía lindo el partido y Pesic prescindía de cincos ante el despliegue de Kyle Hines. Nadie que no se llamara De Colo anotaba de fuera en el CSKA y lo aprovechaba el Barça Lassa para no ver a su rival por la espalda (68-67 min. 35). Cinco minutos de camino y de pasitos que quedaban. Qué más le daba eso a De Colo, que hacía su SÉPTIMO triple para aplacar el arrebato local. Aún lo enfriaba más Kurbanov para obligar a Pesic a parar con 68-73 y 3:19 por jugar. Esos minutos de alambres y nervios, de experiencia y de canas, que hacen también camino. Y ahí hace tiempo que al Barça Lassa y a estos jugadores se les echa en falta. Y se nota. Un fallo en los libres por aquí, un tiro mal tomado por allá, un rebote mal cerrado y la clase de cartera NBA, dejaban un 69-77 que el Chacho con cinco puntos seguidos ante la rabia local, se encargaba de sentenciar.

Perdía este camino el Barça y seguramente el cruce de rutas que da a la ventaja de play offs, pero no debe estar triste el Barça Lassa. Este es, sin duda, el camino. Hasta dónde le dará, no sabemos. Pero ya lo dijo uno hace mucho tiempo: aquí lo importante no es el camino. Lo importante es andar, para poder llegar a las cotas altas.

1 El que vino del frío: su rostro no cambia. Su rictus permanece impasible, ya así la meta limpia como su tiro no se acerque ni a la canasta. Sólo se modifica por los golpes de sus rivales, como si estuviera prohibido tocarle. Y así, igual frío que caliente, Nando de Colo revienta partidos como si no hubiera un mañana. Hoy, sus siete triples, siete, contuvieron a toda la furia desatada de un Barça Lassa que todo lo puso y no ganó nada. Y es que con esa cara en la que nada cambia, no hay mejor sitio para Monsieur de Colo que el frío donde ahora hace campaña.

2 Con la intensidad no basta: juega, lucha, pelea y a veces, esta año muchas, gana. Pero le cuesta santos y ayuda. Limitado en el talento y sin referentes a los que acudir cuando la cosa se pone mala, este Barça Lassa llega, pero no remata. Hoy, sometió en algunas fases del partido a todo un CSKA de máximo pedigrí, pero cuando hubo que jugársela, ni desde el banquillo, ni desde la cancha se encontraron soluciones que a los locales impulsaran. Ni los faroles de Heurtel, ni la clase de Singleton, ni el ordenador de Pangos, ni el tiro de Kuric. Y es que sólo con la defensa y la intensidad, no basta.

3 Los minutos de la verdad: quedaban 5:04 para el final y estaba uno arriba el Barça. Desde ahí hasta la bocina, 8-17 de parcial y CSKA que birlaba una victoria que en muchos momentos ni ellos vieron clara. Malas decisiones (también desde la banca), tiros libres que van al hierro de atrás y un rival que no falla, para revertir el camino que tan bien se iniciara. Con ello también debe contar este Barça Lassa, escaso de memoria en esto de jugársela cuando el sol más calienta ante rivales de tan alta casta. Y es que en esta competición casi más que nunca, la verdad de esos minutos puede salir muy cara.

 

 

 

 

Sobre el autor

Antiguedad: 
2 años 5 meses
#contenidos: 
115
#Comentarios: 
608
Total lecturas: 
270,245

Comentarios

Al Barsa le falta un hervor para llegar a la elite pero esta cumpliendo objetivos, lider ACB y playoff EL , y ya se veran los resultados finales. Pero el principal objetivo es haber recuperado a la aficion del Palau. En serio que no hay 10.000 aficionados al basket de elite en Barcelona para ir al San Jordi ? El Palau esta ya vetusto.

Muy feo el gesto del Chacho tras sus tiros libres finales. Y encima se encara a Hanga a decirle quien sabe qué. Normal la reacción del magiar..Si ya teninan el partido ganado claramente, a que viene esa actitud provocadora del base canario. No sabía de ese lado oscuro suyo. Siempre tan frio y tranquilo él...Punto negativo ya para siempre. Hanga no creo que tuviera culpa de nada, ni empezase nada, se ve a la legua que es de nobleza trasparente.

Kurbanov me dejó boquiabierto, y Decolo, al acercarse febrero, asoma su modo killer.
Singleton no está para el clutch, hay otros. El Barça sigue ahí