Solapas principales

El mejor Zizic amarga la noche al Barça (99-94)

  • El Barça luchó y forzó la prórroga, pero fue insuficiente.
  • Ante Zizic mostró su mejor versión: 24 puntos, 8 rebotes y 33 de valoración.

MISMO OBJETIVO, DISTINTAS NECESIDADES

Como líder indiscutible de la Euroliga y con la sensación de que, cuanto más avanza la temporada, más imparable es el equipo, el Barça visitaba el mítico Menora Mictachin Arena de Tel Aviv en busca de una nueva victoria. Un partido trampa para los azulgrana, que se enfrentaban a un Maccabi que, pese a no estar cumpliendo con las expectativas iniciales, tiene una plantilla repleta de armas muy peligrosas. Un reto en mayúsculas para los israelíes que, pese a estar matemáticamente fuera de los Playoffs, necesitaba el triunfo con tal de acabar la temporada con una buena imagen y olvidarse de las malas vibras. Un todo o nada para el conjunto de Giannis Sfairopoulos, que tenía mucho que ganar y absolutamente nada a perder. 

LAS INTENCIONES INICIALES

Conscientes de la importancia del partido y de la magnitud del rival, Maccabi de Tel Aviv saltó al parqué con la intención de demostrar que querían el triunfo. Con las ideas bien claras y el empujón de algunos de sus seguidores, la intensidad de los locales desquició al conjunto azulgrana en el inicio del choque, que no encontraba vías de escape hacia el aro contrario. Un planteamiento inteligente por parte de Sfairopoulos que, con cambios defensivos y 2 contra 1 constantes, apretó las tuercas en defensa para dar al Barça su propia medicina. Un gran trabajo de los amarillos, que pusieron contra las cuerdas al líder. 

PONERSE EL MONO DE TRABAJO

Más allá del gran talento que hay en su plantilla, la gran virtud de este FC Barcelona es que, cuando hay que ponerse el mono de trabajo, no tienen ningún problema en hacerlo. Todo lo contrario, el encuentro ante Maccabi fue un nuevo ejemplo de la gran capacidad que tienen los azulgrana para competir. Porque, incluso el día en que el equipo estaba más incómodo y lejos de su versión habitual, los de Saras Jasikevicius sacaron todo el orgullo que tenían dentro. Ni la defensa ni la intensidad de los locales fue capaz de sacar al Barça del encuentro, que se aferró con uñas y dientes al marcador. 

UNA CANASTA QUE VALE ORO

De estar al límite de la muerte a revivir en tan solo unos segundos, esta es la magia del baloncesto. Maccabi de Tel Aviv tenía el partido en sus manos, pero Chris Jones no fue capaz de anotar un tiro libre que era determinante. Todo lo contrario que Corey Higgins, a quien no le tembló el pulso cuando el balón más quemaba. Una canasta que valió oro.

 

 

UNA RESISTENCIA INFALIBLE

Golpe a golpe, la resistencia del Maccabi de Tel Aviv fue totalmente infranqueable. En un partido de infarto, los israelíes sacaron su mejor versión para acabar con un Barça que lo intentó hasta el último suspiro. Un triunfo de muchos quilates para el conjunto de Sfairopoulos, que supo competir como no lo había hecho durante esta edición para desatar la locura entre los 3.000 aficionados que presenciaron el encuentro en directo. Ni la mejor versión de Mirotic, que superó los 2.000 puntos en Euroleague, pudo derribar el ímpetu de los amarillos, superiores durante los 45 minutos. Jugando así, el Maccabi podría haber estado mucho más arriba.

EL MEJOR ZIZIC YA ESTÁ AQUÍ

Jugar en la NBA durante 3 temporadas y ser objetivo de los grandes equipos de Europa no es fruto de casualidad. Y, pese a las dudas que ha generado su rendimiento, Ante Zizic demostró contra el Barça que está más que preparado para ser un pívot diferencial. Con la baja de Othello Hunter, el croata asumió todo el peso del juego interior sin inmutarse. Enérgico y determinante, el pívot terminó con 24 puntos, 8 rebotes y 3 asistencias para 33 de valoración, su mejor actuación en la Euroliga. Por fin apareció el Zizic que todos esperábamos.

 

ESTADÍSTICAS

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 3 meses
#contenidos: 
41
#Comentarios: 
63
Total lecturas: 
62,082

Comentarios

No me puedo creer que un partido de Euroliga en los últimos segundos de la prórroga se acabe decidiendo finalmente por una señalización de un árbitro como esa. Sinceramente, si quisieran podrían pitar diez o doce técnicas en cada partido de esa manera, cosa que ninguno hace. Y lo hace ahí... Cuanto menos, extraño.

Lo que no quita que el Barça casi nunca estuvo cómodo en el partido, que hubo fallos de concentración que la mayor parte de días no hay y que se fallaron tiros sencillos que normalmente entran. Y aún así se estuvo a punto de ganar, y se podía haber conseguido de no ser por esa última decisión arbitral.

Este año se han puesto muy rígidos con esa norma de pisar. Lo avisan en cada saque de banda. Si no pitan 10 o 12 en cada partido es porque los jugadores se guardan muy mucho de pisar la línea. Ayer error clamoroso de Mirotic, no de los árbitros. No vayamos a criticarles cuando aciertan, que bastante lo hacemos ya cuando fallan. Si ayer el partido se decidió en esa acción (que no lo tengo tan claro) el culpable es Mirotic y no Difallah que hizo lo que tenía que hacer. Puedes criticar que la norma es estupida y debieran cambiarla, pero criticar su correcta aplicación yo no lo veo correcto. Saludos.

Totalmente de acuerdo en que el error es de Mirotic y no de Difallah, pero también es verdad que si se ponen exquisitos como esa técnica pitan las que quieran. En cuanto a lo de que decide el partido, no es lo mismo defender con empate en el marcador que perdiendo de uno, que te obliga a hacer falta y jugártela después a un triple. Sin embargo estando empatados puedes defender normal y que pase lo que tenga que pasar, que luego tú decides en tu ataque. De todas formas, partido perdido por el equipo y no por culpa del árbitro. Únicamente jode el hecho de que una señalización tan poco habitual en el momento menos oportuno decida un partido absolutamente igualado.

Un saludo.

Entiendo la frustración de Mirotic en la técnica que le pitan.
Un jugador que está todo el partido simulando y llamando la atención de los árbitros para que le piten a favor todas las faltas posible, pues eso, le frustra que el arbitro que se fija en él tanto como quiere le acaba pitando en contra y no alcanza a entenderlo.
En la cara que puso se podía leer "¿como me pitas esto a mi?, que soy yo"...