Solapas principales

El Real Madrid aplaca la mala racha al volver a casa (85-71)

  • Garuba y Tavares, grandes destacados

Una situación insólita. Un contexto inesperado. Acostumbrado este Real Madrid de Pablo Laso a la excelencia de las cosas bien hechas, vive de repente en balance negativo en la Euroliga. Pocos recuerdan algo similar. No cunde el pánico, en cambio. Inoculado el gen de la paciencia y los proyectos a largo plazo, afronta el Madrid la noche del 1 de noviembre con la calma de las trayectorias pasadas, pero con la enfermería llena, eso sí. En frente, don Alejandro, uno que de trayectorias va más que sobrado y que se ha traído a la máxima competición a un equipo alemán sin apenas historia. Eso sí que no sorprende a nadie.

Con todo lo disponible y de nuevo Campazzo de inicio, comenzaba el Madrid como antes solía. Una tormenta perfecta con 10 puntos a todo meter de Randolph, el mejor de los blancos en la tercera derrota consecutiva frente a los otros alemanes. No estaba para paciencias hoy el Madrid. Parecía el Alba Berlín rival propicio para pagar platos de otro dueño. Con la que le estaba cayendo desde tan temprano, cualquier entrenador hubiera parado aquello. No para don Alejandro. La paciencia, junto con la experiencia, son un grado. Mickey, antes de sus dos faltas de inmediato ponía aún más ventaja desde el triple (21-7) justo cuando se sentaba el Facu. Sergio Llull, su relevo hoy, seguía dando continuidad al incendio. No esperaba por nadie el Madrid hoy. Schneider apenas respondía por los visitantes. Poca cosa para el estado de ánimo madridista: 28-14.

Se venía banquillo en ambos lados y con ellos, Laprovittola. Tres pérdidas suyas cambiaban el modo de la cosa. Las rotaciones de Aíto eran ya constantes. ¿También se le había ido ya la paciencia? El Wizink Center, entre emocionado y preocupado, aplaudía todo lo que pasaba, hasta lo malo: los fallos en los libres de Garuba, las pérdidas del perdido Lapro…Ese proyecto de elegante jugador islandés que es Hermannsson sacaba los extintores contra el incendio. Diez puntos de puro talento llevaba ya el fino estilista Martin, el enésimo pupilo de don Alejandro. Le metía kárate al partido esa leyenda viva de todos los banquillos. Y de repente, Makai Mason. Ocho puntos seguidos del desconocido hasta ahora escolta de Baylor dejaban el camino de las cabinas en 42-38 y ni rastro ya del bullicio de aquel inicio blanco.

Mantenía aquellos derroteros el partido tras de la vuelta de los vestuarios. Salía desnortado el equipo de casa. Seguía dando de lo lindo el que visitaba. Cinco puntos seguidos de Giedraitis lo acercaban y Cavanaugh con un triple, lo empataba (46-46). Se venía de nuevo la fragilidad. Generoso, el Wizink Center animaba a los suyos, a pesar del 7/12 en T1 y las pérdidas de su equipo. Randolph hacía su primera canasta después de aquellos diez puntos del estreno y a la siguiente, regalaba una posesión más para el empate a todo. Puro Anthony. Ahora, las prisas no eran buenas para los blancos. Aquella paciencia de Aíto daba por fin sus frutos. Dos libres de Thiemann daban la primera ventaja del partido a los visitantes (53-55 min. 27). De todos es sabido que los partidos llevados al físico poco le gustan al equipo blanco. Tiraba de banquillo Pablo Laso y éste le respondía. Llull y Garuba delante y Mickey detrás le daban nuevos bríos al Madrid para ganar el cuarto y con la vuelta de las mandarinas, para ganarlo: 64-56.

Con la llegada de los últimos diez minutos, Peyton Siva mantenía a los suyos bien cerquita. Ya no había apenas concesiones. Rudy, con esa defensa de copyright que atesora, ponía un +10 que encendía la cosa.

Tavares, recuperado delante y detrás para la causa de jugar por encima del aro hacía cinco puntos seguidos para seguir estirando: 75-63. Ahora sí lo paraba Aíto. Seguía repartiendo su equipo, llevando a la suerte del solitario al Madrid en cada posesión, pero ahora ya no fallaban los blancos (81-69 min. 38). Garuba, ganándole la partida a todos los pívots que hay y que vendrán, le daba matarile con dos libres seguidos y un espectacular alley oop. Se cortaba la racha de aquella situación incómoda para mantener la calma, para evitar las sorpresas. 

Una vuelta a los orígenes: echaba en falta este Real Madrid de Euroliga lo que realmente le ha hecho más fuerte: la intensidad y fortaleza defensiva que tantas canastas a la carrera le ha permitido ser referente en Europa. Mucho de todo eso se vio en el primer cuarto y un par de tazas más en el último. Con Tavares ejerciendo de lo que solía y con las flechas habituales de llegar jugando descosía de inicio a los de Aíto y cerraba el partido después, cuando aquellos habían escalado las barbas de los de Laso. Hoy no había fragilidades, no se permitían canastas fáciles. Jugando a lo que siempre acostumbra, se quitaban la mala racha de encima los blancos. Con una vuelta a sus más conscientes orígenes. 

Dar cera, pulir jugadores: dio nombre a una forma de juego, aquel kárate-press que tantas alegrías diera por Barcelona. Hoy, moderado y adaptado a los nuevos juegos, saca Aíto todo el rendimiento a aquello y a una plantilla justita que compite por primera vez en Euroliga. Y de entre todos sus pupilos, como si del gran Miyagi se tratara, construye el enésimo proyecto de jugador don Alejandro. En este caso, desde la poco jugona Islandia. Ver jugar a Hermansson recuerda a épocas pasadas, a puro fundamento, a la habilidad hecha nostalgia. Con todo ello, le metió un buen susto a este de repente frágil Madrid entre el segundo y el tercer cuarto. Esta es parte de la filosofía de don Alejandro: dar cera, pulir jugadores 

Las torres gemelas: uno lleva ya tiempo, aunque no pareciera el mismo. El otro acaba de llegar y todo se lo come. El más gigante de todos los altos sacaba hoy de nuevo su mejor versión en los dos aros. La de la intimidación infinita y la de los roles controlados. El joven, pone toda la energía de su pronta juventud para seguir sumando. Para darlo todo hasta desde el banco. Tavares y Garuba, Usman y Eddy. Ambos han hecho hoy un partidazo. Con tanto jugador alto en la plantilla de los de Laso, ahora va a resultar que la combinación ganadora es la del caboverdiano y el canterano. Tavares y Garuba fueron esta noche lo más cercano a las torres gemelas.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 3 meses
#contenidos: 
143
#Comentarios: 
651
Total lecturas: 
350,988