Solapas principales

El Real Madrid desarbola y avisa al Fenerbahce (101-86)

  • Randolph, máximo anotador del festival blanco

Noche de las grandes en el barrio de Salamanca. Vigilia de las mejores en Euroliga. Réplica de finales europeas. Ese plan continental que tanto le gusta últimamente al Real Madrid Baloncesto, veladas amenazas de por medio. En unas semanas nefastas y plenas de tristeza para el club, la sección pequeña de la entidad buscaba recuperar la sonrisa. Lo que el fútbol te quite, que el baloncesto te lo bendiga.

Sin embargo, seguía agrio el rostro blanco: “sólo una falta de Fabian, el resto todo muy fácil” espetaba Laso con todas las venas encendidas después del 10-19 con el que salía enchufado Fenerbahce, anotando por dentro y por fuera como si no tuviera rival en Europa. Pillaban la reprimenda los blancos y sobre todo Sergio Llull que exprimía un 12-2 de parcial para, de repente, darle la ventaja a su equipo. El de Mahón, Randolph y sus 11 puntos. Al caldo ofensivo del Madrid ofrecían dos tazas los de Estambul, para marcar parciales de los mejores equipos del continente: 27-25 después de los primeros diez minutos. Se avecinaban nuevas muecas.

Un 2+1 de farolitos del Facu Campazzo daba la máxima ventaja local de vuelta de la primera pausa. Se gustaba el base argentino, anotando y asistiendo para parciales abiertos (34-25 min. 12). Seguía el vicio ofensivo de jueves por la noche y ahora era Muhammed quien daba réplica a los puntos blancos. Llegaba el Real Madrid a los 40 puntos antes de los últimos cinco minutos de la primera parte. Casi tan rápido como se le enrojecía la cara a Zelko Obradovic. Llull ponía +10 de vuelta del parón turco y todo era alegría en el Wizink Center. Los jueves y los viernes no hay cabreos que valgan. Sacaban talento a pasear tanto Randolph como Sloukas  y se acababa el regalo ofensivo de esta primera mitad en 52-45 con una galopada de Gabi Deck sobre la bocina. Le había conseguido enchufar este Madrid más de 50 puntos a la mejor defensa del campeonato…y con un 20% de acierto en triples. Se vislumbraban alborozos.

A pesar de ello, todo el que estaba hoy en el antiguo Palacio de los Deportes o quien lo viese por cualquier plataforma televisiva, sabía que esta espiral no podría continuar. Se venía cloroformo desde la capital turca para bajar porcentajes que Causeur se encargaba de diluir. Tavares se hacía más grande aún, tanto delante como detrás para desquicia de Vesely y algarabía blanca.

Se le acababa el cloroformo al Fener. Y para finiquitarlo, Sergio Llull; siete puntos seguidos del señor de las mandarinas y 71-56 del color de las alegrías.  Descosía el Madrid al equipo que sólo ha perdido tres partidos en toda la temporada. Le quedaban diez minutos al choque y entre el número 22 y el 23 se quedaba todo al borde de la paliza: 77-61.

Hasta los pases le entraban hoy a Llull para un +20 en el que hasta Randolph sonreía (81-61 min. 31). Ni se levantaba ya Obradovic y hasta le concedía minutos a su penúltimo descubrimiento, el bosnio Biberovic…una auténtica declaración de intenciones. Nadie pensaba a las ocho de la noche en la intrascendencia de tanto basurero de minutos. Sólo quedaba saber si este Madrid desatado sería capaz de hacerle cien puntos a la mejor defensa de Europa. Y llegarían, sí. Con tiros libres de Carroll para dejar la alegría en 101-86. La mejor manera de olvidar cabreos. El mejor de los métodos para recuperar la sonrisa.

1 La pareja perfecta: Llull y Tavares, Tavares y Llull. Una pareja de altos y bajos para desquiciar a todo un equipo de Obradovic. El tercer cuarto de los números 22 y 23 dejaron un parcial de 25-16 que terminara de cerrar el enorme partido blanco de la noche de hoy. El base, recuperado físicamente de todo lo que le lastra, se marcó un doble-doble de 17 puntos y 10 asistencias. El pivot, una de las principales consecuencias del bajón madridista de los últimos tiempos, volvía a imponer terror en su aro, como lo hiciera antaño. Volvía a hundirla para abajo, como siempre debiera. Hoy, el Madrid de los 100 puntos al Fenerbahce se jactó de su pareja perfecta.

2 ?Y qué fue de la mejor defensa?: tres partidos, tres había perdido Fener hasta ahora. Todo ello basado en los 74 puntos que conceden a sus rivales de media. Hoy, le cayeron 27 más. Ni rastro de todo aquel bagaje al calor de la euforia blanca. Y eso que el porcentaje de acierto exterior local tampoco fue de cohetes al aire. En cambio, casi un 70% de acierto desde delante de la línea para desnudar a la mejor de las murallas turcas. Hoy en Madrid nos seguimos preguntando...¿y qué fue de la mejor defensa del campeonato?

3 Con todos ustedes, el señor Anthony: "todo eso vale una mierda si no ganamos el partido" le contestaba Randolph al periodista de turno que quería sacarle brillo a su lucida estadística de media parte. Así es el señor Anthony. Dice la leyenda que nunca le han visto tres sonrisas seguidas. Hoy, hasta alguna se le vio en el recital que le endosara al mejor equipo de la Euroliga. 21 puntos y cables en orden para sacar toda la clase del jugador de más talento de toda la plantilla blanca. Ayyy, si no fuera por esa cabeza...En cualquier caso, centrado y acertado es un gusto verle jugar desde sus 210 centímetros de puro nivel. Con todos ustedes, el señor Anthony.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
5 años 3 meses
#contenidos: 
143
#Comentarios: 
651
Total lecturas: 
457,719

Comentarios

Gran partido entre los dos mejores equipos de Europa , con permiso de CSKA y del clasico, y que no se encontraran hasta la final donde todo seria distinto y Obradovic lo sabe. El mejor partido que le he visto jugar a Llull ( 10 as.)como base-base y el equipo lo noto' positivamente.

Por fin ha canalizado el equipo 'lo de la copa' hacia el camino correcto, el gran objetivo de la temporada, la Euroliga, a seguir con esa rabia, y a por el pico de forma justo en los cuartos de final.