Solapas principales

El Real Madrid supera la Partizan en un espectáculo ofensivo (105 – 97)

Claves:

1.     Pasividad defensiva blanca: Tanto en el primer como en el tercer cuarto, el Real Madrid volvió a mostrar ausencia de intensidad y atención a la hora de defender su propio aro. Los serbios, que jugaron muchos aclarados para jugadores como Punter o Exum y sistemas para Andjusic, contaron con tiros liberados que sí concretaron.

2.     Hezonja, con los focos: Chus Mateo realizó un ajuste en la rotación del Real Madrid, Mario Hezonja pasó a ser uno de los instrumentos principales del equipo en el segundo cuarto. Ese periodo, donde los madridistas apenas superaron los veinte puntos -una marca baja para la tónica general del choque-, se caracterizó precisamente por el menor acierto de ambos conjuntos.

3.     La semana dulce de Andjusic: El ex de Mónaco firmó la mejor marca de su carrera en Euroliga la jornada anterior contra el Barça en el Palau. Continuó esa racha en el WiZink Center, especialmente en la primera mitad. A lo largo de su participación, solo falló tiros de dos, anotando todos los que intentó más allá del 6,75.

El Real Madrid ha sumado una nueva victoria, después de superar al Partizan de Belgrado de Zeljko Obradovic por 107 – 95. Durante gran parte del encuentro, ambos equipos anotaron con mucha facilidad. Tras los cuarenta minutos, los serbios solo estuvieron más trabados en el segundo periodo y los merengues, al final del cuarto.

El partido comenzó con un tremendo ritmo ofensivo. Ambos equipos disfrutaron de las facilidades que les daban los rivales. Danilo Andjusic y James Nunnally, al contrario que otros rivales de los madridistas, sí castigaron la tibieza de la defensa blanca. En el caso del serbio, que venía de su mejor actuación individual en la Euroliga, castigó más desde la larga distancia, mientras que el otro exjugador de Estudiantes recordó a su versión del Fenerbahce.

Por parte del Real Madrid, en ataque brillaron los dos polos opuestos en los diez primeros minutos. Edy Tavares volvió a ejercer como la boya que guiaba al ataque merengue, mientras que Sergio Llull concretó las dos ocasiones que tuvo de lanzar desde más allá de la línea de tres.

En diez minutos, Partizan anotó 37 puntos. De esta manera superó la cifra que firmó al descanso del último partido, jugado el martes de esta semana, en el Palau Blaugrana. Ni siquiera los tiempos muertos de un enfadado Chus Mateo consiguió que sus jugadores tuvieran más intensidad en su propia mitad de cancha.

El verdadero cambio llegó a partir del inicio del segundo cuarto. Como se podía esperar, el porcentaje de acierto de Partizan cayó en picado. Tanto fue así que pasó de la cuarentena de puntos en diez minutos a los dos tantos en cinco minutos.

El contrapunto fue el Real Madrid que, aunque no superó los treinta de anotación del cuarto anterior, sí llegó a los 22. La aparición más importante en este sentido fue la de Mario Hezonja, protagonista con tiros exteriores y algunos despliegues de compromiso en pista propia.

Igual que ocurrió anteriormente en el periodo entrecuartos, el descanso deparó un nuevo cambio en el partido. El tercer periodo transcurrió de la misma manera que los primeros diez minutos del choque: mucha anotación. El Madrid llegaba con mucha facilidad a la zona del equipo de Obradovic, mientras que los de Belgrado se mantenían en el marcador gracias a la larga distancia.

Durante los primeros cinco minutos del último cuarto, los parciales hacían indicar que el resultado se iba a ir cómodamente por encima de los cien puntos. Sin embargo, pese a que el Madrid se colocó con 99 tantos a falta de la mitad del periodo, tardó algunas posesiones en superar la marca casi psicológica. Finalmente, los de Chus Mateo consiguieron su séptima victoria de la temporada que, sumadas a las tres derrotas, le colocan empatado con el Olympiakos en la segunda posición a esperas de lo que haga el viernes el Barça y el Mónaco.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 4 meses
#contenidos: 
61
#Comentarios: 
128
Total lecturas: 
116,760