Solapas principales

El Real Madrid vence con autoridad al Khimki y se asegura el factor cancha (75-100)

  • Walter Tavares, líder en ambos lados de la cancha, anotando 8 puntos, capturando 11 rebotes y aportando 2 tapones, para un total de 22 de valoración.
  • Fabien Causeur (22 puntos, 4/5 T3) y Rudy Fernández (15 puntos, 5/8 T3), líderes en anotación
  • Alexey Shved fue el máximo anotador del Khimki con 21 puntos, secundado por Malcolm Thomas (15 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias)
  • Gustavo Ayón acabó con molestias en el tobillo al descanso, y no volvió por precaución

Jornada número 25 de Euroliga, la cual está cerca de llegar a su final, y los equipos queman sus últimos cartuchos para alcanzar sus objetivos. De perder el Khimki, dirá adiós matemáticamente a sus opciones de continuar en Euroliga. En cambio, si el Real Madrid se lleva la victoria del feudo ruso, contará con el factor cancha a favor. Mucho que ganar y poco que perder en un duelo parejo, donde los locales han vencido en cinco ocasiones, por seis del conjunto madrileño, que han ganado sus dos últimos enfrentamientos directos.

El Real Madrid domina los tableros. El conjunto de Pablo Laso mostró un clínic en el rebote, donde capturaron 43, 13 ofensivos y 30 defensivos, por los 19 del Khimki (8 en ataque, 11 en defensa). Las segundas oportunidades propiciadas tras los rebotes ofensivos del conjunto blanco, y el escaso margen de error en defensa, hacía tarea casi imposible para los locales seguir en la lucha por el partido.

Khimki aprovecha imprecisiones del conjunto blanco. Pese a encajar 51 puntos al descanso, la defensa del conjunto ruso puso en diversos aprietos al Real Madrid, que perdió 10 balones al descanso, 8 de ellos robados por los locales. La falta de concentración impidió que mantuvieran el ritmo defensivo, y pese a la estadística, los visitantes se fueron con un amplio margen de ventaja al descanso.

Impreciso Shved. Porcentajes de tiro y pérdidas. El líder del Khimki estuvo muy impreciso durante gran parte del partido. Tanto en el tiro, donde anotó 3/7 en tiros de dos, y 2/7 en triples; además de perder cuatro de los diez balones de su equipo. Mala selección de tiro y de movimiento de balón, fue clave para perder el pulso ante el Real Madrid.

Ambos equipos centraron sus ataques en los escoltas. Alexey Shved tomó las responsabilidades ofensivas, empleando el pick & pop con su compañero Malcolm Thomas, pese a que la defensa blanca trataba de incomodar al ruso. Los de Pablo Laso emplearon una serie de tácticas ofensivas basadas en bloqueos. Los indirectos en "L", permiten a Jaycee Carroll crear espacios y tiros liberados, anotando 7 puntos en los primeros 10 minutos. El estadounidense impide al Khimki defender de manera canónica, y saca faltas con mucha facilidad.

El "1" del Khimki está muy impreciso en ataque, perdiendo varios balones y llevando las posesiones al final con tiros forzados. Se están encontrando con el muro blanco, y son incapaces de traspasar su defensa estática.

Un primer cuarto con dos equipos muy anotadores, donde el triple mantiene al Khimki en el marcador, liderado por un Real Madrid que domina el rebote y la transición ofensiva tras grandes defensas zonales. Los visitantes se marchan con una ligera ventaja tras los primeros 10 minutos (22-24).

El nivel defensivo de los locales ha aumentado en el segundo cuarto, liderados también por Alexey Shved, quien robó dos balones en los primeros dos minutos de partido, leyendo a la perfección el movimiento de balón del Real Madrid.

El acierto exterior del conjunto blanco, y el dominio sobre el rebote comienza a hacerse notar en el marcador. Dos triples, tanto de Rudy Fernández como de Fabien Causeur, ganaba el pulso a la conexión Shved-Thomas. 

La entrada en juego de Facundo Campazzo aceleró el ritmo de partido, donde se siente más cómodo su equipo cuando se atasca el marcador. Provocando seis puntos seguidos de Gustavo Ayón, y anotando los dos siguientes, dan una ventaja a un Real Madrid que produce anotación con mucha facilidad en la primera parte (38-51).

La anarquía afloraba en el partido, donde Khimki se encontraba más cómodo corriendo la pista. Provocó más imprecisiones en la toma de decisiones del Real Madrid, que aprovechan para aumentar el ritmo ofensivo y tratar de hacerles daño. Los de Pablo Laso tampoco son inexpertos jugando a ritmos altos, y aprovechan el mediocre balance defensivo ruso para anotar de manera sencilla, y Trey Thompkins aprovecha dichas situaciones.

 

El Real Madrid no entró en el juego que propuso Khimki, y una defensa intimidatoria de Walter Tavares, el constante dominio en el rebote, y el acierto exterior desde más allá del 6.75 deja al conjunto blanco con una ventaja casi insalvable al último y definitivo cuarto. El dominio en ambos lados de Tavares, sacando hasta 4 faltas a Malcolm Thomas, y la defensa colectiva, unido a los 8 puntos consecutivos sin fallo de Causeur provocan que el Real Madrid se vaya hasta los 20 puntos de ventaja (50-70).

El Khimki ruso comenzaba a bajar los brazos. Las imprecisiones de Shved, quien ha perdido la mayoría de balones de su equipo, y los pobres porcentajes de tiro, junto a la quinta falta de su mejor hombre, Malcolm Thomas, eran argumentos más que destacados para reflejar su desmotivación, siendo completamente desactivados en ambos lados de la pista por un Real Madrid con altos porcentajes de acierto, tanto en el triple como desde media distancia y el dominio absoluto bajo los tableros. La intensidad defensiva y la buena circulación en ataque equilibran las pérdidas permitidas mantuvieron la ventaja en unos minutos finales donde los locales tiraron de orgullo para tratar de reducir distancias. Finalmente, el Real Madrid no redujo la intensidad en ambos lados de la cancha, y se hicieron con una victoria que les otorga el factor cancha en la siguiente fase de Euroliga (75-100).

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 meses 4 días
#Contenidos: 
46
#Comentarios: 
117
Total lecturas: 
62,424

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar