Solapas principales

El Real Madrid vuelve a la senda de la victoria sobre Panathinaikos (76-66)

  • Gabriel Deck, el más destacado de un notable partido del Real Madrid, con 20 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias
  • La vuelta de Sergio Llull y Rudy Fernández, la mejor noticia; la lesión de Jaycee Carroll, la peor
  • Panathinaikos consiguió reducir los 20 puntos de distancia hasta los 5, pero acabaron sucumbiendo a la defensa blanca

16 CORONAS EN EL WIZINK CENTER

Son el número de Euroligas que atesoran entre Real Madrid y Panathinaikos, en uno de los clásicos duelos del viejo continente. Los de Pablo Laso llegan después de sufrir dos derrotas de manera consecutiva y no puede permitirse más tropiezos si quiere seguir tratando de escalar hasta el liderato. Sus mayores bazas para el partido de hoy serán Eddy Tavares, quien promedia 12.3 puntos, 7.8 rebotes y 1.9 tapones por encuentro; Trey Thompkins como faro ofensivo y sus 11.2 puntos por partido y el revulsivo Jaycee Carroll, bebiendo noche tras noche del frasco de la eterna juventud (9.6 ppp).

Por otra parte, el conjunto griego no conoce la victoria fuera del Olympic Indoor Hall desde principios del pasado mes de diciembre. El MVP de la jornada 21, Dinos Mitoglu y Nemanja Nedovic con sus casi 17 puntos por encuentro serán los que abanderen al Panathinaikos en el WiZink Center.

Dos ex campeones de la Eurocup se verán las caras en la dirección del juego: Alberto Abalde y Howard Sant-Roos. Físico y manejo de balón ante uno de los mejores "ladrones" de la competición. Sin duda, uno de los duelos más igualados cara a cara.

CUANDO EL REAL MADRID ACTIVA EL MODO CRUCERO...

Primera parte de manual la llevada a cabo por el conjunto de Pablo Laso. Claro dominio en ambos lados de la pista, a un nivel sobresaliente, lo que está provocando imprecisiones y malas decisiones de un Panathinaikos que no anotó ningún triple en los primeros 20 minutos de partido. Con los iniciales, Tavares y Taylor lideraron un entramado de líneas de pase y cierre de pick & roll fantástico. El Real Madrid pecó en la defensa exterior en sus dos últimas derrotas, donde permitió un 44.7% de acierto rival desde el triple, cuando les suelen dejar en menos de 36%. El 0/10 en triples de PAO al descanso habla por sí solo. Taylor ha sido una auténtica pesadilla para Nedovic, quien no se ha encontrado con situaciones liberadas de tiro en ningún momento. Ofensivamente, disfrutamos de una versión pasadora de Trey Thompkins, quien no anotó pero repartió 3 asistencias en el primer cuarto, con Gabriel Deck  y Taylor como grandes finalizadores. Con Tavares como faro interior, cualquier movimiento que abriese un poco la zona dejaba un hueco donde se producía el movimiento de balón y castigaba el conjunto blanco. 

La segunda unidad no defraudó: Alex Tyus está realizando su mejor actuación defensiva con la camiseta del Real Madrid, llevando a cabo el papel intimidador en zona y cerrando muy bien el rebote. Siguen presionando las líneas de pase y cargando el juego interior, lo que provoca que prácticamente todos los tiros exteriores de Panathinaikos sean forzados, y que cerca del aro se encuentren con un candado que son incapaces de encontrar aberturas. Si le añadimos que el Real Madrid es uno de los mejores, por no decir el mejor, equipo en transición de Europa, el resultado es caótico. 3/3 en triples para Fabien Causeur, Alocén se sumó a la fiesta y se le nota con la confianza con la que brilló en Zaragoza, y la vuelta de Llull y Rudy dan un aire nuevo a un Real Madrid que le permite dosificar a sus piezas importantes de cara a futuros partidos. Están todos y cada uno de ellos enchufados, equilibrados a nivel sobresaliente en ambos lados de la pista, provocando la desesperación rival que no encuentra la manera de hacer daño a los de Laso. Un sinfín de imprecisiones, tiros forzados y mala circulación de balón les ha provocado irse con 49-27 a vestuarios.

LA CONEXIÓN OFENSIVA MARCA EL RITMO BLANCO

Sin duda, la triangulación entre Eddy Tavares, Trey Thompkins y Jeff Taylor resume perfectamente lo que fue el partido del Real Madrid, especialmente en la primera parte. Marcaron el ritmo de salida, cargando el rebote y una fluidez de balón sobresaliente. Tavares atrapa el rebote ofensivo tras fallo en el triple de Thompkins, quien recibe ya visualizando el pase que va a realizar a un Jeff Taylor que lee el espacio y corta para finalizar con sus característicos muelles una de las mejores jugadas del partido.

PANATHINAIKOS SALE CON OTRA ENERGÍA

Es complicado que el Real Madrid mantuviese el ritmo en ambos lados de la pista durante el resto del encuentro. Los de Odded Katash salieron con otro aire desde el túnel de vestuarios, y se implantó sobre la pista. Muchísima más energía en defensa, más agresivos, entorpeciendo las líneas de pase para limitar las posibilidades de su rival, quien se atascó pese a que Alocén tratase de mantener el nivel ofensivo de los suyos. Dicha energía defensiva se contagia en el ataque, permitiéndoles correr en mayor medida, atacar el entramado defensivo blanco, quienes redujeron una marcha su nivel de intensidad atrás. Los griegos encontraron tiros liberados y espacios abiertos, situación que carecieron en la primera parte. Anotaron más puntos únicamente en el tercer cuarto que en los dos primeros (27 en la primera parte, por 23 en el tercer cuarto). Se metieron en el partido, probablemente algo tarde, pero se creen que pueden pelear el partido e incomodar al Real Madrid.

tuvieron que volver tavares y deck para evitar sorpresas

Panathinaikos mantuvo su nivel enérgico con el que salieron de vestuarios, incluso reduciendo la diferencia a 5 puntos (66-61) a falta de cinco minutos. Pablo Laso tuvo que sacar a Tavares y Taylor para frenar el ritmo del conjunto griego, quien se sentía más cómodo conforme pasaban los minutos. El nivel defensivo se mantuvo in crescendo con la figura de Gabriel Deck, para muchos el mejor jugador del partido. El argentino aportó en el rebote defensivo y en la creación de espacios en el lado débil. Jugando de espaldas, provoca la necesidad de ayudas tras los cortes de sus compañeros, dejando huecos en cortes o en triples liberados desde la esquina. Fueron los de Abalde y Llull quienes sentenciaron el choque, que finalmente se quedó en casa.

Gabriel deck rozó el doble-doble

El argentino destacó por encima de sus compañeros a lo largo del partido, en ambos lados de la cancha. "El Tortuga" aportó 9 rebotes, 8 de ellos en su tablero y repartió 3 asistencias. Se sintió cómodo en la transición y el movimiento de balón de los suyos, siendo además el líder en anotación, con 20 puntos (6/7 en tiros de 2 y anotó el único triple que lanzó). El trabajo coral en ambos lados de la pista del Real Madrid fue de más a menos, pero el impacto del argentino en pista se notó y plasmó con sus 29 de valoración total. MVP de la victoria del conjunto blanco tras dos derrotas consecutivas en la competición internacional.

ESTADÍSTICAS

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 8 meses
#Contenidos: 
142
#Comentarios: 
304
Total lecturas: 
243,308

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar