Solapas principales

Ex ACB por el mundo: desde Brasil hasta Francia, pasando por Grecia

Llega la tercera entrega de "Ex ACB por el mundo". En esta ocasión, repasaremos la temporada que están haciendo Vitor Faverani, DJ Seeley y Yannick Franke, así que tocará echar un ojo a la liga brasileña, a la Betclic Elite y a Grecia.

Vítor Faverani

A veces ocurre que muchos jugadores míticos de la liga van cayendo en el olvido poco a poco, hasta que finalmente solo los más románticos hablan de ellos. El caso de Vítor Faverani es curioso, porque llegó muy joven, hace poco estuvo tres años sin jugar y regresó a su país para dar sus últimos coletazos a una carrera que no tiene nada que envidiar a ninguna otra. El pívot de 2'13 llegó a España con apenas 13 años y se formó en las categorías inferiores de Unicaja. Zaragoza y Guipúzcoa fueron sus destinos como cedido antes de tener su primer impacto positivo en la ACB con UCAM Murcia. Las buenas sensaciones que dejó en el equipo murciano le valieron para que Valencia Basket le fichara para su roster en la 11-12. Casi 8 puntos de media en su primera campaña en la capital del Turia y 9,3 en la segunda.

Tras su periplo en la Liga Endesa, decidió probar suerte en la NBA y llegó a debutar con los Boston Celtics. No tuvo demasiado protagonismo, y volvió a Europa para recalar en Maccabi, pero poco le duró la experiencia israelí. Su vuelta a UCAM Murcia no se hizo esperar mucho: en 2015 retornó para ser uno de los hombres importantes de Katsikaris junto con Campazzo, Antelo, Wood o Benite. El Barça llamó a su puerta y el brasileño aceptó, pero solo disputó 6 encuentros con los blaugrana. Sus últimos 4 partidos, sin embargo, fueron con UCAM Murcia; entonces, decidió dejar de lado el baloncesto, pues sus problemas en las rodillas pesaron más que el amor por el baloncesto. A sus 34 años, se encuentra jugando con el Flamengo en la liga brasileña y no le está yendo nada mal: más de 10 puntos y casi 3 rebotes tras más de 3 años sin pisar una cancha de baloncesto.

DJ Seeley

El exterior americano se formó a caballo entre los Titans de la Cal State Fullerton y los California Golden Bears. De ahí se fue al Radnicki serbio para jugar junto a Kalinic, Jovic o Lesic. Después de su paso por Alemania y EEUU, Bàsquet Manresa se hizo con sus servicios en la 14-15. Venía de promediar casi 20 puntos en la G-League y fue una pieza clave para que los de la capital del Bages lograran la salvación. Con él, el balance fue de 3 triunfos y 4 derrotas, pero sus exhibiciones en los dos últimos duelos de la temporada frente a Movistar Estudiantes (16 puntos) y frente al Real Madrid en el WiZink Center (21 puntos) contribuyeron sobremanera a la consecución de la permanencia.

Su fama de killer lo llevó a Besiktas la siguiente campaña, pero Gran Canaria lo fichó para suplir la baja de Kyle Kuric. Jugó dos temporadas con el conjunto claretiano (15-16 y 17-18), con un año disputando la Euroliga con Maccabi entre medio. Y para no cambiar la dinámica, de nuevo DJ Seeley se fue para regresar. Rytas Vilnius fue el paso previo a su estancia en Casademont Zaragoza. Con el conjunto rojillo hizo su mejor partido a nivel ofensivo: ante UCAM Murcia, se fue hasta los 25 puntos, aunque los maños acabaron cayendo derrotados. Dos temporadas en la ciudad aragonesa y, de nuevo, salida al exterior. Sus siguientes destinos, Bayern y Buducnost, le permitieron estar en la élite del baloncesto europeo -Euroliga y Eurocup, respectivamente-, pero esta temporada ha bajado un escalón. Se decantó por recalar en Gravelines-Dunkerque, y no alo está haciendo nada mal en la Betclic Elite, la liga francesa. Sus guarismos ascienden a los 13,4 puntos por encuentro y comparte protagonismo con el también ex Euroliga JaJuan Johnson.

Yannick Franke

Ya de muy joven apuntaba maneras en la máxima competición de Países Bajos. Sus casi 20 puntos por partido lo convirtieron en el anotador más precoz de la liga, y su ascenso fue paulatino: de su país migró a Finlandia hasta aterrizar en Croacia, su primer gran escaparate. Desde entonces, se ha logrado mantener en la élite con altos y bajos durante estos años. Con Zadar y Trento -llegó a las finales de la Lega- sus números fueron muy discretos, pero en la 18-19 se fue a Lituania para vestir la camiseta de Pieno Zvaigzdes y anotar más de 14 puntos por encuentro. Tras su experiencia en el país báltico, jugó en Alemania, Francia y Polonia hasta volver, de nuevo, al conjunto lituano. Fueron sus mejores años y demostró tener un talento ofensivo muy desarrollado: buena prueba de ello fue que en ninguna de esas campañas bajó de los 10 puntos de promedio.

El Trefi Sopot polaco fue su último destino antes de llegar a MoraBanc Andorra. Venía con el cartel de anotador nato, y además europeo -es holandés-, pero ya fuera por la dinámica o por la exigencia competitiva, el escolta de 1'96 no pudo demostrar toda la calidad que atesora y finalmente el conjunto del Principado no pudo salvar la categoría. Este curso está en Grecia y viste los colores de PAOK. Con el conjunto heleno, promedia 14 puntos y 5,7 rebotes por choque. Su primer contacto con la ACB fue breve y poco productivo. Solo se puede remarcar su actuación ante Coosur Real Betis (21 puntos), pero ¿estaría Franke preparado para ayudar a algún equipo de la zona baja de la clasificación, dado el caso?

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 4 meses
#contenidos: 
798
#Comentarios: 
2,145
Total lecturas: 
2,774,212