Solapas principales

Granger y el triple, verdugos de Unicaja (75-85)

  • Regresó Jayson Granger a Málaga, después de las dos temporadas que pasó en la Costa del Sol, y fue verdugo, con 22 puntos.

Comenzó fuerte Kuzminskas, jugador sobre el que estaban puestas todas las miradas tras su gris semana pasada, con un poderoso mate para abrir el marcador. El lituano también sería el encargado de anotar la segunda canasta de los suyos, disipando cualquier duda sobre él. El Anadolu Efes inició el encuentro con una dura defensa, presionando sobre el bote de balón y que llevaba a Unicaja al borde del final de posesión.

Cedi Osman era la respuesta al inicio de Unicaja, que dominaba en la zona gracias a los puntos de Hendrix y Kuzminskas. Los de Ivkovic vivían de lo que era capaz de generar Granger, muy motivado ante su ex equipo. Sin embargo, era Osman el hombre más destacado, con siete puntos mediado el primer cuarto, que presentaba máxima igualdad en ese instante, con empate a 14, que rompería Granger con un tiro libre.

jayson-granger-anadolu-efes-istanbul-eb15.jpg

Granger lanza en suspensión (Euroleague)

La defensa propuesta por Ivkovic seguía asfixiando la subida de balón malagueña, pero el dominio en el rebote ofensivo les permitía contar con más tiempo para generar después de los tiros forzados. El intercambio de puntos era constante, con la alternancia del liderazgo en el marcador como tendencia. A falta de un minuto, dos tiros libres de Kuzminskas colocaban el empate a 21, momento en el que Ivkovic daba entrada a Saric y optaba por jugar con el croata y Derrick Brown en los puestos interiores. La propuesta generó cierto desconcierto en el ataque de Unicaja, pero Alberto Díaz logró solventar el problema con una canasta sobre la bocina de cuarto, el 23 a 21 con el que se llegaba al segundo período.

Unicaja respondía al small ball del Efes tirando de casta. Con Alberto Díaz en estado de gracia, que anotaba un triple desde la esquina, y con un poderoso mate de Edwin Jackson, los de Plaza lograban cinco puntos de ventaja. Duraría poco, gracias a dos buenas defensas del Anadolu Efes, consiguiendo volver a colocarse por delante gracias a un 2+1 de Saric. El acierto exterior del Efes recordaba a viejas pesadillas de Unicaja, pero los de Plaza se negaban a entregar el partido tan pronto. La igualdad seguía en el marcador, con 34 a 34 a falta de seis minutos para el descanso, con canasta de Nedovic.

Fue entonces cuando Alberto Díaz cometió su tercera falta, marchándose directamente al banquillo. Plaza confiaba el timón del equipo a Nelson, en compañía de Nedovic, muy enchufado en este segundo cuarto. El problema de Unicaja eran las faltas, demasiadas para la agresividad de los de Plaza, sobre todo sufriendo en cuanto a las faltas de ataque. El Carpena se hacía notar tras una falta, precisamente en ataque, de Hendrix, muy rigurosa.

El propio Hendrix volvería a dar el mando del marcador, con un gancho con la izquierda, siguiéndole un triple de Dani Díez que devolvía la máxima de cinco puntos conseguida en este mismo cuarto.  Ivkovic solicitaría un tiempo muerto para intentar frenar la mejora de Unicaja en el juego. Buscaba cerrar a sus dos interiores sobre Hendrix, evitando que generara en poste bajo, ya fuese para anota o asistir, para provocar el colapso del ataque malagueño. Sin embargo, el empate vino de dos errores en defensa, con una falta y canasta que mandó a Granger a la línea de tiros libres y el rebote ofensivo del propio tiro libre errado, que acabó en triple de Diebler, empatando a 45. Un tiro libre de Derrick Brown volvería a dar ventaja a los turcos, que disfrutarían poco de la misma, pues Nelson, tras capturar el rebote de su propio fallo, anotaría la última canasta del segundo cuarto, colocando el 47 a 46 al descanso.

Will Thomas abriría el marcador tras el descanso y un triple desde la esquina de Kuzminskas colocaría una nueva máxima de seis puntos. El lituano comenzaba muy enchufado, anotando otro triple, mientras que Heurtel era el hombre inspirado de Anadolu Efes, con cuatro puntos consecutivos. La defensa de los de Ivkovic había bajado la intensidad y Unicaja lograba puntos fáciles, gracias también a una magnífica circulación de balón. Unicaja rozaba la decena de puntos, gracias a una canasta a aro pasado de Hendrix, y los nervios se apoderaban del Efes, que erraba tiros fáciles, incluyendo alley oops.

Con Granger en pista para intentar imprimir carácter y dar ritmo, Unicaja se mantenía a la cabeza, aunque dos pérdidas consecutivas permitieron a los turcos volver a acercarse en el marcador, con dos triples consecutivos, uno muy lejano de Osman. Plaza, para cambiar la tendencia, daba entrada a Alberto Díaz y a Nedovic, pero Granger estaba en estado de gracia y su presencia en pista comenzaba a decantar la balanza. A falta de tres minutos, la diferencia ya era de sólo dos puntos para los malagueños, y Kuzminskas demostró que no estaba a favor de la remontada turca y volvía a anotar para dar aire a los suyos.

A pesar de los esfuerzos del lituano, el Anadolu Efes lograba anotar, con una canasta de Tyus tras rebote ofensivo y no tardaría en tomar ventaja, con un dos más uno de Granger, que colocaba el 63 a 66 a falta de un minuto. Suárez empataría con un triple y el cuarto se cerraba con polémica: Cooley capturaba un rebote ofensivo tras fallo de Kuzminskas y el americano anotaba, recibiendo además falta, y los árbitros consideraron que la infracción se había cometido antes. Para rematar, Alberto Díaz recibiría un golpe justo cuando sonaba la bocina, que quedaba sin señalar, cerrándose el último cuarto con 66 a 66.

Granger quería ser verdugo de su antiguo equipo, y anotaba con un triple su punto número 22. Unicaja perdería la bola, y ocurría algo realmente extraño: completamente solo, Derrick Brown intentaba machacar colgándose ¡antes! Los colegiados anularon la jugada, ante las protestas de Unicaja, y Kuzminskas no tardó en enseñar cómo se debe hacer un mate: remontó línea de fondo y machacó con contundencia el aro por encima de Tyus.

mindaugas-kusminskas-unicaja-malaga-eb15.jpg

Kuzminskas machaca el aro (Euroleague)

Unicaja quería remontar ese único punto que lo separaba de la victoria, pero el Efes no se daba por vencido. Tuvo que ser Suárez quien, de nuevo desde el triple, cambiara la diferencia, aunque no tardaría Diebler, con otro triple, en devolver esa ventaja de un punto y poner el 73 a 74 a falta de seis minutos y medio. Derrick Brown aumentaría la diferencia con un poderoso mate, y Balbay tuvo oportunidad de ahondar en la herida con un triple desde la esquina que erró.

La contienda volvería al punto de diferencia, aunque Saric la aumentaría pronto, y Unicaja sufría debido a la defensa tan física propuesta por el Efes, que volvía a presionar duro sobre balón. Jon Diebler pudo matar el partido desde el perímetro, pero perdonaba, aunque Unicaja no conseguía anotar. El 75 a 78 se había clavado en el marcador, con ambos equipos sin anotar durante más de dos minutos. La mala suerte además se cebó con Unicaja, que a la falta de acierto se le unió la lesión de Richard Hendrix, que tenía que marcharse con ayuda de dos compañeros.

A falta de 2:06, con dos tiros libres para Dunston, que colocó la diferencia en cinco puntos, y la lesión de Hendrix, el partido parecía perdido para Unicaja. Los tiros no entraban, pareciendo que el aro quisiera escupirlos. Sin tiempos muertos, sin ideas y sin aciertos, sólo quedaba esperar un milagro. Mas no hubo suerte y Diebler, esta vez sí, anotaba un triple que sentenciaba el encuentro. Una pérdida más hartaba al público malagueño, que comenzó la desbandada de sus asientos, evitando asistir al descalabro de su equipo, que perdió finalmente por la máxima diferencia del partido, 75 a 85. Granger, con 22 puntos, no tuvo piedad de una afición que lo recibió como a un héroe, y Diebler, con 16 tantos, terminó ejecutando al conjunto de Plaza, que se complica el pase al Top 8. Por parte de Unicaja, Kuzminskas y Hendrix fueron los más destacados, ambos con 16 puntos, aunque no pudieron evitar el aciago final para Unicaja, que volvió a sufrir el acierto en el triple de su rival.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 años 12 meses
#contenidos: 
233
#Comentarios: 
1,588
Total lecturas: 
1,186,908

Comentarios

Pues esta derrota de Unicaja sí que resulta preocupante, porque si en la Euroliga el equipo malagueño no se clasifica para el TOP 8, entonces sí que los palos por no clasificarse para la copa le van a parecer caricias. E igual, injustamente, porque para cualquier equipo con presupuestos como los que maneja Unicaja o Baskonia, estar en el TOP 16 es lo exigible; a partir de ahí, ya hablamos de lujos. Pero está claro que las aguas bajan revueltas por Málaga y la cuesta se está empinando cada vez más.