Solapas principales

Jaylen Barford y Justin Alston, "metepuntos" de profesión en Rusia y Lituania

Tercera entrega del scout de Solobasket. Tras analizar a cuatro jugadores (Bozic, Pecarski, Massa y Hopkins), toca irse hacia tierras rusas y lituanas para conocer un poco más a los dos protagonistas de hoy: Jaylen Barford y Justin Alston. Si bien hace dos semanas tocaron dos interiores con algún aspecto en común -buenos reboteadores-, los dos exteriores de hoy tienen el mismo punto fuerte: la anotación. Tanto Barford como Alston están demostrando una capacidad ofensiva que les ha colocado en la zona alta de la tabla de anotadores de la VTB y de la LKL, respectivamente. Sin más preámbulos, vamos con el análisis.

Jaylen Barford (Base, 1'91, 26 años)

El 23 de enero de 1996 nació Jaylen Maurice Barford. Desde su paso por la universidad, ya se le notaba ese talento anotador casi nato; de hecho, fue escogido en el mejor quinteto de la NJCAA gracias a sus más de 20 puntos de promedio. Su camino hacia la élita fue tomando forma tras ser transferido a la Universidad de Arkansas, donde sus guarismos fueron bastante buenos. No obstante, ningún equipo de la NBA quiso hacerse con sus servicios y, tras no ser drafteado, probó suerte en la G-League en el "filial" de los Hornets. El base americano decidió cruzar el charco y firmó una temporada con Pesaro y, lejos de notar los efectos de las dificultades en la adaptación al baloncesto europeo, se vio a un Barford suelto, sin descaro. Sus dos temporadas en Italia fueron bastante fructuosas, superando en ambas los 13 puntos por encuentro. Desde entonces, la VTB ha sido su casa: primero Astana y, este curso, Lokomotiv Kuban. Actualmente, es el segundo máximo anotador de la liga, solo por detrás de Bryon Allen. Promedia 18,4 puntos en los 12 encuentros que ha disputado, pero ¿cómo juega Barford?

Tiene una talla perfecta para un base. No sufre por el físico: puede defender bien a los bases más eléctricos gracias a su buen tren inferior, y a veces incluso se atreve a postear porque confía en su condición atlética. Otro de los puntos fuertes es la actividad defensiva en primera fila, en el uno contra uno: lo demuestran los 7 balones robados ante Samara. Pero si nos tenemos que centrar en el arma principal de Barford, sin duda es el potencial ofensivo. No ha habido temporada que haya bajado de los dobles dígitos en anotación, y pocas han sido las que ha estado por debajo de 15. En transición, desde larga distancia, en penetración tras bloqueo... una buena cantidad de recursos que descomponen cualquier defensa. Los puntos negativos son pocos, pero los hay: en primer lugar, la intensidad defensiva en el lado contrario es algo relajada en ocasiones. En segundo lugar, a veces peca de individualista para jugársela desde el triple; por último, las dudas que generaría si fichara por un equipo que jugara competición europea. ¿Tiene hueco en algún roster de Eurocup?

Justin Alston (Ala-pívot, 2'03, 28 años)

El camino de Alston es parecido al de Barford, tanto en el tiempo como en la forma. Si el base había pasado cuatro años en la universidad sin que al final lo eligiera nadie en el draft, con Alston sucedió lo mismo. Después de cuatro años en la Universidad de Boston, marchó hacia Alemania para disputar la BBL. Eso sí, el ala-pívot ha tenido unos destinos más exóticos, por llamarlos de alguna manera: del país teutón hizo las maletas hacia Estonia. Cuajó una muy buena campaña en el país escandinavo y recaló en CAB Madeira primero y Oliveirense después. En el primero de ellos se fue hasta los casi 21 puntos por encuentro y en el segundo, hasta los más de 16. Tras su paso por Hungría, dio un pasito más en su carrera y firmó en Lituania con Juventus. Es uno de los protagonistas no solo del equipo, sino de la liga. Es el máximo anotador de la LKL con sus 17,4 puntos por partido.

Alston recuerda, en muchos de sus movimientos y en la forma de jugar, a JaJuan Johnson. Un power forward con buena mano en lanzamientos de media distancia y con un control de balón más que válido. Si tiene que luchar en la zona, lo hace, pero su estética y sus movimientos le hacen estar más cómodo a unos metros del aro. No tiene un mal 2 contra 2, pero le falta colocar bloqueos de más calidad, porque si en un futuro lo viéramos en las mejores competiciones europeas, debería ser más agresivo y directo para generar más ventajas. Suele proteger el rebote y logra atrapar algunos en ataque, y en cuanto al lanzamiento de larga distancia no suele precipitarse, sino que se limita a lo atreverse cuando debe. En resumen: un 4 que es capaz de ofrecer puntos y calidad en la media distancia, pero que también puede hacer esa labor más dura en la zona. ¿Apto para la ACB?

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 6 meses
#contenidos: 
806
#Comentarios: 
2,145
Total lecturas: 
2,825,900