Solapas principales

La revancha de la Recopa tendra que esperar al Príncipe Felipe (93-78)

  • Las desconexiones del equipo en defensa lastran las buenas acciones tanto en ataque como atrás que pueden realizar, lo que les acaba penalizando a lo largo del partido y les impide alzarse con la cuarta victoria.

En el PAOK Sports Arena se repetiría de nuevo el duelo entre griegos y maños que marcaría uno de los nefastos recuerdos para los rojillos y para la imagen del baloncesto en general con lo vivido en aquella fatídica final de la Recopa en Ginebra en 1991 y que serviría para espolear al equipo zaragozano a conseguir su cuarta victoria en esta Basketball Champions League.

Primeros instantes de partido en los que ambos conjuntos salían con la predisposición de atacar rápido la canasta rival y conseguir el mayor número de puntos posible, pero solamente los locales comenzaban con buen pie dicha misión, ya que los rojillos comenzaban a errar algunos de sus ataques y comenzaban a sufrir de lo lindo para poder defender a los exteriores griegos, que metían a placer. La garra y la defensa de Casademont Zaragoza no había mostrado pruebas de su existencia a lo largo de este primer cuarto, concediendo la friolera de 30 puntos anotados a PAOK, donde su estrella Adam Smith comenzaba a calentar la muñeca para lo que restaba de partido (30-20).

Los cambios y las rotaciones por parte de Porfi Fisac para el segundo cuarto le daban un claro lavado de cara al equipo para volver a meterse de lleno en el partido. Muy incisivos en ataque, percutiendo hacia dentro con penetraciones constantemente, conseguían que PAOK llegase al bonus en apenas dos minutos y medio, por lo que la defensa helena debería bajar su intensidad en los próximos ataques si querían evitar los continuos viajes a la línea de personal de los visitantes. A través de los robos de balón y del rebote el ataque de los maños fluía con mayor facilidad y, de no ser por una canasta local a falta de 4 segundos, se habrían marchado con una mínima ventaja al descanso (45-44).

Casademont Zaragoza se había convertido a lo largo de esta competición europea en Doctor Jekyll y Mr. Hyde, porque eran capaces de enseñarnos las dos caras de este equipo en distintos partidos, pero hoy estos cambios aparecerían en el mismo encuentro. Si bien se había llegado a la máxima igualdad en el segundo cuarto gracias a la defensa y la intensidad, esta volvería a desaparecer en este periodo y, por lo tanto, las facilidades a la hora de atacar para los helenos estaban a la orden del día. Si bien venían de ser junto a Casademont Zaragoza uno de los peores triplistas de la competición, los jugadores del PAOK hoy estaban ahí para cambiar esa dinámica y aprovecharse de esos huecos fuera, haciendo mucho daño desde el exterior. El parcial que conseguían los locales les ayudaba a marcharse por más de 10 puntos de diferencia y con una inercia muy positiva para rematar el partido (73-61).

Como bien diría el maestro Manel Comas, el equipo dirigido Kostas Charalampidis parecían ejecutar la táctica del conejo, dejando en algunos instantes del partido acercarse a los rojillos en el marcador, pero sin tener peligro de perder la ventaja, para después volver a colocar distancia de por medio en el electrónico. Los maños ya no sabían que quinteto poner en cancha para poder remontar el encuentro y, no sólo no lo conseguían, sino que la ventaja al final del partido sería máxima conseguida por el PAOK, que ganaría el partido por 93 a 78, dándoles así la oportunidad a los griegos de seguir peleando por salir de fase.

 

Capitalizando puntos desde el exterior. Adam Smith sería clave en este proceso, y no, no hemos vuelto al siglo XVIII, sino que hablamos del escolta nacido en el estado de Georgia y que sería un absoluto dolor de cabeza para la defensa maña. 31 puntos, anotando 18 desde la línea de 3, y de todas las formas habidas y por haber.

El triple sigue siendo una absoluta pesadilla. Los lanzamientos desde el 6,75 son un auténtico pesar para Casademont Zaragoza en ambos lados de la pista y no se le ve luz al final del túnel para este problema. Un pésimo 25% en los lanzamientos de 3 que siguen situándolos como el peor equipo en esta estadística en la competición, pero para aumentar la preocupación, hoy se enfrentaban a un equipo muy parecido a ellos en estos guarismos y conseguían llegar hasta casi el 48%, por lo que la defensa exterior maña necesita afinarse en este sentido.

 

Los viajes pasan excesiva factura. Cuando hablamos de las dos caras que muestra el equipo zaragozano en la competición europea está cada vez más claro que el factor cancha les está afectando en dicho rendimiento. Contra equipos realmente inferiores no se muestran como el equipo que, si hemos podido ver en la competición liguera, aún con las mismas bajas, y en el Príncipe Felipe si que han mostrado una mejor clara. Parece que de todas formas la siguiente fase es un hecho, pero deberán ponerse las pilas en ese aspecto para poder sacar dicha clasificación sin excesivos apuros.

 

https://i.gyazo.com/1a208a5f8d46132c88f26758b42351c9.png

 

https://i.gyazo.com/63cbe4ef05ffe056eedfda05b7b0ccf5.png

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 2 meses
#contenidos: 
108
#Comentarios: 
234
Total lecturas: 
249,692