Solapas principales

Laurent Sciarra, un ejemplo de ilusión a los 33 años (Philippe Noviant, Sportprod.com)

Mientras Laurent Sciarra sueñe...

  • Un base destinado a liderar allá donde va, en la cancha y fuera de ella. Sciarra es uno de esos jugadores que merecen ser conocidos en profundidad tanto por su juego, su carrera y por su personalidad y sus ideas para hacer una liga francesa más potente
Nació hace 33 años en Niza, la capital de la costa azul, y desde los años 80 se dedica a repartir asistencias entre sus compañeros. Primero fue en el colegio Bon Voyage (augurio de una carrera llena de saltos profesionales) y después vinieron todos los demás. Ahora, en plena madurez deportiva y personal, Laurent sigue teniendo un sueño: jugar Euroliga con el Dijon.

Para ello tendrá que conseguir la clasificación para disputar esta competición en la ProA. Pero este año, el Dijon disputa la FIBA EuroCup, considerada por Sciarra una oportunidad para medir el nivel del equipo en Europa.

El actual proyecto convence mucho al jugador, tanto que cuando el año pasado finalizó su primera campaña con el equipo, aceptó una renovación importante: permanecerá en el club hasta el verano de 2009. Hasta entonces, habrá tiempo de trabajar y luchar por ese sueño.

De momento, el base sigue acumulando asistencias en su haber y participando en los All Star de la liga (ha estado 7 veces), donde además ha participado y ganado en alguna ocasión el "desafío de bases" parecido a la "ginkana" de dribbling, bote, pase y velocidad ideada hace algunas temporadas por la NBA.


La selección francesa

Si le preguntan a Laurent Sciarra cuál ha sido su mayor hito deportivo hasta ahora el jugador no dudará en responder: "El Campeonato de Europa Junior disputado en Budapest en 1992", y es que la selección francesa empezaba a fraguar su ahora brillante futuro a principio de los años 90.

Su carrera en la Selección francesa dio para mucho: sufrió la paradoja del Europeo de 1999 -una abultada victoria de Francia sobre Eslovenia permitió a una España casi sin opciones acceder a la siguiente fase y después Francia cayó en semifinales ante la propia España quedándose sin medalla- y consiguió el subcampeonato en Sydney 2000 ante la entonces imbatible selección de Estados Unidos- en la final fue el máximo anotador de los suyos con 19 puntos-.

En 2003 decidió retirarse del combinado francés por falta de motivación. Algunas fuentes culparon a la inclusión de los NBA Tony Parker y Tarq Abdul Wahad en la selección de la marcha de Sciarra, pero el base es claro: "Prefería retirarme antes de que alguien tuviera que hacerme entender que mi presencia no era deseable, o me pidieran que agitara la toalla en el banquillo".

Respecto a Parker, Sciarra dijo en una entrevista reciente -de la que hemos extraído la mayor parte de las citas del artículo- que "afortunadamente y desafortunadamente, el equipo es muy dependiente de él, es el amo de la selección", aunque reconoció que sin su presencia, le dejó satisfecho el quinto puesto obtenido por sus compatriotas en el Mundial de Japón.


Campeón de Francia

Su carrera profesional comenzó en el Hyères-Toulon, donde estuvo cuatro años y consiguió el ascenso de la ProB francesa a la ProA, así como mantener la categoría. Después fue fichado por el Paris Saint Germain, y Sciarra puso rumbo a la capital francesa.

Con el equipo parisino se proclamó mejor asistente de la ProA durante tres temporadas, y el año que quedó segundo en esta clasificación estadística no tuvo mucho tiempo para pensar en ello... puesto que fueron campeones de liga.


Su etapa en ACB y LEGA

Tras estos cuatro buenos años, Laurent se dispuso a afrontar su primer desafío más allá de las fronteras galas: fichó por el recién ascendido Ciudad de Huelva, que esperaba asentarse en la ACB.

Fue un inicio de campaña complicado, el nivel del Ciudad de Huelva no era excesivamente alto y el base debía adoptar un papel de estrella demasiado complicado de alcanzar desde su papel de pasador. Tras 11 partidos, el club decidió venderlo a la poderosa Benetton de Treviso, y su lugar fue ocupado por Pablo Martínez. En Italia tampoco tuvo demasiado protagonismo, y sus 3,3 puntos por partido no le valieron la continuidad.

A pesar de los no demasiado buenos resultados deportivos, Sciarra califica sus experiencias durante este año como muy enriquecedoras. "Sirven para crecer más deprisa".


Retorno a Francia... y segundo campeonato

Un año después de marcharse, Sciarra decidió volver al Racing de París. Probablemente en esta decisión influyó el nacimiento de su hijo, en junio de 1998.

Volvió a ser el mejor pasador de la liga francesa pero esta vez su equipo no consiguió títulos. Dos años después cambió de aires y se fue al ASVEL villerubanne, con el que además jugó la extinta Suproleague.

Con el ASVEL no fue el mejor pasador... pero curiosamente el segundo puesto entre los asistentes volvió a traer consigo el título de liga. Sciarra se coronaba como campeón de la ProA por segundo año.


Rumbo a Atenas

Repitiendo la historia, Sciarra volvió a fichar por un equipo extranjero tras ganar el título de liga. Esta vez fue el Panionios griego quien se hizo con sus servicios. En Atenas Sciarra jugó la Copa Saporta y la HEBA, consiguiendo ser el cuarto mejor asistente de la competición helena y el tercer hombre que más balones robaba.

El punto final a esta etapa, que sólo duró una temporada a pesar de hacer firmado un contrato de dos años de duración tuvo un claro desencadenante: "En Grecia me sentí muy bien, adoraba al entrenador (el ahora seleccionador Panagiotis Yannakis), el único problema fue que olvidaron pagarme mis tres últimos meses de salario".


Definitiva vuelta a Francia

Tras esta experiencia, Sciarra decidió retornar definitivamente a su Francia natal. de nuevo su punto de llegada fue París, donde jugó dos años más con el Racing con promedios superiores a las 9 asistencias por partido. Rompió su vinculación con los capitalinos pensando que jugaría en Sevilla (la lesión de Santangelo impulsó a un entonces novato Perasovic a solicitar su fichaje), pero un contrato por toda la temporada en Gravelines frustró el fichaje a última hora.

Cabe destacar que Scriarra se quedó en Francia por decisión propia, ya que no le faltaron ofertas para volver a Grecia (AEK, Aris), a España (a la propia del Caja añadimos el supuesto interés del Tenerife y el Lleida) o Italia (Udine).

En Dunkerque consiguió un nuevo título, la Copa de Francia, y la siguiente temporada se incorporó al Dijon. Volvió a liderar la ProA en asistencias con 8,2 por partido y se ganó un contrato por tres años más. Aquí Sciarra ha vuelto a soñar, aunando las dos claves que le permiten seguir jugando ilusionado a su edad: un buen estado de forma y unos resultados que acompañan.


Un jugador peculiar

Sciarra no se un jugador típico. Quizás sean sus 33 años de experiencia los que le permiten tener una claridad de ideas atípica, y siempre dice lo que piensa. Quizás por eso selecciona mucho las entrevistas que concede (piensa que lo peor de su trabajo es hablar con los medios).

Se siente afortunado por la educación que le dieron sus padres ("Nunca les agradeceré lo suficiente el respeto a las cosas, a las personas, al dinero... que me inculcaron").

Aprovechando esta cualidad de Sciarra, podemos ahondar en las propuestas francesas para crear una liga más poderosa que les permita competir con la ACB, la LEGA o la Superliga rusa: "No tenemos una liga fuerte por la influencia de la Federación. Somos la única liga Europea que necesita pasar por la Federación para hacer las cosas".

Por eso existe un proyecto, la "Superligue" para 2009. En él, los clubes podrían organizar su propio torneo, aunque todavía no es algo muy bien definido.

Así es Laurent Sciarra, un mito vivo del Baloncesto francés, un tipo comprometido que lucha por sus intereses y cuya meta es ser feliz con lo que hace, capaz de renunciar a la selección para evitar el momento en el que no lo quisieran y capaz de cuestionar al mismísimo Tony Parker. Un jugador que ha encontrado en el Dijon el último destino donde ser feliz.

Sobre el autor

Antiguedad: 
13 años 6 meses
#contenidos: 
1,882
#Comentarios: 
8,730
Total lecturas: 
11,536,460

Comentarios