Solapas principales

MM (IV): ¡Tenemos Final Four!... En la que no estará la Duke de Zion y Barrett

  • Auburn elimina a dos favoritos como Kentucky y North Carolina
  • Texas Tech accede a la primera Final Four de su historia eliminando a Gonzaga
  • Tony Bennett se redime de la eliminación del año pasado y accede a la Final Four

Volvía la NCAA de jueves a domingo con los partidos que clasificaban para la Final Four, primero el Sweet 16 y posteriormente los Elite 8, de manera que ha quedado una Final a cuatro completamente impredecible e imprevista, ya que pocos locos hubieran apostado a comienzos de campaña por la presencia de Texas Tech y Auburn en ella. Con ello, lanzamos el resumen

SWEET 16

JUEVES 28

#1 Virginia 53-49 Oregon #12 (Región Sur)

#1 Gonzaga 72-58 Florida State #4(Región Oeste)

#2 Tennessee 94-99 Purdue #3(Región Sur)

#2 Michigan 44-63 Texas Tech #3 (Región Oeste)

Comenzaba el jueves el Sweet 16, los cuartos de final del torneo colegial con los cuatro primeros enfrentamientos, los pertenecientes a las regiones Sur y Oeste.

En la región sur, el favorito número 1, Virginia Cavaliers en enfrentaba al seed más bajo de todos los que se encontraban en el Sweet 16, un seed trampa ya que pese a ser el número 12 de su región y a pesar de las lesiones que han asolado a su plantilla, como la de toda la temporada de Bol Bol, los Oregon Ducks eran uno de los favoritos a comienzo de la temporada. Así, en un choque marcado por el físico y la defensa de ambos conjuntos eran los de Oregon los que cogían las primeras ventajas con hasta 6 puntos, 16-10, gracias a los 8 puntos casi consecutivos de Ehab Amin, pero un parcial de 20-6 en los últimos 6 minutos, daba la ventaja al descanso a los de Tony Bennett, de forma que los Cavaliers se iban al descanso mandando por 30-22. Tras el paso por vestuarios, ambos equipos mantenían las distancias pero la aparición en la escena ofensiva del mejor hombre de los Ducks, Louis King (16 puntos y 4 rebotes), volvía a poner por delante a los de Dana Altman, pero con ventajas solo de 2 puntos que rápidamente igualaba Virginia, unos Cavaliers que de la mano de un triple de Ty Jerome (13 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) se volvían a poner por delante, ventaja que ya no soltarían y que sentenciarían desde la línea de tiros libres para acabar venciendo por 53-49.

tennessee_purdue.jpg

Los Tennessee Volunteers cayeron a manos de Purdue (Foto: USA Today)

Si el partido entre Virginia y Oregon estuvo protagonizado por las grandes defensas, el duelo entre Tennessee y Purdue fue todo lo contrario y se convirtió, probablemente, en el partido más bonito de lo que llevamos de Madness. El choque comenzaba con Purdue dominando gracias al lanzamiento de tres puntos con Carsen Edwards (29 puntos, 4 rebotes y 3 asistencias) como principal exponente que otorgaba ventajas de más de 10 puntos y que permitían a los del estado de Indiana irse al descanso con 12 puntos de ventaja, 40-28. Pero en la segunda parte la historia cambiaba ya que mediante el dúo Admiral Schofield (21 puntos y 9 rebotes) y Grant Williams (21 puntos y 7 rebotes) junto con el acierto exterior de Lamonte Turner (15 puntos con 6/10 en tiros de campo), los Volunteers lograban no solo igualar el marcador sino incluso darle la vuelta, de manera que con un mate tras rebote ofensivo de Grant Williams llegaban con 2 puntos de ventaja pero los Boilermakers, gracias a una falta sobre Carsen Edwards, lograban empatar el partido y mandarlo a la prórroga, tiempo extra en el que Purdue no dio ninguna opción y gracias a su buen trabajo defensivo, a sacar faltas y a pesar de su poco acierto en el tiro libre (11/18 en la prórroga), los de Matt Painter lograban el billete para el Elite 8 con un marcador de 99-94.

En la región Oeste la igualdad fue mucho menor ya que tanto Gonzaga como Texas Tech consiguieron victorias holgadas. Los Bulldogs no dieron ninguna oportunidad a Florida State y de la mano del dominio en la pintura gracias a Brandon Clarke (15 puntos, 12 rebotes y 5 tapones) y de los puntos de Rui Hachimura (17 puntos y 4 rebotes), de manera que lograron una ventaja de 10 puntos mediada la primera mitad que les permitió irse al descanso con 11 puntos de ventaja, 38-27, y que aguantaron durante toda la segunda parte de manera que terminarían venciendo por 72-58. Y si el partido de Gonzaga fue dominado de principio a fin por los Zags, algo similar ocurrió en el Texas Tech-Michigan, ya que los Wolverines no fueron capaces de superar en ningún momento la defensa de los Red Raiders, que guiados por la aportación de Jarrett Culver (22 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias y 3 rebotes), se iban al descanso con 8 puntos a su favor, 24-16, distancia que solo aumentaría a lo largo de la segunda mitad gracias a la aportación de Culver y al tiro exterior del italiano Davide Moretti (15 puntos con 3 de 4 en triples), de manera que lograban ventajas de más de 20 puntos, y aun maquillando los de John Beilein al final del choque, Texas Tech se imponía por 63-44.

VIERNES 29

#1 Duke 75-73 Virginia Tech #4 (Región Este)

#1 North Carolina 80-97 Auburn #5 (Región Midwest)

#2 Michigan State 80-63 LSU #3 (Región Este)

#2 Kentucky 62-58 Houston #3 (Región Midwest)

El viernes nos proporcionaba los otros cuatro encuentros pertenecientes al Sweet 16 y de esos partidos, dos tenían emoción durante todo el choque, mientras que en otros dos había un equipo que se distanciaba con facilidad.

En la región Este, se vivía un duelo de la ACC entre el gran favorito, Duke y Virginia Tech, en un choque en el que los Blue Devils contaban con la baja por lesión de uno de sus grandes freshmen, Cam Reddish. La primera mitad del partido mostraba un choque igualadísimo con dos equipos que mostraban sus virtudes pero en el que ninguno de los dos equipos lograba poner distancia en el marcador comandados los Hokies por Ahmed Hill (15 puntos con 3 de 5 en tiros de tres) y Kerry Blackshear (18 puntos, 16 rebotes y 5 asistencias) mientras los Blue Devils lo eran por Zion Williamson (23 puntos con 11 de 14 en tiros de campo y 6 rebotes) y Tre Jones (22 puntos y 8 asistencias), llegando Virginia Tech con ventaja de 4 puntos al descanso, 38-34. A la vuelta de los vestuarios los de Coach K se ponían las pilas e inspirados por Zion y RJ Barrett (18 puntos, 4 rebotes y 11 asistencias), remontaban el marcador y se ponían con ventaja de 8 puntos mediada la segunda parte, distancia que un gran Blackshear no dejaría que aumentase y reduciría, con 2 tiros libres convertidos por Justin Robinson (14 puntos y 5 asistencias) hasta los 2 puntos de diferencia, marcador con el que llegaban a los últimos 5 segundos, momento en el que una jugada tras saque de fondo permitía, tras dos errores en el triple de Ty Outlaw y Ahmed Hill, una bandeja forzada pero solo de Ahmed Hill que fallaba, de manera que Duke clasificaba para el Elite 8 con un marcador de 75-73.

ahmed_hill_vt.jpg

Ahmed Hill falló el tiro que hubiera llevado el partido contra Duke a la prórroga (Foto: USA Today)

Si el choque entre Duke y Virginia Tech fue emocionantísimo, el vivido entre Michigan State y LSU fue mucho más tranquilo, ya que desde el salto inicial los Spartans comenzaron dominando con un parcial inicial de 8-0 gracias a la aportación de Aaron Henry (20 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias), distancia que no bajaría en ningún momento y que con la ayuda de Gabe Brown (15 puntos con 4 de 6 en triples) y Cassius Winston (17 puntos y 8 asistencias) aumentaría hasta los 17 puntos, y aunque LSU conseguiría minimizar la diferencia entre los dos últimos minutos del primer tiempo y los dos primeros del segundo, reduciendo hasta los 4 puntos gracias a la aportación de Tremont Waters (23 puntos y 2 asistencias), los Spartans volverían a estirar la diferencia gracias a Winston, Henry y Kenny Goins, marchándose de nuevo por 15 puntos y logrando una distancia que los de Louisiana no serían capaces de reducir, de manera que el choque terminaba con victoria para los de Tom Izzo por 80-63.

En el midwest el choque entre la favorita North Carolina y Auburn mantendría la igualdad durante toda la primera parte sin que ninguno lograse distancias superiores a 4 puntos, de manera que llegaban al descanso con dos puntos de ventaja los Tigers pero era en el comienzo de la segunda mitad cuando Auburn con un gran acierto desde la línea de tres, aumentaría comenzaría con un parcial de 13-4, logrando una distancia de 11 puntos que la universidad de Alabama ya no perdería dado su gran acierto desde más allá del arco, de manera que las distancias aumentaban y daban la gran campanada del Sweet 16, derrotando a los Tar Heels por 97-80. En el otro choque de la región, la igualdad sería la nota predominante ya que durante los primeros 15 minutos de partido las diferencias se mantenían inferiores a 5 puntos, hasta que un parcial de 7-0 de los de John Calipari ponía los 10 puntos de ventaja en el marcador, diferencia que incluso aumentarían hasta los 11 puntos antes del descanso al que se llegaba con 37-26. El paso por vestuarios no cambiaría la tónica del encuentro y la distancia de 10 puntos se mantenía durante los primeros cinco minutos hasta que el lanzamiento exterior de los de Kelvin Sampson empezó a entrar y los Cougars bajaban la diferencia y hasta lograban ponerse por delante pero un PJ Washington (16 puntos con 6 de 8 en tiros de campo) que volvía a las pistas tras haberse perdido las dos primeras rondas y sobre todo, un gran Tyler Herro (19 puntos con 7 de 13 en tiros de campo)que anotaba un triple decisivo a falta de 25 segundos, daban la victoria a Kentucky por 62-58.

MEJOR QUINTETO DEL SWEET 16

Base: Tre Jones (Duke Blue Devils) (22 puntos y 8 asistencias): Con Barrett y Williamson es difícil convertirse en el novato estrella de Duke pero Tre Jones fue importantísimo en el partido ante Virginia Tech que certificaba el pase de los Blue Devils a la siguiente fase de torneo, el Elite 8, demostrando que la clase de 2018 de los de Durham es sublime, no solo por los dos anteriormente mencionados.

Escolta: Ryan Cline (Purdue Boilermakers) (27 puntos y 4 asistencias): Grandísimo partido del escolta oriundo de Carmel que con un gran acierto desde más allá de la línea, se convirtió en el complemento perfecto de la estrella Carsen Edwards y permitió a los de Matt Painter meterse entre los ocho mejores equipos de la temporada.

Alero: Aaron Henry (Michigan State Spartans) (20 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias): El mejor partido del freshman en el mejor momento posible, dando una exhibición de lanzamiento y también de IQ ya que si sus 20 puntos fueron importantes para distanciarse en el marcador, no menos lo fueron las seis asistencias que entregó y que permitieron a los Spartans clasificarse para el Elite 8.

Ala-Pívot: Chuma Okeke (Auburn Tigers) (20 puntos y 11 rebotes): Mala suerte de Chuma Okeke en la eliminación de North Carolina a manos de los Tigers ya que tras ser uno de los jugadores referencia de la universidad del estado de Alabama en el partido contra los Tar Heels, Okeke sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior que lo mantendrá alejado de las pistas el resto de torneo.

Pívot: Brandon Clarke (Gonzaga Bulldogs) (15 puntos, 12 rebotes y 5 tapones): El poder interior de Brandon Clarke volvió a ser clave una vez más para unos Zags que volvían al Elite 8 tras derrotar a Florida State en un partido en el que Clarke demostró que es una fuerza de la naturaleza con su dominio en el lado ofensivo de las inmediaciones del aro mientras que en el defensivo era capaz de capturar cualquier balón que caía cerca de él, así como de intimidar y o bien taponar o bien cambiar tiros.

ELITE 8

#1 Gonzaga 69-75 Texas Tech #3 (Región Oeste)

#1 Virginia 80-75 Purdue #3 (Región Sur)

#2 Kentucky 71-77 Auburn #5 (Región Midwest)

#1 Duke 67-68 Michigan State #2 (Región Este)

RESUMEN

Llegado el sábado, comenzaban los cuartos de final o lo que es lo mismo, las finales de cada una de las regiones que dan acceso a la Final Four.

Ese mismo sábado, la región Oeste definía su candidato al título en un partido entre Gonzaga y Texas Tech, en un partido que en todo momento estuvo muy igualado, especialmente en la primera parte en la que ninguno de los dos conjuntos lograba diferencias superiores a los 4 puntos, de manera que acababa la primera mitad con dos puntos de ventaja para los Zags, 37-35, siendo los jugadores más destacados en este primer tiempo Rui Hachimura (acabaría el partido con 22 puntos, 13 en la primera mitad, y 6 rebotes) por lado de Gonzaga y Matt Mooney (11 de sus 17 puntos finales en la primera parte) por el de los de Chris Beard. Tras el descanso se mantenía la igualdad pero un parcial de 9-2 para los tejanos encabezado por Jarrett Culver (19 puntos y 5 rebotes), les otorgaba 4 puntos de ventaja, ventaja que ya no soltarían e incluso aumentarían al final de partido gracias a la aportación de Culver y un enchufado Davide Moretti para lograr el primer pase a la Final Four en la historia del programa por un resultado de 69-75.

El segundo choque del día también estaría marcado por la igualdad, ya que en la final de la región sur, Virginia y Purdue mantendrían sus fuerzas igualadas en un choque que se decidiría por detalles y en el que en el comienzo eran los Boilermakers los que empezaban mandando en el marcador hasta por 10 puntos gracias a un Carsen Edwards (42 puntos con 10 triples) que realizaría una noche para el recuerdo, pero rápidamente los Cavaliers se ponían manos a la obra y gracias a los puntos de Mamadi Diakite (14 puntos, 7 rebotes y 4 tapones) y Ty Jerome (24 puntos y 7 asistencias), reducían a un punto la diferencia con la que se marchaban al descanso. Un descanso que pareció sentar mejor a los de Tony Bennett que arrancaban con tres jugadas consecutivas de 3 puntos gracias a los triples de Kyle Guy (25 puntos y 10 rebotes) y un 2+1 de Jerome pero un Carsen Edwards en estado de gracia no permitía diferencias más allá de los 5 puntos, en un choqueo de gran calidad con Edwards por el lado de los de Indiana y Guy y Jerome por el de los Cavaliers anotando triple tras triple. De esa manera se llegaba a los tres minutos con igualdad máxima y los Cavs con un punto de ventaja, momento en el que aparecían los nervios y errores en ambos conjuntos pero en los que de nuevo Carsen Edwards lograba poner a los de Matt Painter por delante con un triple y que unido a un tiro libre de Ryan Cline, ponía con 3 puntos de ventaja y 17 segundos por jugar. En esa posesión Ty Jerome era llevado a la línea de personal y tras anotar el primer lanzamiento, erraba el segundo que era palmeado por Mamadi Diakite, volviendo a las manos de Ty Jerome que daba un pase al propio Diakite para que sobre la bocina mandase el partido a la prórroga, tiempo extra en el que se mantenía la igualdad hasta los últimos 30 segundos en el que con un punto de ventaja para Virginia, Edwards erraba el lanzamiento triple y los Boilermakers se veían obligados a realizar la personal sobre Kyle Guy que anotaba sus dos lanzamientos de personal y con la posterior pérdida de Carsen Edwards, el encuentro acababa con 80-75 para una Virginia que se mete en su primera Final Four desde 1984.

mamadi_diakite.jpg

Mamadi Diakite anotó sobre la bocina el tiro que llevó a la prórroga (Foto: Washington Post)

El tercer choque del Elite 8 bien podía haber sido un encuentro de la temporada de la SEC ya que enfrentaba a dos equipos como Kentucky y Auburn. El partido empezaba con Kentucky especialmente enchufada con un parcial de 9-3 que según pasaban los minutos lograban aumentar a 17-7 pero la aparición de Bryce Brown (24 puntos con 4 de 7 en triples) en el choque conseguía reducir la distancia hasta 6 puntos que incluso bajarían a 5 al llegar al descanso, 35-30. La segunda mitad comenzaba con unos Tigers más enchufados y gracias a la aportación de Brown y Jared Harper (26 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y 3 robos) lograban ponerse por delante con 3 puntos gracias a un parcial 10-3 de salida pero a partir de aquí ambos conjuntos equipararon fuerzas gracias al trabajo de Keldon Johnson (14 puntos y 10 rebotes) y PJ Washington (28 puntos y 13 rebotes) por lado Wildcat y de Harper y Brown por el Tiger, de modo que ninguno de los equipos tenía diferencias superiores a 6 puntos en ningún momento y se llegaba con empate a los últimos 30 segundos de partido, momento en el que primero Keldon Johnson fallaba para Kentucky y posteriormente Horace Spencer no conseguía convertirse en el héroe Tiger y el partido se iba a la prórroga. En el tiempo extra, los de Bruce Pearl comenzaban más intensos y de la mano de Jared Harper establecían un 8-2 con el que los Tigers cogían 6 puntos de ventaja, diferencia que ya no soltarían y a pesar de un Ashton Hagans especialmente enchufado en la prórroga, Auburn conseguía el primer billete de su historia a una Final Four con un marcador de 71-77.

El último y definitivo choque del Elite 8 es el que enfrentaba a Duke y Michigan State, dos de los equipos más prestigiosos de toda la competición colegial. El partido empezaba con los Spartans imponiendo su dominio de juego interior y con Cassius Winston (20 puntos, 10 asistencias y 4 robos) dirigiendo las hordas de Tom Izzo para un parcial de 10-4 de salida, pero un buen parcial de 7-0 guiado por RJ Barrett (21 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) empataba las cosas para los de Coach K primero y seguido de otro parcial de 12-0 realizado por los puntos de Barrett, Zion Williamson (24 puntos, 14 rebotes y 3 tapones) y Cam Reddish, Duke lograba la que sería la máxima ventaja para cualquiera de los dos conjuntos antes del descanso, 9 puntos, que quedarían ahí, ya que un Cassius Winston imperial sería el gran artífice de la devolución del parcial, 13-0, con el que acababa una primera parte en la que los Spartans se iban al descanso con ventaja 34-30. La segunda parte mantenía la igualdad con Barrett y Williamson como exponentes de los Blue Devils y Xavier Tillman y Winston por los Spartans de manera que el partido se mantenía con diferencias máximas de 4 puntos, si bien se llegaba a los últimos 40 segundos con una ventaja de un punto para los Blue Devils, momento en el que una jugada de pizarra de Tom Izzo dejaba liberado a Kenny Goins para el lanzamiento triple frontal que anotaba, poniendo el 68-66 en el marcador, una diferencia que podía ser reducida por RJ Barrett con sus dos tiros libres finales pero que al anotar solo uno, fue imposible de manera que Michigan State se convertía en el cuarto equipo clasificado para la Final Four.

QUINTETO DEL ELITE 8

Base: Jared Harper (Auburn Tigers) (26 puntos, 4 rebotes, 5 asistencias y 3 robos): El gran héroe de la universidad de Auburn fue el menudo base de Mableton que con sus puntos en la prórroga consiguió hacer realidad el sueño de los Tigers y clasificar a la universidad de Alabama para la primera Final Four de su historia.

Escolta: Carsen Edwards (Purdue Boilermakers) (42 puntos, 2 rebotes): No pudo conseguir la clasificación de su equipo pero el soberbio partido del combo guard de los de West Lafayette se convirtió en historia de la March Madness con sus 10 triples y 42 puntos, demostrando de nuevo porqué estaba entre los candidatos a mejor jugador del año a comienzos de campaña.

Alero: Kyle Guy (Virginia Cavaliers) (25 puntos y 10 rebotes): Entre Guy y Jerome, con la venia de Diakite que fue el que provocó la prórroga, los Cavaliers han logrado meterse por primera vez desde 1984 en una final a cuatro, siendo especialmente importantes los triples de Guy, jugador al que además le tocó asumir la dirección del equipo en los minutos finales dada la defensa presionante que estaba siendo ejercida sobre Ty Jerome.

Ala-Pívot: Xavier Tillman (Michigan State Spartans) (19 puntos, 9 rebotes y 3 robos): No fue el que anotó el último lanzamiento que clasificó a los Spartans para la Final Four pero si fue culpable del mismo ya que fue el que dio la asistencia a Kenny Goins para que lo realizase. Además, había anotado previamente 19 puntos con grandes porcentajes (8 de 12 en tiros de campo) y ser un baluarte en las segundas jugadas con los 6 rebotes ofensivos que capturó.

Pívot: PJ Washington (Kentucky Wildcats) (28 puntos y 13 rebotes): No fue suficiente la vuelta del mejor PJ Washington para que Kentucky entrase en la Final Four pero sí que fue el gran culpable de que los Wildcats se mantuvieran en todo momento en el partido con su dominio de la pintura tanto en defensa como en ataque, ya que además de la gran cantidad de capturas que realizó, fue el máximo exponente ofensivo de los de John Calipari.

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 meses 1 semana
#Contenidos: 
49
#Comentarios: 
47
Total lecturas: 
193,250

Comentarios

Supongo que el hecho de tener a dos jugadores en las nubes del próximo Draft en todos los medios de comunicación... tampoco ha ayudado.

Sobre todo a Barrett y Reddish. RJ ha tenido verdaderos problemas con los tiros libres en los minutos finales y ha le puede bajar su stock de cara al draft aunque parece claro que será número 2, mientras que Cam ha sufrido demasiadas lesiones que en algunas previsiones le hacen bajar hasta el puesto 5 o 7 cuando debería ser, por calidad y condiciones, claramente el número 3.

Durante toda la temporada pensaba que esto les pasaria a Duke. Brutal la presión que han sufrido estos chicos( suempre en el foco y teniendo que ser heroes). Nos han regalado partidos espectaculares pero ahora un equipo con cabeza les ha hechado. Aunque soy simpatizante de Duke me alegro. Y eso que coach K las ha visto de todos los colores y podia haberles ayudado a superar esa presión pero le he visto a él todavia mas superado por la situacion.

Probablemente es la mejor clase que ha tenido Duke en su historia y, desde mi punto de vista, les ha pesado la presión como bien dices pero sobre todo la inexperiencia ya que eran cuatro freshmen buenísimos (Barrett, Zion, Reddish y Tre Jones) pero a los que les faltaban automatismos y algo más de banquillo ya que DeLaurier ha decepcionado en lo que le pedía Coach K a principios de temporada (que fuese una máquina de hacer doble-doble) y Marques Bolden tampoco ha dado el paso adelante que debiera para quitar presión a los chavales. Aún así, han hecho una muy buena temporada pero las han pasado mal en todos los partidos desde segunda ronda en la Madness..

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar