Solapas principales

Primera alegría para el Barça Lassa en Euroliga ganando al Bayern (83-73)

De todos es sabido que la relación sentimental entre el Barça Lassa y la Euroliga no pasa, en este otoño calado, por su mejor momento. Después de varios años de desavenencias públicas y continuadas, el divorcio se avecina meridiano. A pesar de los esfuerzos por ocultarlo ante los medios, a ambos se les ve cada vez más distanciados. No hay color de prensa que no se haga eco de ello, auspiciando aún más si cabe una situación que deja al equipo blaugrana triste y sin victorias, después de sus dos primeras citas. Como socorrida excusa en todas las rupturas, y en esta más que nunca, cuestión de agendas, que será.

Sin embargo y como en casi todos los partidos disputados hasta ahora, comenzaba bien la cosa. Siete puntos de Pangos intentaban revertir el camino de la imagen. Y de las clasificaciones, en un calendario que obligará a mucho desplazamiento en este inicio de Euroliga y que de repente se veía en 0-2 a las primeras de cambio, con un Palau otra vez vacío a pesar de lo popular del precio de las entradas. Tomic marcaba el doble del camino que el de su adversario en el meridiano del primer cuarto (12-6) para asumir el rol de faro y guía que Pesic quiere para él. Se iba el base canadiense al banquillo con más puntos él sólo (9) que todo el Bayern junto (8) y Singleton hacía un 2+1 para descoser la partida desde bien temprano (21-8 min. 7). Los pocos que desafiaron previsiones de gota fría y se acercaron al Palau veían la versión buena de este Barça Lassa para llegar a un +16 a pesar de los dos triples de Maodo Lo sobre la ¿defensa? de Heurtel y dejar la primera pausa en 26-17.

Seguía el uno alemán explotando el chollo para bajar a seis puntos la desventaja bávara (28-22 min. 12). Espesaba la cosa el equipo de Radonjic para retrasar alegrías tempranas locales con una defensa más ajustada y llegando hasta la pintura blaugrana para ganar el parcial del cuarto. Pero lo que ganaba delante, lo perdían detrás los alemanes, cediendo hasta cinco rechaces de su propio aro para que, de pronto y ya con Pangos en pista, la gota fuera menos fría (39-30 min. 17). Quería, pero no podía el Bayern y la buena conexión que comienzan a forjar Pangos y Tomic compensaba el buen periodo visitante para llegar al descanso en 44-36.  

Un 0-4 de parcial alemán amenazaba de nuevo la relación con la victoria blaugrana mientras arreciaban los pitos sobre las consecutivas pérdidas de Claver, que se reivindicaba con un mate, antes de coger el camino de la banca. Lucic hacía cinco puntos seguidos para dejar el partido en dos posesiones (51-47 min. 25). Amenazaba, pero no golpeaba este Bayern, ahora que se veían cada vez más claros los descosidos en el equipo local. Una ingenuidad en ataque por aquí, un tiro liberado que golpeaba con furia el hierro de atrás por allá y otro montón de rebotes ofensivos concedidos, permitían al nervioso Barça Lassa recuperar la tranquilidad y volver al colchón de los dobles dígitos (63-52 min. 28) antes de la última pausa.

Dos triples de Williams para empezar los diez últimos minutos amenazaban gota fría para el constipado Barça Lassa y ahí se vino la metamorfosis. Como en una novela de Kafka, el enfermo dobló por el callejón y se lanzó a jugar los dos minutos más eléctricos de la temporada europea. Un parcial de 7-0 dejaba la cosa en 74-60 y a los alemanes bastante tocados. Despertaba Dedovic, pero se le hacía tarde a él y a su equipo, más todavía cuando Kuric hacía su único triple de la noche para aplazar divorcios y sentenciar la primera alegría europea de la temporada.

1. La inteligente pareja: todavía aparece a cuentagotas. Como las buenas gotas del mejor perfume o del peor de los venenos. Pero la inteligente pareja promete. Y mucho. Pangos y Tomic, Tomic y Pangos combinan su IQ de bases y lecturas para empezar a generar las ventajas que necesita este Barça Lassa para que otros también se luzcan. Hoy, cuando más apretaba la máquina bávara, el 2x2 del canadiense y el croata permitía al segundo anotar, a los dos asistir y al resto intervenir para estrenar el casillero feliz en la Euroliga. Kevin y Ante son y serán la inteligente pareja.

2. No sin rebote: ganar un partido en el Palau, aunque últimamente es más fácil que en la rueda histórica, si coges la mitad de rebotes que el casero se antoja harto complicado.  Apenas dos rechaces pudo robar el equipo futbolero bávaro al equipo futbolero catalán de su aro. En cambio, hasta doce birlaron los de Pesic a su adversario. Demasiada ventaja concedida a pesar del trabajo de Lo, Lucic o Barthel y de la notable carta de tiro exterior presentada. Hasta ocho posesiones y nueve tiros libres más con los que penar el poco brío alemán en esa lucha mezcla de querer, musculatura y conocimiento. No sin rebote se puede ganar en el Palau.

3. Singleton el deseado: mucho se ha hablado del inicio de temporada del fichaje estrella del equipo blaugrana. Más allá de cables pelados y trayectorias desenfocadas, el proceso de reubicación llevado a cabo por el de Georgia en Atenas, le ha convertido en uno de los cuatros más codiciados…que aún no ha aparecido por el Palau. Hoy, algunas gotas sí se vieron. Intensidad, chapas, mates y un par de triples para hacer su partido más completo al calor de los focos europeos. Agua de octubre para un equipo que le necesita como el comer. Esperemos que haya llegado para quedarse, el deseado Singleton.

Sobre el autor

Antiguedad: 
1 año 9 meses
#contenidos: 
86
#Comentarios: 
539
Total lecturas: 
192,639

Comentarios

Según lo previsto hoy han "aparecido" algunos jugadores, entre ellos el pronosticado Singleton.
Victoria balsámica contra un rival flojo que ha tenido incluso opciones de meterse en el partido en el último cuarto.

Se ve claro que la rotación del Barça será corta y de ella está al salir Seraphin para unirse a Pustoyi y Smits.

Sin Kuric el triple se queda muy huérfano, contra otros rivales mas fuertes - al estilo CSKA - pocas opciones tendrá el Barça.

Visto el percal el fichaje del Barça este verano costase lo que costase era el de Wilbekin. Después con lo que hubiera sobrado de pasta que fichasen lo que pudiesen pero este tío era el que necesitaba el Palau, como Wanamaker el año pasado.