Solapas principales

Shane Larkin clava la daga sobre el Real Madrid y consolida el liderato (75-80)

  • El base de Anadolu Efes acabó el duelo con 32 puntos

Y llegó el partido estrella de la Euroliga 2019/20. Los dos mejores clasificados tras 20 jornadas disputadas se dan cara en un WiZink Center que ya no es un fortín, pues Baskonia fue capaz de llevarse la victoria el pasado domingo. El Real Madrid necesita la victoria en su cancha si quiere mantener su objetivo de dar caza al propio Anadolu Efes, quien ha ganado 17 de los 20 partidos disputados. Un duelo que un jugador vital para los locales, como es Anthony Randolph, se perderá nuevamente por lesión.  Espadas por todo lo alto, y un pabellón ansioso por disfrutar del gran espectáculo del baloncesto europeo.

Ante la igualdad física en la primera parte, el Real Madrid necesita acierto exterior. Un pobre 4/17 desde el triple durante los primeros 20 minutos reflejan una necesidad por parte de los hombres de Pablo Laso de dar un paso al frente con ello, ya que, en el campo físico, Anadolu Efes fue superior. El momento en el que el Real Madrid elevó el ritmo de partido es cuando el conjunto turco sufría. Con acierto exterior, deberían poner tierra de por medio en el marcador.

En un final apretado, Walter Tavares la cara, la táctica ofensiva la cruz. El pívot de Cabo Verde intimidó en los instantes finales a Anadolu Efes, con 3 tapones de manera consecutiva, y provocando un triple de Campazzo que igualaba el choque a falta de 2 minutos. La cruz vino tras dos malas decisiones en ataque: dos individualidades del propio Campazzo, y un triple forzado de Rudy. Le da la oportunidad a Efes de aniquilar el partido, y Shane Larkin clavó dos puñales que finiquitaron el duelo.

Nadie puede frenar a Larkin. El base de Anadolu Efes está siendo un auténtico quebradero de cabeza para la defensa blanca. No había manera de pararle en carrera, ni de preveer sus tiros de media y larga distancia. Con 21 puntos al tercer cuarto, es el principal productor anotador del conjunto turco.

Ambos equipos salieron concentrados al partido, especialmente los de Pablo Laso, quienes estudiaron los pick & roll de Shane Larkin, y Facundo Campazzo se anteponía al potente primer paso con el que el base de Anadolu Efes generaba sus ventajas al pasar por detrás del pívot. Forzó dos robos que reflejaban la intensidad sobre las líneas de pase. Laso probó con una defensa en zona 3-2, precisamente para cortar la ventaja de Larkin, quien no contaba con su socio en la línea exterior, Vasilje Micic. Consideramos el primer cuarto como una toma de contacto, en la que ambos equipos tantearon sus cartas, con un juego rápido y defensas intensas y presionando el movimiento de balón rival. Una igualdad que se refleja en el marcador al término de los primeros 10 minutos (20-20).

Cuando parece que el Real Madrid va tomando el control del partido desde la intensidad física, Larkin y Beaubois juegan una de sus grandes bazas ofensivas: pick & roll con el pívot, rodearle para esconderse detrás, generar una duda en su defensor, y crear un espacio para armar el brazo desde el triple. Es momento en el que los locales responden aumentando el ritmo de transición. El juego colectivo entre la línea exterior, compuesta por Llull-Causeur-Rudy, conecta a la perfección en el juego de bloqueos con los hombres interiores, lo que descoloca a la defensa turca y genera ventajas que les permiten controlar el ritmo de juego.

La defensa de Anadolu sufre con tal movimiento exterior-interior, y Ergin Ataman trató de ofrecer una defensa más física, dura en las líneas de pase, y provocar que Felipe Reyes, en este caso, deba tirar dos triples ya que es su única alternativa. Tuvo que volver Larkin a pista para devolver la velocidad al ataque turco, quien seguía nutriéndose, en este caso, de dos bloqueos, uno directo del pívot, seguido del forward, poniendo un bloqueo ciego y saliendo a la línea exterior liberado. Combinación de juego táctico y físico que mantiene la igualdad al final de la primera parte (40-43). 

El tercer cuarto es, probablemente, el favorito de Jaycee Carroll. Pablo Laso centró la ofensiva sobre él y tratar de generar ventaja sobre Larkin. Los locales no daban con la tecla. Anadolu Efes mantenía la posición en todo momento, y las únicas ventajas que creó surgieron tras miss-match cuando el propio Larkin se quedaba clavado en los bloqueos y se empareja con Thompkins. El combinado turco mantuvo su estrategia del doble bloqueo, y equilibrar la balanza entre el lado fuerte y el débil de la pista, buscando al hombre exterior mejor posicionado. Anadolu Efes ha tomado la matrícula al Real Madrid y su obsesión con cambiar el balón al lado débil, tal y como les funcionó durante gran parte del partido ante Baskonia el pasado domingo, y fueron diversos los robos y pérdidas generadas. Gracias a un eficiente Trey Thompkins desde el poste medio y tapando líneas de pase en defensa ha mantenido a los suyos a flote, ante un Anadolu Efes que metió la quinta marcha y ningún jugador merengue fue capaz de frenar a Rodrigue Beaubois ni a Shane Larkin. Ambos equipos mantienen sus fuerzas después de tres cuartos y, como no podía ser de otro modo, el último decidirá todo (55-59).

No hay manera de frenar a Larkin. Está provocando numerosos dolores de cabeza a Laso, que por muchos ajustes defensivos que lleve a cabo, el 0 de Anadolu Efes sigue produciendo en gran masa para los suyos.

El Real Madrid parece frustrado en ataque, especialmente en la lucha por el rebote, donde se entorpecieron entre ellos en varias ocasiones. El coraje de Llull y Rudy sostiene a los blancos, quienes se mantienen en el marcador, y sabemos de lo que son capaces en dichas situaciones. Dos triples seguidos de Llull ponen a los suyos a 3 de Efes a falta de 5 minutos, y es donde la cabeza y sangre fría juegan un papel diferencial. 

 

Walter Tavares falla un tapón a Tibor Pleiss, y se enfada consigo mismo. Las posteriores tres jugadas de Anadolu Efes fueron cazadas por el monstruo de Cabo Verde. Tres tapones que han cambiado la dinámica del partido. Provocó intimidación sobre sus rivales a la hora de jugar en la zona. Provocó espacio abierto para un triple de Facundo Campazzo que les coloca a un punto (72-73) a falta de poco más de dos minutos para el final. Una tendencia intimidadora a la que nos tiene acostumbrados Tavares en los finales apretados, y el público ruge para dar el último aliento al Real Madrid. Y es cuando volvió a aparecer Larkin. Todos siguieron la estela del base, quien dejó liberado a Pleiss, que endosó un triple doloroso. Dos malas decisiones en ataque del Real Madrid, dos dagas de Larkin, quien acabó con 32 puntos, para tumbar al Real Madrid en su cancha, y consolidarse en el podio de la Euroliga.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 3 meses
#contenidos: 
126
#Comentarios: 
266
Total lecturas: 
205,687

Comentarios

Nota al redactor: intercalar formas verbales no me parece la mejor manera de presentar una crónica. No es mala fórmula en mi opinión, el redactar en presente, es algo que yo utilizaba, pero siempre que se mantenga la coherencia a lo largo del texto, y no se vuelva a ratos a tiempos pretéritos.

Sin duda que Efes es el favorito éste año. Un equipo muy completo y equilbrado que depende mucho de Larkin. A pesar de la superioridad en la cancha, el partido se rompió sólo al final. Lástima del mal día de Carroll.

Los de Laso están pasando el lógico bache post-Mundial.No es preocupante a éstas alturas de temporada.
Toca recuperar lesionados e intentar encajar minutos a "Lapro" en acb, aunque sea para dar respiro al Facu.

Es que Singleton no es manco aunque se le considerara como tal en Can Barça. En PAO ya rindió a gran nivel y a lo que se ve en Anodolu tampoco se achanta. Tibor por otro lado es el antihistamínico necesario frente al gigante caboverdiano, cuando los rivales aceptan ese reto con alguien de su tamaño el Madrid sufre por inercia.