Solapas principales

Tamir Blatt: el hijo de la leyenda espera su oportunidad

  • El hijo de David Blatt se ha convertido en un base con gran visión de juego
  • Fichado por el Alba Berlín, su nivel en Israel demuestra que está listo para dar el salto

El baloncesto está lleno de apellidos familiares y sagas. Padres e hijos, hermanos… Apellidos que resuenan en las canchas como susurros con cada bote de balón: Gasol, Reyes, Grimau, Fernández y otros más recientes como los Hernangómez (hijos de jugadores, también) y si miramos en EEUU, los Curry toman el relevo de los River, Wilkins, Walton mientras los “otros” Antetokoumpo esperan a la sombra de su hermano (Kostas ganó el anillo la pasada temporada con los Lakers). Apellidos y familias que sirven de lanzamiento… o de carga adicional al arrancar la carrera.

la saga de los blatt

Hoy centramos la mirada en Tamir Blatt, base israelí de 23 años que juega, actualmente, en el Hapoel Jerusalem. Si les gusta el baloncesto, el apellido no les es ajeno: Tamir es el hijo de la leyenda David Blatt. Y eso son palabras mayores. David se formó en la universidad americana, en Princeton (nació en Boston), pero manteniendo fuertes sus raíces hebreas, llegando a hacer el servicio militar con Israel. No llegó a debutar en el baloncesto norteamericano, pero sí jugó 12 años en los principales equipos de Israel, del Maccabi Haifa al Hapoel Jerusalem. Su leyenda, sin embargo, nacería en los banquillos. Como entrenador ha dejado un sello indeleble en el baloncesto mundial, tanto en Maccabi de Tel Aviv como en Italia, Rusia, Turquía y Grecia, ganando una Euroliga en 2014, derrotando al Real Madrid a los mandos del Maccabi, además de un bronce en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres en el banquillo de la selección rusa, con quienes ya había ganado el Eurobasket de 2007. Ah, y dirigió a los Cleveland Cavaliers a la final de la NBA en la vuelta a casa de un tal LeBron James, cayendo frente a los Warriors de Curry. De Stephen, ya que hablamos de familias.

Con semejante referente, es normal que todas las miradas se centren en el joven Tamir, que comenzó su carrera profesional en 2014 en las filas del Hapoel de Tel Aviv, equipo en el que consiguió ser titular en su tercera temporada, participando en el All Star de la Liga Israelí y fichando, en la siguiente temporada, por el Hapoel Holon para ganar la Copa de Israel y caer en la final de liga, además de debutar en la Basketball Champions League.

Ya en 2018, Blatt firma por el Hapoel Jerusalem, un conjunto pensado para asaltar la BCL y muy reforzado para plegarse a los deseos de otra leyenda israelí, Oded Kattash. Tamir Blatt promedió 10,3 puntos y 5,1 asistencias en la Liga Israelí, números que se disparan en competición europea hasta los 10 puntos y 7 asistencias en la BCL, logrando el premio a Mejor Jugador Joven de la competición y llamando la atención de media Europa. El heredero de Blatt estaba listo.

El jugador: un base de toda la vida

La 2019/20 fue una temporada atípica, todos lo sabemos. Con algo menos de protagonismo en la rotación, sus números bajaro, pero no así su valoración en Europa. Y si Aíto García Reneses te llama para reclutarte, es que tienes algo especial. Este verano el Alba de Berlín fichaba al joven base con un contrato de 3 años para dejarlo cedido en Jerusalén con muchas expectativas sobre él. Y vaya si Blatt está aprovechando su oportunidad.

En lo poco que se ha podido disputar de esta temporada 2020/21, Blatt se ha ido a 13,3 puntos y 7,67 asistencias por partido, con más de 30 minutos en pista en los tres primeros partidos de la Liga Israelí y un 45% de acierto desde el triple, además de 3 robos por partido. Números de estrella. En la competición europea, se fue hasta las 11 asistencias en el partido contra Limoges y es ya el máximo asistente histórico de la competición.

Como jugador, Blatt es un base clásico. De los que cuesta encontrar en el baloncesto moderno. Capaz de anotar de 3, con una altura de1,85 su físico le obliga a pensar antes de actuar. Y su lectura de juego es espectacular. Esa es su principal virtud, por encima del lanzamiento: la inteligencia. Defiende con intensidad y entrega, presionando líneas de pase gracias a su visión en la cancha, y su movimiento de balón es impresionante.

A sus 23 años, Blatt es un jugador ya maduro, con potencial para seguir creciendo, pero preparado para dar el salto a una liga más competitiva que la israelí. Su físico quizá lo limite de cara a un posible salto NBA (ya ha llamado la atención de varios ojeadores) pero en Europa puede llegar a ser un jugador dominante para equipos que busquen un creador de juego puro. Blatt puede manejar el balón, botar y dirigir, además de dar el último pase o jugar el pick & roll con un interior duro.

Muy probablemente el Alba le llame a filas la próxima temporada y el nivel de competencia y exigencia suba.

Su experiencia internacional, tanto con la Selección de Israel como en la Basketball Champions League le servirá para amortiguar su aterrizaje en Berlín. Además, tener como tutor a Aíto García Reneses, que algo sabe en aquello de ser el base del equipo, ayudará a seguir creciendo a una de las perlas más prometedoras del baloncesto europeo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 años 12 meses
#contenidos: 
167
#Comentarios: 
405
Total lecturas: 
344,791

Comentarios

Me gusta mucho el hijo del gran David Blatt. Le llevo siguiendo unas temporadas....y se hace inevitable la comparación con el Facu. Y dicho esto, creo que no usaría la frase "Su físico quizá lo limite de cara a un posible salto NBA" ya que el argentino va camino de Denver en este momento! ;)

El señor Campazzo ha roto todos todos los moldes! Las comparaciones están ahí, sí, por estilo de juego y capacidad de leer la cancha... y por potencial. Por físico no me refiero únicamente a la altura, pero bien es cierto que Facu con 23 años no estaba tan trabajado como ahora y de ahí el *quizá*. Blatt tiene clase y tiempo de sobra y ojalá llegue todo lo lejos que apunta ahora mismo. De momento, paso a paso, espero verle pronto en Euroliga y que siga demostrando su clase.