Solapas principales

Triunfo vital y liderato para la Penya (79-72)

  • Un gran Neno Dimitrijevic acabó con la resistencia del AS Mónaco
  • El triunfo de los de Carles Duran allana el camino hacia los Cuartos de Final

A TERMINAR CON BUEN PIE LA PRIMERA VUELTA

Partido de altos vuelos en el Olímpic de Badalona. Joventut y Mónaco, ambos con dos victorias y ninguna derrota en el casillero, se jugaban la primera plaza del complicado Grupo E. Pese a su irregularidad en Liga Endesa, los verdinegros confiaban en arrancar una victoria importante en casa y seguir con la buena dinámica en Eurocup, donde se han mostrado mucho más sólidos. Una gesta complicada para los locales, que recuperaban a Pau Ribas para la batalla ante un conjunto en racha, que había aplastado a Nanterre y Unicaja en los dos primeros encuentros para lograr un impresionante +47 en el average. Una oportunidad de oro para acabar con buen pie la primera vuelta y allanar el camino hacia los Cuartos de Final.

LLEVAR EL PARTIDO A TU PROPIO TERRENO

Zvezdan Mitrovic sabía el tipo de partido que necesitaba su equipo y, consciente de la superioridad física de sus jugadores, dibujó la estrategia ideal para llevar el choque a su terreno. Una gran presión sobre el balón y el contacto constante -al límite en más de una ocasión- incomodó mucho a la Penya, que no podía desplegar su juego habitual. La gran defensa visitante anuló totalmente el juego exterior verdinegro, inexistente en el primer cuarto (0/6 en triples). Al Mónaco le interesaba un encuentro físico, trabado y con baja anotación y plasmó su plan a la perfección durante los primeros compases. Los franceses jugaron a lo que quisieron durante el primer cuarto, aunque el Joventut no se quedó de brazos cruzados y fue capaz de de acabar con la resistencia visitante.  

UN TOBOGÁN DE DINÁMICAS

La segunda unidad guió a la Penya hacia una rápida reacción. La electricidad de Neno Dimitrijevic y la experiencia de Pau Ribas sentaron de maravilla a los verdinegros, que vieron como un gran parcial de 9-0 en el inicio del segundo cuarto le ponía por delante en el marcador por primera vez. A partir del control del rebote, los de Carles Duran fueron capaces de correr en transición para encontrar un gran abujero en la defensa rival y darle la vuelta a la tortilla. Cuanto más se anotaba, más cómodo se sentía el Joventut. Pero la respuesta de los badaloneses quedó eclipsada por los buenos minutos finales de los visitantes, que revirtieron la dinámica. El partido fue un auténtico tobogán.

VENTAJA MÍNIMA AL DESCANSO

El Mónaco se marchó al descanso de una forma inmejorable. Los franceses le pusieron la guinda al pastel a la primera mitad con un triplazo sobre la bocina, que les permitió marcharse con una ventaja mínima a los vestuarios (38-40). No se puede atacar mejor una defensa en zona. 

 

 

LA PACIENCIA, SOLUCIÓN PERFECTA

 

La actitud de la Penya tras el descanso fue ejemplar. Los verdinegros volvieron de los vestuarios con ganas de romper el encuentro -y vaya si lo consiguieron-. Un gran parcial en el inicio del tercer cuarto fue suficiente para mandar en el marcador y controlar las manijas del partido. Porque, esta vez, el Joventut fue capaz de vencer a los nervios para actuar con una serenidad absoluta. La paciencia fue el gran remedio de los verdinegros, que se ciñeron a su plan para convertir la pólvora mojada en un auténtico tiroteo de triples que ejecutó a su rival. El Mónaco, sin desengancharse, lo intentó, pero los locales siempre guardaron un colchón de seguridad. Las 16 pérdidas fueron la única mancha en el juego de los de Carles Duran, que se hicieron con una victoria que puede valer un billete para los Cuartos de Final. La sonrisa del técnico catalán tras el triunfo habla por todo el equipo. 

NENO, EL NIÑO MARAVILLA

Neno Dimitrijevic llegaba al partido como el tercer mejor valorado del Top16 y, una vez más, demostró que la Eurocup le sienta de maravilla. Saliendo des del banquillo, el macedonio aportó la lucidez que le estaba faltando al juego de la Penya. En esta ocasión, su enorme talento pasó por encima de su mayor defecto, la irregularidad, para decantar la balanza a favor de los suyos. El gran acierto exterior se unió a su gran capacidad penetradora para acabar con la resistencia de los franceses. Terminó el encuentro con 22 puntos, 3 rebotes y 2 asistencias para 23 de valoración. Larga vida a la cantera verdinegra.
 

ESTADÍSTICAS

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 semanas
#contenidos: 
36
#Comentarios: 
51
Total lecturas: 
53,635