Solapas principales

Unicaja sale victorioso del partido lento propuesto por Darussafaka (70-62)

  • Mahmuti propuso un partido sin contraataques, liderado por Wilbekin y Erden.

Choque de ritmos en la primera jornada del Top 16, con un Darussafaka Dogus que apostó por un ritmo de juego pausado, propuesto por su entrenador, Oktay Mahmuti, y que permitió a los turcos ir con ventaja durante los primeros veinte minutos. Tras el descanso, la dupla Hendrix-Kuzminskas (13 y 15 puntos respectivamente) y después el talento de Edwin Jackson (20 puntos) lideraron al conjunto de Plaza, que abre el Top 16 con victoria por 70 a 62. Semih Erden fue el más destacado del conjunto turco, con 15 puntos y 11 rebotes, junto a Scott Wilbekin, que supo transmitir a la pista las órdenes de Mahmuti.

Plaza cumplía su promesa y daba entrada de inicio a Alberto Díaz, tras su gran rendimiento tras la lesión de Markovic. Sin embargo, Unicaja no comenzaba nada acertado, errando sus seis primeros lanzamientos, lo que permitía al Darussafaka liderar el marcador, con 6 a 0 de arranque. Kuzminskas sería el encargado de abrir la cuenta para Unicaja, con un tiro libre, no sin antes fallar el primer lanzamiento.

Darussafaka centraba su juego en Erden, quien ya había dado buen rendimiento en los dos partidos anteriores que enfrentaron a Unicaja y Darussafaka (21 y 16 de valoración en dichos encuentros), aprovechando la ventaja de centímetros respecto a Hendrix. Unicaja se rehacía, gracias a un Kuzminskas muy activo, y empataba el encuentro a ocho, aunque Yagmur no tardaría en romper el empate con un triple.

mindaugas-kuzminskas-unicaja-malaga-eb15.jpg

Kuzminskas busca penetrar ante Harangody (Euroleague)

Los de Mahmuti buscaban un ritmo lento de juego, con Gordon generando a partir de sus penetraciones al aro, pero sin éxito, pues no lograban tomar el mando ante un Unicaja no demasiado lúcido en el primer cuarto. Wilbekin cerraba el resultado al final del primer cuarto, con una jugada espectacular, al amagar el pase y engañar a toda la defensa malagueña, permitiendo al base del Darussafaka finalizar con facilidad y poner el 14 a 16 en el marcador para los turcos.

Wilbekin abriría el marcador, en el debut de DeMarcus Nelson como base de Unicaja. Tras él, Erden con un tapón y un poderoso mate ahondaban más en la crisis de Unicaja, que parecía no despertar de su letargo. Nelson pronto conectaría con sus compañeros, brindando un pase de alley-oop que finalizó Will Thomas, y recortando la diferencia de los turcos, que sufrían sin Wilbekin en pista. Sin embargo, Unicaja no lograba empatar, y Darussafaka volvía a colocar la diferencia en seis puntos a falta de cinco minutos y medio para el descanso.

Con Unicaja desaparecido en campo de ataque, y permitiendo a los turcos anotar bajo aro sin demasiadas dificultades, todo parecía complicarse para los de Plaza. Pero la conexión entre Nelson y Hendrix, que ya se conocían de su etapa en Golden State, comenzaba a dar frutos, y con cuatro puntos seguidos del pívot americano Unicaja se rehacía. Tras un tiempo muerto televisivo, de nuevo Hendrix anotaba, colocando a Unicaja a dos puntos.

El dominio turco del marcador no se reflejaba en la pista, pues los de Mahmuti habían perdido el sentido de su juego al apretar más Unicaja en la línea exterior de su defensa. Lograban puntos, sí, pero era más la falta de acierto exterior del conjunto malagueño lo que permitía al Darussafaka liderar en el marcador, con Unicaja en 1/9 en tiros de tres. Una suspensión de Thomas a falta de 1:15 obligó a Mahmuti a solicitar tiempo muerto, lo que le dio aire al conjunto turco, que lograba colocarse de nuevo con seis puntos de ventaja. Mas apareció Jamar Smith, quien con un triple sobre la bocina cerró el segundo cuarto, con 29 a 32 para el Darussafaka Dogus.

Darussafaka comenzaba igual tras el descanso, negando a Unicaja un ritmo de juego alto. Nedovic salía de inicio con la intención de cambiar el tempo de partido, pero no tuvo mucho éxito. Aún así, Unicaja empató, con algo de fortuna, gracias a un triple de Hendrix sobre la bocina de final de posesión. Hendrix era, de hecho, el factor diferencial, atento en ambos lados de la pista, y Kuzminskas lograba colocar a Unicaja con ventaja por primera vez en el encuentro (34-32). Unicaja lograba correr y Kuzminskas, esta vez de tres, confirmaba la mejoría malagueña.

Hendrix era el dominador, con gran eficacia en ambos lados de la cancha, pero Unicaja no lograba cerrar bien el rebote y no podía aumentar su ventaja. Mahmuti daba entrada a Wilbekin con la intención de volver a controlar el ritmo del partido, pero Unicaja había llegado al partido para quedarse. Si Hendrix era el dominador, Kuzminskas ejecutaba al equipo turco, con otro triple que ponía a Unicaja con seis puntos de ventaja, solicitando Mahmuti tiempo muerto.

Con el ritmo del lado de Unicaja, Mahmuti necesitaba cambiar algo. El rebote era suyo, pero era insuficiente para vencer a Unicaja, aunque los malagueños sufrían en el ataque estático. Darussafaka recortó la diferencia, defendiendo de forma excelente el pick'n'roll entre Nedovic y Vázquez, que dejaba sin opciones en ataque a los de Plaza. Sin embargo, el acierto exterior de Unicaja, a pesar de la falta de ideas en ataque, volvía a lanzar en el marcador a los malagueños, con un triple de Jackson y una bandeja fácil de Dani Díez tras robo, pidiendo Mahmuti tiempo muerto para cortar rápidamente la sangría (52-45). Darussafaka pagó a Unicaja con la misma moneda, y con dos triples seguidos, primero Gordon y después Bjelica, llegó al último cuarto con 54 a 53 en el marcador.

jamon-gordon-darussafaka-dogus-istanbul-eb15.jpg

Jamon Gordon ante Jamar Smith (Euroleague)

Jackson abriría el parcial del último cuarto gracias a una buena acción individual, y Unicaja intentaba correr, aunque el balance defensivo de Darussafaka era excelente. Jackson estaba de dulce, y era el encargado de hacer explotar el Martín Carpena, gracias a un triple en carrera al final de posesión, tras recuperar el balón Nedovic. Era el propio Nedovic el que había salido a pista para imprimir carácter al equipo, con éxito, pues Unicaja peleaba cada balón como si fuera el último. Eso, unido a la mejora en el rebote por parte de los de Plaza, daba como resultado un dominio de Unicaja en el partido. ¿Para culminar? El de siempre: Will Thomas. El ala-pívot volvió a aparecer en el último cuarto, como de costumbre, y con un triple colocaba la máxima malagueña (62-53 a falta de 5:56).

No tardaría en superar la decena de puntos Unicaja, haciéndolo, además, con la acción espectacular del encuentro: un tremendo mate de Edwin Jackson al romperle la cintura a Preldzic con un crossover. Sin embargo, dos despistes malagueños en defensa permitieron a Darussafaka volver a meterse en el encuentro, colocándose los de Mahmuti a siete puntos a falta de tres minutos y medio para la conclusión del partido.

 

Y cuando Unicaja salía al contraataque para romper el encuentro, la sorpresa. Uno de los tres árbitros decidía parar el encuentro porque Jamon Gordon se encontraba en el suelo. A causa de una subida de gemelo. El hecho, evidentemente, dejó anonadados a los allí presentes, que no entendían la decisión del colegiado. Plaza optó por añadir más calma al juego con la entrada de Alberto Díaz, y Edwin Jackson tomó el mando en ataque, y con otro triple suyo volvió a superar los diez de ventaja.

Con 67 a 57 a falta de minuto y medio, el partido estaba visto para sentencia. Jackson se sabía enchufado y seguía aumentando su cuenta particular y la diferencia en el marcador. Darussafaka logró recortar, para marcharse de Málaga con un mejor basket average, y el partido finalizó con 70 a 62, con 20 puntos de Edwin Jackson, máximo anotador del encuentro.  

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
12 años 3 meses
#contenidos: 
233
#Comentarios: 
1,588
Total lecturas: 
1,299,706

Comentarios

Sin ánimo de polemizar ayer viendo el partido varios amigos comentábamos la ironía de que Unicaja pidiera jugar la euroliga y tuviera casi toda la parte de arriba del pabellón vacía.Lo que quiero decir es que no había ni 7000 no 9000, eso claramente es mentira y no entiendo porque no atrae la euroliga en Málaga.
Un saludo y feliz año nuevo!

No me gusta este unicaja. Haciendo todo el hincapié del mundo en el "este". Irregular donde los haya. Unos días es Kuz, otros Jackson, otros Smith, otros Nedovic... así no hay manera. Menos mal que por dentro siempre está Hendrix, pero Thomas está apagadillo (¡con lo bien que empezó!) y Carlos y Fran están perdidísimos. Por cierto, el Sr. Cooley, es la primera gran cagada del tandem Jimenez-Plaza. Gastar una ficha extracomunitaria en un jugador que no juega ni 5 minutos por partido... (seguimos sin política clara y definida de fichajes, ni de perfil de equipo, ni de proyecto deportivo....)
Por lo menos se ganó. Veo que este año podemos pasar al Top8, otra cosa es que seamos capaces de hacer frente al coco que venga del otro grupo (ayer el khimki le gano al CSKA...)

Si hay que decirlo todo, Dexter: pabellón medio lleno. Si las matematicas no me fallan, el aforo es de 10000, y van casi 8000...
Todo depende del cristal con que se mire... y tú, contra unicaja, lo tienes medio torcido...

yo pensé titubeos, que Malaga tenia una cancha para 18.000 personas también! ;) La entrada ayer fue de 8.500, mas los pases vip y prensa había 9.000 personas, un martes, pero esta claro que en este país no cabe un memo mas...

Hay que ir muy borracho para ver 8000 personas ayer en el Carpena, las gradas de arriba estaban vacías, claro que intentaban no enfocarlas mucho.

Buen partido del equipo, jugando a algo distinto a lo que propone su adn, magníficos Kuz, hendrix y Jackson y también la mejor afición del país.