Solapas principales

Victor Wembanyama, el fenómeno francés de 16 años y 2,18m que asombra al baloncesto

  • Los cazatalentos de la NBA tienen marcado en rojo el nombre del pívot galo
 
¿Un joven de 16 años que sería en un futuro número 1 del Draft, que genera una gran locura y al que se le compara con nombres como los de Durant, Gobert o Sabonis? Este es el enorme bagaje que acompaña ya a Victor Wembanyama (2,18m, 16 años) en sus primeros pasos en el profesionalismo, la nueva gallina de los huevos de oro del baloncesto francés.
 
 
El bombo generado sobre su figura era ya importante, y lo es aún más a día de hoy. Las imágenes que hace un par de semanas circularon por las redes, y que han contribuído a que el fenónemo se convierta en viral, del entrenamiento improvisado entre Victor Wembanyama, Rudy Gobert y Vincent Poirier en Nanterre, enlazando dos generaciones del baloncesto galo, cruzaron rápidamente el Atlántico, creando un gran revuelo en los Estados Unidos. Sí, el niño prodigio de 16 años ya tiene a Estados Unidos a sus pies.
 
Quizá todo esto suene un poco fuerte, más aún tratándose de un chico de apenas 16 años que acaba de debutar en Jeep Elite y con un puñado de partidos de Eurocup como currículum. No según Mike Schmitz, analista de Draft de ESPN, quien habla del francés como “algo que nunca he visto” y “quizá el mejor prospecto del mundo”. Tampoco se trata de un exageración para Keith Smith, reportero de Yahoo Sports, especializado en Draft y prospectos. Los comentarios que ha recopilado de varios equipos de la NBA son para tenerlos en cuenta: "He hablado con varios equipos sobre Wembanyama, y algunos me han dicho que será el número 1 del Draft de 2021 sin dudas. Un scout experimentado dijo sobre él que es volver a ver a Sabonis". Palabras mayores.
 
Otros nombres que han surgido entre bastidores al describir al francés han sido los de Rudy Gobert, por su intimidación, Kristaps Porzingis por el tiro ... e incluso Kevin Durant, por su estructura aparentemente frágil y juego completo .
 

Victor Wembanyama (16yo 7'2) Workout W/ Rudy Gobert & Vincent Poirier (Boston Celtics) - 2v2 Workout

 
Parece que no existen dudas de que Victor es un chico diferente, con una habilidad inusual para manejar su cuerpo y utilizarlo como un activo importante. En las categorías de formación, muchas veces ocurre que el ser demasiado alto supone, paradójicamente, una desventaja para determinados chicos. Rudy Gobert (2,16m) sabe algo al respecto. El pívot de los Utah Jazz y de los Bleus, votado como Mejor Defensor de la NBA consecutivamente en 2018 y 2019, estuvo bastante lejos del profesionalismo cuando era un adolescente. A los 16 años, Gobert medía 1,92m y estaba en el centro de formación de Cholet Basket. No pudo entrenar mucho porque tuvo un gran crecimiento en aquel momento que le acarreó problemas físicos, por lo que jugó realmente poco en sus años U16/17. Era un prospecto a largo plazo. "A la misma edad, no hay comparativa alguna que hacer entre ellos dos", señala al respecto Faure, seleccionador francés de las categorías inferiores.
 
La historia del fénomeno Wembanyama comienza a finales de 2013, cuando Michaël Allard, entrenador del centro de entrenamiento de Nanterre, asistió a un partido U11 en Versalles. Allí, en el banquillo de uno de los equipos, creyó ver sentado a un asistente cuyo aspecto le llamó rápidamente la atención, al ser éste particularmente espigado. La sorpresa para Michael llegó cuando al cabo de unos minutos del comienzo del partido, el presunto asistente se levantaba del banquillo y saltaba a la cancha: se trataba en efecto de Victor Wembanyama.
 
Inmediatamente, llamó por teléfono a Fréderic Donnadieu, director técnico del por aquel entonces llamado JSF Nanterre (rebautizado ahora como Nanterre 92): "Me llamó para decirme que acababa de ver a un niño tan alto que lo había tomado por un adulto". 
 
Aquel niño del que hablaban, había celebrado recientemente su décimo cumpleaños y ya medía 1,80m. "Conocíamos indirectamente a sus padres, así que establecimos contacto con ellos". Un contacto que resultó fructífero, ya que el niño fue invitado posteriormente para disputar algunos partidos con Nanterre. Donnadieu recuerda que "inmediatamente vi que tenía habilidades motoras especiales en relación a su tamaño, aunque lo primero que me llamó la atención de él fue su gran sonrisa". 
 
En esta época, el gigante participa en el Mini-Mondial de Bourbourg, un prestigioso torneo que se celebra cada año en el norte, con equipos europeos importantes. El JSF pierde la final de aquel torneo por dos puntos, pero Victor impresiona a todos con su juego y el verano siguiente, firma su primera licencia con el club de Hauts-de-Seine.
 
Siete años después, Wembanyama todavía pertenece a la disciplina de Nanterre. Ahora tiene 16 años y mide 2,18m, por lo que todavía no ha alcanzado su talla definitiva. Sobra decir al respecto que promete ser uno de los grandes talentos de la historia del baloncesto francés. Todo el mundo vinculado al deporte de la canasta lo sabe bien, empezando por Bernard Faure, técnico de la selección francesa Sub-16, que lo tuvo a sus órdenes en el Europeo de Udine de 2019.
 
Anteriormente, Victor había sido invitado con un año de anticipación respecto a sus compañeros, para disputar un torneo con la Sub-16, pero su debut con las categorías inferiores de los Bleus no fue tan bien como se esperaba: "Tuvo muchos problemas para integrarse en el grupo. No había medido todo el compromiso que hay que poner para ganarse un lugar en el equipo. Fui claro con él desde el principio. Le dije: Puede que tengas un gran potencial, pero tienes que ganarte el puesto todos los días. No estaba preparado para escuchar aquel discurso", comentaba Faure."No le dimos nada. Fuimos con él aún más exigentes al demostrarle que nada puede sustituir al trabajo".
 
A pesar de la dureza de las palabras, la joven promesa capta rápidamente el mensaje. Acostumbrado hasta el momento a jugar simplemente por diversión, descubre que la eficiciencia y el trabajo duro tienen una enorme importancia en el ámbito de la competición. Aquel torneo le hizo abrir los ojos, y en el momento en el que vuelve a ponerse la camiseta azul de Francia, para disputar el mencionado Europeo, el joven jugador se transforma por completo.
 
"Cuando regresó era diferente. Comprendió que debía dar algo más, y fue subiendo peldaños durante la preparación. Luego, durante el campeonato se comportó como un verdadero líder, realmente descubrió su personalidad en aquel momento", recuerda Faure, quien reconoce haber dudado en convocarlo para dicho torneo.
 
Wembanyama se convierte en la referencia de aquella selección a la que lleva hasta la final (perdida contra España), siendo a la postre elegido en el Quinteto Ideal del Europeo con 9 puntos, 9,6 rebotes y 5,3 tapones de media. Su eclosión llega en los cuartos de final contra Croacia, cuando sobresale con 12 puntos, 21 rebotes y 8 tapones.
 

HIGHLIGHTS VICTOR WEMBANYAMA (ALL-STAR TEAM) FIBA U16 EUROPEAN CHAMP. - Full Tournament Highlights

 
Aquella gran actuación no pilló por sorpresa a Pascal Donnadieu, hermano mayor de Fredéric y entrenador de Nanterre desde 1987, porque ya le había visto hacer lo mismo en el club. "Es más fácil darse cuenta cuando lo ves todos los días. Desde su llegada al equipo, planeamos con él una hoja de ruta diaria para su desarrollo, alternando trabajo individual con sesiones grupales, individualizando su programa en relación a su morfología y desarrollo físico, para permitirle evolucionar constantemente". En efecto, Victor repartía su tiempo entre los Sub-18 (raramente), el filial y el primer equipo, bajo la mirada benévola de los profesionales, que lo ven como a un hermano pequeño.
 
Consciente del diamante que tiene entre sus manos, Donnadieu lo hace debutar con el primer equipo la temporada pasada, el 29 de octubre, dándole 32 segundos en un partido de Eurocup frente a Brescia.
 
Tras su bautismo la temporada pasada, en la que batió algún que otro récord de precocidad, se espera que de cara a la actual, el jugador vaya adquiriendo progresivamente un mayor protagonismo dentro de la rotación de Nanterre, pero sin olvidar que se trata todavía de un jugador en formación. Es por ello que, de acuerdo con la Federación Francesa, el jugador disfruta de una doble licencia que le permite al mismo tiempo competir con el equipo Pole France, de la Nationale Masculine I, equivalente a la tercera categoría en el país galo. En su debut, Victor demostró que la competición se antoja un poco pequeña para un gigante como él: 22 puntos, 10 rebotes, 7 tapones y 32 de valoración. 
 
Para la presente temporada, su entrenador Pascal Donnadieu descarta para él una hoja de ruta previamente establecida: "El tiempo de juego no significa nada para mí, lo que más me importa es su desarrollo. Si continúa evolucionando más rápido de lo esperado, irá jugando cada vez más. Si tengo oportunidad lo pondré, no tengo ningún miedo al respecto, no me cierro a nada, está todo abierto con él".
 
La Eurocup, segunda competición europea, está siendo el marco habitual donde seguir al jugador, que ya ha dejado alguna que otra pincelada de lo que es a día de hoy, y de lo que puede llegar a ofrecer en un futuro no muy lejano. Hasta la fecha, su mejor actuación llegó hace dos jornadas, cuando disfrutó de minutos de calidad contra un rival de entidad como Cedevita Olimpia. Su tarjeta en el partido, en el que demostró su predilección a fugar por fuera, fue de 5 puntos, 6 rebotes y 4 tapones.
 

Victor Wembanyama #32 O and D vs Olimpija (5 Pts 6 Rebs 4 Blks)

 
Soñar está permitido cuando apreciamos el talento del joven pívot, que tampoco era un desconocido para la afición española, ya que participó en 2018 en la Minicopa Endesa disputada en Las Palmas, en condición de invitado por el F.C. Barcelona Lassa. Con 14 años y 2,08m, el potencial que se le presumía era ya enorme, y Wembanyama dejó su sello particular en el torneo en el duelo por el tercer y cuarto puesto: 16 puntos, 15 rebotes y 32 de valoración. Su relación con el club blaugrana será efímera, ya que la familia Wembanyama descartó la idea de mudarse a otro país europeo, por lo que el joven prodigio continuaría su formación en el club de Nanterre.
 
Faure y Donnadieu, los entrenadores que mejor le conocen, opinan sobre él: "Juega muy cómodo con balón, tratándose de un jugador de su tamaño. Es extremadamente móvil. Puede driblar, asociarse con sus compañeros y le gusta ayudar en la construcción del juego. Es un ejemplo de la nueva generación de 5, un estilo parecido a la estrella de Dallas Mavericks Kristaps Porzingis. Es el tipo de jugador capaz de lanzar un contraataque vertiginoso antes de pararse y lanzar desde tres.Nunca jugamos con él como un adulto, poniéndolo solo debajo de la canasta. Tenía que divertirse. Siempre trabajó su técnica, y el resultado es que puede hacer casi de todo con la pelota naranja, juega casi como un exterior y su destreza es increíble para un hombre alto. Es un jugador muy atípico. Hay jugadores que necesitan repetir lo mismo cinco o seis veces, pero él asimila rápidamente la información que le damos".
 
A pesar de todas estas extraordinarias previsiones y cualidades, el joven jugador de Nanterre todavía tiene un gran margen de progresión. "Tiene que trabajar su físico, construir su cuerpo y fortalecerse, ya que en el baloncesto al más alto nivel hay muchos contactos. También tiene que ganar en fiabilidad en su tiro exterior y calibrar sus decisiones. Este es el verdadero eje de progreso: trabajar los fundamentos, la velocidad de ejecución, su colocación en la cancha. Debe progresar en todos estos aspectos. Lo más difícil cuando se juega con los profesionales, es realmente la velocidad a la que suceden las cosas", palabra de entrenador.
 
Además del apartado físico y técnico-táctico, otro de los grandes retos para él será el gestionar todo lo que se espera de un jugador como él; la presión generalizada por parte de los medios. Es algo inevitable y con lo que tendrá que aprender a convivir. Por el momento, Nanterre lo está protegiendo enormemente en este sentido. Imposible acercarse a él para una entrevista, por ejemplo. El jugador está siendo incubado con mimo en los Altos del Sena, cuna que en el pasado vio florecer a jugadores de la talla de Evan Fournier o Edwin Jackson, por lo que en el club francés saben bastante bien qué hacer en estos casos:
 
"Con él hay que tener paciencia, intentamos que tenga una evolución coherente, manteniendo un término medio entre ir demasiado rápido y no renunciar a nada con él, tratando de crear una especie de burbuja porque hay muchas distracciones y reclamos a su alrededor", afirma Donnadieu.
 

7'3" Victor Wembanyama is BLOWING Up! FULL 2020 SEASON HIGHLIGHTS! Future #1 NBA Draft Pick!?

 
Todo un búnker construído entorno a él, vigilado además por la familia Wembanyama. Hay que decir que el clan, establecido en Chesnay, al norte de Versalles, conoce el ámbito del deporte semiprofesional bastante bien: su madre, de 1,90m, fue saltadora de altura y jugó a baloncesto en Nacional 1. El padre (más de 2,00m), procedente de la República Democrática del Congo, fue un especialista en la disciplina de triple salto y salto de longitud. Su hermana mayor Eve, alero de 1,80m, ganó la Euro U16 con la selección francesa en 2017 y entrena en el centro de formación de Asvel, mientras que su hermano pequeño Oscar, de 1,80m y 12 años, sueña con triunfar en otro deporte con tradición en Francia como es el balonmano.
 
"Sus padres siempre se mantuvieron en la distancia. Nunca vinieron a decirnos que Victor tenía que jugar más, de esta o aquella manera. Están muy tranquilos y no nos piden que lo tratemos de forma diferente, sino todo lo contrario, permanecen en su lugar como padres, a diferencia de otros, y ese es su gran mérito", comentaba Donnadieu al respecto.
 
En cuanto a su formación académica, en plena Educación Secundaria, también es un avanzado, Victor cuenta con un año de ventaja con respecto a sus compañeros de pupitre. De acuerdo con Nanterre 92, cursa la especialización en Ciencias Económicas y Sociales. Todos describen a un estudiante brillante, sociable y sonriente. Un compañero que calza enormes zapatillas y que se adapta perfectamente a su notoriedad y vida desde las alturas. "Lleva la vida de un adolescente normal. Le gusta divertirse. Es agradable y muy sonriente, con muchas cualidades humanas. No es un adicto a las redes sociales ni a las videoconsolas. Le gusta hacer vida fuera del campo". Victor, que también ha practicado judo y fútbol (jugando como portero), tiene también un lado artístico. Le gusta dibujar y tiene un trazo de lápiz fácil.
 
En el apartado físico, también está muy atento a su recuperación fuera del campo. Es maduro y responsable. Va al centro de fisioterapia, cuida su alimentación y todos esos pequeños detalles que al final marcan la diferencia... También es un apasionado de la historia del baloncesto, lo que no es el caso de muchos otros jóvenes, que no suelen ver partidos, aparte de algunos Top10 de la NBA en sus móviles. Él se documenta y es una persona curiosa, una mente abierta que le permite tener un coeficiente intelectual de baloncesto superior a la media.
 
Todo esto sumado es lo que mide realmente el extraordinario potencial de Victor Wembanyama, que ha crecido siempre por encima de la media. En los albores de su carrera profesional, parece dispuesto a explotar todas las fases de su formación como jugador, sin quemar etapas. El futuro ya llegará, pero su horizonte se antoja ilimitado, siempre que mantenga su frescura, motivación y humildad. 
 
Los principales scouts de la NBA ya están al acecho, listos para alistar al fenómeno al que han estado siguiendo con atención durante tiempo. Un día u otro tendrá que cruzar el Atlántico, es el destino trazado de un jugador que quiere llegar hasta lo más alto posible en su deporte. Queda aún por ver hasta donde, quien sabe si será algo legendario y dentro de algunos años recordemos el momento en el que vimos a Wembeayama empezar a despuntar... Eso es algo impredecible y que solo el tiempo nos dirá.
 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 6 meses
#contenidos: 
147
#Comentarios: 
132
Total lecturas: 
356,314

Comentarios

Hombre hablar de Porzinguis puede estar bien pero comparlo con Sabonis son palabras mayores, aunque llegue a gran jugador, incluso allstar, no creo que se acerque ni se parezca en nada a Arvydas.

Vaya, no he visto jugar a este chico más que los vídeos que habéis puesto, y seguro que aún le falta mucho por pulir, pero las opiniones lo ponen por las nubes. Al ver el titular he pensado en Nzosa, pero por lo que ponéis Wembanyama está más coordinado y es más versátil. Por lo que comentáis, además, tiene buena cabeza y está en buenas manos. El tiempo dirá