Solapas principales

Álvaro Muñoz: " Teníamos claro que la mejor opción era venir al Obra"

  • Nos sentamos con el alero para hablar de su primera temporada en el Obra y su pasado

Álvaro Muñoz (Ávila, 1990) es uno de los numerosos fichajes que llevó a cabo el Monbus Obradoiro el pasado verano. Después de dos años en el BAXI Manresa, dónde logró el ascenso a Liga Endesa, y su posterior salvación en dicha competición, Álvaro se vio obligado a cambiar de aires, cambiando Manresa por Santiago de Compostela. Ahora, ya con el periodo de aclimatación totalmente superado, nos sentamos con él para hablar sobre sus primeras impresiones del club gallego, la salida del BAXI Manresa y varios temas más.

Para empezar con el asunto, vamos a irnos al verano pasado. Después de no seguir en el BAXI Manresa aparece la opción del Monbus Obradoiro, la cuál acabaste aceptando. ¿Como surgió la propuesta del Obradoiro? ¿Hubo otras ofertas o directamente elegiste esta opción como primera elección?

AM: Bueno, cuando uno termina el contrato, los agentes empiezan a moverse y buscan las posibles ofertas, intentando cerrar una de ellas cuanto antes. El verano pasa muy rápido en este aspecto. Antes de terminar la temporada con el BAXI Manresa ya había contactos con ellos (Monbus Obradoiro) y cuando esta finalizó, mi agente me comunicó que había la opción del Obra, pero teniamos que estar pendientes del BAXI Manresa, que tenía el derecho de tanteo. Pero bueno, teniamos claro que la opción buena era venir aquí. Ellos se movieron muy rápido y mi agente y yo solo tuvimos que esperar a que BAXI Manresa igualase o no la oferta.

En relación con esta pregunta y después del ascenso a Liga Endesa y la posterior salvación, ¿que se te pasa por la cabeza al saber que el Manresa no quiere seguir contando contigo a pesar de haber sido importante los últimos dos años?

Bueno, es un negocio. Al final, cuando llevas ya unos años en este negocio te das cuenta de que obvimamente somos personas, y aparte de lo que aportamos al equipo también tenemos que pensar en lo que arrastramos por detrás, es decir, la familia, tu mujer, gente que depende de ti y que esta pendiente de haber donde vamos a acabar. Entonces tienes que pensar que es lo mejor para ti y lo que mejor te viene a ti en ese momento, porque los clubes van a hacer lo mismo pero hacía el otro lado. Al final no te lo tomas como algo personal, si no que simplemente el club piensa que el rol que haces tú lo puede suplir otro jugador y tienes que aceptarlo.

cp42f09473914_911903_manual.jpg

Alvaro Muñoz protagoniza una de las mejores fotografías de la temporada pasada

Dejando atrás el BAXI Manresa y volviendo a tu actual equipo, intuyo que por redes sociales seguías el proceso de tu fichaje por el Monbus Obradoiro. Al principio la idea de tu llegada a Santiago no era bien acogida por el aficionado, así que me veo obligado a hacerte esta pregunta. ¿Que se le pasa por la cabeza a un jugador que llega nuevo a un equipo y recibe quejas y críticas ya desde el primer día?

Bueno, la gente paga su abono o su entrada y es libre de opinar lo que mejor le venga, y ya está. Yo creo que si como jugador estás pensando siempre en lo que pueda opinar de ti la gente, no vas a estar a gusto y tendrás una presión añadida que seguramente te perjudicará. Al final es una forma sana de vivir tu profesión. En mi caso, a cada sitio al que voy tengo la tranquilidad de que trabajo lo mejor que puedo para ayudar al equipo. Habrá días que las cosas salgan bien, otros que salgan mal, pero yo intento aportar con mi carácter y mi entrega. Pero bueno, al final tu no puedes controlar lo que piensa la gente, así que lo mejor es hacer tu profesión de la mejor manera posible.

Tu mismo hablas del carácter y la entrega que aportas a tus respectivos equipos. Con el paso de las jornadas estamos viendo que tu adaptación al equipo está siendo muy buena y esto se puede relacionar con la fama que tiene el club de "ser una gran familia". ¿Te sientes parte de esa gran familia o todavía necesitas de más adaptación?

Si, si, me siento como un miembro más. Ya desde que llegamos aquí en verano enseguida sientes ese feeling de cercanía, de unión, de comunión con el público. Pero yendo a la mecánica de trabajo, en el día a día entras muy rápido en la dinámica del Obradoiro, que es fantástica. Es muy fácil trabajar aquí. Tienes muchas facilidades con el cuerpo técnico y el club, y eso es una de las cosas que en la primera semana ya notas.

Este año coincidiste con uno de los entrenadores más carismáticos de la liga como es Moncho Fernández. ¿Te costó la adaptación a sus sistemas y a su forma de trabajar?

No, a ver. Obviamente cuando uno llega a un equipo nuevo tiene que saber que cada entrenador tiene sus métodos de trabajo y por tanto tienes que adaptarte un poco a la dinámica del equipo y al día a dia. Pero bueno, a Moncho ya lo conocía de todas sus temporadas en la ACB y ya me hacía una idea. Además tengo amigos que han jugado aquí y ya me comentaron su carácter y todo el mundo coincidía en que es una muy buena persona que diferencia muy buen cuando estás dentro y cuando estás fuera de la pista. Entonces, con gente así, que es muy honrada, asumes de buena manera las broncas que te echa y sigues trabajando en lo que el entrenador te pide.

170248scr_86bccffb883c5e2.jpg

Moncho Fernández dialoga con la plantilla ante la mirada de nuestro protagonista

Siguiendo con el cuerpo técnico, hace no muchos días hablábamos con Víctor y Gonzalo en otra entrevista. Ambos nos decían que aparte del trabajo técnico, el cuerpo técnico os da la opción de decirles en que aspecto queréis seguir trabajando o hacer más incapié. En tu caso personal ¿qué faceta has querido desarrollar ante el ofrecimiento del cuerpo técnico?

Bueno, yo por ejemplo con la edad que tengo y con las lesiones que he sufrido esta temporada, he tenido poco tiempo para trabajar técnica individual, por que al final prima mas que puedas estar a tope en la práctica de equipo que en desgastarte en prácticas individuales. Al final cuando estás sano es un gustazo poder pulir otras facetas individuales, pero debido a todas las circustancias que he vivido pues no he tenido esa posibilidad.

Bueno, a pesar de ser nuevo en el equipo hay mucha gente que te compara con Nacho Llovet por ser un jugador nacional, con garra y que puede ejercer de líder cuando el equipo lo necesite gracias a la veteranía que llevas a tus espaldas. ¿Como se siente uno al saber que a pesar de ser nuevo en el equipo puede aportar esos galones de liderazgo que en cierto modo está huérfano?

Bueno, en el caso de Llovet no creo que fuera algo premeditado. El tiene mucha garra y mucha energía dentro de la cancha e intenta jugar como el sabe. Por mi parte intento trabajar de la mejor manera posible e hilando con una de las preguntas que me has hecho, al final, en mi caso, en todos los sitios en los que he estado he dado lo mejor de mí, con sus dias positivos y sus días negativos. Pero bueno, intento ayudar a mis compañeros y a qué el equipo logre su objetivo lo antes posible.

Por un momento en esta entrevista dejamos de lado la cancha y enfocamos la pregunta a las gradas, a la afición. La afición del Obra siempre se ha caracterizado por ser cercana, pasional y lo que más destaca de ella es el momento "Miudiño". ¿Que siente el jugador la primera vez que lo escucha y ve a todo el público, de pie, cantando a capella y con las bufandas en alto?

Es una cosa muy bonita de vivir, tanto de local como de visitante. De visitante impresiona mucho, pero si eres local y lo escuchas patido tras partido, el oído se te hace. Si no me equivoco, el otro día salía de inicio y mientras se cantaba el Miudiño me puse a cantarlo inconscientemente. Entonces es algo que lo adoptas como tuyo y es muy especial, tanto para el equipo como para los equipos que visitan el Sar, que más de una vez sueltan elogios hacía el momento que viven con el cántico.

Relacionado con el tema de la afición, has podido jugar para tres equipos con magníficas aficiones como son las de Montakit Fuenlabrada, BAXI MAnresa y Monbus Obradoiro. Si tuvieras que hacer una comparación de las tres, ¿qué destacarías de cada una de ella?

Es dificil hacer una comparación entre las tres, ya que cada una tiene sus señas de identidad. En los pabellones de Fuenlabrada y Manresa el hecho de que los fondos estén mas cerca de la pista hacen no que el ambiente sea más invasivo, pero como quién dice, puedes darle una colleja al árbitro, ¿sabes?. Entonces ahí es como si la gente estuviera más cerca tuya, sintiendo más el calor. Aquí no hay tanta "agresividad", pero también se nota el buen ambiente, y cuando encadenamos buenas jugadas el pabellón se convierte en una verdadera caldera, que es lo que nosotros queremos.

Además de jugar en España para estos tres equipos, también has jugado en el Lundwisburg y el Tübingen, ambos equipos de la liga alemana. Hace un par de semanas hablaba con Jeff Xavier, del Básquet Coruña, y me comentaba de su experiencia en Alemania. Para él, la liga alemana es una de las ligas más completas a nivel físico, técnico y demás. ¿Cómo recuerdas tu aventura en Alemania?

Si, estoy de acuerdo con él en que es una liga muy completa, porque hay mucho equilibrio entre los equipos. El último puede ganar al primero y no sería ninguna sorpresa, y eso ocurre en muy pocas ligas europeas. Es una liga muy fisica, en la que domina el jugador americano, ya que pueden tener hasta seis fichas de americanos, y bueno, fue una experiencia dura y bonita. Viví lo que es jugar fuera de España, que siendo joven es duro, pero también me sirvió para forjarme como jugador y ser lo que soy ahora.

¿Entonces podemos resumir tu paso por Alemania como una buena adaptación?

Bueno, empecé muy bien, con muchas ganas. Pero me pasó lo contrario que a muchos jugadores. Con el paso de las jornadas me fui sintiendo peor y la aventura no estaba siendo como me esperaba. La segunda temporada allí no fue buena. El equipo no iba bien, y yo estaba lejos de mi gente y estuve bastante desanimado.

Con uno de los equipos alemanes, el MHP Lundwisburg, llegaste a jugar la Eurocup además de disputar la liga doméstica. ¿Combinar dos competiciones de máximo nivel es tan duro como parece?

No, no es que sea dificil. Podríamos decir que es un arma de doble filo. Cuando encadenas una racha buena de victorias en una de las dos competiciones, te ayuda a seguir con esa buena racha en la otra competición. Pero cuando la racha es mala, ves todo muy negro y es difícil salir de esa situación por que no ves la luz al final del tunel. Entonces es más complejo que si sólo disputas un partido a la semana, pero no es más dificil, si no qué es más exigente mentalmente.

14652083581597.jpg

Alvaro Muñoz lanza un tiro libre para el MHP Lundwisburg

Para terminar esta entrevista me veo obligado a hacerte las siguientes preguntas. Eres de esos jugadores que empezó en las categorías más bajas como son Liga EBA y LEB Bronce y ha llegado a Liga Endesa y a la Eurocup. ¿Qué es lo más duro de este tipo de competiciones?. ¿En el momento de jugar EBA y Bronce te sentías jugador o notabas que todavía faltaba un escalón mas?

Bueno, es difícil. Yo creo que me he sentido jugador siempre. Es algo que tienes que creerte ya desde que eres cadete o junior. Obviamente el sueño es poder vivir de ello pero si no tienes eso en la cabeza es complicado. Si que es verdad que mientras quemas etapas vas buscando un plan B y es con el paso de los años cuando ves que puedes llegar lejos o no. En cuanto a la pregunta de si son duras podría decir que si. La mayor parte de los jugadores son jóvenes que se enfrentan a veteranos, que por una razón u otra siguen es ese tipo de ligas, ya sea por la familia, por su trabajo o por cualquier otra razón. Pero bueno, al final como en todo, son etapas positivas en las que tienes que aprender de ellas y saber llevarlas de la mejor manera posible.

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
6 meses 2 semanas
#contenidos: 
70
#Comentarios: 
197
Total lecturas: 
123,450

Comentarios

Un currante que se ha ganado la ACB a base de trabajo, trabajo y trabajo. Desde Ávila, pasado por Valladolid, Fuenla, la Leb, Alemania, Manresa y ahora Santiago…