Solapas principales

Analizando a Ebuka Izundu, potencia física africana llegada a Sevilla

  • El pívot nigeriano llega a la capital andaluza para imponer su físico en la zona

En la nueva experiencia de Coosur Real Betis en la Liga Endesa, el conjunto sevillano ha decidido apostar tanto por la veteranía, casos de AJ Slaughter o Shayne Whittington, como por también por la juventud, grupo en el que se encuentra el jugador sobre el que realizamos este scouting, Ebuka Izundu.

Izundu es un pívot nigeriano nacido en Lagos, ciudad más poblada de ese país, en 1996 que, como muchos otros jugadores africanos, comenzó tarde a jugar al baloncesto al descubrirlo con 15 años. A los 17 cruzó el charco y se estableció en uno de los estados del baloncesto de Estados Unidos por excelencia, Carolina del Norte, dónde en su último año de instituto sobresalió y logró conseguir ofertas de varias high-majors como Cincinnati, Arkansas o Miami, siendo esta última la elegida por el nigeriano para comenzar su carrera universitaria.

En su paso por los Hurricanes su rendimiento ha ido de menos a más ya que empezó siendo un hombre residual en la rotación en su año freshman en el que promedió poco más de 5 minutos y solo disputando 14 partidos, pasó a ser un jugador importante saliendo desde el banquillo en sus campañas sophomore y junior en los que disputaba cerca de 15 minutos para acabar siendo un jugador fundamental en el quinteto de Jay Larrañaga en su temporada senior, aprovechando la inegibilidad del actual jugador de Toronto Raptors Dewan Hernández, en la que promedió más de 10 puntos y casi 9 rebotes por choque.

ebuka_izundu.jpg

Ebuka Izundu en su etapa en Miami Hurricanes | Foto: hurricanesports

FORTALEZAS

  • Pick & Roll: La principal virtud ofensiva de Ebuka Izundu es su capacidad para realizar el bloqueo y continuación en cabecera con el base ya que debido a su fortaleza y anchura corporal, el defensor del director de juego suele quedarse en el bloqueo y él suele tener una continuación fácil. Esto provoca que pueda recibir en solitario para anotar en las inmediaciones de la canasta o que, si salta la ayuda, uno de sus compañeros pueda recibir el balón completamente liberado y anotar un lanzamiento exterior.
  • Rebote ofensivo: Quizá la mayor de las virtudes de Ebuka Izundu sea su intensidad a la hora de buscar y capturar rebotes ofensivos tal y como demostró la pasada campaña en las filas de los Hurricanes, en la que fue el vigésimo tercer mejor jugador en %Rebote Ofensivo – cantidad de rebotes ofensivos por 100 posesiones- de toda la competición colegial, siendo el mejor de todos los jugadores que forman parte de conjuntos de la más dura de las conferencias, la ACC. Esto nos indica que a buen seguro, el center nigeriano otorgará multitud de segundas oportunidades al conjunto hispalense.
  • Anotación en las inmediaciones del aro: Izundu ha evolucionado mucho durante su estancia en Coral Gables, siendo capaz de desarrollarse en ambos lados de la pista, aunque es un jugador más eficaz en el aspecto defensivo. Sin embargo, en el ofensivo, y aunque está muy lejos de poder ser considerado un jugador determinante en este ámbito, el nigeriano ha conseguido un buen movimiento de pies en la zona que le permiten para, cuando gira sobre su lado derecho, lanzar un semigancho con su mano izquierda muy efectivo y que junto con los mates y bandejas realizados tras rebote ofensivo, lo convirtieron en uno de los grandes jugadores en Rating Ofensivo (125,8 puntos en 100 posesiones), % true scoring (66,5%) y de % de tiro de campo efectivo (65,6 %) encontrándose en cada una de estas categorías en el Top 40 de toda la competición colegial.
  • Ayudas defensivas: El pívot de Lagos es un jugador destacado en tareas defensivas ya que defiende bien el pase interior al jugador que diefiende o es capaz de intimidar por su altura y corpulencia. Pero si hay algo en lo que destaca en este lado de la pista es por ser un jugador muy capacitado para realizar ayudas en defensa, especialmente en el Pick & Roll sobre su base, siendo capaz de quedarse y no ser superado por el playmaker rival, de modo que pueden realizar el dos contra uno y provocar pases complicados de sus rivales que acaben en pérdidas.

DEBILIDADES

  • Velocidad: Cierto que Izundu es un pívot corpulento pero en un jugador cuya primera misión ofensiva es la de realizar el Pick & Roll con su base, la lógica diría que se trataría de un jugador con buena velocidad para realizar la continuación hacia el aro. Sin embargo, esto no ocurre y el ex de los Hurricanes no es especialmente rápido, circunstancia que provoca que las ayudas en defensa sean capaces de estar bien posicionados cuando recibe el balón en ataque y que, en el otro lado de la pista, sea superado con cierta facilidad por rivales más veloces.
  • Altura y capacidad de salto: Izundu es un cinco puro y como tal, apenas se le puede encontrar por detrás de la línea de tres puntos si no es para poner un bloqueo directo pero a pesar de marcar ciertas diferencias físicas, tampoco excesivas, en NCAA, el de Lagos no es un jugador que vaya a destacar por altura y físico en la Liga ACB ya que con su 2,08 de altura es muy posible que la mayoría de los rivales a los que se enfrente sean de una altura cercana o superior. Por si esto fuera poco, el ex de la Universidad de Miami tampoco posee una gran capacidad de salto lo que le lastra aún más ya que puede provocar que sea intimidado por pívots superiores en altura y capacidad de salto, al mismo tiempo que le puede impedir imponerse en el rebote, especialmente en el lado defensivo.
  • Muñeca: Con una altura y una velocidad no muy elevadas, lo lógico es que el nigeriano utilizase una variedad de armas ofensivas desde el exterior para provocar problemas en los equipos rivales. Una de ellas debería ser un lanzamiento de media/larga distancia pero al contrario de lo que se podría esperar, Izundu no es un jugador que se prodigue mucho en este tipo de lanzamientos y cuando lo hace, su porcentaje es bastante bajo ya sea en suspensión o desde el tiro libre, lo que provoca que las defensas tiendan a flotarle y a aumentar la presión sobre sus compañeros.
  • Generación de canastas: Ya hemos comentado que el pívot nigeriano no es un gran jugador muy destacable en el ámbito ofensivo, algo que se acentúa aún más cuando recibe el balón y tiene que generar desde el uno contra uno, ya que no es un jugador de gran habilidad en el bote, por lo que no tiende a encarar a su defensor, y tampoco posee, como ya se ha comentado, ni mucha velocidad ni un lanzamiento con el que poder resolver la situación. Es por ello que sus únicas armas ofensivas, aunque muy efectivas, son la continuación tras bloqueo directo y el jugar en el poste bajo.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
10 meses 1 semana
#contenidos: 
43
#Comentarios: 
29
Total lecturas: 
163,347