Solapas principales

Analizando a Khadeen Carrington, talento 'Cotonou'

  • El jugador nacido en Trinidad y Tobago llega a Vitoria tras ser el tercer máximo anotador en la Liga Alemana

Khadeen Carrington, nacido en Trinidad y Tobago en 1995 es el nuevo ‘combo’ que vestirá la elástica azulgrana la próxima temporada. Hijo de un reconocido exjugador y entrenador de fútbol, Khadeen comenzó a destacar en el mundo del baloncesto desde realmente pronto. Cuando su familia se mudó a Nueva York, Carrington rápidamente mostró su talento prematuro, siendo el máximo anotador histórico de la historia de su ‘High School’. Con esas atractivas credenciales, las mejores universidades del país se peleaban por obtener sus servicios, pero fue la Universidad de Seaton Hall la que obtuvo el ‘sí’ definitivo del jugador.

Pese a que sus números en su periplo universitario fueron sensacionales, no consiguió ser seleccionado en el ‘drafft’. Probó suerte en dos ocasiones en la ‘NBA Summer League’, el mejor escenario de talento joven con la mira en la NBA. Defendió las franquicias de Detroit Pistons y Oklahoma City Thunders respectivamente, hasta que visto que su sueño de la NBA no sería posible de momento, y decidió hacer las maletas y poner rumbo a Europa.

Khadeen cruzó el charco hasta aterrizar en Montenegro, donde su adaptación fue dura y costosa, y rápidamente buscó un cambio de aires destino a Bélgica. Una vez en tierras belgas, nuestro hombre comenzó a encontrar poco a poco acomodo, hasta convertirse en un autentico ‘killer’ y meterse de lleno en el panorama europeo.

Tras derribar todas las barreras en Bélgica, emprendió su nueva aventura en el país vecino. En la liga germana, bajo la disciplina del equipo revelación de la pasada temporada; el Ludwisburg, Carringron se erigió como uno de los mayores anotadores no extracomunitarios del viejo continente. Con más de 17 puntos por partido en su credencial, se convirtió en el tercer máximo anotador de una liga tan exigente como la alemana. Su grandísimo rendimiento no pasó desapercibido para nadie, y menos para todo un experto como Alfredo Salazar, el hombre idóneo para encontrar ‘jugones’ en lugares y en ligas donde otros no los ven.

carrington.jpg

Carrington en el Buesa Arena

FORTALEZAS

Puntos, puntos y más puntos: Si hay un distintivo que diferencia a Khadeen Carrington es que tiene un talento innato para anotar. Se le caen los puntos de las manos. Amenaza exterior, pero sobre todo una capacidad exuberante para penetrar con una velocidad vertiginosa, para terminar con una bandeja o una bomba normalmente sobre su mano izquierda. Además de todo ello, sus porcentajes acreditan que no se trata de un jugador que requiera de consumir mucho balón.  

Generador de ventajas: Además de un talento diferencial para anotar, Khadeen es un jugador muy inteligente a la hora de leer las situaciones de partido y aprovechar las ventajas que se generan. Letal en el 1 contra 1, un primer paso portentoso, demoledor en las situaciones de ‘missmatch’, capaz de conectar pases con los jugadores interiores y cortar a canasta inmediatamente después… En definitiva, un jugador capaz de generarse los puntos de manera independiente, pero también en función de las funciones y situaciones generadas en el transcurso del juego.

Velocidad: Dejando a un lado el talento del jugador de Trinidad y Tobago, que es de sobra conocido, su condición física es sin duda un factor muy a tener en cuenta. Khadeen es un jugador realmente rápido, tanto a la hora de correr la cancha al contrataque como a la hora de romper defensores en un primer paso sencillamente demoledor. Un jugador electrizante.

Scouting: Khadeen Carrington

DEBILIDADES

Defensa: Todo lo que le sobra en ataque le falta en defensa. Su adaptación al baloncesto de élite lo dictaminará su nivel defensivo. Acostumbrado a jugar en unos equipos muy ‘americanizados’ donde la defensa era algo secundario, Carrington ha caído ahora en los brazos del sargento Dusko Ivanovic, el hombre enamorado de la defensa y la intensidad por antonomasia. Nunca ha destacado en este aspecto, y esta pretemporada se le han comenzado a ver las costuras. Si quiere mejorar este aspecto, tiene al hombre adecuado detrás, pero si no lo consigue, su rol en Baskonia será residual.  

Adaptación al alto nivel: A sus 25 años, Carrington tiene por primera vez en sus manos el billete de avión con destino a la Euroliga, la segunda mejor liga del mundo. Sus altas cifras de anotación vienen de ligas con un nivel de exigencia mucho más bajo que la ACB y la Euroliga. Sus primeras ‘performance’ en esta pretemporada no han sido precisamente esperanzadoras, dejando en evidencia una preocupante falta de adaptación al más alto nivel. Su talento es indudable, pero todo dependerá de si consigue mostrarlo en el Buesa Arena.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
63
#Comentarios: 
180
Total lecturas: 
101,882